Batalla de Cabo Spada

 

Si la Batalla de Punto Stilo entre las flotas del Imperio Británico y el Imperio Italiano había acabado en tablas después de un medido duelo naval saldado sin pérdias por ambos bandos. La Batalla del Cabo Spada, próximo enfrentamiento, se buscaría precisamente romper el empate.

Fuerzas de Italia

Una de las principales rutas navales que debía proteger Italia al entrar en la Segunda Guerra Mundial era su vía marítima que enlazaba la colonia de Libia, el Protectorado de Albania, Corfú y las Islas del Dodecaneso en el Mar Egeo, punto vital para sus mercantes y transportes de material bélico.

Toda la ruta entre la costa de Turquía y Libia estaba cubierta por los dos cruceros ligeros italianos de 5.200 toneladas cada uno, Bartolomeo Colleoni y Giovanni dalle Bande Nere, los cuales formaban la 2ª División de Cruceros al mando del contralmirante Ferdinando Casardi. Sin apoyo de destructores, ni de patrulleros ni aviones, cualquier encuentro con un enemigo, fuera cual fuera su fuerza, y siendo los dos cruceros más viejos y débiles de Italia, la batalla se resolvería sin ayuda.

2ª División de Cruceros:
2 Cruceros ligeros: Bartolomeo Colleoni y Giovanni dalle Bande Nere.

Fuerzas de la Commonwealth

Por la misma ruta que cubrían los italianos hacia el Dodecaneso, circulaban también las escoltas de los convoyes británicos que venían de Grecia a Egipto. No sería casual que los ingleses tarde o temprano se toparan con los italianos. Ocurrió cuando el convoy AN-2 que viajaba del Canal de Suez al Pireo, se interpuso en la vía marítima italiana.

Fue la Marina Real de Australia y no la de Reino Unido, la que dirigiría el asalto naval. Como el crucero australiano HMAS Sidney era el único de ese tipo y el más poderoso, aquello le otorgó el don de ser el jefe. Le acompañaban 5 destructores ingleses de la Royal Navy: los HMS Hasty, HMS Havock, HMS Hero, HMS Hyperion y HMS IIex, todos veteranos de la Batalla de Punta Stilo y algunos de la Batalla de Narvik en Noruega.

La formación que mantendrían los buques aliados durante la batalla fue complicada, pues algunos se hallaban a millas naúticas de los otros. En un lado se encontraban los 4 destructores HMS Hasty, HMS Hero, HMS Hyperion y HMS IIex como parte de escolta al convoy AN-2, mientras que muy lejos navegaban el HMAS Sidney del capitán John Collins junto al destructor HMS Havock.

Royal Australian Navy / British Royal Navy:
1 Crucero pesado: HMAS Sidney
5 Destructores: HMS Hasty, HMS Havock, HMS Hero, HMS Hyperion y HMS IIex.

Batalla de Cabo Espada

Al amanecer del 19 de Julio de 1940, la 2ª División de Cruceros navegaba no muy lejos de la Isla de Creta, pasando junto al Islote de Antikithera, Grecia. Procedente de Tobruk y rumbo a la Isla de Leros, justo al navegar por el Cabo Espada, cuando las primeras luces de Sol asomaban, a las 6:17 horas de la madrugada el crucero Giovanni dalle Bande Nere avistó la silueta de los 4 destructores británicos HMS Hasty, HMS Hero, HMS Hyperion y HMS IIex. Como aquella fuerza no suponía un peligro, ordenó zafarrancho de combate en su buque y el Bartolomeo Calleoni se lanzó hacia los destructores enemigos a más de 30 nudos de velocidad.

Justo a 18.000 metros de distancia, los cruceros italianos iniciaron la batalla disparando contra los solitarios destructores británicos. Mientras los proyectiles caían sin acertar, los destructores lanzaron una cortina de humo y pusieron proa hacia el norte donde se encontraba el crucero HMAS Sidney a más de una hora de allí para que los protegiera. Durante largo rato los obuses italianos cayeron por delante y detrás de los ingleses, pero no impactaron gracias a que los artilleros tenían el Sol de cara. Entonces el milagro ocurrió.

Oculto entre la niebla, a las 7:30 horas, el crucero australiano HMAS Sidney apareció junto al destructor HMS Havock, en ayuda de los cuatro destructores que escapaban acobardados. El crucero australiano disparó a 18.300 metros de distancia, alcanzando al Giovanni dalle Bande Nere debajo del puente con un proyectil de 152 milímetos que mató a 4 marineros. También el crucero italiano acertó en el HMAS Sidney hiriendo a un marinero en la chimena de proa. Al ver que eran ahora los italianos los que estaban en inferioridad táctica y numérica, estos abrieron una cortina de humo a las 7:46 horas y comenzaron la huída pasando muy cerca del Cabo Espada.

El crucero Bartolomeo Colleoni bajo fuego de las baterías inglesas.

Sobre las 8:00 horas la cortina de humo italiana se disipó y los barcos aliados cayeron sobre ellos. Tras esquivar el Islote de Agria, el Bartolomeo Colleoni fue alcanzado a las 8:23 por un proyectil en la sala de máquinas que de repente paró la velocidad del crucero y lo dejó clavado a la deriva. Pausado en medio de la mar, los seis buques anglo-australianos lo rociaron de proyectiles agujeréandolo, incendiándolo y destrozándolo. Después le lanzaron tres torpedos que le volaron el castillo y le dieron la vuelta volcándole hasta hundirle completamente. En la tragedia murieron 150 marineros italianos.

Huyendo desde Creta todavía el crucero Giovanni dalle Bande Nere, otro proyectil lo alcanzó a las 8:50 en el castillo matando a 4 marineros e hiriendo a 12 más. Por suerte el crucero italiano logró alcanzar más velocidad que sus enemigos a 32 nudos. Alejándose el Giovanni dalle Bande Nere cada vez más, las municiones del HMAS Sidney se agotaron, quedándose sin armas ante los italianos. Dada esta situación, a las 9:26 horas los buques anglo-austalianos dieron media vuelta y se retiraron hacia el convoy AN-2.

A pesar de que la batalla había finalizado, el destructor HMS Havock se detuvo a recoger a los 525 supervivientes italianos del Bartolomeo Colleoni, a los cuales hizo prisioneros en sus bodegas. Terminadas las labores de rescate a las 11:30, aparecieron 12 bombarderos trimotores Sparviero S-79 que bombardearon al HMS Havock rompiéndole el caso. Aquel hecho provovó que el destructor escapase, considerando los Aliados la batalla por concluida.

Resultado

La Batalla del Cabo Espada fue la primera batalla naval ganada por los Aliados en la campaña del Mar Mediterráneo durante la Segunda Guerra Mundial contra la Italia Fascista.

Italia perdió al crucero ligero Bartolomeo Colleoni, además de resultar dañado el otro crucero Giovanni dalle Bande Nere, costando la vida de 121 marineros, además de ser capturados en el agua 525 prisioneros.

Los Aliados no cosecharon pérdidas, sólamente el crucero australiano HMAS Sidney dañado levemente con un marinero herido, además de daños ligeros al destructor inglés HMS Havock.

Nadie tuvo la culpa de la victoria y la derrota. Cada comandante hizo lo que pudo, de hecho la decisión de los italianos al perseguir a los destructores primero y luego huír ellos, fue acertada, pues no sabían la existencia del HMS Sidney dada la escasa tecnología, algo que escapaba a su control. Más que de pericia, el 100% del resultado de este combate lo decidió la suerte.

 

Bibliografía:

Luis de la Sierra, La Guerra Naval en el Mediterráneo. “La batalla El combate de Cabo Spada”, Editorial Juventud (2005), p.96-109
http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_Cape_Spada