Batalla de Gazala

 

Durante los primeros meses de 1942 la ofensiva sobre Cirenaica había aportado muy buenas perspectivas al Afrika Korps del general Erwin Rommel frente al Octavo Ejército Británico en África del Norte. Pero todavía los Aliados tenían fuerzas suficientes para lanzar una contraofensiva que hiciese retirarse a los italianos y alemanes de nuevo a Tripolitania, decantando la balanza a su favor. Por eso Rommel pensó un gran ataque ideado con el objetivo de empujar a los ingleses en Gazala y Tobruk para expulsarlos de Libia hacia Egipto y envolver importantes fuerzas enemigas de paso. Esta obra maestra generada por el inigualable “Zorro del Desierto” fue conocida como la Batalla de Gazala.

Plan del Afrika Korps

Rommel el 6 de Abril de 1942 recibió una preocupante noticia de que los británicos estaban preparando una poderosa línea fortificada entre Tobruk y Gazala para recibir un ataque alemán el Día de Pascua. Como de costumbre Rommel no creyó cien por cien las informaciones obtenidas y por eso decidió investigarlas en persona. De ese modo, Rommel escoltado por un tanque se internó en el desierto hacia las posiciones británicas. Cuando su vehículo paró no vió ningún signo de preparativos para una defensa. Entonces en la lejanía sonó el silbido de la artillería y pocos segundos después se produjeron explosiones junto a su vehículo que rompieron el parabrisas, incluso una esquirla saltó contra Rommel y le atravesó la guerrera produciéndole una contusión. Pero a pesar del susto Rommel no tuvo tiempo para preocuparse por si mismo. Gracias a aquellos disparos descubrió que la única defensa existente eran dos simples baterías avanzadas, un viejo farol que a los ingleses no les funcionó. Optimista por el descubrimiento, Rommel regresó a su cuartel con la moral muy alta para obtener permiso de un ataque contra Gazala. Como era de esperar el Alto Mando Alemán (OKW) en Berlín se lo otorgó y el Afrika Korps se preparó para el combate.

El 15 de Abril de 1942 Rommel dió una charla de más de una hora a todos sus generales alemanes e italianos para explicarles detalladamente su plan. La idea consistía en un ataque frontal por los campos de minas para luego seguir hacia la ruta más corta de Tobruk, eso haría que los británicos se concentraran en el norte y el centro, al mismo tiempo serían rodeados por el flanco sur dejando atrás Bir Hacheim para chocar de bruces contra la Línea Gazala. Dicho avance se haría en dos alas: el ala izquierda estaría compuesta por destacamentos del Panzerarmee Afrika, más los X y XXI Cuerpos Italianos que comprendíam las Divisiones “Brescia”, “Pavia”, “Trento” y “Sabratha”; mientras que por el ala derecha iría el grueso del Afrika Korps al mando del propio Erwin Rommel y del mayor Ludwig Cruewell con las 15ª y 21ª Divisiones Panzer, la 90ª División Ligera Alemana, la División Blindada “Ariete” Italiana y la División Motorizada “Trieste”, ambas pertenecientes al XX Cuerpo Italiano. También participaría la Legión Arabe formada por musulmanes de de los diversos países de Oriente Medio, el Magreb y Egipto.

Para desarrollar la “Operación Venezia”, Rommel disponía de 90.000 soldados y de 560 tanques, de los cuales 332 eran alemanes (238 Panzer IV, 44 Panzer III y 50 Panzer II) y 228 italianos (178 M14/41 y 50 Semovente), además de tener en reserva otros 80 tanques ítalo-germanos de repuesto. La artillería disponible era numerosa, entre esta había 48 cañones de 88 milímetros y varias piezas rusas capturadas a la Unión Soviética en el Frente Oriental. La aviación compuesta por 500 aparatos carecía apenas de bombarderos pesados, siendo los aviones más numerosos los cazas Messeschmitt Bf 109 y algunos bombarderos en picado Stukas.

Afrika Korps (General Erwin Rommel):
Ejército Panzer Africano “Panzerarmee Afrika” (Generales Ludwig Cruewell y Walter Nehring)
-15ª División Panzer Alemana (General Gustav Von Vaerst)
-21ª División Panzer Alemana (General Georg Von Bismark)
-90ª División Ligera Alemana (General Ulrich Kleeman)
-Legión Árabe (General Helmuth Felmy)
X Cuerpo Italiano (General Benvenuto Gioda)
-17ª División de Infantería “Pavia” (General Nazzareno Scattaglia)
-27ª División de Infantería “Brescia” (General Brunetto Brunetti)
XX Cuerpo Italiano (General Ettore Baldassare)
-101ª División Motorizada “Trieste” (General Fracesco La Ferla)
-132ª División Blindada “Ariete” (General Giuseppe De Stefanis)
XXI Cuerpo Italiano (General Enea Navarrini)
-60ª División de Infantería “Sabratha” (General Mario Soldarelli)
-102ª División de Infantería “Trento” (General Giorgio Masina)

Plan del Octavo Ejército

Optimista se mostraba el Octavo Ejército Británico al mando del general Neil Richtie y bajo control del general Sir Claude Auchinleck desde Egipto a mediados de 1942. La Línea Gazala, una serie de coordilleras y desiertos defendidos por cañones y tanques, además de por un cúmulo de tropas de Reino Unido, Sudáfrica, India, Polonia Libre y la Francia Libre, habían hecho creer falsamente a los militares Aliados que era una barrera impenetrable.

Auchinleck escribió a Richtie el 20 de Mayo la estrategia a seguir para hacer frente a un posible ataque del Afrika Korps de Rommel. El XIII Cuerpo en el centro de la Línea Gazala se dividiría en las 1ª y 2ª Divisiones Sudafricanas, la 50ª División Británica “Northumbian y la 1ª Brigada Polaca Libre; el XX Cuerpo se repartiría en las 1ª y 7ª Divisiones Blindadas, más la 1ª Brigada Francesa Libre en Bir Hacheim; y en reserva las 5ª y 10ª Divisiones Indias.

Un total de 110.000 tropas contaban los Aliados para defender Gazala por detrás de una barrera de 500.000 minas y protegidos con una poderosa fuerza acorazada de 959 tanques anglo-estadounidenses (276 Valentines, 257 Crusader, 167 Grant, 149 Stuart M-3 y 110 Matilda). Curiosamente los británicos habían hecho creer a los alemanes que poseían otros 700 tanques más inexistentes como medida intimidatoria, aunque de nada les sirvió porque el Eje tomó medidas de seguridad mucho más rigurosas.

Octavo Ejército Británico (General Neil Ritchie):
XIII Cuerpo Británico (General William Gott)
-1ª División de Infantería Sudafricana (General Dan Pienaar)
-2ª División de Infantería Sudafricana (General Hendrik Klopper)
-50ª División de Infantería “Northumbian” Británica (General Hacelock Ramsden)
-1ª Brigada Independiente Polaca Libre (Stanislaw Kopánski)
XX Cuerpo Británico (General Charles Norry)
-1ª División Blindada Británica (General Herbert Lumsden)
-7ª División Blindada Británica (General Frank Messervy)
-1ª Brigada de Infantería Francesa Libre (General Pierre Koenig)
Reserva (General Claude Auchinlek)
-5ª División de Infantería India (General Harold Biggs)
-10ª División de Infanería India (General Thomas Rees)

Ofensiva en Gazala

A la caída de la noche del 26 de Mayo de 1942 los británicos observaron que las tropas de Rommel se ponían en movimiento en la Rotonda Segnali. Aunque los observadores informaron de que eran maniobras sin importancia, no comprendían que aquel movimiento era muy serio y amenazador gracias a que una tormenta de arena ocultó sus verdaderas intenciones. Mientras los teléfonos y radios sonaban en El Cairo para comprobar la veracidad del ataque, a las 9:00 el ala derecha de Rommel daba comienzo a la “Operación Venezia” y emprendía la marcha con el Panzerarmee Afrika y los cuerpos italianos hacia Bir Hacheim.

Cuando empezaban a salir los primeros rayos de Sol el 27 de Mayo a las 5:00 de la madrugada, los operadores de radio alemanes escucharon una llamada interceptada a los británicos que decía: “¡Hay muchas columnas de enemigos que se mueven hacia nosotros!, ¡parece como si fuera todo el maldito Afrika Korps!” Pero los británicos siguieron sin saber cómo reaccionar ante la situación. Nada más amanecer, oleadas de bombarderos en picado Stuka soltaron sus artefactos contra las posiciones sudafricanas mientras la artillería italiana barría su campamento intensamente. Sin dar tiempo a los Aliados a evaluar la situación, los alemanes e italianos penetraron en las primeras horas 60 kilómetros desierto a dentro. Al mismo tiempo las vanguardias del Afrika Korps alcanzaron los puntos concretos de reunión donde repostar siguiendo las rutas y horarios según el plan establecido. La operación había sido elaborada al más mínimo detalle, Rommel no podía fallar. Para demostrar la superioridad alemana en África y sorprender a los británicos, el Afrika Korps lanzó un mensaje por radio a todas sus unidades: “Rommel an der Spitze (Rommel va en cabeza)”.

Artillería del Afrika Korps abriendo fuego sobre la muy bien defendida Línea Gazala.

El primer encuentro que tuvo Rommel con los blindados británicos se produjo el 27 de Mayo en la línea principal del avance que iba hacia la ciudad de Acroma. Tanto las fuerzas blindadas británicas como los Panzers sufrieron muchas bajas, aunque los alemanes tomaron la iniciativa y continuaron avanzando seguidos por una columna de suministros a través de la ruta norte por el desierto. Cuando se dieron cuenta que estaban a punto de ser rodeados por los ingleses en los flancos, inmdediatamente se dió la orden a la 90ª División Ligera de dar marcha atrás, renunciando a tomar El Adem para evitar ser envuelta. Mientras tanto no muy lejos de allí el avance del Panzerarmee Afrika por el sector más septentrional de la Línea Gazala también fue detenido por los británicos. Ante este estancamiento en el primer día, Rommel giró desde El Adem con sus divisiones Panzer y se dirigió a Bir Hacheim llevando consigo a la 132ª División Blindada Italiana “Ariete”. Por el camino las tropas de élite italianas “Bersaglieri” acompañadas por 60 tanques M14/41 chocaron con la 3ª Brigada Motorizada India, perteneciente a la 7ª División Blindada, que accidentalmente había quedado atrás y que por tanto se vio rodeada y destruida con un total 1.100 bajas (500 muertos y 600 prisioneros) a costa de la pérdida de 23 carros italianos.

Viendo el destino de sus compañeros indios, el resto de fuerzas británicas se replegaron hacia El Adem por la ruta de Bir-el-Gubi, momento que aprovechó la 90ª División Ligera para empujarlos y destruir a la 7ª Brigada Motorizada Británica (parte de la 7ª División Blindada) en Retma. Al comprobar los británicos que Rommel amenazaba de nuevo El Adem, enviaron al resto de la 7ª División Blindada contra la 15ª División Panzer, siendo aquella la primera ocasión en la que se enfrentaron tanques Grant M-3 estadounidenses contra Panzers alemanes. Los blindados germanos sufrieron estupefacción ante el ataque de los nuevos modelos de carros norteamericanos, sin embargo gracias a la táctica más profesional de Rommel, las pérdidas fueron más numerosas entre los británicos con la destrucción de 30 de sus carros y la captura de varios cañones de 60 y 25 libras.

Para el final de la jornada del primer día de ofensiva las malas noticias preocupaban al Octavo Ejército Británico. El Afrika Korps había cruzado Trigh Capuzzo abriendo una brecha en la línea de frente. Sin embargo no todo eran celebraciones para el Eje, ya que por el camino la 132ª División Blindada “Ariete” Italiana había recibió un fuerte ataque de tanques británicos en Bir El Ramat sufriendo numerosas bajas y quedando frenada en el terreno. También una importante columna de sumunistros del Afrika Korps había sido emboscada por la 1ª Brigada Francesa Libre, impidiendo llegar la gasolina a su destino. Ante esta situación la balanza de la batalla por Gazala estaba en un completo empate.

Batalla de Gazala (1ª Fase)

Al día siguiente, el 28 de Mayo, la 21ª División Panzer alemana Avanzó hacia el norte contra Acroma, pero en el camino se encontró un obstáculo, se trataba de un regimiento británico al que dispersó sin problemas, continuando su avance hasta llegar a 15 kilómetros del Mar Mediterráneo, cerca de la Vía Balbia donde se detuvo a la espera de órdenes. Al mismo tiempo que se producía el avance de la 21ª División Panzer, el resto del Panzerarmee Afrika desencadenó un ataque frontal contra la 1ª División Sudafricana en Gazala a la vez que la 60ª División “Sabratha” de los italianos se adelantaba en cabeza.

Para el 29 de Mayo el ataque de los italianos en Gazala había sido desbaratado por los sudafricanos en sus trincheras y líneas defensivas. También el general alemán Ludwig Cruewell fue derribado en un avión Fieseler Fi 156 Storch sin morir en el accidente, aunque capturado en la zona de la colisión por los británicos. Rommel se sintió triste al saber eso, ya que Cruewell era su amigo y hacía poco había perdido a su esposa enferma de escarlatina. Como homenaje decidió que debía ganar la batalla y a partir de entonces las cosas mejoraron cuando supo que la 15ª División Panzer y todo el Afrika Korps se había reabastecido de gasolina. De nuevo Rommel ganaba movilidad.

Escuadrilla de cazas Spitfires de la RAF sobre Gazala.

El 30 de Mayo las columnas blindadas de la 21ª División Panzer, la 90ª División Ligera y la 101ª División Motorizada “Trieste” Italiana iniciaron una ofensiva a tres bandas contra las posiciones en Sidi Muftah. Éxitosamente los italianos de la División “Trieste” abrieron un pasillo en un campo protegido por 50.000 minas entre Sidi Muftah y Bir Hacheim, asegurando la ruta sin apenas encontrar resistencia.

Al regresar a su cuartel general en retaguardia el 31 de Mayo para evaluar la situación, Rommel se encontró con el mariscal Albrecht Kesselring. Durante largo rato ambos discutieron la situación del frente. Finalmente, como sustitución del prisionero Cruewell, Kesselring decidió tomar provisionalmente su puesto para llenar el hueco dejado en su captura y hacerse con el control del Panzerarmee Afrika. De este modo, los dos brillantes generales, Rommel y Kesselring, atacando en dos alas serían imparables.

Kesselring pudo estrenarse el 1 de Junio en un ataque coordinado con Rommel contra Sidi Muftah, plaza que conquistaron haciendo 3.000 prisioneros aliados y capturando 124 cñones.

Asedio de Bir Hacheim

Bir Hacheim era una guranición custodiada por la 1ª Brigada Francesa Libre sobre un risco en medio del Desierto del Sáhara. Las tropas francesss libres contaban para la defensa con cerca de 3.703 hombres y 42 piezas de artillería.

Para tomar la plaza el plan de Rommel consistía en concentrar numerosas fuerzas alrededor de Bir Hacheim para asustar al enemigo y forzar la rendición. Como intimidación Rommel seleccionó a la 132ª División Motorizada “Ariete” Italiana a la que colocó en primera línea contra los franceses escoltada del resto de fuerzas alemanas que provenían de Sidi Capuzzo.

Un oficial británico prisionero con bandera blanca se presentó el 2 de Junio ante las líneas de Bir Hacheim para instar a los franceses libres a la rendición, pero ni el oficial regresó ni la respuesta llegó. Queriendo evitar Rommel un baño de sangre, los días 3 y 4 de Junio envió en esta ocasión a dos oficiales alemanes para que se rindieran, pero las dos veces los oficiales regresaron con el rechazo. El principal motivo por el cual los franceses no deseaban rendirse era debido a que su país firmó la paz en 1940 con Alemania, por tanto la Convención de Ginebra no se aplicaba a ellos del todo, algo que provocó el miedo entre sus filas.

Franceses libres esperando el asalto del Eje en Bir Hacheim.

Al no haber acuerdo por parte francesa, alemanes e italianos cargaron contra Bir Hacheim. Optimistas, jamás imaginaron que en el asalto los franceses libres resistieran tan fieramente. La 132ª División Blindada “Ariete” protagonizó el primer ataque por el centro del dispositivo galo, aunque en seguida fue puesta en retirada después de resultar tanques italianos M14/41, uno de ellos neutraliazado por miembros de la Legión Extranjera Francesa que dispararon con sus revólveres a través de las escotillas. Tras varios intentos de carga, los ítalo-germanos, sufriendo cuantiosas bajas, sin apenas llegar a tocar a los defensores galos que les destruyeron 31 carros (treinta M14/41 y un Semovente). Entre estos asaltos también participaron los musulmanes de la Legión Árabe con el mismo resultado, ya que perdieron muchos de sus hombres de manera inútil.

Bajo el nombre de “Operación Aberdeen”, el 5 de Junio los británicos lanzaron un contraataque en la zona de Caldera aprovechando que los alemanes estaban perdiendo el tiempo con los franceses en Bir Hacheim. Inmediatamente al darse cuenta de la jugada, Rommel movilizó a todo el Afrika Korps que en aquellos momentos ya había destruido un buen número de tanques británicos debido a su mala coordinación. La 15ª Divisón Panzer fue la primera en atacar hacia el sur desde Bir Ramat, envolviendo a los británicos por el flanco izquierdo, al mismo tiempo que la 132ª División Motorizada “Ariete” italiana atacaba la posición avanzada inglesa en los Montes de Azlagh y mientras que la 21ª División Panzer presionaba hacia Sidra. Tan excepcional fue el movimiento de Rommel que fueron capturados 3.000 prisioneros británicos y destruidos decenas de sus tanques. Tras el fracaso inglés en la “Operación Aberdeen”, Rommel volvió a poner los ojos en Bir Hacheim.

Como Bir Hacheim seguía sin rendirse a pesar de la derrota inglesa que intentó liberar a los franceses, Rommel llamó a la Fuerza Aérea Alemana (Luftwafe) para que arrasara todas las posiciones francesas con duros bombardeos. Durante varios días los aviones alemanes bombardearon sin piedad a los franceses. También se tuvieron que enfrentar a la Real Fuerza Aérea Británica (Royal Air Force o RAF) en el aire, sobretodo a los cazas Spitfires. Simultáneamente a los bombardeos siguió una cruenta batalla aérea en la que Gran Bretaña perdió 76 aviones y Alemania 58 aparatos. El 9 de Junio los bombardeos alemanes cesaron, realizándose hasta ese momento 460 ataques de bombarderos y 570 ataques de caza contra Bir Hacheim.

Entre el 9 y 10 de Junio, sigilosamente las tropas francesas libres comenzaron a escapar de Bir Hacheim. Durante la huída fueron interceptadas algunas columnas en el desierto que recibieron el ataque de 100 Stukas, los cuales lanzándose en picado provocaron una gran carnicería. Apróximadamente 2.500 franceses libres lograron salir de Bir Hacheim y alcanzar las líneas inglesas.

Al fin, el 10 de Junio de 1943, la guarnición de Bir Hacheim se rindió al Afrika Korps. Muchos consiguieron escapar, pero 1.000 prisioneros franceses libres cayeron prisioneros.

Batalla de Gazala (2ª Fase)

Después de tomar Bir Hacheim, el siguiente plan de Rommel el 11 de Junio, era ir hacia El Adem para atacar la línea Gazala utilizando para ello a las 15ª y 21ª Divisiones Panzer.

Por la mañana del 12 de Junio el Panzerarmee Afrika de Kesselring amenazaba con rodear a la 7ª División Blindada Británica entre Bir Hacheim y Bir Gubi. Al mediodía la 21ª Divsión Panzer atacó la zona sur, mientras que la 15ª División Panzer lo hizo por su flanco izquierdo. A punto de quedar rodeada y escapando por los pelos a la Cordillera de Ralm, la 7ª División Blindada perdió 120 tanques.

Soldados alemanes del Afrika Korps con uniforme colonial disparan con una ametralladora MG-34 en un foso de la Cordillera de Gazala.

De nuevo las 15ª y 21ª divisiones Panzer se movieron el 13 de Junio en dirección a la Cota Rigel que estaba defendida por la 1ª División Blindada Británica. Por la noche los tanques alemanes hicieron cumbre en la Cota Rigel, haciendo que la 1ª División Blindada se retirase con serias bajas.

A las 12:30 del 14 de Junio, Rommel dió la orden a la 90ª División Ligera para que se desplazase hacia el oeste y comenzara el ataque final sobre la Línea Gazala. Cuando se inició la ofensiva, el general británico Ritchie reconoció a su superior Auchinleck que la batalla estaba perdida y que había que retirarse antes de que el resultado acabase peor. Aceptando la derrota, los británicos poco a poco empezaron a evacuar la Línea Gazala aprovechando que los soldados alemanes estaban muy cansados y que en aquellos momentos eran los días más intensos de calor del año.

Entre el 15 y el 16 de Junio la mayor parte del Octavo Ejército Británico se hallaba en retirada de manera desordenada e indisciplinada por el desierto. Al mismo tiempo Rommel avanzaba con la 21ª División Panzer a la cabeza. La única resistencia encontrada eran batallas de choque protagonizadas por núcleos aislados que se convertían en persecuciones y en capturas de prisioneros. Una de estas escaramuzas fue la breve lucha por la posición “Knightsbridge”, también conocida como el “Caldero”, en la cual los Aliados tras sufrir un intenso bombardeo de Stukas y el ataque de las columnas de Rommel, se rindieron con la pérdida de 3.000 soldados británicos y la destrucción de 138 de sus tanques.

Cuando el Afrika Korps de Rommel entró victorioso en la ciudad de Gazala, los británicos la habían abandonado.

Caída de Tobruk

Confusión era lo que reinaba en Tobruk el 17 de Junio. Auchinleck había ordenado a la guarnición que defendía la ciudad que se retirase hacia Egipto o bien que aguantase hasta la muerte.

Durante aquellos días todo el desierto libio se atestó de grandes columnas de arena en dirección al este. Eran vehículos dañados, soldados harapientos y desarmados o heridos a los que arrastraban los sanos como podían. Todos huían del avance de Rommel. Tanto en El Cairo como en Londres, los generales británicos sabían que la situación era muy grave, pero todavía no comprendían la magnitud.

Como un rayo todo el Afrika Korps avanzó contra Tobruk con Rommel a la cabeza. Tras circular horas por el desierto desde Gazala, el 18 de Junio se empezaron a distinguir las murallas de Tobruk a lo lejos junto a las azules aguas del Mar Mediterráneo. Finalizada la jornada, el Afrika Korps había cercado Tobruk por segunda vez como lo había hecho en 1941, dejando atrapada en el interior a la 2ª División Sudafricana.

Rommel, ya en Tobruk, intercambia opiniones con un general sobre el curso de la guerra africana.

A las 5:50 horas de la mañana del 20 de Junio de 1942, oleadas de Stukas se lanzaron en picado contra el puerto de Tobruk. Tras el descenso de los aviones decenas de columnas de humo se elevaron por toda la ciudad. Concluido el bombardeo, a las 7:00 de la mañana, Rommel ordenó avanzar a la infantería seguida por los tanques de la 21ª División Panzer. Mientras tanto la 15ª División Panzer cortó la carretera entre Tobruk y El Adem para impedir cualquier escape. Las Divisiones Motorizadas Italianas “Trieste” y “Ariete” fueron las primeras en cruzar los campos de minas junto a Tobruk, seguidas por los ingenieros que volaron trozos de la muralla por donde se filtró toda la infantería ítalo-alemana con los tanques. Al mismo tiempo que los soldados entraban en la ciudad combatiendo encarnizadamente, algunas unidades de paracaidistas alemanes saltaron desde sus aviones y aterrizaron junto a los muelles para apoyar la invasión. Los defensores británicos y sudafricanos resistieron en los puntos fuertes de la ciudad que poco a poco fueron cayendo en manos alemanas e italianas. La población libia corría aterrorizada ante el combate de ambos contendientes y de las bombas de los Stukas. Por la tarde los alemanes llegaron al puerto donde instalaron una batería para disparar a los barcos en retirada que evacuaban a la gente, uno de los buques estalló por los aires y se hundió. Viendo que aguantar más era imposible, al caer la noche los supervivientes empezaron a preparar los trámites de rendición. Poniéndose en contacto con el Afrika Korps anunciaron que se iban a entragar. Al saber esto, el mensaje de Rommel a Berlín fue: “La fortaleza de Tobruk ha capitulado”.

A las 6:00 horas de la mañana del 21 de Junio de 1942, un total de 35.000 soldados aliados de la 2ª División Sudafricana se rindieron ante el Afrika Korps en Tobruk.

Conclusión

Sólamente un día necesitó el Afrika Korps para tomar Tobruk, contando que un año antes lo había intentado sin éxito durante más de 7 meses. Rommel se había desclavado de su cuello la astilla de Tobruk del año anterior, ahora por fin tenía su recompensa y la de todos sus hombres.

Adolf Hitler, Benito Mussolini, Albrecht Kesselring y Herman Göering, entre otras muchas personalidades, felicitaron al “Zorro del Desierto” por su victoria. Su esposa, Lucy Rommel, e hijo, Manfred Rommel, eran saludados por la calle como si fuesen personas importantes gracias a los logros del “Zorro”. Como recompensa Rommel fue ascendido a mariscal de campo y recibió de Hitler en persona el bastón de mariscal.

Con la caída de Tobruk el Gabinete de Guerra en Reino Unido y el Parlamento en Londres se sumergieron en una profunda crisis política de la que fue difícil salir. La opinión pública estaba muy exaltada y el sentimiento de derrotismo era muy grande. El Primer Ministro Winston Churchill estuvo a punto de perder su puesto ante las quejas del resto de la clase política por culpa de la desastrosa marcha de la guerra.

Los Aliados habían sufrido 50.000 bajas, de las cuales había 10.000 muertos y 40.000 prisioneros. En material fueron destruidos 1.188 tanques, 200 cañones y 100 aviones resultaron derribados.

El Eje sufrió unas 4.000 bajas entre muertos, heridos y desaparecidos. Sus pérdidas materiales fueron de 102 tanques destruidos y 70 aviones abatidos.

Catastrófica pudo considerarse la derrota británica en la Batalla de Gazala, donde prácticamente casi todo el Octavo Ejército Británicos había sido destruido. Según Winston Churchill expresó: “Retirarse de Gazala fue uno de los golpes más duros que pueda recordar de la guerra”. Gracias a este desastre, Rommel pudo comenzar la invasión de Egipto a partir del verano de 1942. Por aquel entonces el prestigio internacional inglés estaba por los suelos. Desde que Japón había entrado en guerra el 7 de Diciembre de 1941 el Imperio Británico sólo cosechaba derrotas enormes. Si la caída de Singapur en manos japonesas con 85.000 bajas británicas había sido traumática cuatro meses antes en Febrero de 1942, lo mismo que las 10.000 bajas cosechadas en la pérdida de Malasia o la rendición de Birmania con 13.000 bajas un mes antes en Mayo; la capitulación de Tobruk con 50.000 bajas más significó el principio del fin del Imperio Británico.

Gazala y la posterior captura de Tobruk fue una de las maniobras militares más brillantes de la Segunda Guerra Mundial. Como Gaugamela para Alejandro Magno, Cannae para Aníbal Barca, Zama para Publio Escipión el Africano, Alesia para Julio César o Austerlitz para Napoleón Bonaparte, Gazala otorgó a Rommel un nombre en la Historia de los grandes genios.

 

Bibliografía:

Erwin Rommel, Memorias. “Capítulo IX Gazala y Tobruk”, Altaya (2008), p.219-241
David Fraser, Erwin Rommel el Zorro del Desierto. “Capítulo 15 Heia Safari!”, Esfera de los Libros (2004), p.313-402
Jon Latimer, El-Alamein. “Capítulo 3 La Caída de Tobruk”, Inédita Editores (2004), p.90-110
Winston Churchill, La II Guerra Mundial Volumen 2. El triunfo y la tragedia. “XI Mi segunda visita a Washington, Tobruk”, Planeta Deagostini (1959), p.119-128
David Solar, El Ocaso de los Dioses. “Capítulo 2: Churchill Acorralado”, la Esfera de los Libros (2005), p.62-63
Juan Vázquez García, La Batalla de Gazala, Revista Ares Nº35 (2013), p.30-39
R.G. Grant, 1.001 Batallas que cambiaron el curso de la Historia, “Bir Hakeim”, Grijalbo, (2012), p.832-833