Batalla de Glières

A inicios de 1944 los Aliados planeaban un desembarco sobre Francia y por eso se volvió muy necesario la cooperación con la Resistencia Francesa. Dentro de este contexto tendría lugar la Batalla de Glières, un enfrentamiento entre los “maquis” apoyados por el Reino Unido y las fuerzas conjuntas de Alemania y la Francia de Vichy que desembocaría en una “mini guerra civil francesa” librada en los Alpes.

Plan de los Aliados

Gran Bretaña sabía que tarde o temprano se produciría una invasión al sur de Francia en 1944 y por tanto era urgente establecer sólidas cabezas de guerrilleros en la retaguardia que apoyaran el esfuerzo de las tropas aliadas desde las playas. La Meseta de Glières, situada a unos 1.450 metros sobre el nivel del mar en los Alpes de Alta Saboya y en torno al Macizo de Bornes ubicado cerca de la frontera entre Suiza e Italia, ofrecía muy buenas posibilidades geográficas porque debido a su altura y sistemas montañosos, se podía suministrar desde el aire armamento y equipo a la Resistencia Francesa con la finalidad de crear un importante grupo partisano que distrajese cuantiosos efectivos al Eje.

El Grupo “Maquis de Glières” fue la guerrilla elegida por los Aliados para que la Resistencia Francesa se apoderase de la Meseta de Glières. Al mando del teniente Tom Morel, la mayor parte de sus hombres eran veteranos del 27th Batallón de Cazadores Alpinos “Chasseurs Alpins”, además de haber ochenta voluntarios de los “Tiradores Libres” o “Franc-Tireurs”. También entre los partisanos hubo algunos extranjeros como por ejemplo varias decenas de exiliados republicanos de España que habían huido tras la derrota en la Guerra Civil Española, así como unos pocos comunistas italianos y el oficial británico Richard Harry Heslop que gestionó el apoyo aéreo con 161º Escuadrón de Reconocimiento de aviones del modelo Lysander.

Aproximadamente los Aliados reunieron un total de 450 guerrilleros entre 393 franceses, 56 españoles y 1 británico.

Resistencia Francesa:
-Grupo “Maquis de Glières”
-Tiradores Libres “Franc-Tireurs”
-Maquis Españoles
-161º Escuadrón de Reconocimiento Británico

Plan del Eje

Alemania y la Francia de Vichy conocían muy bien los planes que los Aliados habían trazado para la Meseta de Glières. Así fue como a lo largo de comienzos de 1944 se fueron desplegando en torno a los Alpes de la Alta Saboya una serie de unidades del Ejército Alemán (Wehrmacht) al mando del general Karl Pflaum entre las que había elementos de la 157ª División de Reserva, el 1º Regimiento de Cazadores de Montaña “Gebirgsjäger” y el 19º Regimiento SS de Policía; y del Ejército de Vichy al mando del oficial Goerges Lelong que incluían la Milicia Francesa liderada por el comandante Jacques de Bernonville y los Grupos de Reserva Móviles del comandante Jacques de Vaugelas.

Aproximadamente el Eje reunió a un total de 5.100 efectivos entre 3.000 alemanes y 2.100 vichystas franceses.

Fuerzas del Eje:
·Ejército Alemán
-157ª División de Reserva
-1º Regimiento de Cazadores de Montaña
-19º Regimiento SS de Policía
·Ejército de Vichy
-Milicia Francesa
-Grupos de Reserva Móviles

Batalla de Glières

El 31 de Enero de 1944 los aviones Lysander del 161º Escuadrón de Reconocimiento Británico comenzaron a dejar caer contenedores de material en paracaídas y también algunos comandos de la Francia Libre liderados por el capitán Jean Rosethall que aterrizaron en la Meseta de Glières y se unieron a la Resistencia Francesa. Gracias a esta serie de lanzamientos de más de 300 cajas de armas, municiones, explosivos y equipo militar de diversa índole a lo largo de todo Febrero de 1944, los maquis o “maquisards” de Glières aspiraron a convertirse en una serie amenaza para la retaguardia del Eje.

La noche del 9 al 10 de Marzo de 1944 los hombres del Grupo “Maquis de Glières” atacaron la ciudad de Entremont y asaltaron el cuartel de los Grupos de Reserva Móviles de la Francia de Vichy. Durante el enfrentamiento a disparos de fusil, el teniente Tom Morel resultó muerto por una bala de los vichystas, por lo que el capitán Maurice Anjot tuvo que ponerse al frente de los guerrilleros. Así fue como al cabo de unos minutos, finalmente los partisanos se apoderaron de Entremont, redujeron a los Grupos de Reserva Móviles e hicieron prisioneros a una decena de soldados vichystas, lo que permitió despejar un campo de cultivo cercano a la urbe para recibir una serie de paquetes lanzados por los aviones británicos.

Maquis de la Resistencia Francesa en la Batalla de Glières.

Mientras la bandera de la Francia Libre ondeaba en Entremont la mañana del 10 de Marzo de 1944, los aparatos del 161º Escuadrón de Reconocimiento Británico dejaron caer en paracaídas varios contenedores con suministros para los maquis. Desgraciadamente, justo en el instante en que los guerrilleros se encontraban recogiendo los paquetes, un grupo de cazabombarderos Focke Wulf Fw 190 de la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) que aparecieron en el cielo de la nada, les ametrallaron a ras del suelo y les arrojaron bombas de racimo. Inmediatamente a este ataque, los maquis abandonaron la zona para ser posteriormente emboscados por la Milicia Francesa de Vichy en medio del camino que iba de Glières a Thorens, por lo que finalmente los partisanos tuvieron que abandonar Entremont que de nuevo pasó a manos vichystas y escapar hacia las montañas.

Hasta el 26 de Marzo del 1944 el Eje no inició la contraofensiva cuando 5.100 efectivos entre 3.000 soldados del Ejército Alemán y 2.100 del Ejército de Vichy contando 1.400 hombres de los Grupos de Reserva Móviles y 700 de la Milicia Francesa, atacaron desde los valles exteriores la Meseta de Glières. Sorprendidos los guerrilleros y sometidos a una repentina incursión aérea de siete aviones de la Fuerza Aérea Alemana entre los que hubo cuatro cazas Focke Wulf Fw 190 y tres bombarderos Heinkel He 111, el capitán Maurice Anjot ordenó la retirada de forma improvisada porque en seguida sus vanguardias fueron asaltadas y superadas después de varias horas de tiroteo por parte de los “gebirgsjäger” alemanes del 1º Regimiento de Cazadores Montaña. Acto seguido los partisanos continuaron hacia el Lago de Annecy para ser rodeados por los soldados alemanes y vichystas que a costa de sólo cuatro muertos, hicieron 210 prisioneros que se rindieron sin apenas combatir. Respecto al último grupo de los resistentes, fue bloqueado en medio de la fuga por una barricada erigida por una avanzadilla de treinta tropas de montaña alemanas que rociaron de fuego a sus oponentes, matando al capitán Maurice Anjot y haciendo otros ochenta prisioneros, lo que puso fin de manera definitiva a la Batalla de Glières.

Conclusión

La Batalla de Glières constituyó un completo fiasco para la Resistencia Francesa porque no se logró consolidar ningún grupo partisano en la Meseta de Glières y encima las bajas fueron gigantescas en comparación a sus enemigos. Precisamente, tal fue el ridículo propagandístico, que la radio de Londres intentó tapar y exagerar la verdad con el siguiente mensaje: “durante 14 días, 500 franceses resistieron el ataque de 12.000 alemanes”. Sin embargo pronto se conoció la realidad de lo sucedido y las causas de éste desastre pudieron enumerarse en tres: 1) la excesiva confianza de los Aliados en la capacidad de la Resistencia Francesa y más aún en una cifra tan reducida como eran sólo 450 maquis para cumplir un objetivo tan ambicioso; 2) la elección del terreno por intentar controlar una meseta llana situada en las alturas en lugar de fortificarse en las montañas adyacentes mucho más fáciles de defender; y 3) la temprana fecha escogida para la misión porque los Aliados no desembarcarían al sur de Francia hasta el 15 de Agosto de 1944 durante la “Operación Dragoon”, por lo que mantener la zona conquistada durante más de medio año se mostraba a todas luces imposible.

Los Aliados sufrieron 140 muertos y 300 prisioneros (de estos 55 serían ejecutados tras ser acusados de “traidores” por la Francia de Vichy).

El Eje sufrió 21 muertos entre 4 alemanes y 17 vichystas franceses.

El fracaso de la Batalla de Glières puso de manifiesto que la Resistencia Francesa no era la fuerza que los Aliados pensaban que sería en comparación con otras insurgencias de Europa mucho más preparadas como había en la Unión Soviética, Polonia, Italia o Yugoslavia. A pesar de que el encuentro se magnificó al término de la Segunda Guerra Mundial e incluso se erigió en la Meseta de Glières un monumento de 30 metros para conmemorar la lucha, lo cierto fue que salvo por una masacre dentro de las mismas filas de los partisanos, la operación fue completamente en vano y supuso un desastre porque de haberse planificado mejor o simplemente se hubieran seleccionado objetivos más reales y limitados, la tragedia podría haberse evitado.

 

Bibliografía:

-Redacción Serga, Glières y Vercors. Dos batallas en la Guerra Civil Francesa de 1944, Revista Serga Nº110 (2017), p.8-14
-https://en.wikipedia.org/wiki/Maquis_des_Glieres