Ataque a Tarento

 

Tarento está considerado el Pearl Harbor de Italia. Durante la realización de este ataque por parte de Gran Bretaña, el lanzamiento de torpedos desde aviones embarcados en portaaviones se mostró como un arma decisiva que abría una nueva era en la guerra naval.

Preparativos de Reino Unido

En Noviembre de 1940 la escuadra italiana controlaba el Mar Mediterráneo Central, a excepción de Malta. El almirante Andrew Cunningham ideó un plan de ataque para golpear duramente a la Real Marina Italiana (Regia Marina Italiana) e impedir que emprendiera acciones importantes contra la Isla de Malta y el Mediterráneo, el lugar indicado para golpear era el puerto de Tarento.

Desde principios del siglo XX, el puerto de Tarento se mostraba como el punto militar naval más importante de Italia. Dos milenios antes, el general del Imperio Cartaginés, Aníbal, dió prioridad a la conquista de este puerto antes que la misma Roma. Un ataque desde el mar hacia Tarento suponía un suicidio, pero con los nuevos aviones torpederos recién estrenados en aquella guerra podían cambiar la situación. Cunningham pensó que era posible lanzar aparatos torpederos contra Tarento tras acercarse con un portaaviones sin ser avistado. Gracias a las fotografías del teniente David Pollock sacadas a 5.000 metros de altura, se pudo hacer un boceto muy claro del puerto de Tarento. Finalmente Cunningham optó por este plan. Se emplearían Swordfish armados con torpedos que se activaban a 10’60 metros de profundidad, un acierto técnico muy innovador. Para no ser detectados los aparatos portarían depósitos extras de combustible que los permitían despegar a 180 millas de la costa, algo que les beneficiaba ya que los radares tenían un alcanze de 130 millas, con lo cual les aportaba el factor sorpresa.

Cunnigham esperó a que un convoy militar con los con los cruceros HMS Berwivk y HMS Glasgow, el acorazado HMS Barham, y varios destructores y transportes con tropas y material para Alejandría, llegara a puerto y se pusiera a salvo en caso de represalias aéreas de la aviación italiana tras el ataque. Esos tres crcueros se unieron al portaaviones HMS Ilustrious y a una flota de cuatro destructores. Independientemente acompañaría a esta fuerza de manera más separada otro destacamento naval al mando del vicealmirante Henry Pridham-Whippel compuesto por los tres cruceros HMS Orieon, HMS Ajax y el australiano HMAS Sidney, más dos destructores.

El 11 de Noviembre de 1940 la flota británica se echó al Mar Mediterráneo con un cielo despejado y a una velocidad de 28 nudos. Empezaba la “Operación Judgment”. Un avión de reconocimiento británico informó de que el acorazado italiano Andrea Doria acaba de entrar en Tarento, en ese instante protegido por globos cautivos. Para no llamar la atención la flota británica escogió la ruta entre Italia y Albania, en pleno Mar Adriático, haciendo una simulación como si quisiera hostigar el tráfico mercante italiano. Al caer la noche Cunningham ya había depositado las cartas sobre la mesa.

Fuerza de ataque a Tarento:
1 Portaaviones: HMS Ilustrious
3 Cruceros: HMS Gloucester, HMS Berwick y HMS Glasgow
4 Destructores: HMS Hasty, HMS Havock, HMS Illex y HMS Hyperion
Total: 8 Navíos

Fuerza del Adriático:
3 Cruceros: HMS Orieon, HMAS Sidney y HMS Ajax
2 Destructores: HMS Nubian y HMS Mohawk
Total: 5 Navíos

TOTAL:
1 Portaaviones
6 Cruceros
6 Destructores
Total: 13 Navíos

Defensas de Italia

Tarento era un puerto ubicado en el talón de la bota italiana, en el Golfo de Tarento. La base militar al mando del vicealmirante Antonio Passeti era una de las mejores en alta seguridad del mundo junto a Harwich en Inglaterra, a Sasebo en Japón o a Pearl Harbor en Estados Unidos. Cualquier ataque había sido descartado, algo que los italianos y el propio Duce Benito Mussolini veían como imposible. Pero lo cierto es que no sabían cuanto se equivocaban.

Las defensas de Tarento eran de lo más complejas. Había 21 baterías antiaéreas con 101 cañones tierra-aire y 193 ametralladoras. Se instalaban 13 estaciones aerofónicas y 22 proyectores de luz. Había 27 globos cautivos (16 en el dique de Tarantola y 11 en la costa), aunque unas horas antes debían haber sido 87, sin embargo un fuerte viento descolgó a 60 de ellos. En el agua se extendían 4.900 metros de longitud por 10 metros de altura unas largas redes antitorpedos.

La flota italiana comandada por el almirante Inigo Campioni, se hallaba presente en el puerto con 24 navíos. Los más modernos acorazados de Italia estaban anclados en Tarento, eran los poderosos Littorio y Vittorio Veneto, aunque también Caio Duilio, Andrea Doria, Conte di Cavour y Giulio Cesare. Amarrados se encontraban también nueve cruceros , de ellos siete pesados y dos ligeros, ocho destructores y un portahidroviones.

Surcando el Mar Adriático para abastecer el frente en Grecia, navegaba por casualidad el dia del ataque, cerca de Tarento, un convoy con un total de cuatro mercantes, escoltados por un torpedero y una cañonera, todo ello al mando del capitán Francesco De Angelis. Cerca del Estrecho de Otranto, esa flotilla se vería por azar sorprendida por la fuerza británica.

El dia 11 de Noviembre de 1940 iba a ser el aniversario de la victoria de Italia en el Armisticio de la Primera Guerra Mundial en 1918 contra el Imperio Astro-Húngaro y Alemania. Ese 11, coincidiendo con la fiesta que harían los italianos conmemorando el dia de la victoria contra Alemania, ahora su aliada, los británicos aprovecharían el momento para el ataque. Iban a realizarlo de noche con un asalto aéreo cuando no hubiera vigilancia, ya que la mayoría de los defensores estarían de juerga y celebrando la fiesta.

Base de Tarento:
6 Acorazados: Littorio, Vittorio Veneto, Caio Duilio, Andrea Doria, Conte di Cavour y Giulio Cesare
9 Cruceros: Pola, Zara, Goritzia, Fiume, Trento, Trieste, Bolzano, Abruzzi y Garibaldi
8 Destructores: Carducci, Alfieri, Oriani, Gioberti, Lampo, Baleno, Folgore y Libeccio
1 Portahidroaviones: Miraglia
Total: 24 Navíos

Convoy de Otranto:
1 Torpederos: Fabrizi
1 Cañonero: Ramb 3.º
4 Mercantes: Antonio Locatelli, Premuda, Vado y Catalani
Total: 6 Navíos

TOTAL:
6 Acorazados
9 Cruceros
8 Destructores
1 Torpedero
1 Cañonero
1 Portahidroaviones
4 Mercantes
Total: 30 Navíos

Primera oleada a Tarento

A las 20:35 horas de la noche del 11 de Noviembre de 1940, el portaaviones británico HMS Illustrius, situándose sigilosamente junto a las islas del Mar Jónico sin ser avistado a 170 millas de Italia y 40 millas de Grecia, hizo despegar de su cubierta a 22 aviones biplanos Sworfish. Dos de los aparatos llevaban bengalas, cuatro de ellos ametralladoras, ocho portaban bombas y los otros ocho torpedos. Nadie en Tarento la Regia Marina imaginaba que hubiese peligro aquel dia de fiesta.

Biplanos Swordfish sobrevuelan Tarento en pleno ataque por sorpresa la noche del 11 de Noviembre de 1940.

A las 23:02 de la noche las alarmas sonaron en Tarento cuando se escucharon hélices de los primeros 14 aviones enemigos que aparecieron sobre el Cabo de San Vito. Los dos primeros aviones lanzaron sus bengalas, saliendo 32 fugaces luces que iluminaron a toda la escuadra italiana. Acto seguido, los torpederos descendieron desde los 1.300 metros a sólo 10 metros sobre ras del agua. El primer avión del teniente John Williamson fue derribado por la artillería antiaérea a 500 metros de su objetivo, pero antes de saltar en paracaidas sus pilotos, los cuales se salvarían, consiguieron lanzar un torpedo que impactó en el acorazado Conte di Cavour, abriéndole una brecha de 8 por 12 metros debajo del pañol de municiones, con lo que el gran buque irremediablemente se hundió. Al acorazado Littorio le encajaron dos torpedos lanzados de 300 metros que le agrietaron con un corte de 10 por 12 metros, sitio por el que entró agua. Los destructores amarrados en el Mar Piccolo del puerto, Libecio y Passagno, fueron alcanzados por dos bombas lanzadas en picado que apenas les provocaron daños.

Segunda oleada a Tarento

Todavía los italianos, sorprendidos en plena fiesta, no se habían recobrado del susto cuando a medianoche llegó a Tarento la segunda oleada de Swordfish compuesta por 8 aparatos.

La segunda oleada atacó poco después. Varias bombas y torpedos volvieron a alcanzar al Littorio otra vez y también al acorazado Caio Duilio, junto con el crucero Goritzia, aunque los tres buques aguantaron porque los artefactos por fortuna no explosionaron. Iluminado el puerto con bengalas, el acorazado Littorio fue nuevamente alcanzado por un torpedo que le dejó seriamente dañado con un boquete de 7 por 1’5 metros. También acertaron con otro torpedo al acorazado Caio Duilio que le rajaron 7 metros del casco y al crucero Trento con una bomba que dañó la cubierta. En la acción un avión británico Swordfish fue derribado y 2 de sus pilotos muertos.

Al terminar la segunda oleada los británicos se marcharon haciendo un trabajo bien hecho, dejando a dos acorazados dañados y un crucero por la pérdida de un aparato.

Batalla del Estrecho de Otranto

A la 1:00 horas de la noche del 12 de Noviembre de 1940, la fuerza británica del Mar Adriático que escoltaba a la flota rumbo a Tarento detectó a los mercantes italianos Antonio Locatelli, Premuda, Vado y Catalani, en el Estrecho de Otranto. Sin dudarlo los cruceros HMS Orieon, HMAS Sidney y HMS Ajax, junto a los destructores HMS Nubian y HMS Mohawk, pusieron rumbo hacia sus enemigos.

Lanzando proyectiles iluminantes, el área marítima quedó a la vista y los italianos descubiertos. El torpedero Fabrizi y el cañonero Ramb 3.º acudieron inútilmente en su ayuda. Con 74 cañones disparando los británicos destrozaron y hundieron torpedero Fabrizi provocándole 11 muertos y 17 heridos, entre ellos el capitán Giovani Barbini. A continuación se centraron en el resto de barcos, hundiendo a los 4 mercantes Antonio Locatelli, Premuda, Vado y Catalani, que totalizaban las 16.938 toneladas brutas perdidas y la muerte de 25 marineros. El cañonero Ramb 3.º fue el único superviviente tras poner rumbo a Italia intacto.

En esa última fase de la batalla la flota británica encajó un éxito abrumador y la italiana padeció un gran desastre. Sin una sóla baja británica, Italia perdió 4 mercantes, 1 torpederos y tuvo como bajas 36 muertos y 42 heridos.

Resultado

Curiosamente el mismo dia del ataque a Tarento, Londres sufría el 320 bombardeo de la aviación ítalo-germana. Una de las bombas dañó gravemente el taller tipográfico del periódico Times. Sin embargo eso no impidió que para el dia siguiente, el 12 de Noviembre, el Times publicara una edición extraordinaria, la primera en toda la guerra, que decía: “Semidestruida la flota italiana en Tarento por veinte aviones británicos”.

Acorazado Conte di Cavour hundido en el puerto de Tarento.

El ataque a Tarento fue un duro golpe para la Regia Marina Italiana, el acorazado Conte di Cavour fué hundido en aguas del puerto, el Littorio y el Caio Duilio sufrieron graves daños que les impedirían combatir por algunos meses, además de tener daños menores el crucero Trento y los destructores Libecio y Passagna. También en el Estrecho de Otranto se perdieron 4 mercantes y un torpedero. Los muertos fueron 95 y los heridos 642 marinos. Aquella catástrofe naval supuso la inflexión en la Campaña del Mar Mediterráneo, perdiendo Italia la iniciativa y ganándola los británicos.

Gran Bretaña sólamente perdió dos aviones Sworfish y murieron dos pilotos, otros dos cayeron prisioneros.

La victoria en Tarento fué sobre todo estratégica, daría mucha más libertad a la Royal Navy para operar en Malta y todo el Mediterráneo. Con esta victoria Reino Unido se convertía en la potencia dominante mediterránea.

A largo plazo Tarento sería importante, pues Japón estudiaría este ataque para luego imitarlo contra la flota de Estados Unidos en Pearl Harbor. La edad de la bomba y el cañón de buque acababa, y comenzaba la del torpedo.

Bajas de Italia:
1 Acorazado hundido
1 Torpedero hundido
4 Mercantes hundidos
2 Acorazados dañados
1 Crucero dañado
2 Destructores dañados
95 Marineros muertos
642 Marineros heridos

Bajas de Gran Bretaña:
2 Aviones torpederos derribados
2 Pilotos muertos
2 Pilotos prisioneros

 

Bibliografía:

Luis de la Sierra, La Guerra Naval en el Mediterráneo. “El ataque a Tarento”, Editorial Juventud (2005),p.133-145

Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial. “La noche de Tarento”, S.A.R.P.E. (1978), p.290-299

http://www.panzertruppen.org/documentos/taren.htm