Ataque a Tarento

El ataque a Tarento fue uno de los golpes maestros protagonizados por el Imperio Británico contra el poder de naval de la Italia Fascista en el Mar Mediterráneo. Este raid que se efectuó de manera fugaz la noche del 11 al 12 de Noviembre de 1940, dejó parcialmente desarbolada a la Marina Real Italiana en un episodio que por muchos sería bautizado como el “Pearl Harbor Italiano”.

Plan del Reino Unido

Desde principios del siglo XX y también desde tiempos muy remotos en la Historia, el puerto de Tarento había demostrado ser uno de los enclaves más importantes de Italia (por ejemplo dos milenios atrás el Imperio Cartaginés del general Aníbal Barca había dado prioridad a su conquista antes que la propia Roma) y ello no sería una excepción en la Segunda Guerra Mundial. Ante estos antecedentes que convertían a Tarento en un formidable puerto militar desde época del Imperio Romano, el almirante Andrew Cunningham que lideraba a la Flota Británica del Mediterráneo (British Mediterranean Fleet) estudió la posibilidad de atacar a las unidades latinas fondeadas en la rada, sobretodo tras recibir fotografías de un avión del reconocimiento aéreo tomadas por el piloto David Pollock a 5.000 metros de altura que mostraban algunas debilidades en la seguridad de los buques de la Marina Real Italiana.

Bajo el nombre de “Operación Judment”, la Flota Británica del Mediterráneo se aproximaría a Tarento aprovechando que un convoy escoltado por los tres cruceros HMS Berwick, HMS Glasgow y HMS Gloucester se resguardara en aguas seguras sobre su ruta al puerto de Alejandría en Egipto, para acto seguido sumarse estas tres unidades al grueso principal compuesto por el portaaviones HMS Ilustrious y los cuatro destructores HMS Hasty, HMS Havock, HMS Illex y HMS Hyperion. Hecho esto el 11 de Noviembre, una segunda escuadra británica al mando del vicealmirante Henry Pridham-Whippel que navegaba a 28 nudos efectuó una maniobra de distracción con los tres cruceros HMS Orion, HMS Ajax y el australiano HMAS Sidney, junto a los dos destructores HMS Mohawk y HMS Nubian, para hacer creer a la Inteligencia Italiana que pretendían acosar el tráfico mercante hacia Albania siguiendo la cadena de suministros en dirección Albania. De este modo y si el engaño funcionaba, se pondría en el aire a torpederos biplanos Swordfish cargados con depósitos extra de combustible (podían despegar a 180 millas náuticas de la costa, antes de las 130 millas náuticas para ser localizados por radar) y atacar la base enemiga con torpedos que se activaban bajo el agua a 10’60 metros de profundidad.

La Marina Británica del Mediterráneo reunió a 13 navíos entre 1 portaaviones, 6 cruceros y 6 destructores, así como 24 aviones torpederos.

Marina Británico del Mediterráneo:
-1 Portaaviones = HMS Illustrious
-6 Cruceros = HMS Gloucester, HMS Berwick, HMS Glasgow, HMS Orion, HMS Ajaw y HMAS Sidney
-6 Destructores = HMS Hasty, HMS Havock, HMS Illex, HMS Hyperion, HMS Mohawk y HMS Nubian

Defensas de Italia

La Base Naval de Tarento, precedida por el Golfo de Tarento al sur de la “Bota” de la Península Italiana, era de las mejores del mundo junto a Pearl Harbor en Estados Unidos, Harwich en Inglaterra o Truk en Japón. Al mando del vicealmirante Antonio Passeti, el complejo se protegía por 21 baterías antiaéreas con 101 cañones tierra-aire, 193 ametralladoras, 13 estaciones radiofónicas y 22 proyectores de luz, así como un red antitorpedos bajo el agua de 4.900 metros de longitud y 10 metros de altura, más 27 globos cautivos incluyendo 11 en el litoral y 16 en el Dique de Tarantola (aunque lamentablemente la tarde antes del ataque debían de haber estado en el aire 87 globos debido a que un fuerte viento descolgó a 60).

La Marina Real Italiana (Regia Marina) en Tarento desplegaba a 25 navíos al frente del almirante Inigo Campioni con los 6 acorazados Littorio, Vittorio Veneto, Caio Duilio, Andrea Doria, Conte di Cavour y Giulio Cesare; los 9 cruceros Pola, Zara, Goritzia, Fiume, Trento, Trieste, Bolzano, Abruzzi y Garibaldi; los 8 destructores: Carducci, Alfieri, Oriani, Gioberti, Lampo, Baleno, Folgore y Libeccio; y el portahidroaviones Miraglia. También navegando en el Mar Adriático rumbo al puerto había un convoy de seis buques al mando del oficial Giovanni Barbini que incluía a los 4 mercantes Antonio Locatelli, Premuda, Vado y Catalani escoltados por el cañonero Ramb III y el torpedero Fabrizi.

Curiosamente el 11 de Noviembre de 1940, fecha escogida para el ataque sobre Tarento, los marineros latinos se encontraban celebrando el 22º Aniversario de la Primera Guerra Mundial para conmemorar la victoria del Reino del Italia sobre el Imperio Austro-Húngaro y el resto de las Potencias Centrales. Como si de una broma se tratase, aquel ambiente festivo motivado con la intención de reivindicar la derrota de Alemania en 1918 (la nación que en aquellos instantes era su aliada como parte del Eje), iba a resultar letal porque la mayoría del personal estaba de servicio en los bares del puerto o borrachos en los muelles, sin obviar con que se había reducido la vigilancia al mínimo y apenas había operativas dotaciones en los cañones antiaéreos, algo que sin duda iba a resultar decisivo para cuando se lanzase la incursión de los Aliados.

Base de Tarento:
-6 Acorazados: Littorio, Vittorio Veneto, Caio Duilio, Andrea Doria, Conte di Cavour y Giulio Cesare
-9 Cruceros: Pola, Zara, Goritzia, Fiume, Trento, Trieste, Bolzano, Abruzzi y Garibaldi
-8 Destructores: Carducci, Alfieri, Oriani, Gioberti, Lampo, Baleno, Folgore y Libeccio
-1 Portahidroaviones: Miraglia

Convoy de Otranto:
-1 Torpederos: Fabrizi
-1 Cañonero: Ramb 3.º
-4 Mercantes: Antonio Locatelli, Premuda, Vado y Catalani

Ataque a Tarento

En torno a las 20:35 horas de la noche del 11 de Noviembre de 1940, la escuadra de la Marina Británica del Mediterráneo al mando del almirante Andrew Cunningham que navegaba sobre las oscuras aguas del Mar Jónico, se detuvo en uno de los cuadrantes marítimos ubicado a 170 millas náuticas de las costas de Italia y 40 millas del litoral Grecia. Acto seguido, un total de 22 aviones torpederos Swordfish despegaron de la cubierta de madera del portaaviones HMS Illustrious rumbo al sur de la Península Italiana, para inmediatamente entrar en el Golfo de Tarento y dirigirse a la parte baja de la “Bota”.

A las 23:02 de la noche los dos primeros aviones Swordfish accedieron a la rada de Tarento para lanzar 32 bengalas que iluminaron las instalaciones justo al tiempo en que sonaban las alarmas antiaéreas y la oleada de catorce biplanos hacían su aparición sobre el Cabo de San Vito. Apenas sin tiempo para reaccionar los italianos, los torpederos descendieron desde los 1.300 metros a tan solo 10 metros a ras del agua, siendo derribado durante la maniobra el Swordfish del teniente John Williamson a 500 metros de su objetivo, aunque antes de ser echado abajo su aparato, pudo disparar un torpedo que impactó en acorazado el Conte di Cavour, abriéndole una brecha de 12 metros bajo el pañol de municiones que provocó su hundimiento. También el acorazado Littorio sufrió daños a manos de dos torpedos arrojados desde 300 metros que le hicieron un corte de 10 por 12 metros, así como encajar averías menores por bombas los dos destructores Libecio y Passagno amarrados en el Mar Piccolo.

Acorazado Conte di Cavour hundido en el puerto de Tarento.

La segunda oleada a Tarento estuvo protagonizada por 8 aviones Swordfish que durante la primera pasada arrojaron bombas sobre los acorazados Littorio y Caio Dulio, así como contra el crucero Goritzia, aunque sin éxito porque todos los artefactos no explosionaron al entrar en contacto con las cubiertas, salvo uno que cayó con posterioridad en el casco del crucero Trento. Más suerte tuvieron los aparatos equipados con torpedos porque uno abrió una segunda brecha de 7 por 1’5 metros en el acorazado Littorio y otro una raja de 7 metros en el Caio Duilio. Aquel sorprendente resultado fue a costa de perderse uno de los aviones Swordfish abatido por el fuego antiaéreo, cuyos dos pilotos perecieron en el raid.

Batalla del Estrecho de Otranto

Después de concluir el ataque sobre Tarento, algo pasada la medianoche, a las 1:00 horas del 12 de Noviembre de 1940, la escuadra británica del vicealmirante Henry Pridham-Whippel que había efectuado una maniobra de distracción en el Mar Adriático, detectó en sus radares a la escuadra italiana del oficial Giovanni Barbini. Sin dudarlo un instante, los cruceros anglo-australianos HMS Orion, HMAS Sidney y HMS Ajax, así como los destructores HMS Nubian y HMS Mohawk, se dirigieron hacia el convoy latino compuesto por cuatro mercantes escoltados por el torpedero Fabrizi y el cañonero Ramb III.

Con rapidez los cruceros británicos HMS Orion y HMS Ajax, junto al australiano HMAS Sidney, abrieron fuego desde la distancia para hundir después de 74 salvas de artillería al torpedero Fabrizi que desapareció bajo el agua con 28 bajas sumando 11 muertos y 17 heridos (incluyendo el oficial Giovanni Barbini que perdió la vida). El cañonero Ramb III ni tan siquiera intentó hacer frente a sus oponentes porque en medio de la confusión huyó en dirección a Italia, abandonando a su suerte a los cuatro mercantes Antonio Locatelli, Premuda, Vado y Catalani, que tras recibir varios fogonazos de proyectiles iluminantes, acabaron por ser hundidos con un total de 16.938 toneladas brutas y 50 bajas entre 25 muertos y 25 heridos.

Conclusión

Sorprendentemente la noche del 11 al 12 de Noviembre de 1940, la ciudad de Londres en Inglaterra sufrió el 320º bombardeo de la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) que por mera casualidad destruyó el taller tipográfico del famoso periódico Times. No obstante y en cuanto los editores supieron acerca de la reciente hazaña de los pilotos ingleses en Tarento, hicieron todo lo posible para publicar el diario a la mañana siguiente, algo que consiguieron después de trabajar horas a destajo para abrir la jornada con el siguiente titular: “Semidestruida la Flota Italiana en Tarento por veinte aviones británicos”.

Italia sufrió el hundimiento de 3 navíos sumando 1 acorazado (Conte di Cavour), 1 torpedero (Fabrizi) y 4 mercantes (Antonio Locatelli, Premuda, Vado y Catalani), así como 737 bajas entre 95 muertos y 642 heridos, más daños en otros 4 buques contando 2 acorazados (Littorio y Caio Dulio), 1 crucero (Trento) y 2 destructores (Libecio y Passagno).

Reino Unido sufrió el derribo de 2 aviones (modelo Swordfish) y 4 bajas entre 2 muertos y 2 prisioneros.

El raid al puerto de Tarento fue uno duro golpe para el poder naval de la Italia Fascista a finales del año 1940, ya que con unos medios muy simples y baratos consistentes en llevar un portaaviones hasta el sur de Italia y lanzar a un puñado de biplanos, se dejó inoperativa durante un breve espacio de tiempo una importantísima base marítima, se hundió a un acorazado, se inmovilizó a otros buques y se consiguió que la Marina Real Italiana perdiera su hegemonía naval un par meses en el Mar Mediterráneo. De hecho y en un sentido mucho más amplio, los agregados militares de Japón en Italia estudiaron lo sucedido en Tarento para el 7 de Diciembre de 1941 imitar a una escala mucho mayor el ataque a Pearl Harbor contra Estados Unidos que puso en marcha la Guerra del Pacífico.

 

Bibliografía:

-Luis de la Sierra, La Guerra Naval en el Mediterráneo, “El ataque a Tarento”, Editorial Juventud (2005),p.133-145
-Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial. “La noche de Tarento”, S.A.R.P.E. (1978), p.290-299
-http://www.panzertruppen.org/documentos/taren.htm