Batalla de Wake Island

 

Las islas Guam, Wake y Midway eran de vital importancia para los Estados Unidos, ya que eran sus únicas posesiones en pleno Oceáno Pacífico en caso de una guerra contra el Imperio de Japón.

El atolón de Wake era una aglomeración saliente de coral en forma de U mirando hacia el Oeste, que se formaba por tres islas. Wake era la que tenía propiamente forma de U, mientras que en sus brazos se encontraba la Isla de Peale en el Norte y la Isla de Wilkes en el Sur. Cada isla estaba separada de Wake por un pequeño canal y un puente que la unía, mientras que el interior de la U estaba cerrado por un barrera de coral, lo que convertía sus aguas poco profundas y cristalinas en un precioso paraje tropical. La Isla de Wake era una base militar aérea y naval de Estados Unidos, sin embargo trabajaban más de 1.000 civiles al tener el aeródromo internacional de Pan American Airways, el cual desde hidroaviones Boeing 314 para 74 pasajeros hacían escala en el atolón para los viajes comerciales y turísticos desde América a Asia. Para los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, Wake se había convertido en uno de los pocos puntos de enlace entre el continente norteamericano y su posesión en las Islas Filipinas, por lo que sin duda alguna atrajo el apetito de Japón.

Plan de Estados Unidos

En Diciembre de 1941, unos días antes de entrar Estados Unidos en la guerra, las defensas del Atolón de Wake eran muy pobres. La principal fuerza de combate era el 1th Batallón de Marines al mando del comandante James Devereux, que no era más que un destacamento formado por 388 hombres, entre 373 soldados y 15 oficiales. La fuerza aérea de la isla era la Escuadrilla VMF-211 bajo órdenes del comandante Paul Putnam, compuesta por un personal de 50 personas y sólamente 12 aviones cazas Wildcats que habían llegado en vuelo de prácticas desde el portaaviones USS Enterprise, el cual en esos momentos retornaba a Pearl Harbor. Otras instalaciones en Wake eran la Estación Aeronaval con 68 hombres, el Cuerpo Aéreo del Ejército compuesto por cinco soldados sin armas y un marinero de la US Navy desembarcado hacía días por el submarino USS Tritón tras sufrir una enfermedad. El armamento defensivo del atolón se companía de 5 baterías costeras de 1.270 milímetros y tres baterías costeras menores de 762 milímetros, además de 50 cañones antiaéreos de 12’7 milímetros. En total el personal militar de la base ascendía a 512 militares, repartidos en 485 soldados, pilotos o marineros y 27 oficiales, todos ellos al mando supremo del capitán Winfield Scott Cunningham.

Wake era un atolón también civil con sus propias aldeas y acantonamiento. La mayoría de ciudadanos eran operarios, aunque también los empleados de la compañía Pan American Airways. Los operarios ascendían a un total de 1.146 personas, mientras que los empleados de Pan American Airlines eran 66. Además, justo unas horas antes del ataque a Pearl Harbor, un hidroavión Boeing 314 con 74 pasajeros, el Philippine Clipper, había llegado desde Midway en dirección a Filipinas, por lo que la población había aumentado temporalmente.

Fuerzas USA:
512 Militares
12 Aviones Cazas Wildcat
5 Baterías Costeras de 1.270 mm
3 Baterías Costeras de 1.270 mm
50 Cañones Antiaéreos de 50 mm

Militares:
Unidad Oficiales Tropa Total
1th Batallón de Marines 15 373 388
Escuadrilla VMF-211 1 49 50
Estación Aeronaval 10 58 68
Cuerpo Aéreo del Ejército 1 4 5
US Navy 1 1
Total 27 485 512

Civiles:
Operarios de Wake——————————————- 1.146
Pan American Airways—————————————— 66
Hidroavión Boeing 314 Philippine Clipper——————-74
Total—————————————————————1.286

Plan de Japón

“Tora Tora Tora” no sólo iba a ser el mensaje cifrado para atacar Pearl Harbor, sino también para comenzar los asaltos a Flilipinas, Malasia, Indonesia, Guam y por supuesto Wake Island.

Desde que Japón tenía intención de hacer la guerra a Estados Unidos, había previsto invadir la Isla de Wake. Procedente de la base en la Isla de Truk, el almirante Shigeyoshi Inouye de la 4ª Flota Japonesa dirigiría las invasiones simúltaneas de las Islas Makin, las Islas Gilbert pertenecientes a Gran Bretaña y Wake Island.

Mapa de la Batalla de Wake Island. Plan japonés.

El 6º Escuadron de Destrucotres del contralmirante Sadamichi Kajioka fue la fuerza seleccionada para el ataque a la Isla de Wake. La flota japonesa se componía de 3 cruceros ligeros, entre ellos el buque insignia Yubari, 6 destructores, y 4 transportes armados. La Fuerza Aérea Japonesa seleccionada para el ataque a Wake Island fue la 24º Escuadrilla “Kaigun Kokutai” al mando del capitán Fujiro Ohashi, formada por un total de 73 aviones con base en el Atolón de Kwajalein, más 36 hidroaviones.

6º Escuadrón de Destructores:
Crucero ligero Yubari
Crucero ligero Tatsuta
Crucero ligeroTenryu
Destructor Hayate
Destructor Oite
Destructor Kisagari
Destructor Mutsushi
Destructor Yayoi
Destructor Mochizuka
Transporte Kongo Maru
Transporte Konryu Maru
Transporte Nº 32
Transporte Nº 33
Total = 13 Navíos

Fuerza Aérea Imperial Japonesa:
24º Escuadrilla “Kaigun Kokutai”:
36 Bombarderos Mitsubishi G3M2 Nell
1 Bombardero Mitsubishi G4M1 Betty
36 Cazas Mitsubishi A5M4
36 Hidroaviones Kawanishi H8K
Total = 109 Aviones

Bombardeo de Wake

El 7 de Diciembre de 1941, justo en el momento del ataque japonés a Pearl Harbor, un grupo de 6 aviones bombarderos Mitsubishi G3M2 Nell nipones, sobrevolaron la Isla de Wake en un vuelo de reconocimiento sin que se enteraran los Estados Unidos. Una vez se tomaron las fotografías necesarias, los aparatos regresaron a sus bases en el Atalón de Kwajalein. Sin embargo por el camino sufrieron el primer incidente, cuando uno de los bombarderos G3M2 pilotado por el alférez Takeo Yamamoto a causa de algún tipo de avería desconocida se estrelló contra el oceáno muriendo toda la tripulación.

Eran las 6:30 horas en el Atolón de Wake y todo transcurría normalmente, los marines hacían sus guardias, el personal descansaba y el hidroavión Boeing 314 Philippine Clipper de la Pan American Airlines hacía poco que había despegado hacia la Isla de Guam. Entonces un mensaje por radio desde Hawaii sobrecogió a todo Wake, se estaba informando de que Pearl Harbor había sido atacado por Japón. Rápidamente se tocó zafarrancho de combate en la base. El 1th Batallón fue armado y municionado, los marines ocuparon las baterías costeras y la Pan American Airlines ordenó regresar al hidroavión Philippine Clipper que amerizó en la laguna. Para más seguridad, cuatro de los Wildcats del Escuadrón VMF-211 despegaron para interceptar posibles fuerzas navales de invasión. En Wake era 8 de Diciembre de 1941, a diferencia horaria de Pearl Harbor que era 7 de Diciembre, eso provocó más de una confusión en los momentos de las decisiones.

Aviones bombarderos japoneses Mitsubishi G3M2 rumbo a la Isla de Wake.

A las 7:30 de la mañana del 8 de Diciembre de 1941, un total de 34 bombarderos Mitsubishi G3M2 japoneses de la 24 Escuadrilla “Kaigun Kokutai” despegaron del Atalón de Kwajalein con rumbo al Atlolón de Wake. El escuadrón voló a una velocidad de 250 kilómetros por hora y a una altitud de 900 metros, por suerte parte del trayecto lo hizo oculto en un frente nuboso, por eso al avistar Wake tras salir de las nubes a las 11:30 horas de la mañana, la isla estaba prácticamente desprotegida. El oficial de la batería antiaérea de Peacok Point fue el primero en divisar la formación japonesa, con mucha rapidez avisó al resto de la base y se puso a disparar con su pieza. Los 36 aviones se dividieron en tres grupos de 12 aparatos que descendieron a bombardear la isla. En el aeródromo se encontraban ocho Wildcats listos para despegar, sin embargo las bombas destruyeron a siete de ellos en tierra sin que les diera tiempo a reaccionar. Gran parte de aeródromo fue arrasado, sobretodo cuando una de las bombas impactó en un depósito de gasolina que contenía más de 100.000 litros y que ardieron por todas partes convirtiendo al personal de la base en antorchas humanas. El hotel de la Pan American Airlines fue destruido también por una bomba que se cobró la vida de 10 empleados que murieron sepultados. Otra bomba destruyó la estación radar del Cuerpo Aéreo del Ejército. Los japoneses intentaron destruir el hidroavión Philippine Clipper, pero no dieron ni un impacto de las 23 bombas que le lanzaron. Por si fuera poco, en cuanto los aviones japoneses se marcharon cerca de las 12:10 horas, y al regresar la patrulla de Wildcats que se había perdido toda la acción, uno de estos al aterrizar partió su hélice quedando fuera de combate el avión. El resultado tras aquella jornada fue de 7 aviones Wildcats destruidos y 1 dañado, el depósito de combustible junto con la estación radar y el hotel de la Pan American Airlines destruidos, y 36 muertos, entre los que 23 eran personal del aire, 3 pilotos y 10 empleados de la Pan American Airlines, además había 3 pilotos más heridos. Los japoneses no habían sufrido la pérdida de ninguno de sus aviones regresando a su base con una buena victoria.

La entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial no había sido nada buena, si Pearl Harbor era ya un desastre, lo de Wake era una desgracia, pues en el primer día habían perdido a casi todos sus aviones y sufrido incontables bajas. El hidroavión Philippine Clipper abandonó la isla evacuando a los 73 pasajeros, sólo uno de ellos no cogió el avión de vuelta a los Estados Unidos. Por la noche el hospital estaba lleno, por lo que se tuvo que improvisar uno artificial en el campamento de los civiles. Tres personas más murieron a causa de sus heridas esa noche. El comandante James Devereux ordenó a los marines cavar trincheras y zanjas alrededor de toda la isla, pues las órdenes eran resistir hasta el último hombre como antaño se había hecho en El Álamo.

Casi a la misma hora de la jornada anterior, a las 11:45 del 9 de Diciembre, los japoneses atacaron Wake de nuevo con 27 bombarderos Mitsubishi G3M2. Por suerte para los americanos estos ya tenían una patrulla aérea de 4 Wildcats, además de haber construido tricheras y defensas. Un vigía del depósito de agua fue el primero en avistar a los aviones, pero esta vez volaban a una altura de 4.000 metros. Los G3M2 soltaron sus bombas desde muy alto destruyendo numerosos edificios compartidos por civiles y militares, y derruyendo el hopital de un bombazo. Los muertos esta vez fueron 59, entre estos 4 eran marines y 55 civiles, además de quedar el hospital destruido, aunque por suerte los médicos consiguieron salvar las medicinas e instrumental. Los aviones japoneses de nuevo se retiraron sin sufrir pérdidas.

El ataque de 26 aviones G3M2 japoneses se repitió el 10 de Diciembre a las 10:45 horas. Esta vez los Wildcat respondieron con eficacia y derribaron a un avión nipón G3M2. Aún así los aviones japoneses causaron grandes estragos en la Isla de Wilkes al destruir el depósito donde se almacenaban 125 toneladas de dinamita que explosionaron con un espectacular estallido.

Asalto Naval

Antes del amanecer, sobre las 5:00 horas de la madrugada del 11 de Diciembre de 1941, el crucero ligero japonés Yubari disparó sus torretas contra la Isla de Wake desde una distancia de 8 kilómetros alcanzando un depósito de combustible en Peacock Point que se incendió. Así fue como empezó el primer intento de desembarco de Wake.

La estratégia de los marines era continuar silenciosos, sin disparar para que los buques japoneses se confiaran y acercaran a la mira de sus cañones. Dudoso, el Yubari se aproximó junto con los dos cruceros Tatsuta y Tenryu a 3.500 metros de Peacock Point. Entonces una de las baterías costeras abrió fuego a las 6:15, alcanzando con dos proyectiles al Yubari que se retiró tras una estela de humo.

Los desructores japoneses iniciaron el asalto sobre las 6:52 de la mañana a la Isla de Wilkes. Una de las baterías costeras alcanzó al destructor japonés Hayate de tal forma que el barco se partió en dos partes hundiéndose con toda su tripulación, un total de 172 marineros que perdieron la vida en el acto. De esta manera, el navío Hayate, se convirtió en el primer barco japonés hundido de la Segunda Guerra Mundial. La misma batería que había hundido al ayate, disparó esta vez contra el destructor Oite, el cual temiendo acabar de igual forma que su compañero se retiró protegido por una cortina de humo.

Destructor japonés Yubari antes de atacar Peacock Point.

El ataque a la Isla de Peale tampoco fue nada agradable para los japoneses. En un principio los navíos nipones lograron destruir a una de las baterías costeras norteamericanas, pero poco después otra de las piezas de artillería dañó al destructor Yayoi que tuvo que retirarse para apagar un leve incendio.

Una vez que los buques japoneses tocaron la retirada, los 4 aviones Wildcats en el aeródromo de Wake despegaron en busca de la flota armados con bombas. El primer Wildcat localizó al destructor Kisarari, al cual lanzó una bomba que impactó de lleno. Dos Wildcats más atacaron al Kisaragi de nuevo y lo hundieron con toda la tripulación, perdieron la vida 167 japoneses. El cuarto Wildcat acertó con su bomba en el transporte Kongo Maru, pero sólo consiguió causarle un incendio sin importancia. Mientras los Wildcats estaban en el aire, sobre la isla aparecieron 17 bombarderos G3M2 japoneses de la 24º Escuadrilla “Kaigun Kokutai” cerca de las 10:40 horas. Dos de los Wildcats que regresaban impidieron que el bombardeo dañase la isla, además derribaron a dos de los aviones G3M2. Después del ataque japonés, al aterrizar uno de los Wildcats, iba tan dañado que se pulverizó al tomar tierra, milagrosamente el piloto salió ileso.

Tras la jornada del 11 de Diciembre de 1941, los estadounidenses de Wake vieron que tenían posibilidades de vencer. Habían perdido sólo un avión Wildcat y dañado otro, y tenido dos marines heridos leves, frente a la pérdida de dos destructores japoneses, dos aparatos nipones derribados, y un crucero junto a un transporte dañados. Lo único que Wake debía esperar eran los tan necesitados refuerzos del continente.

Ayuda de US Navy

Wake necesitaba ayuda en urgencia, había resistido milagrosamente pero si no recibía refuerzos pronto la isla caería más tarde o más temprano. El almirante supremo del Pacífico, Husband Kimmel, desde Pearl Harbor pidió urgentemente al continente que se destinara una flota a socorrer Wake Island.

La Task Force 14 se organizó como la flota destinada a salvar Wake Island, se puso bajo el mando del almirante Willson Brown e iba compuesta por un portaaviones, el USS Saratoga, tres cruceros, un portahidroaviones y un petrolero, además del Escuadrón VMF-221 de Wildcats destinado a sustituir al VMF-211 en Wake.

La flota de la US Navy partió desde San Diego con rumbo a la Isla de Wake con muchos retrasos burocráticos que costarían caro a los defensores que la esperaban.

Task Force 14:
Portaaviones USS Saratoga
Crucero USS Astoria
Crucero USS Minneapolis
Crucero USS San Francisco
Portahidroaviones USS Tangier
Petrolero USS Neches
14 Aviones Brewster Buffalo
Total = 6 Navíos / 14 Aviones

Flota Japonesa

El primer intento de desembarco a Wake había sido un desastre para los japoneses, ya que la flota había perdido dos destructores. A pesar del fracaso el Imperio de Japón estaba dispuesto a intentarlo de nuevo, esta vez con una fuerza naval, aérea y terrestre mucho mejor. La Flota Imperial se reorganizó gracias a que cerca de Wake Island pasaban las fuerzas que hacía pocos días acababan de atacar Pearl Harbor.

El 6º Escuadrón de Destructores pasó a integrarse en la 2ª División de Portaaviones, compuesta por el Hiryu, el Soryu, seis cruceros y un submarino. Además los dos destructores hundidos en Wake fueron sustituidos por el Asanagi y el Yunagi. Se seleccionó una fuerza de 1.000 soldados para desembarcar en Wake, llamada Fuerza Especial de Desembarco Nº 2 y que estaba distribuida en tres compañías. La Fuerza Aérea Embarcada japonesa había ascendido a 146 aviones de varios tipos entre Zeros, Aichi Val y Nakajima B5N.

Una vez la 2ª División de Portaaviones estuvo organizada, puso rumbo a la Isla de Wake. Gracias a la rapidez de formación y reorganización, la flota partió con ventaja a la Task Force 14 al estar a mucha menos distancia.

2ª División de Portaaviones:
Portaaviones Hiryu
Portaaviones Soryu
Crucero Yubari
Crucero Tatsuta
Crucero Tenryu
Crucero Aoba
Crucero Furutaka
Crucero Kako
Crucero Kinugasa
Crucero Tone
Crucero Chikima
Destructor Yunagi
Destructor Oite
Destructor Asanagi
Destructor Mutsushi
Destructor Yayoi
Destructor Mochizuka
Submarino RO-62
Transporte Kongo Maru
Transporte Konryu Maru
Transporte Nº 32
Transporte Nº 33
60 Aviones Torpederos Nakajima B5N
66 Aviones Bombarderos en Picado Aichi Val
20 Aviones Caza Zero
Total = 22 Navíos / 146 Aviones

Fuerza Especial de Desembarco Nº 2:
1ª Compañía
2ª Compañía
3ª Compañía
Total = 1.000 soldados

Ataque de los Hidroaviones

Como los bombarderos y la artillería naval no habían conseguido debilitar a los defensores de Wake, los japoneses decidieron usar una nueva arma, los hidroaviones. El 12 de Diciembre de 1942, dos gigantescos hidroaviones Kawanishi H8K cuatrimotores, también conocidos como “hidrocanoas” por su tamaño, aparecieron sobre la Isla de Wake soltando cuatro bombas de 250 kilogramos y doce de 60 kilogramos. Los daños fueron leves, poco después del bombardeo uno de los Wildcats despegó y derribó a uno de los hidroaviones Kawanishi H8K. Después del ataque de los hidroaviones los Wildcats decidieron despegar a ver si encontraban otros, pero con lo que se toparon era mucho mujer, ya que por la superfície del agua navegaba el submarino japonés RO-62 que se había separado de la 2ª División de Portaaviones. Los Wildcats ametrallaron al submarino y le lanzaron dos bombas que explotaron cerca del casco dañando su estructura, por lo que al final se hundió. Los Wildcats regresaron victoriosos a Wake con una cuenta de un hidroavión Kawanishi H8K derribado y el submarino RO-62 hundido.

Caza Wildcat americano derriba a un bombardero japonés Mitsubishi G3M2 sobre Wake.

Al día siguiente, el 13 de Diciembre, uno de los Wildcats se dispuso a despegar para hacer un reconocimiento, entonces en plena tarea, una grúa se le puso en medio de la pista y tuvo que maniobrar estrellándose contra la maleza, por lo que el aparato quedó inútil, reduciéndose el VMF-211 a sólo dos aviones. Durante el día no hubo ataques aéreos, pero por la noche se produjo una incursión de 10 hidroaviones Kawanishi H8K, que por suerte para los americanos, los aparatos nipones al no tener radar nocturno, lanzaron sus bombas sobre el mar.

En la noche del 14 de Diciembre, sobre las 3:30 de la madrugada, tres hidroaviones Kawanishi H8K bombarderon la Isla de Wake sin resultados. Pero por la mañana, a las 11:00 horas, 30 bombarderos japoneses Mitsubishi G3M2 bombardearon el aeródromo de la isla logrando destruir un Wildcat y matando a dos marines, por lo que el VMF-211 sólo se quedó con un avión.

Sobre las 17:52 horas del 15 de Diciembre, seis hidroaviones Kawanishi H8K realizaron un masivo bombardeo sobre Wake Island lanzando 5 bombas de 250 kilogramos y 78 de 60 kilogramos, el resultado fue de algunas instalaciones dañadas y la muerte de un civil. Al caer la noche los mecánicos de la isla repararon uno de los Wildcat, habiendo de nuevo dos aparatos. Cuando llegó la medianoche, los marines quemaron los documentos y libros de claves obedeciendo a una orden recibida desde Pearl Harbor.

Un total de 23 bombarderos G3M2 bombardearon la Isla de Wake el 16 de Dicembre, aunque no hubo daños serios y las baterías antiaéreas derribaron a uno de los aviones japoneses. A las 12:45 horas un solitario hidroavión Kawanishi H8K bombardeó la isla sin provocar bajas, aquel fue el último ataque a Wake con hidroaviones.

Cañón antiaéreo de 50 milímetros estadounidense en Wake se oculta entre la vegetación tropical.

La noche del 17 de Diciembre, a las 2:00 horas se dió el aviso en todo Wake de un ataque aéreo, pero quedó en un susto, pues fue una falsa alarma. El ataque real llegó al mediodía, sobre las 13:17 horas, cuando 27 bombarderos Mitsubishi G3M2 soltaron decenas de bombas sobre Wake que destruyeron un depósito de combustible y dañaron gravemente un evaporador de agua del cual los habitantes de la isla dependían muchísimo. Las baterías antiaéreas lograron derribar a uno de los G3M2 japoneses, los Wildcat ni siquiera despegaron. Ese día se reparó otro Wildcat, pero la cifra siguió en dos cuando otro al despegar se estrelló quedando inservible.

El dia 18 de Diciembre transcurrió en Wake tranquilo y sin novedad, los marines y habitantes de la isla pudieron darse un respiro después de casi dos semanas de incesantes bombardeos. La calma se acabó el 19 de Diciembre cuando 27 bombarderos G3M2 se presentaron a las 10:50 de la mañana causando graves daños con sus bombas, aunque sin víctimas mortales.

Zeros y Wildcat

El cielo apareció nublado y con lluvia el 20 de Diciembre de 1941, gracias a eso los japoneses no se decidieron a enviar aviones ese día dando un gran descanso a los sitiados en Wake. Por la tarde, sobre las 15:30, los defensores recibieron la agradable visita de un hidroaviones PBY Catalina que amerizó en la laguna, venía desde Pearl Harbor para informar sobre la noticia de que la Task Force 14 se encontraba rumbo en auxilio y que cuando llegara se evacuaría a todo el personal civil. El hidroavión y su personal permanecerían en la isla hasta el dia siguiente, durante ese tiempo los defensores pudieron reorganizarse y descansar gracias a la lluvia.

Hacia Pearl Harbor despegó otra vez el PBY Catalina a las 7:00 del 21 de Diciembre, casi dos horas después, a las 8:50, Wake recibió otra visita inesperada, aunque esta vez se trataba de los japoneses, que sorprendentemente aparecieron con aviones embarcados para bombardear la isla, se trataba de 29 bombarderos en picado Aichi Val escoltados por 18 cazas Zero. El bombardeo y ametrallamiento causó grandes estragos en Wake. Tres horas después, a las 11:00 horas, los japoneses regresaron con 33 Aichi Val más que destruyeron una batería antiaérea en la Isla de Peale, mataron a un sargento e hirieron a dos marines.

Un Wildcat se enfrenta inútilmente ante un caza japonés Zero, mucho más rápido y hábil.

El dia 22 de Diciembre los americanos decidieron adelantarse a los japoneses, por eso por la mañana despegaron con los dos únicos aviones Wildcat que había en la isla. La estratégia funcionó, pues sobrevolando el océano se encontraron con una formación aérea de 33 Aichi Val y 6 Zeros que se dirigían a Wake. Uno de los Wildcats se lanzó a los aviones enemigos y derribó un Zero. Pero la superioridad numérica japonesa era muy grande, pues uno de los Zeros derribó a uno de los Wildcats que se estrelló contra el mar muriendo su piloto. Después otro Zero se pegó a la cola del último Wildcat disparándolo por detrás, el caza americano se evadió y huyó hacia Wake, pero al aterrizar estaba ya muy dañado por lo que el avión quedó destruido nada más tocar tierra, aunque el piloto salió ileso. Tras esa acción Wake se había quedado sin fuerza aérea y dependía exclusivamente de la infantería y los civiles en tierra. Ese mismo día, mientras la 2ª División de Portaaviones bombardeaba con sus aviones Wake a sólo 55 millas naúticas de la isla, la Task Force 14 todavía se encontraba a 515 millas naúticas, además de estar detenida ya que el petrolero USS Neches se había parado para abastecer de gasolina a la flota.

Desembarco de Wake

A la 1:00 horas de la madrugada del 23 de Diciembre de 1941, los primeros resplandores de las fuerzas navales japonesas empezaron a alumbrar el mar en la inmensa oscuridad. La 2ª División de Portaaviones había llegado a Wake Island. Las reacciones en la isla se dejaron notar un poco tarde, pues a la 1:45 corrió el rumor de que los japoneses habían desembarcado en la Isla de Pelae, aunque todo se trató de una falsa alarma en cuanto se contactó con la batería de esa zona. Mientras tanto los japoneses habían soltado sus transportes y barcazas al agua con los que llevar a cabo la invasión. Desde la 2ª División de Portaaviones partió la Fuerza Especial de Desembarco Nº 2 distribuida entre los Transportes Nº 32 y Nº 33, más varias barcazas, eran las 2:00 de la madrugada y el mar estaba removido. La 1ª y 2ª Compañías tenían previsto la conquista de Wake, mientras que la 3ª Compañía se le asignó la Isla de Wilkes.

El Transporte Nª 32 y el Transporte Nº 33 embarrancaron muy suavemente en la arena de la playa y sin hacer ruido a las 2:45 horas de la noche, al Sur de Wake Island, cerca del aeródromo. Los japoneses se adentraron un poco al ver que no tenían oposición, entonces un reflector desde la Isla de Wilkes los iluminó y los marines empezaron a abrir fuego hacia los nipones causándoles graves bajas. En cuanto la isla se enteró del combate en las playas, todo el mundo se dispuso para el combate, y no sólo los marines, síno los civiles y miembros del Pan American Airlines que recibieron uniformes y un fusil, incluso los pilotos de Wildcat supervivientes fueron convertidos en soldados de infantería.

Soldados japoneses entrando en Wake.

La lucha en la playa al Sur de Wake era feroz, los americanos tenían el inconveniente de que las baterías costeras debido a la configuración del terreno no podían disparar contra los transportes japoneses ni barcazas que venían desde el mar. Sólamente había una pieza de artillería antiaérea en una elevación que podía ser utilizada, el problema es que estaba sin dotación, entonces al marine Robert Hanna se le ocurrió ir a manejarla con la ayuda de tres civiles, Paul Gay, Bob Bryan y Eric Lethola, una vez estuvieron estacionados en el arma, el cañón antiaéreo abrió fuego contra el Transporte Nº 33 a 500 metros de distancia matando primero al capitán en el puente y dos marineros en cubierta, poco después el buque se incendió y estalló quedando completamente destruido. A continuación la pieza antiaérea disparó contra el Transporte Nº 32 dañándolo levemente, pero en seguida los soldados japoneses se lanzaron al asalto contra el cañón antiaéreo matando a los dos civiles, Paul Gay y Bob Bryan, e hiriendo a Erich Lethola, por lo que la posición fue abandonada por los americanos.

Los japoneses también desembarcaron en la Isla de Wilkes, al Oeste de Wake Island con dos barcazas repletas de tropas. En el momento del desembarco, un veterano americano de la Primera Guerra Mundial que había luchado en Francia contra los alemanes, Raymond Rutledge, junto a unos marines, lanzaron granadas de mano que colaron dentro de una barcaza japonesa matando a varios de sus ocupantes. Pero las fuerzas invasoras eran muy numerosas e iba a ser imposible detenerlas. Exactamente a las 4:00 horas en punto, cuando ya se veía la Isla de Wilkes perdida, los americanos lanzaron un gran contraataque reuniendo a todos los hombre posibles, asalto que disimulado gracias al sonido del oleaje y a la oscuridad, tomaron por sorpresa a sus enemigos, de hecho el asalto estadounidense fue tan exitoso que provocó un total de 94 muertos a los japoneses, mientras que ellos sufrieron 11 muertos y 5 heridos.

La bandera de Estados Unidos es descolgada mientras soldados japoneses y americanos la saludan. La rendición de Wake a favor de Japón se hizo con todos los honores.

En la Isla de Wake se dió orden de replegarse a la zona del Puesto de Mando sobre las 5:30 horas del amanecer, tanto marines, civiles, pilotos o personal de otros sectores levantaron una línea defensiva en torno a esa área de 100 metros, además desde la Isla de Peale se envió un destacamento de refuerzo con 42 marines, divididos en 2 oficiales y 40 soldados. Eran las 7:00 cuando llegó la peor noticia para los defensores de Wake: la Task Force 14 había recibido órdenes de regresar hacia Pearl Harbor ante el peligro que suponía exponer la flota frente a la japonesa. Los habitantes de Wake habían quedado condenados a la muerte o el cautiverio. Eran las 10:32 horas del 22 de Diciembre, un dia menos en Pearl Harbor, cuando se recibió el último mensaje de Wake: “Enemigo en la isla. Varios buques más transportes aproximándose. Dos destructores varados”.

El comandante en jefe de Wake Island, James Devereux, ordenó la rendición a todas las fuerzas alrededor del Puesto de Mando, además envió por radio el mismo comunicado a todas las unidades con las que pudo contactar. Todos los americanos del Puesto de Mando salieron de sus defensas y caminaron a través de la carretera con un trapo blanco, los combatientes que no se habían enterado se unieron a la triste marcha.

A las 13:00 horas exactas del 23 de Diciembre de 1941, las tropas de Estados Unidos se rendieron al Imperio de Japón en el Atolón de Wake.

Resultado

Japón había ganado la Batalla de Wake Island, pero las bajas habían sido muy numerosas. La Marina Imperial Japonesa había perdido cuatro barcos, entre los que había dos destructores, el Kisagari y el Hayate; un submarino, el RO-62; y un transporte, el Transporte Nº 33. Las pérdidas de la fuerza aérea japonesa habían sido de nueve aviones, entre los que se encontraban siete Mitsubishi G3M2, un hidroavión Kawanishi H8K y un cazabombardero Aichi Val. Las vidas humanas perdidas fueron un total de 700 japoneses muertos apróximadamente entre soldados, marineros y pilotos.

Estados Unidos era el perdedor de la batalla, eso resultaba para el país un gran desastre, pues Wake Island era posición clave para la Guerra del Pacífico que iba a costar muy caro haberla dejado escapar de las manos, ya que a Japón le daba una ventaja considerable en el conflicto. El resultado militar también era una catástrofe, tenían 122 muertos, 49 heridos y 2.125 prisioneros habían caído en manos de los japoneses, además habían perdido 12 aviones Wildcat, 9 baterías costeras y 50 cañones antiaéreos.

El destino de 2.125 prisioneros americanos de Wake Island fue muy oscuro. Los japoneses fusilaron a 5 de los prisioneros por razones desconocidas. Un total de 2.019 prisioneros fueron enviados a campos de concentración repartidos por toda la geografía del continente asiático. Otros 98 prisioneros se quedaron a trabajar en la Isla de Wake como esclavos.

Aunque Japón había obtenido la victoria, las pérdidas materiales y en vidas humanas habían sido más de las que esperaban frente a los norteamericanos, por lo que el Imperio del Sol tendría que replantearse la forma de invadir las islas antes de lanzarse al asalto.

Wake estuvo ocupada por Japón durante toda la Segunda Guerra Mundial, de hecho los japoneses le cambiaron el nombre al de “Isla de los Pájaros”. Estados Unidos sólamente recuperó Wake una vez terminado el conflicto en 1945.

Pérdidas de Japón:
2 Destructores hundidos
1 Submarino hundido
1 Transporte hundido
9 Aviones derribados ( 7 Mitsubishi G3M2 / 1 Hidroavión Kawanishi H8K / 1 Aichi Val )
700 muertos apróximadamente

Pérdidas de USA:
122 Muertos
49 Heridos
2.125 Prisioneros
12 Aviones Wildcat derribados
9 Baterías Costeras destruidas o capturadas
50 Cañones Antiaéreos destruidos o capturados

 

Bibliografía:

José María Palmero García, La Defensa del Atalón de Wake, Revista Serga Nº23 (2003), p.17-28
Eduardo Cea, La Aviación de la Marina Imperial de Japón. “Yokohama Kaigun Kokutai”, Revista Española de Historia Militar Nº10 (2006), p.46-47
Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial. “Alba de fuego en Pearl Harbor”, S.A.R.P.E. (1978), p.662-682
Derrick Wright, Pacific Victory. “A Galant Garrison”, Sutton (2005), p.13-14