Bombardeo de las Presas de Möhne y Eder

 

Durante la Segunda Guerra Mundial las presas y embalses de las potencias en liza constituyeron un objetivo prioritario. A sabiendas de que el agua desparramada podía suponer un arma poderosa en forma de inundaciones que arrasasen ciudades y fábricas, Reino Unido siguió estos parámetros y planeó la “Operación Chastise” con la finalidad de acabar con las Presas de Möhne y Eder sobre el Valle del Ruhr.

Plan de la RAF

Aniquilar las cientos de fábricas que poblaban el Valle de Eder en el Ruhr, se había convertido en un objetivo prioritario de la Real Fuerza Aérea Británica (Royal Air Force o RAF). No obstante como consecuencia de su dispersión, la mejor manera de aniquilar las factorías de un sólo golpe era la de romper los muros de hormigón de las presas de Möhne, Eder, Sörpe y Ennepe para que el agua simplemente arrasara las instalaciones industriales.

Bajo el nombre de “Operación Chastise” fue como nació la misión encargada de echar abajo las presas de Möhne, Eder y Sörpe, algo aparentemente imposible debido porque para ello había que impactar en la zona más baja de los muros de hormigón por dos motivos: primero porque en la parte superior el desbordamiento sería mínimo; y segundo porque bajo el agua existían redes de cadenas que impedirían el paso de torpedos. Ante este dilema el ingeniero Barnes Wallis inventó la “Bomba Rebotante (Upkeep Bomb)” consistente en un cilindro metálico armado con entre 2.900 y 3.300 kilogramos de explosivo que lanzado desde una distancia inferior a 400 metros del objetivo, a una velocidad de 354 kilómetros por hora y desde una posición de 7 grados a 18 metros de altitud, se conseguiría un efecto rebote en el agua hasta que el artefacto chocara contra el muro y se sumergiera hasta el fondo del embalse, momento en que un temporizador activaría la detonación y rompería el sector más vulnerable de la pared como consecuencia de factores como la profundidad y presión.

Un total de 19 bombarderos cuatrimotores Lancaster, bautizados como “Dambusters” por sus modificaciones para albergar en su panza las bombas rebotantes, fueron los elegidos para llevar a cabo la misión. Agrupados en el 617º Escuadrón de Bombarderos con 133 tripulantes, la unidad se repartió en tres equipos: el 1º Grupo con 9 aviones al frente del comandante Guy Gibson, el 2º Grupo con 5 aviones a las órdenes del comandante Joe McCarthy y el Grupo de Reserva Móvil con 3 aviones al mando del sargento Ken Brown.

Operación Chastise

A las 21:28 de la noche del 26 de Mayo de 1943, los 19 bombarderos Lancaster “Dambusters” despegaron de Inglaterra procedentes del Aeródromo de Lincolnshire. Transcurridas unas horas y estando a la altura de Holanda, el 617º Escuadrón de Bombarderos se dividió marchando el 1º Grupo hacia las presas de Möhne y Eder; el 2º Grupo hacia las de Ennepe y Lister; y el Grupo de Reserva Móvil hacia la de Sörpe.

Cuando el 1º Grupo del comandante Guy Gibson apareció sobre la Presa de Möhne a medianoche del 16 al 17 de Mayo de 1943, las baterías antiaéreas alemanas respondieron en seguida abriendo fuego contra los aparatos británicos. Ante aquel recibimiento los aviones lanzaron las bombas rebotantes de manera errónea, haciendo que los artefactos explosionasen sobre la superficie del agua o en la parte superior de la presa, resultando en el intento uno de los Lancaster derribado. Por suerte para los ingleses, el último avión que lanzó la bomba rebotante lo hizo de manera exitosa porque pasó botando por encima de las redes y se estrelló contra el muro antes de sumergirse y explosionar en el fondo. Acto seguido se produjo el ascenso de una columna de agua y la franja central del muro de la presa se derrumbó, escapando miles de toneladas de agua que causaron graves inundaciones en la zona, llevándose por delante pueblos, viviendas y factorías de armamento.

Bombardero Lancaster “Dambuster” soltando su bomba rebotante en una de las presas del Ruhr.

Realizado el bombardeo sobre la Presa de Möhne, los restantes aviones del 1º Grupo del comandante Guy Gibson que todavía albergaban bombas se dirigieron a la Presa de Eder, donde a pesar de no estar defendida por baterías antiaéreas, la orografía recortada hacía más difícil apuntar al objetivo. No obstante, tras varios intentos de lanzamiento, la última bomba rebotante se sumergió bajo el muro y explosionó en el fondo, haciendo que la pared de hormigón se fuese abajo y el agua se desparramara causando numerosos daños en el Valle de Eder.

Trágicamente entre las víctimas de ambas presas por culpa de las gigantescas olas de agua hubo un millar de soldados aliados, quienes encontrándose cautivos tras las alambradas de un campo de prisioneros cercano, fallecieron ahogados en su mayoría. Aproximadamente la densidad del agua en todas las zonas inundadas alcanzó los 330.000 metros cúbicos.

Sobre las 00:15 horas de la medianoche del 17 de Mayo de 1943, el 2º Grupo sobrevoló la Presa de Ennepe y atacó sus infraestructuras sin provocar ningún tipo de daño. Simultáneamente dos bombarderos del Grupo de Reserva Móvil lanzaron una última incursión sobre la Presa de Sörpe que también terminó en fracaso porque únicamente una de las bombas rebotantes alcanzó el muro en la parte superior sin incidentes, siendo derribado durante el raid uno de los Lancasters.

Presa de Ennepe destruida y desbordada tras la “Operación Chastise”.

Finalizados los ataques sobre las presas, el vuelo de regreso de los 15 bombarderos hacia Inglaterra no fue agradable. A medio trayecto, exactamente a la altura de Holanda entre Ijmuiden y el Mar del Norte, las baterías antiaéreas alemanas derribaron a seis aviones Lancaster antes de que el resto entrase en el espacio aéreo británico.

Resultado

Justo un día después de los ataques a las presas, el Ministro de Industria del Tercer Reich, Albert Speer, viajó en avión a primera hora de la mañana para comprobar los daños desde una perspectiva aérea. Lo que contempló no fue nada halagador porque más de 100 factorías militares habían sido sepultadas bajo el agua, la industria de acero interrumpida, el transporte por ferrocarril paralizado y la red fluvial anulada. No obstante y a pesar de la tragedia que aquello suponía en términos productivos, Albert Speer trasladó a 7.000 trabajadores forzosos de la Organización Todt y en un tiempo récord de cuatro meses, aproximadamente para Agosto de 1943, las presas fueron reparadas y las fábricas volvieron a estar a pleno rendimiento.

Los Aliados sufrieron el derribo de 8 aviones y la pérdida de 56 pilotos (43 británicos y 13 canadienses) entre los que hubo 53 muertos (40 británicos y 13 canadienses) y 3 prisioneros; sin contar con los 1.000 soldados aliados (soviéticos, franceses, holandeses y belgas) que murieron accidentalmente por encontrarse prisioneros bajo las presas.

Alemania sufrió la destrucción de 2 presas, 114 fábricas de armamento y la muerte de 600 civiles.

Increíblemente positivos fueron los resultados cosechados por Reino Unido durante las incursiones a las presas alemanas del Ruhr. Sin embargo y a pesar del éxito, los británicos no supieron explotar ni valorar este tipo de tácticas porque asombrosamente no volvieron a repetirse, algo que incluso sorprendió a los alemanes. Fuese como fuese los ataques realizados a las Presas de Möhne y Eder en Mayo de 1943, fueron sin duda una hazaña épica dentro de la Historia de la Aviación Militar.

 

Bibliografía:

Redactores de WW2GP, Operación Chastise, Revista WW2GP Magazine Nº4 (2014), p.11-12

R.G. Grant, 1.001 Batallas que cambiaron el curso de la Historia, “Operación Castigo”, Grijalbo, (2012), p.854
https://en.wikipedia.org/wiki/Operation_Chastise