Batalla del Golfo San Lorenzo

Nadie podía prever en el otoño de 1944 que el Tercer Reich, por aquel entonces a punto de ser invadido por los Aliados Occidentales desde el Frente Occidental y la Unión Soviética desde el Frente Oriental, tuviese capacidad de llevar a cabo operaciones submarinas de gran calado en unas aguas tan lejanas como las de Norteamérica. Contra todo pronóstico y con el conflicto ya entrando en las etapas finales de la Segunda Guerra Mundial, tres sumergibles alemanes navegarían hasta el Hemisferio Norte para penetrar dentro de los cursos fluviales del Canadá y causar estragos en el Golfo de San Lorenzo.

Preludio

La Marina de Guerra Alemana (Kriegsmarine) estaba totalmente derrotada a finales de 1944 después de las bajas infligidas por los Aliados a lo largo de la Batalla del Atlántico. No obstante y pese a las dificultades, los submarinos germanos siempre buscaban alternativas a las situaciones más complicadas, pues los tres sumergibles U-806, U-1223 y U-1228 que se encontraban navegando muy lejos de sus bases junto a las costas de Norteamérica, optaron por infiltrarse en el Estrecho de Cabot, una apertura marítima que separaba la provincia de Nueva Escocia en Canadá con la Isla de Terranova, a sabiendas de que por el Golfo de San Lorenzo navegaban numerosos convoyes llevando tropas y refuerzos al Ejército Canadiense destacado en Europa.

La Marina Real Canadiense (Royal Canadian Navy) había cometido el error de bajar la guardia pensando que con la crisis que se vivía en Alemania en los últimos meses de 1944, la probabilidad de ataques submarinos era prácticamente nula y mucho menos en unas aguas tan próximas al litoral de su patria como era el Estrecho de San Lorenzo. A esta confianza se añadía que recientemente a muchos de sus buques se les había incorporado un sistema de sonar más moderno para detectar amenazas bajo la superficie, por lo que en caso de producirse algún encuentro con el enemigo supuestamente no tendrían de qué preocuparse (sin saber que hacía poco los alemanes acababan de adoptar el sistema “snorkel” que anulaba estos dispositivos y los hacía invisibles al radar).

Acciones en el Golfo de San Lorenzo

La jornada del 14 de Octubre de 1944, el submarino U-1223 que navegaba por el Estrecho de Cabot, avistó a un convoy a la salida del Golfo de San Lorenzo. Sin dudarlo un instante, el capitán Albert Kneip ordenó disparar un torpedo con el que impactó y destruyó completamente a la fragata canadiense HMCS Magog, causando la muerte a tres marineros. Acto seguido dirigió su proa hacia los mercantes y liberó dos torpedos con los que acertó y echó a pique al mercante SS Fort Thompson, registrándose únicamente dos fallecidos (el resto pudo ser rescatado y evacuado a la costa).

Durante aproximadamente un mes reinó la paz en el Golfo de San Lorenzo hasta que la noche del 24 al 25 de Noviembre el periscopio del submarino alemán U-1228 divisó cerca de las costas Nueva Escocia a un convoy de siete naves entre los que había seis cargueros y la corbeta de escolta canadiense HMCS Shawinigan. Inmediatamente al descubrimiento en el Estrecho de Cabot, el sumergible disparó dos torpedos que explosionaron y hundieron en cuestión de segundos a la corbeta HMCS Shawinigan, perdiendo la vida 91 marineros canadienses. A los veinte minutos de esta acción, nuevamente el U-118 torpedeó a la formación de buques, echando a pique de dos de las mercantes y dispersando al resto que a toda máquina suspendieron su viaje al Reino Unido y regresaron a refugiarse en los puertos de Canadá.

Corbeta canadinese HMCS Shawinigan hundida el 25 de Noviembre de 1944 en el Golfo de San Lorenzo.

Hasta la Nochebuena del 24 de Diciembre de 1944 no volverían a repetirse acciones de guerra en el Golfo de San Lorenzo. El protagonista de la gesta en esta ocasión fue el submarino alemán U-806 que acababa de llegar a Canadá después de un largo viaje tras haber zarpado de Noruega, cuya tripulación divisó a la salida del Estrecho de Cabot a un grupo de embarcaciones de la Marina Real Canadiense, contra las que disparó varios torpedos que alcanzaron la línea de flotación y hundieron al dragaminas HMCS Clayoquot con un resultado de 8 víctimas mortales entre 4 oficiales y 4 marineros.

El resultado de las acciones de los submarinos de la Marina de Guerra Alemana en el Golfo de San Lorenzo fueron un éxito inesperada para una fecha tan tardía como lo era Diciembre de 1944. Las fuerzas alemanas no encajaron ni una sola baja frente a las peligrosas costas de Canadá, mientras que durante su travesía hundieron o destruyeron un total de seis navíos enemigos entre los que hubo tres cargueros y tres embarcaciones de la Marina Real Canadiense, concretamente la fragata HMCS Magog, el dragaminas HMCS Clayoquot y la corbeta HMCS Shawinigan, muriendo con dichas naves un total de 102 marineros.

La Segunda Batalla del Golfo de San Lorenzo de 1944, pues la Primera Batalla del Golfo de San Lorenzo había tenido lugar en 1942 con otro espectacular resultado para la Kriegsmarine, fue el último episodio bélico sobre Canadá durante la Segunda Guerra Mundial. Aunque la acción no cambió en nada el curso de la contienda en general ni tampoco de la Batalla del Atlántico en particular, al menos sería recordada como otra de las grandes y sorprendentes hazañas de los miembros de las tripulaciones de submarinos de la Kriegsmarine.

 

Bibliografía:

-http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_the_St._Lawrence#Fall_1944