Batalla de Cabo Spada

Desde la entrada de Italia en la Segunda Guerra Mundial, la Marina Real Británica y la Marina Real Italiana se habían tanteado mutuamente en algunos encuentros aislados y fortuitos como la Batalla de Punta Stilo que terminó en una retirada de ambas escuadras a sus respectivos puertos de la Península Itálica y Egipto. Sobre esta misma ruta, tan solo una semana más tarde, tendría lugar un nuevo encuentro entre las dos grandes flotas de superficie de las dos potencias que sería conocido como la Batalla del Cabo Spada.

Preludio

La ruta del Mar Egeo que conectaba las Islas del Dodecaneso, por aquel entonces una posesión de Italia desde principios del siglo XX, con la Isla de Creta y los Balcanes, se volvió esencial para las comunicaciones navales con el Protectorado de Albania, el sur de la Península Italiana, la Isla de Sicilia y la colonia de Libia en África. Sobre este vasto espacio marítimo a proteger, la fuerza encargada de su custodia fue la 2ª División de Cruceros del contralmirante Ferdinando Casardi que poseía dos viejos cruceros ligeros de 5.200 toneladas, en concreto el Bartolomeo Colleoni y Giovanni dalle Bande Nere.

2ª División de Cruceros:
2 Cruceros ligeros: Bartolomeo Colleoni y Giovanni dalle Bande Nere.

Casualmente después de haberse superado la mitad de Julio de 1940, la Flota Británica del Mediterráneo (Royal Mediterranean Fleet) atravesó las aguas del Mar Egeo escoltando al “Convoy AN-2” procedente del Canal de Suez hacia el puerto de El Pireo en Grecia. Se trataba de una fuerza compuesta por cinco naves de combate al mando del capitán John Collins entre las que estaban el crucero australiano HMAS Sidney y los cuatro destructores HMS Hasty, HMS Havock, HMS Hero, HMS Hyperion y HMS IIex.

Convoy AN-2:
-1 Crucero pesado: HMAS Sidney
-5 Destructores: HMS Hasty, HMS Havock, HMS Hero, HMS Hyperion y HMS IIex.

Batalla de Cabo Spada

Al amanecer del 19 de Julio de 1940, la 2ª División de Cruceros que navegaba no muy lejos de la Isla de Creta pasando cerca del Islote de Antikithera, se encontraba cubriendo la ruta entre Tobruk y la Isla de Leros cuando a las 6:17 horas el vigía del crucero Giovanni dalle Bande Nere avistó en el horizonte a las siluetas de los cuatro destructores británicos HMS Hasty, HMS Hero, HMS Hyperion y HMS IIex. Como aquellas embarcaciones no eran un rival fuerte, el crucero aproó hacia el objetivo incrementando la velocidad a 30 nudos y seguido a no mucha distancia por el gemelo Bartolomeo Colleoni.

La Batalla del Cabo Spada se inició a 18.000 metros de distancia con las andanas de los cruceros Bartolomeo Colleoni y Giovanni dalle Bande Nere contra los cuatro destructores británicos que esquivaron los proyectiles al caer por delante y por detrás de sus costados mientras emitían una cortina de humo para dificultar la visibilidad a los artilleros latinos. Una vez ocultos entre la humarada negra, los HMS Hasty, HMS Hero, HMS Hyperion y HMS IIex variaron el rumbo hacia el norte con la esperanza de encontrar la protección del crucero HMAS Sidney que todavía navegaba a una hora de su posición en pleno Mar Egeo.

Repentinamente a las 7:30 horas de la mañana, el crucero HMAS Sidney apareció de entre un banco de niebla muy cerca de la estela de huida del destructor HMS Havock. A tan solo 18.300 metros de distancia, la nave australiana disparó varios fogonazos contra el crucero Giovanni dalle Bande, alcanzándole un proyectil de 152 milímetros en el puente que mató a cuatro marineros italianos. De igual manera el Giovanni dalle Bande respondió con varias salvas, una de las cuales dañó la chimenea de proa del HMAS Sidney y mató a un marinero.

El crucero Bartolomeo Colleoni bajo fuego de las baterías de la Marina Real Británica.

Como la inferioridad cualitativa de la 2ª División de Cruceros era manifiesta frente al mucho más poderoso crucero HMAS Sidney, los italianos tendieron una cortina de humo y emprendieron la retirada a las 7:46 horas. Lamentablemente en cuanto a las 8:00 se disipó la humareda nada más tener los latinos que variar el rumbo para no darse de bruces con el Islote de Agria, muy próximo al Cabo Spada, el Bartolomeo Colleoni quedó muy expuesto al fuego enemigo, por lo que a las 8:23 recibió una salva mortal del HMAS Sidney que primero redujo su velocidad y luego lo dejó parado y a la deriva. Completamente inmovilizado en el agua, el crucero australiano y los cuatro destructores británicos lo rociaron a cañonazos hasta incendiar al buque, justo antes de lanzar tres torpedos que le volaron el castillo y lo escoraron hasta que el Bartolomeo Colleoni dio media vuelta y se hundió con 121 marineros fallecidos a bordo.

Con el hundimiento del Bartolomeo Colleoni, el crucero HMAS Sidney emprendió la persecución del Giovanni dalle Bande Nere de forma paralela a las costas de la Isla de Creta. Durante la marcha un proyectil de 152 milímetros alcanzó al crucero italiano en el castillo, provocando 16 bajas a los latinos, entre estos 4 fallecidos y otros 12 heridos. Sin embargo después de numerosas salvas que cayeron lejos del blanco, las municiones del HMAS Sidney se agotaron, por lo que ante esta nueva situación de indefensión, la nave australiana optó por no arriesgarse y se retiró a las 9:26 horas para unirse al grueso del “Convoy AN-2”.

Conclusión

Gracias a la retirada del crucero australiano HMAS Sidney, el crucero italiano Giovanni dalle Bande Nere pudo proseguir con la navegación y escapar en dirección a Italia. Respecto a los náufragos del Bartolomeo Colleoni, un total de 525 supervivientes fueron recogidos del agua durante una serie de operaciones de salvamento organizadas por los destructores británicos. Las labores únicamente se interrumpieron debido a un ataque aéreo que tuvo lugar a las 11:30 horas por parte de trimotores italianos Savoia SM-79 Sparviero que dañaron y rompieron el casco del destructor inglés HMS Havock. A raíz de aquel incidente, el “Convoy AN-2” se marchó de la zona, dando por concluida la Batalla del Cabo Spada.

La Marina Real Italiana sufrió el hundimiento de 1 crucero (Bartolomeo Colleoni) y daños en 1 crucero (Giovanni dalle Bande Nere), más 125 marineros muertos.

La Marina Real Británica sufrió daños en 1 crucero (HMAS Sidney) y 1 destructor (HMS Havock), más 1 marinero muerto.

La Batalla de Cabo Spada concluyó un enfrentamiento casual y fortuito que se saldó con la victoria del Reino Unido, no por aciertos de los ingleses o errores de los italianos, sino simplemente por el factor suerte dentro del desarrollo del duelo que tuvo lugar en el Mar Egeo. Con el hundimiento del crucero italiano Bartolomeo Colleoni durante este encuentro y del crucero inglés HMS Calypso nada más entrar Italia en la contienda, el curso de la guerra naval sobre el Mar Mediterráneo quedó en una completa situación de “tablas” aquel año 1940.

 

Bibliografía:

-Luis de la Sierra, La Guerra Naval en el Mediterráneo, “La batalla El combate de Cabo Spada”, Editorial Juventud (2005), p.96-109
-http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_Cape_Spada