Conflicto

 

Año 1939

El 1 de Septimbre de 1939 Alemania y Eslovaquia invadieron Polonia. Gran Bretaña, Francia, Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Sudáfrica, India, Nepal y Transjordania declararon la guerra al Tercer Reich de Adolf Hitler. Los alemanes recuperaron Danzig, entraron en Cracovia y poco a poco cayeron Posen, Pomerania, los Cárpatos y la ciudad de Lödz gracias a la Guerra Relámpago “Blitzkrieg”. Aunque fueron frenados unos días en Bzuro, aquello no les impidió asediar y bombardear Varsovia. El 17 de Septiembre la Unión Soviética de Iósif Stalin atacó Polonia por el este uniéndose a los alemanes en Brest-Litovsk. Varsovia se rindió y el 1 de Octubre terminó la resistencia polaca. Polonia desapareció como Estado y quedó repartida en tres partes: el oeste para Alemania, el este para la URSS y un trozo del sur para Eslovaquia.

Arranque de las barreras fronterizas de Polonia el 1 de septiembre de 1939 al estallar la Segunda Guerra Mundial.

Sobre el mar la guerra entre Gran Bretaña y Alemania empezó al mismo tiempo que la campaña polaca. El navío británico SS Athenia fue el primero en ser hundido por un submarino. A partir de ese momento la flota de submarinos alemanes U-Boats causaron incontables hundimientos a la Real Marina Británica (Royal Navy) en el Océano Atlántico desde Groenlandia al Cabo de Buena Esperanza. Un submarino alemán se infiltró en la base de alta seguridad de Scapa Flow hundiendo al acorazado HMS Royal Oak en Octubre de 1939. Ese mismo mes también los ingleses perdieron a su primer portaaviones, el USS Corageous, tras las diversas incursiones lanzadas en el Río Támesis. Por otro lado el acorazado de bolsillo alemán Graf Spee, hundió 9 mercantes e inició la Batalla del Río de la Plata contra navíos británicos en donde les venció poniendo fuera de combate al crucero USS Exeter, sin embargo poco después se refugió en Uruguay donde se dinamitó él mismo en Montevideo por la propia tripulación al hacerle creer el espionaje inglés que estaba rodeado por unas grandes fuerzas que no existían.

Acorazado de bolsillo Graf Spee en el puerto de Montevideo, Uruguay.

La Unión Soviética invadió Finlandia el 30 de Noviembre de 1939 por orden de Iósif Stalin, conflicto conocido como la Guerra Ruso-Finesa. La ofensiva rusa fue un completo desastre y a final del año el Ejército Rojo fue derrotado en la Batalla de Suomassalmi y el Istmo de Carelia. A la URSS el ataque a Finlandia le costó la expulsión de la Sociedad de Naciones y fuertes sanciones internacionales. Stalin con las manos libres del exterior, respondió invadiendo Estonia, Letonia, Lituania y arrebatando Besarabia y Bukovina a Rumanía.

Soldados finlandeses en el helado Istmo de Carelia durante la Guerra Ruso-Finesa.

Año 1940

Iniciado el año 1940, la Guerra Ruso-Finesa continuó negativamente para la Unión Soviética debido a la resistencia de los finlandeses y a la intervención militar de Suecia. Sin embargo gracias a sus recursos ilimitados, los soviéticos en Marzo tomaron la iniciativa y aseguraron el Istmo de Carelia. Incapaz de vencer al coloso ruso, Finlandia solicitó la paz cediendo una serie de territorios fronterizos a la URSS.

Dinamarca fue ocupada por Alemania el 7 de Abril de 1940. El mismo día Hitler atacó a Noruega. La campaña en el norte fue dura, pues británicos y franceses desembarcaron simultáneamente junto a los alemanes, enfrentándose ambos en la Batalla de Narvik, que causó graves pérdidas tanto a la Flota Alemana (Kriegsmarine) como a la Marina Real Británica, aunque los ingleses sufrieron la peor baja al ser hundido el portaaviones HMS Glorious. Gracias a los paracaidistas alemanes que descendieron sobre Stavenger y Sola, la capital de Oslo fácilmente cayó. Rápidamente los alemanes tomaron la iniciativa expulsando a los franco-británicos del país nórdico y de todas sus plazas. Como represalia a la derrota en Noruega y Dinamarca, Gran Bretaña invadió Islandia que acababa de obtener su independencia buscando un acercamiento con Alemania.

Paracaidistas alemanes descendiendo sobre las afueras de Oslo, Noruega.

El 10 de Mayo de 1940 Alemania comenzó la invasión de Francia, Bélgica, Holanda y Luxemburgo. El Ejército Alemán (Wehrmacht) cruzó a través de las Ardenas la frontera con Bélgica destrozando a las tropas francesas, británicas y belgas, especialmente tras la toma por planeadores de la Fortaleza de Eben-Emael. Holanda sufrió una invasión paracaidista por aire, rindiéndose el 13 de Mayo cuando la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe), bombardeó Rotterdam causando 900 muertos civiles. Al mismo tiempo Alemania derrotó a todos los ejércitos anglo-franco-belgas en el Sedán e imparable penetró en Francia por el norte dejando copados a sus enemigos en una bolsa. El 28 de Mayo Bélgica se rindió y poco después capituló Luxemburgo. La evacuación de Dunkerque supuso la mayor humillación por los ingleses tras sufrir una derrota sin precedentes en aquel puerto, donde cosecharon 60.000 bajas y 235 barcos hundidos, aunque se pudo rescatar a 300.000 hombres. Italia aprovechando la situación favorable declaró la guerra a Francia y Gran Bretaña a través de un discurso que formuló Benito Mussolini mientras las tropas italianas cruzaban la frontera con los Alpes tomando Mentón. Inevitablemente el 14 de Junio los alemanes entraron triunfales en París, haciendo más de un millón de prisioneros franceses. Finalmente el 24 de Junio, Francia se rindió firmando el Armisticio de Compiègne, gesto por el cual el Tratado de Versalles de la Primera Guerra Mundial resultó vengado.

El VI Ejército Alemán entrando en París por el Arco de Triunfo, 22 de Junio de 1940.

Francia resultó dividida desde el norte hasta el Golfo de Vizcaya por la ocupación alemana y en el sur por un nuevo Estado títere de Alemania llamado Francia de Vichy al mando del Mariscal Philipe Pétain. La Francia Libre quedó constituida en el exilio y en la Resistencia Francesa actuando en el interior, todo ello dirigido por el general Charles De Gaulle. Gran Bretaña apoyando a De Gaulle, declaró su hostilidad a Philipe Petáin bombardeando a la Flota Francesa de Mers-el-Kebir anclada en Argelia. Como represalia la Francia de Vichy bombardeó Gibraltar. Aquella acción le valió a Reino Unido hacer un intento de conquista a la colonia africana de Dakar, sin embargo la escuadra de la Francia de Vichy se impuso haciendo fracasar la invasión.

Ataque aéreo británico a la flota de la Francia de Vichy en Mers-el-Kebir, Argelia.

“Operación León Marino” fue el nombre que Hitler otorgó a la invasión de las Islas Británicas en un momento en que Winston Churchill fue nombrado Primer Ministro. En lo que se conoció como la Batalla de Inglaterra, la Luftwaffe se encargó de llevar a cabo la destrucción de la Real Fuerza Aérea Británica (Royal Air Force o RAF). Durante el verano de 1940 los aviones alemanes bombardearon aeropuertos, muelles y convoyes de barcos en el Canal de la Mancha, encontrándose una oposición por parte de la caza inglesa muy dura. Pero a pesar de todo a punto estuvieron de derrotar a Gran Bretaña de no ser por un error, ya que los alemanes cambiaron de táctica bombardeando Londres y otras ciudades como Coventry, Dover, Liverpool, Manchester, Belfast, Portland, Southampton o Plymouth. Bajo las bombas alemanas murieron más de 70.000 civiles, sin embargo ese sufrimiento permitió a la RAF recuperarse de sus pérdidas y contraatacar causando el triple de daño a la Luftwaffe. Para Octubre Hitler suspendió la “Operación León Marino”, dedicándose exclusivamente a bombardear Londres y las ciudades inglesas por la noche, acciones que se prolongarían toda la guerra.

Avión Heinkel He 111 de la Luftwaffe bombardea Londres.

La Segunda Guerra Chino-Japonesa continuaba en Asia tras haberse prolongado desde mucho antes de la declaración de hostilidades en Europa. Aquel 1940 los japoneses conquistaron Nanchang con todo el valle del Lago Poyang Hu. Se efectuó también un desembarco en Wenzhou, Shantou, Nanning y la Isla de Hainan. Muchas de las industrias chinas fueron desmanteladas al centro del país donde se encontraba el Gobierno Provisional compartido de Chiang Kai-Shek al mando del Kuomintang y de Mao Tse-Tung al mando del Partido Comunista Chino. Pero los frentes para China se abrían en todas partes al tener que combatir también contra las fuerzas de Manchuria y la caballería de la Mongolia Interior. Por si fuera poco en las zonas ocupadas por Japón se constituyó un Estado títere colaboracionista llamado China de Nanking bajo el liderazgo Wang Jingwei que convirtió la guerra también en civil.

Tropas chinas del Kuomintang en retirada por una aldea debido a la supremacía militar japonesa.

No sólo Asia tenía problemas en China, también el Sudeste Asiático se calentaba. Por ejemplo la Francia de Vichy debido a su relación con Japón tuvo que ceder la provincia de Hanoi en la colonia de Indochina. Thailandia aprovechando la debilidad gala, se lanzó a la conquista de Indochina en una breve guerra que concluyó con la intervención japonesa para lograr un alto el fuego. A pesar del fin de la violencia, Thailandia salió premiada con territorios a costa de Camboya y Laos.

Italia inició su guerra en África Oriental cuando desde Etiopía y Somalia se lanzó a la conquista del Sudán, Kenya y la Somalia Británica. Tanto en Sudán como en Kenya los italianos progresaron hasta detenerse pasados unas decenas de kilómetros, mientras que la Somalia Británica fue conquistada al completo, siendo la primera colonia inglesa en caer durante la guerra. Simultáneamente se inició la invasión de Egipto, avanzando las tropas italianas hasta Sidi Barrani hasta ser frenadas por un contraataque británico. Gracias a la “Operación Compass” que dirigió el general Archibald Wavell pudo salvarse Egipto, a continuación los ingleses pudieron entrar en Libia, arrebatando a los italianos la Fortaleza de Tobruk y los persiguiéndolos hasta la Tripolitania en la conocida “Marcha de los 30.000 de Wavell”.

Italianos con un cañón inician su ofensiva en África Oriental sobre la Somalia Británica.

El 27 de Septiembre de 1940 se firmó el Pacto Tripartito entre Alemania, Japón e Italia, naciendo de esta manera el Eje. Al pacto se unieron después Hungría, Rumanía, Bulgaria, Eslovaquia, Finlandia, España, Manchuria y Mongolia Interior.

Sin previo aviso en 1940, Italia invadió Grecia desde su frontera en Albania. Pero la campaña resultó un desastre porque las tropas italianas fueron derrotadas por las griegas en la Batalla de Kalamá. A continuación el Ejército Griego expulsó a los italianos de su país y entró en Albania donde comenzó una guerra de desgaste.

Año 1941

Por culpa del ataque italiano sobre Grecia, la situación política en los Balcanes llegó a una situación preocupante. Yugoslavia se afilió al Eje, pero tras un golpe de Estado poco después hizo que saliera propiciando la intervención del Tercer Reich. Como venganza Alemania, Hungría, Italia, Bulgaria y Rumanía atacaron Yugoslavia el 6 de Abril de 1941, al mismo tiempo que se producía una sublevación croata en las filas del Ejército Real Yugoslavo. La capital de Belgrado fue bombardeada por la Luftwaffe y finalmente Yugoslavia se rindió el 17 de Abril. Todo el país fue desintegrado e independizadas sus distintas regiones a cambio de adherirse al Eje, siendo las nuevas naciones el Estado Independiente de Croacia, la Serbia de Salvación Nacional y el Reino de Montenegro, mientras que se concedió una amplia autonomía a Eslovenia. Esta división étnica y política derivó en una sangrienta guerra civil que se prolongaría años entre los separatistas de cada región y los federalistas yugoslavos comunistas organizados en guerrilla liderados por Josip Tito.

Invasión de Creta, aviones alemanes Junkers Ju 52 lanzan paracaidistas sobre la isla griega, siendo uno de ellos derribado.

Grecia fue invadida por Alemania y Bulgaria al mismo tiempo que se producía el ataque contra Yugoslavia y en un momento en que tropas de Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda acudían en ayuda del país heleno. Los búlgaros avanzaron veloces por Macedonia y los alemanes por el interior del país venciendo a australianos y neozelandeses en el Paso de las Termópilas mientras Atenas era bombardeada. Con la captura del Paso de Corinto por paracaidistas, los alemanes entraron victoriosos en Atenas izando su bandera sobre la Acrópolis. El 30 de Abril la ocupación de la Grecia continental finalizó con la retirada de las tropas británicas y de la Commonwealth. Sin embargo la campaña no concluyó del todo, pues se hubo de conquistar las Islas del Mar Egeo y la Isla Creta con un asalto aerotransportado muy sangriento que se denominó “Operación Merkur”. Invadida toda Grecia, el país se constituyó en un país colaboracionista llamado Estado Helénico, del cual se descuajó el Principado del Pindo en Macedonia.

Irak se unió al Eje en 1941 y declaró la guera a Gran Bretaña, atacando la base aérea inglesa de Habbaniya. Desde Kuwait los británicos respondieron invadiendo Irak. La Batalla de Bassora otorgó el control del Golfo Pérsico a los ingleses. Poco tiempo después las tropas británicas y transjordanas de la Legión Árabe atravesaron el desierto irakí tomando las importantes plazas de Fallujah y Bagdad. Irak inevitablemente se rindió a pesar de la tardía ayuda ítalo-alemana, sólamente un grupo de resistentes aguantó en el Kurdistán. Otra rebelión aplastada fue un levantamiento hachemita en Transjordania.

Aprovechando la situación de Irak, todo el mundo intentó sacar provecho de los sucesos en el Oriente Medio. Italia por ejemplo bombardeó duramente diversas ciudades de Palestina como Tel Aviv o Palmyra, incluso también lanzó una incursión aérea contra la colonia inglesa de Bahrein en Arabia. Pero más lejos llegó Gran Bretaña cuando invadió Siria y el Líbano, territorios de la Francia de Vichy. Durante meses los franceses vichystas junto con nacionalistas sirios y libaneses plantaron cara en los desiertos a los británicos, australianos y franceses libres. Pero poco pudieron hacer, pues tanto Damasco como Beirut cayeron en manos de los Aliados, poniendo Londres bajo su órbita a Siria y Líbano.

Tanque Crusader y tropas británicas en la invasión de Irak, cerca de Bassora.

Desesperante era la situación de Italia en el Norte de África en 1941, por eso Hitler envió a Trípoli al Afrika Korps (DAK), un ejército expedicionario alemán al mando del general Erwin Rommel. Sorprendiendo a todos, Rommel se convirtió en un audaz general que logró milagros, pues en inferioridad numérica reconquistó Tripolitania, invadió Cirenaica, penetró hasta la plaza de Sollum en Egipto y puso asedio al puerto de Tobruk, todo ello tras aniquilar a impresionantes fuerzas británicas. De no ser por los soldados australianos que resistieron en Tobruk, Rommel se vió forzado a replegarse a su línea de salida cuando los británicos contraatacaron con la “Operación Crusader”.

Erwin Rommel en Libia toma el mando del Afrika Korps.

También muy mal para Italia se sucedió la campaña en el Mar Mediterráneo. Aunque al principio los italianos hundieron más cruceros a los ingleses, las tornas cambiaron cuando un ataque de aviones torpederos sobre el puerto de Tarento inutilizó a la escuadra de acorazados de la Real Marina Italiana (Regia Marina). Poco después en la Batalla del Cabo Matapán fueron hundidos los tres más poderosos cruceros italianos Zara, Pola y Fiume. Los reveses ingleses vinieron con la llegada de submarinos alemanes, ya que estos sumergibles hundieron al enorme portaaviones británico HMS Ark Royal y al acorazado HMS Barham. Fuera del Mediterráneo, en el Atlántico, la Kriegsmarine perdió al acorazado Bismarck, no sin antes llevarse por delante al acorazado HMS Hood.

El 22 de Junio de 1941 Alemania, Rumanía, Finlandia, Hungría y Eslovaquia comenzaron la “Operación Barbarroja” con la invasión de la Unión Soviética, asalto al que se sumaron voluntarios fascistas de Italia, España, Croacia, Francia de Vichy, Suecia y otros países europeos. El ataque del Eje se orientó en el Grupo Norte hacia los países bálticos y Leningrado; en el Grupo Centro hacia Bielorrúsia y Moscú; en el Grupo Sur hacia Ucrania y el Cáucaso; y en el Frente Ártico hacia Múrmansk y la Península de Kola. Durante el verano los alemanes conquistaron en arrolladores avances Bielorrúsia, Lituania, Letonia y Estonia, a expeción de la Fortaleza de Brest que les retrasó unos días. Los rumanos también velozmente ocuparon Besarabia, Bukovina, el puerto de Odessa en el Mar Negro y parte de la Península de Crimea. Finlandia recuperó los territorios perdidos de la Guerra Ruso-Finesa como el Istmo de Carelia o Péstamo y puso bajo asedio junto con los alemanes la ciudad de Leningrado; al mismo tiempo que los suecos tomaban la vecina plaza de Hängo. Las primeras semanas causaron al Ejército Rojo la pérdida de más de 3 millones de tropas y cantidades enormes de material en artillería, tanques y aviación. Sobre Ucrania el Ejército Rojo fue embolsado en Kíev con medio millón de hombres que se rindieron al capitular la capital ucraniana. Para otoño los alemanes entraron en Rusia Occidental ocupando importantes ciudades como Briansk, Vizama o Novgorod con la pérdida de otro millón más de hombres para la URSS. Todo parecía salier bien para los alemanes, pero a principios de Diciembre de 1941 la nieve, el barro y el frío detuvieron a la Wehrmacht frente a Moscú. Clavados los alemanes en el hielo, el Ejército Rojo con tropas siberianas del mariscal Georgi Zukhov contraatacó haciendo que los germanos tuvieran que replegarse a una segunda línea del frente a la espera de que pasara el crudo invierno, salvándose de ese modo milagroso Moscú.

“Operación Barbarroja”, tanques Panzer se lanzan a la invasión de la Unión Soviética.

Mientras se combatía en Rusia y África, los británicos y soviéticos coalicionaron contra Hitler tras una entrevista de Churchill con Stalin. Su primera operación conjunta fue la invasión de Irán, país que colaboraba vendiendo petróleo a Alemania. A pesar de que opuso resistencia, Irán fue incapaz de soportar una ofensiva anglo-soviética que culminó en la capital de Teherán. El país quedó repartido a partes iguales, tanto para la URSS como para el Imperio Británico. Poco después tuvo lugar el Conferéncia de Terranova entre Churchill y el Presidente de Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt, que preveía el suministro de armas al Reino Unido y la URSS a través del Acuerdo de Préstamos y Arriendos.

Japón y Thailandia con beneplácito de Alemania y la Francia de Vichy ocuparon la Indochina Francesa en 1941 que incluía los territorios de Vietnam, Laos, Camboya, Ammán, Tonkín y Conchinchina. A Estados Unidos no le gustó la maniobra política japonesa, con lo cual embargó al Japón todo el petróleo y las materias primas vitales para su nación. Hideki Tojo, elegido Primer Ministro de Japón y con un acentuado carácter ultranacionalista, convenció al Estado Mayor y al Emperador Hiro-Hito de hacerse con los recursos que le habían sido arrebatados al país en el Sudeste Asiático, el Océano Pacífico e Insulindia. Sin embargo para ello era necesario atacar a Estados Unidos y dejar a su flota fuera de combate, pues tarde o temprano Washington entraría en la guerra. Para ello se destinó a los mejores navíos de la Flota Imperial Japonesa con seis portaaviones bajo el mando del almirante Isoroku Yamamoto.

Ataque japonés a Pearl Harbor. La flota de acorazados de Estados Unidos arde hundida sin remedio en las aguas bajas del puerto.

El 7 de Diciembre de 1941 los aviones de Japón atacaron la base aeronaval de los Estados Unidos en Pearl Harbor, Islas Hawaii, provocando más de 2.000 muertos y la destrucción de seis acorazados. Al día siguiente, el 8 de Diciembre, Estados Unidos declaró la guerra a Japón tras una votación del Presidente Roosevelt en el Senado. Las hostilidades por parte de Tokyo también se decretaron al Imperio Británico y al Imperio Holandés. Inmediatamente Alemania e Italia declararon la guerra a Estados Unidos, mientras que China se adhirió a los Aliados. La contienda se había hecho totamente mundial.

Nada más concluir el ataque a Pearl Harbor, el Imperio Japonés con un sincronizamiento previo, lanzó una gigantesca ofensiva coordinada en todo el Sudeste Asiático y el Océano Pacífico. La Isla de Wake fue inmediatamente arrebatada a los Estados, los mismo que las colonias de Hong Kong y Nuevos Territorios a Gran Bretaña. Al mismo tiempo se inició la invasión de las Filipinas con un desesmbarco en Luzón, así como incursiones sobre la Península Malaya e Indonesia.

Los japoneses invadiendo Hong Kong a través del corredor de Nuevos Territorios.

Reino Unido rápidamente se vió acosado en todas sus colonias cuando los japoneses desembarcaron en Malasia y a continuación Thailandia se adhirió al Eje, cruzando de este modo las tropas thailandesas la frontera malaya. Por si fuera poco no pudieron enviar ayuda naval, pues unos buzos italianos “hombres rana” destruyeron los dos últimos acorazados británicos en el puerto de Alejandría, Egipto. También la flota de cruceros ingleses fue derrotada contra los italianos en la Batalla de Sirte, quedando definitivamente desarbolada la Royal Navy en el Mediterráneo.

Año 1942

Aunque los japoneses tomaron la capital de Manila muy fácilmente, más complicada resultó la invasión del resto del territorio de las Filipinas, enfrentándose duramente los nipones a los estadounidenses en las Batallas de Battan y Corregidor, que dieron al Imperio Japonés el control de Luzón. Mindanao y las otras islas del archipiélago filipino cayeron con más facilidad. Lo más triste fue el destino de los 30.000 prisioneros americanos y filipinos que morirían a lo largo de un camino conocido como “la Marcha de la Muerte” con destino a campos de concentración.

Prisioneros estadounidenses y filipinos durante la “Marcha de la Muerte de Bataán” llevan a sus heridos a los campos de concentración japoneses.

Malasia fue fácilmente coquistada tras provocar 10.000 bajas a los Aliados, pasando a ser su gran porcentaje de caucho mundial de propiedad japonesa. Justo después los nipones asediaron Singapur, plaza simbólica de Asia que irreversiblemente se rindió con más de 90.000 prisioneros, el el mayor desastre militar de la Histora de Inglaterra. Durante esta campaña la Royal Navy en el Océano Pacífico fue dejada fuera de combate con el hundimiento de los acorazados HMS Repulse y HMS Prince of Wales en el Golfo de Thailandia.

Sobre Birmania en 1942 la ofensiva de japoneses y thailandeses fue arrolladora, expulsando a las tropas británicas, indias y chinas de Rangún a lo largo de toda la selva hasta la frontera con la India. De hecho los japoneses penetraron algunos kilómetros en la India, concretamente en la provincia de Astracán, desde donde bombardeaban Calcutta y la Isla de Ceilán. Precisamente en Ceilán los nipones desarbolaron a la Royal Navy en el Océano Índico hundiendo al portaaviones HMS Hermes. Aprovechándose también del nacionalismo indio tras la ocupación de las Islas de Andamán y Nicobar, Japón independizó a la India Libre a cambio de adherirse al Eje bajo liderazgo de Chandra Bose. Misma táctica política imitaron con Birmania con el ultranacionalista Ba Maw.

Tropas coloniales británicas en retirada a través de la selva en Birmania.

Las Indias Orientales Holandesas (Indonesia) fueron invadidas por Japón en un asalto fugaz. A los pocos días del ataque, el 11 de Enero, cayó capital de Kuala Lumpur y durante las jornadas siguientes fueron invadidas las grandes islas de Java, Sumatra, Borneo y Célebes. Ni siquiera se respetó la neutralidad de Portugal respecto a Timor Oriental, territorio ocupado a pesar de las protestas desde Lisboa. Al final de esta campaña materializada en la Batalla del Mar de Java, Japón venció decisivamente a la flota anglo-americana tras hundirla tres cruceros.

Nueva Guinea fue invadida a finales de Enero de 1942. Prácticamente los japoneses tomaron casi toda la isla a excepción del puerto de Port Moresby en donde los australianos presentaron una tenaz batalla. Una de las sorpresas niponas fue la feroz resistencia australiana del Aeropuerto Kokoda, lo que les complicó la toma de la capital a la que sometieron bajo asedio.

Desde los archipiélagos de las Islas Marshall y las Islas Carolinas, ambos colonias de Japón, los nipones invadieron las Islas Gilbert, Islas Salomón, Nuevas Hébridas, Nueva Irlanda, Rabaul y Tulagi expulsando de allí a los británicos. En las Islas Marianas, los japoneses también arrebataron la Isla de Guam a los americanos. Con tantos archipiélagos en su poder, Japón podía bloquear Australia y sus aviones adentrarse muy lejos a través del Océano Pacífico, teniendo autonomía incluso para amenzar la Polinesia.

Soldados australianos resistiendo en Nueva Guinea.

Australia recibió duros bombardeos por la aviación japonesa. Las ciudades australianas de Sidney, Canberra y Diego Suárez fueron duramente castigadas por las bombas. Especialmente devastador fue el ataque a Port Darwin en el que resultó destruida gran parte de la Real Marina Australiana (Royal Australian Navy). A consecuencia de esto y del bloqueo naval impuesto por los submarinos y cruceros japoneses y alemanes sobre la gran isla, en Australia comenzó a haber escasez.

Tokyo recibió un bombardeo estadounidense el 18 de Abril de 1942 procedente de bombarderos embarcados en portaaviones, algo único en la Historia, que dirigió el coronel James Doolittle con el fin de tocar la moral nipona, algo que sin duda tuvo efecto, ya que hizo creer a los japoneses que los americanos tenían más bases de las previstas, lo que modificó la estratégia en el Pacífico dando prioridad a ese océano y olvidándose del Sudeste Asiático. Un efecto de aquello fue la Batalla del Mar del Coral entre el 7 y 8 de Mayo de 1942, que milagrosamente acabó con una victoria nipona al hundir al portaaviones americano USS Lexington. A principios de Junio las Islas Aleutinas fueron invadidas por Japón en Alaska, siendo ésa la primera vez que el Eje conquistaba territorio civil del continente norteamericano.

Batalla del Mar del Coral. El portaaviones americano USS Lexington hundiéndose con la tripulación saltando por la borda del buque.

Radicalmente la situación cambió el 5 de Junio de 1942 en la Batalla de Midway, el punto más alejado en el que se había adentrado Japón por el Océano Pacífico. Allí el Imperio Japonés sufrió su primera gran derrota al ser hundidos los cuatro portaaviones Soryo, Kaga, Akagi e Hiryu, mientras que Estados Unidos perdió únicamente al portaaviones USS Yorktown. La Batalla de Midway significó la detención del avance japonés en el Pacífico, quedando la situación de aquel teatro en tablas.

Avión americano Dauntless SBD Douglas sobrevolando los portaaviones japoneses ardiendo en plena Batalla de Midway.

Como el año anterior, al comenzar 1942 el Afrika Korps de Rommel se lanzó de nuevo a la ofensiva desde Tripolitania en dirección a Cirenaica con el fin de controlar el Norte de África. Rommel venció decisivamente a los británicos en la Batalla de Gazala que concluyó con la captura del puerto de Tobruk, todo ello tras haber encajado los Aliados unas 50.000 bajas, la mayoría inglesas y sudafricanas. Tal desastre militar a punto estuvo de hacer caer al Gobierno y a Churchill en Londres tras declararse un Gabinete de Crisis. Pero todo eso fue ajeno a Rommel que se lanzó a la conquista de Egipto, venciendo los ítalo-germanos a los ingleses otra vez en la Batalla de Mersa Matruh y posteriormente destrozando al Octavo Ejército Británico en la Primera Batalla de El-Alamein, lo que dejó a las fuerzas del Eje a muy pocos kilómetros de Alejandría y el Canal de Suez. Para favorecer el suministro naval a Rommel, aviones alemanes e italianos bombardearon intensamente la Isla de Malta y el puerto de La Valetta.

Carro de combate Panzer PzKpfw III en la invasión ítalo-germana de Egipto.

América del Sur y Central empezó a unirse a la causa de los Aliados. Cuando los submarinos alemanes atacaron a la flota mercante brasileña, Brasil declaró la guerra al Eje. México, Cuba, República Dominicana, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Venezuela, El Salvador, Panamá, Haití y Nicaragua hicieron lo mismo. Sin embargo a excepción de Brasil, el resto de países no poseía fuerzas armadas, con lo cual su único papel durante el conflicto fue simbólico, expropiando únicamente las propiedades de inmigrantes alemanes y japoneses. La única operación militar que se realizó dentro del suelo sudamericano fue la expulsión de los vichystas franceses en la Guayana Francesa.

Durante 1942 la campaña submarina alemana de los U-Boats en el Océano Atlántico costó unas pérdidas económicas enormes a Inglaterra debido al hundimiento constante de convoyes y buques mercantes. Pronto todas las Islas Británica empezaron a pasar hambre y se hubo de recurrir a un estricto racionamiento. Las flota mercante de Estados Unidos también sufrió grandes pérdidas frente a los submarinos alemanes dirigidos por el almirante Karl Doenitz en la costa occidental norteamericana, la Isla de Labrador, el Golfo de México y el Mar del Caribe. Incluso a Canadá le fueron hundidos algunos barcos en sus grandes lagos del interior tras infiltrarse unos sumergibles por el Canal de San Lorenzo.

La guerra submarina. Un mercante británico es alcanzado por un torpedo alemán procedente de algún submarino U-Boat.

A principios de verano de 1942 Alemania reinició la ofensiva en la Unión Soviética. Los alemanes y rumanos conquistaron la Península de Crimea y la Península de Kerch, cerrando el Mar de Azov con ayuda eslovaca e italiana. Toda Ucrania fue conquistada, incluyendo las ciudades industriales de Kharkov y Kursk, la cuenca minera de los Donets y el margen del Río Don hasta entrar en Krasnodar y Rostov. La Wehrmacht más al norte también aseguró Smolensk y junto a los húngaros Voronezh.

Una de las particularidades que se dió en la URSS fue el carácter de guerra civil que adquirió la invasión alemana. Desde el inicio de la guerra en el Frente Oriental, tras la retaguardia alemana surgieron guerrillas comunistas y núcleos de partisanos muy grandes que distrajeron importantes contingentes del Eje. Por el contrario aparecieron movimientos colaboracionistas como la Organización de Nacionalistas Ucranianos o el Estado títere de la Rusia Autónoma de Lokot con millares de voluntarios de rusos blancos, incluso hubo escuadrones de caballería cosaca, turcomanos musulmanes antibolcheviques e incluso nostálgicos del zarismo en el Ejército de Liberación Ruso de Andrei Vlasov. Todas estas agrupaciones comunistas y nacionalistas se hicieron la guerra entre sí dejando millones de muertos.

Tropas rumanas en una trinchera de Crimea.

En Agosto de 1942 la Wehrmacht se lanzó a la conquista del Cáucaso a través de la Eurasia. Los alemanes y rumanos entraron en Adigueya, Calmucia, Osetia, Chechenia e izaron la bandera sobre la montaña más alta de Europa, el Monte Elbrus. Los pozos petrolíferos de Maikop fueron tomados y Alemania cerró casi completamente el Mar Negro. Entre las naciones liberadas estaban Karachai y Kabardino-Balkaria que se adhirieron al Eje, mientras que en la retaguardia estallaron revueltas contra los soviéticos que favorecieron a los alemanes, fue el caso de la guerrilla chechena, los levantamientos en Azerbayán o los jinetes calmucos. Simultáneamente ese mismo Agosto, las tropas alemanas aseguraron las orillas del Río Volga, pero se detuvieron al llegar a una ciudad llamada Stalingrado, urbe que sin saberlo en ese instante se convertiría en la mayor pesadilla del Tercer Reich.

Agosto de 1942 fue la máxima expansión y properidad del Eje, un Imperio que controlaba Europa, el Sudeste Asiático, el Norte de África y parte de Oceanía. Jamás volvería a existir un momento de esplendor como aquel.

Mapa del Eje, también denominado “Imperio Nazi-Japonés” en el verano de 1942, momento de su máximo cénit. Con este resultado Adolf Hitler se convertía en el más grande conquistador territorial hasta la fecha en la Historia de la Humanidad.

Bajo el nombre de “Operación Ironclad”, la Isla de Madagascar en África, por aquel entonces en manos de la Francia de Vichy, fue invadida por fuerzas militares de Gran Bretaña y Sudáfrica. Aunque se preveía una campaña corta terminó alargándose, tanto que incluso Japón intervino hundiendo al acorzado inglés HMS Ramillies. Tras varios meses de combate la Commonwealth se impuso al Eje y al final conquistó Madagascar al completo. La vecina Isla de Reunión corrió la misma suerte.

El 7 de Agosto de 1942 las tropas de Estados Unidos desembarcaron en la Isla de Guadalcanal. Los marines tomaron el Aeródromo Henderson casi sin oposición, aunque se vieron frenados fuera de allí en el Río Matanikau y el interior de la jungla, un medio natural que se convirtió en un mal sueño para los americanos. Gracias a que la Marina Imperial Japonesa lanzó una incursión sobre la Isla de Savo hundiendo cuatro cruceros aliados, ambos bandos se obsesionaron por abastecer a sus respectivos ejércitos en Guadalcanal a través del mar. Numerosas batallas navales tuvieron lugar, perdiendo los japoneses al portaaviones Ryujo y los americanos portaaviones al USS Wasp. Fue en la Batalla de las Islas Santa Cruz donde Japón se impuso cuando una flota al mando de Yamamoto hundió al portaaviones USS Hornet.

Marines estadounidenses desembarcando en Guadalcanal.

Rommel en Egipto lanzó una ofensiva contra Alam Halfa en el verano de 1942, pero la situación cambió con el nuevo general Bernard Montgomery que previamente sabía del ataque y estaba perfectamente abastecido por material estadounidense, mientras que en el Eje escaseaba el combustible gracias a los aviones británicos que hundían los convoyes de suministros desde Malta. Irremediablemente Rommel fue detenido y Montgomery planeó la contraofensiva. El Octavo Ejército Británico, compuesto por ingleses, australianos, neozelandeses, indios, sudafricanos, franceses libres y griegos libres, se lanzaron masivamente al asalto contra el Afrika Korps en el verano de 1942, obligando a un Rommel derrotado a retirarse. Aquel acontecimiento fue conocido como la Segunda Batalla de El-Alamein. Las consecuencias fueron catastróficas, pues el Afrika Korps hubo de abandonar Egipto, Libia y resguardarse en Túnez.

Batalla de El-Alamein en Egipto. Tropas neozelandesas cargan a bayoneta.

Stalingrado en la Unión Soviética se convirtió en la peor pesadilla del Eje. La ciudad fue arrasada por la Luftwaffe, pero el posterior ataque por tierra detuvo el avance alemán en las calles y estaciones. Los rusos defendieron la ciudad a vida o muerte, resistiendo en una guerra urbana a la que los alemanes no estaban acostumbrados. Se luchó encarnizadamente entre edificios, escombros y alcantarillas. A punto estuvieron los alemanes de hacerse con la ciudad tras tomar la Plaza Roja, sin embargo los rusos aguantaron en los muelles del Río Volga. Para Noviembre el invierno llegó a Stalingrado, dejando inmóviles a los alemanes. Fue entonces cuando el mariscal Zhukov lanzó la gran contraofensiva que consiguió embolsar a todo el VI Ejército Alemán en la misma ciudad de Stalingrado. Por si fuera poco en los flancos los diversos ejércitos rumanos, italianos y húngaros fueron arrollados por los tanques soviéticos.

Stalingrado. Soldados soviéticos lanzándose a la muerte contra el enemigo.

El 8 de Noviembre 1942, Estados Unidos y Gran Bretaña desembarcaron en Marruecos y Argelia durante la llamada “Operación Torch”. La Francia de Vichy se defendió en sus dos colonias del ataque anglo-americano, pero finalmente tras la derrota en la Batalla de Casablanca en donde los vichystas franceses perdieron a su flota, los galos terminaron por rendirse. Como respuesta ante la caída de Marruecos y Argelia, el Tercer Reich ocupó la Francia de Vichy metropolitana en Europa. Antes que caer en manos alemanas o aliadas, la Flota Francesa se autohundió con explosivos en el puerto de Toulon.

“Operación Torch”. Desembarco estadounidense en Marruecos.

Hubo un intento de liberar Stalingrado del anillo soviético en la Navidad de 1942, pero la Wehrmacht no pudo hacer nada por romper el cerco desde fuera. El Ejército Rumano fue definitivamente sepultado por los rusos al norte de Stalingrado y el Ejército Húngaro en Voronezh. Sobre el Cáucaso comenzó la retirada de todas las fuerzas del Eje, desde los nacionalistas caucásicos a los eslovacos, incluso la guerrilla chechena se quedó en solitario para ser aplastada. El desastre se avecinaba en el Frente Oriental.

Italianos en el cerco de Stalingrado intentan escapar en un transporte aéreo Savoia SM 81 inútilmente debido al congelamiento y a la nieve.

A finales de 1942 Alemania e Italia ocuparon Túnez esperando protagonizar una resistencia suicida junto con nacionalistas árabes y tunecinos. Curiosamente en la última batalla de 1942, el Afrika Korps de Rommel venció al Ejército Estadounidense en el Paso de Kasserine, enclave estratégico que costó a los americanos 10.000 bajas. También en el agua hubo un último duelo naval el 31 de Diciembre de ese año conocido como la Batalla del Mar de Barents, que junto al Polo Norte en el Ártico ganó la Kriegsmarine.

Año 1943

Stalingrado se había convertido en un infierno para el Reich. Los soldados alemanes, acompañados de algunos croatas, morían de frío, hambre o por las balas y bombas. El cerco fue estrechándose cada vez más, ofreciendo los teutones una suicida resistencia a -45º C. No siquiera el suministro aéreo a bordo de transportes de la Luftwaffe fue eficaz, siendo abatidos muchos de ellos. Finalmente el 1 de Febrero de 1943, el VI Ejército Alemán del general Friedrich Von Paulus se rindió en Stalingrado. Con esta derrota el Tercer Reich sufrió el más grave revés militar de la guerra, uno del que nunca se recuperaría. Además, la Batalla de Stalingrado fue la mayor tragedia de la Humanidad, pues más de 2 millones de personas murieron, entre las que había 1.700.000 soviéticos y medio millón de alemanes, rumanos, húngaros, italianos y croatas.

Prisioneros del VI Ejército Alemán tras rendirse en Stalingrado.

Guadalcanal también costó un derramamiento de sangre terrible en sus batallas terrestres, navales y aéreas. Las diversas flotas enviadas por Estados Unidos salieron muy perjudicadas; pero las flotas de los japoneses, aunque con menos pérdidas materiales, fueron irrecuperables ante la incomparable industria bélica norteamericana. Oficialmente el 7 de Febrero de 1943 Guadalcanal fue conquistada por Estados Unidos. Las bajas para los japoneses fueron de 20.000 muertos y de 7.000 para los estadounidenses.

Guadalcanal tomada por los Estados Unidos. Sobre la isla reposan los aviones Corsair F4U para realizar futuras operaciones sobre el Pacífico Sur.

Tras Stalingrado la presión soviética en el Frente Oriental continuó. Una de las consecuencias fue el alivio del asedio a Leningrado tras más de 1 millón de muertos por inanición después de dos años. Hubo un intento de liberar la ciudad mediante una contraofensiva soviética, pero terminó en fracaso gracias a los soldados españoles de la División Azul que frenaron al Ejército Rojo en la Batalla de Krasny Bor. Sobre Ucrania, una férrea resistencia ofrecieron los italianos en los Donets. Pero aquella épica defensa de la Italia Fascista no impidió mermar la contraofensiva rusa en el sur que acabó con la toma de la ciudad industrial de Kharkov. Por suerte para los alemanes, una nueva ofensiva alemana lanzada al acabar el invierno por el general Erich Von Manstein derrotó a los soviéticos y recuperó la ciudad de Kharkov en una cruenta batalla que permitió a la Wehrmacht recuperar la iniciativa en Ucrania.

En Túnez los Aliados también pasaron al asalto tras la Conferéncia de Casablanca donde se acordó la futura estratégia a tomar en Europa. Las tropas estadounidenses atacaron por el oeste del país y el Octavo Ejército Británico por el este. El Afrika Korps rodeado fue derrotado a manos inglesas en Mersa Mareth y manos norteamericanas en la Batalla del Guettara por el carismático general George Patton. Tanto Italia como Alemania hubieron de abrir un pasillo aéreo para la evacuación de sus tropas, pero de poco sirvió ante la superioridad en el aire de la RAF y la Fuerza Aérea Estadounidense (USAF), encajando ambos bandos pérdidas enormes en aviación. Tras caer el puerto de Bizerta, el 12 de Mayo de 1943 el Afrika Korps al mando del general italiano Giovanni Messe se rindió con más de 200.000 prisioneros entre alemanes, italianos, vichystas franceses y colaboracionistas tunecinos. Concluida la campaña africana, Roosevelt, Churchill y De Gaulle se entrevistaron en la Conferéncia de Qebec, fijando como prioridad estratégica el sacar a Italia de la guerra y nombrando un mando único de todas las fuerzas aliadas que recayó en el general Dwith Eisenhower.

Alemanes e italianos prisioneros en Túnez de los americanos.

Rabaul y las Islas Bismark fueron los siguientes objetivos americanos en el Pacífico que aseguraron casi en su totalidad. Archipiélagos como Tulagi o Nueva Bretaña fueron liberados de los japoneses. También se hizo retroceder a los nipones e Nueva Guinea. A partir de ese momento se nombraron dos mandos: el almirante Chester Nimitz en el Pacífico Central y el general Douglas McArthur en el Pacífico Sur. Contrariamente en los mandos japoneses las cosas empeoraron al morir en una emboscada aérea el almirante Yamamoto.

Como cada verano en el Frente Oriental, el 5 de Julio de 1943 Alemania se lanzó de nuevo a la ofensiva, esta vez contra los salientes de Kursk y Orel. El encuentro conocido como la Batalla de Kursk, fue el mayor enfrentamiento de tanques de la Historia con más de 5.000 blindados y 2 millones de soldados. La gesta entre tanques más importante tuvo lugar junto a la aldea de Prokhorovka con victoria alemana. Sin embargo, antes de concluir la ofensiva en Kursk, Hitler suspendió la “Operación Ciudadela” debido al desembarco anglo-americano de Sicilia que le obligó a distraer fuerzas.

Gran Batalla de Kursk. Tanques soviéticos T-34 e infantería se lanzan al asalto.

Los Estados Unidos, Gran Bretaña y la Commonwealth desembarcaron en Sicilia el 10 de Julio de 1943. El Ejército Estadounidense de Patton y el Octavo Ejército de Montgomery avanzaron por Sicilia en dos alas venciendo a las tropas italianas y alemanas. El 22 de Julio los americanos tomaron Palermo y el 17 de Agosto se completó la conquista de Sicilia con la caída de Messina. Mientras tanto, para minar la moral italiana, la aviación norteamericana bombardeó Roma matando a 3.000 personas, además de otras ciudades como Milán, Génova o Turín. El descontento de la población creció y las llamadas a la paz del Papa Pío XII calaron en la sociedad. En pleno estado de crisis el Gran Consejo Fascista se reunió de urgencia, siendo Mussolini obligado a ceder el mando del Partido Nacional Fascista. Entonces inesperadamente, el Rey Víctor Manuel III arrestó a Mussolini cuando fue al Palacio y dió un golpe de Estado. En menos de 24 horas el fascismo fue derrocado, tomando el Rey las riendas y nombrando jefe de Gobierno al general Pietro Badoglio que comenzó a negociar la paz con los Aliados.

“Operación Husky”. La flota de Estados Unidos desembarcando en Sicilia, Italia.

A mediados del año 1943 la flotilla de submarinos U-Boat alemanes fue puesta fuera de combate en el Océano Atlántico gracias a la incorporación por parte de los barcos aliados del nuevo sistema de radar. Eso no impidió que Gran Bretaña sufriese una grave crisis económica a causa de las elevadas pérdidas de material, de hecho en una sóla jornada 17 mercantes fueron hundidos. Como el Atlántico se tornó peligroso, los sumergibles cambiaron su operatividad al Océano Glacial Ártico para atacar los convoyes que iban al puerto soviético de Murmánsk, ruta en la que hundieron auténticos récord de tonelaje anglo-americano.

Sobre Asia la ferocidad continuó. Británicos, indios y chinos lanzaron una serie de incursiones ocultas entre la selva desde la India y China contra la Birmania ocupada por Japón. Estos infiltrados eran los llamados “Chindits”. Durante largos meses se sucedieron los combates en las junglas birmanas bajo unas condiciones terribles de calor, enfermedades, serpientes, insectos e hingiene. La época de lluvias y el monzón asiático otorgó la victoria a Japón que pudo expulsar a los Aliados del territorio birmano. Sin embargo en el centro de China menos suerte tuvo el Imperio Japonés tras encajar una severa derrota contra los chinos en la Batalla de Changde, lo que se tradujo en la obtención de la iniciativa para el Kuomintang.

“Chindits” británicos en la jungla de Birmania durante la campaña de 1943.

Italia solicitó la paz con los Aliados el 8 de Septiembre de 1943 con la intención de cambiar de bando en la guerra. Sin embargo los italianos apenas tuvieron tiempo de nada, pues en una sóla noche los alemanes ocuparon el país haciendo prisionero enteramente al Ejército Real Italiano que no opuso resistencia. Al dia siguiente, el 9 de Septiembre, los estadounidenses desembarcaron en Salerno, una batalla que se prolongó días hasta que pudieron asentarse, lo mismo que los británicos al desembarcar en el Golfo de Tarento. Nápoles cayó poco después en manos aliadas hasta que los anglo-americanos fueron detenidos en el Río Volturno.

Mussolini, preso desde su derrocamiento, fue liberado por unos comandos alemanes liderados por Otto Skorzeny de la prisión del Gran Sasso en los Apeninos. Gracias a ello el Duce pundo fundar la República Social Italiana (República de Saló o RSI), un territorio que ocupaba más de la mitad de Italia donde instauró el fascismo otra vez. Dentro de este nuevo Estado surgieron partisanos comunistas que extendieron la violencia, al mismo tiempo que las escuadras fascistas hacían frente a la Italia Cobeligerante del Rey que luchaba al lado de los Aliados. Este período fue conocido como la Guerra Civil Italiana.

Otro teatro de operaciones muy importante fueron los Balcanes aquel 1943. Los partisanos comunistas yugoslavos del comandante Josip Tito luchaban entre las montañas contra una gran coalición de ustachas croatas, nacionalistas eslovenos, musulmanes bosnios y chetniks serbios y montenegrinos. Por todo el territorio hubo grandes choques con millares de muertos en las Batallas de Neretva y Sutjeska, donde además de una cruenta guerra civil, se inmiscuyeron soldados alemanes, búlgaros e italianos. También en los Balcanes Albania se adhirió al Eje cuando Italia se rindió, lo que extendió enfrentamientos entre albaneses nacionalistas y comunistas, igual situación a la de Macedonia.

Musulmanes bosnio-croatas expertos en luchar contra los partisanos comunistas de Yugoslavia.

Por fin el Frente Oriental se volvió a favor de la Unión Soviética cuando el Ejército Rojo venció a la Wehrmacht en la Batalla de Smolensk. La ofensiva soviética se prolongó elásticamente por toda Ucrania hasta liberar prácticamente la región. Los combates más duros se produjeron en torno al Río Dniéper, en la Península de Crimea y en las costas del Mar Negro. Kíev, capital de Ucrania, fue reconquistada por los soviéticos tras más de dos años de ocupación.

La Conferencia de Teherán en Irán se celebró en Noviembre de 1943. Asistieron Franklin Delano Roosevelt como representante de Estados Unidos, Iósif Stalin como representante de la Unión Soviética y Winston Churchill como representante de Gran Bretaña. Durante esta reunión tanto los Aliados como los comunistas olvidaron sus diferencias y acordaron la aniquilación completa y absoluta del nacionalsocialismo del fascismo sin posible marcha atrás en la guerra.

Conferéncia en Teherán, Persia. Iósif Stalin de la Unión Soviética (izquierda), Franklin Delano Roosevel de Estados Unidos (centro) y Winston Churchill de Gran Bretaña (derecha).

Para Noviembre de 1943 se inició la campaña de conquista del Océano Pacífico Central que lideraría Nimitz. Las Islas Gilbert fueron el primer objetivo. Pero lo que debía ser una operación sencilla acabó en una sangría con el desembarco en el Atolón de Tarawa, un diminuto trozo de tierra en medio de un arrecife de coral que costó 1.000 muertos a los marines y 5.000 a los japoneses.

Campaña del Pacífico. Lucha de los marines por el atolón de coral de Tarawa.

Trágica fue la destrucción de Europa por aire cuando los americanos y británicos iniciaron sus raids aéreos sobre las ciudades. Estados Unidos bombardeaba de día y Gran Bretaña de noche. El primer gran bombardeo lo efectuó la RAF sobre Hamburgo eliminando a más de 100.000 civiles tras varias noches. Los ataques diurnos de los estadounidenses eran menos efectivos y más costosos en pérdidas de aviones gracias a los cazas alemanes, no obstante la Luftwaffe no pudo impedir que los aparatos norteamericanos arrasaran Frankfurt, Colonia, Stuttgart, Düsseldrof, Bremen, Erfurt, Lübeck, Karlsruhe, Munich, Leipzig o incluso Berlín, muriendo casi 1 millón de personas. Otras ciudades de la Europa ocupada en Holanda, Bélgica, Dinamarca y Noruega fueron castigadas duramente, pero sobretodo Francia salió muy mal parada con 100.000 franceses muertos en ataques aéreos, especialmente en París y Caén. Volando sobre Rumanía los aviones americanos incendiaron los pozos petrolíferos de Ploiesti. Devastadores ataques aéreos también recibió Italia en Milán o Génova, mientras que Bulgaria en su capital de Sofía, Hungría en Budapest y Eslovaquia en Bratislava. Más lejos, en Asia, los bombarderos estadounidenses y británicos mataron a miles de personas en ciudades de China como Shangai, de Corea como Séul, de Thailandia como Bangkok y de Birmania como Rangún, esta última incendiada con 1.000 muertos por culpa de las cabañas de madera.

Bombardeo de Alemania. Fortezas volantes B-17 americanas lanzan su mortífera carga de bombas.

Genocidios

Genocidios y atrocidades tuvieron lugar con amplia magnitud durante la Segunda Guerra Mundial. Sus principales instigadores fueron Alemania, la Unión Soviética y el Japón que condenaron a morir a millones de seres humanos, aunque no fueron los únicos.

Más de 6 millones de judíos murieron durante el Holocausto en Europa. Tras llevar el Tercer Reich una política de abolición de derechos para los judíos y confinarlos en guetos como los de Varsovia, Lodz, Vilna, Grodno, Riga, Amsterdam, Roma o el Velódromo de París, se alentó a progromos violentos a los ciudadanos europeos como las matanzas que cometieron los rumanos en Iasi, los ucraniaos en Lvov o los lituanos en Kaunas. Tras la Conferéncia de Wansee, las SS decidieron la eliminación física de la raza judía con deportaciones a campos de concentración donde fallecían por inanición y luego a campos de exterminio para ser aseinados en cámaras de gas, ejecutados o mediante experimentos médicos. Auschwitz, Chelmno, Madjanek, Dachau, Bergen-Belsen o Mathausen fueron algunos de los campos de muerte dirigidos por Heinrich Himmler. Una genocidio similar se llevó a cabo también contra 3 millones de prisioneros de guerra (rusos, yugoslavos, italianos, británicos, franceses, americanos…) y contra 300.000 gitanos, así como una represión bastante menor contra los presos políticos, cristianos polacos, homosexuales y testigos de Jehová. Igual de trágica resultó la colonización de Europa Oriental tras los asentamientos germánicos en las zonas del llamado espacio vital “Lebensraum”, ya que decenas de millares de polacos y otros eslavos perecieron en los desplazamientos forzosos. Por último la ocupación brutal de Europa por parte de Alemania se cobró millares de vidas en matanzas como las de Lídice en Checoslovaquia, Oradour-sur-Glane o Lille en Francia, las Fosas Ardeatinas en Italia, la hambruna del Peloponeso en Grecia, etcétera…

Judíos esclavos en el campo de concentración de Auschwitz, Polonia.

Unas 6 millones de personas fueron asesinadas también por la Unión Soviética y el comunismo durante la Segunda Guerra Mundial. Nada más producirse la invasión alemana se vaciaron las cárceles de presos políticos en Lvov, Vilna, Kaunas o Bakú para ser eliminados en ejecuciones masivas. Millones de disidentes acabaron en los gulags como mano de obra esclava, siendo el recino de Kolymá el más mortal de la guerra. Todas las razas y etnias indeseables acabaron deportadas sistemáticamente como 1 millón de alemanes del Volga y cientos de miles de pueblos del Cáucaso como los chechenos, calmucos, ingusetios, daguestanos, kabardos, balkares, karachaís, turcomanos e incluso inmigrantes griegos, fineses, búlgaros y judíos. A los países bálticos de Estonia, Letonia y Lituania les fue vaciada un gran porcentaje de su población. Como era lógico no se respetó tampoco a los 2 millones de prisioneros de guerra asesinados del Eje (alemanes, rumanos, húngaros, japoneses, italianos, eslovacos, españoles…), ni siquiera a los 200.000 polacos, entre los cuales 25.000 oficiales fueron ejecutados con un tiro en la nuca en la Masacre de Katyn. Una extrema venganza se ejerció con los colaboracionistas ucranianos, cosacos o rusos blancos, acabando a centenares de miles en fosas. Por último en los avances por Europa Oriental las violaciones a millones de mujeres europeas y la depuración política a millares de checos, polacos, búlgaros, etcétera, desató una nueva etapa del llamado “Terror Rojo”.

Japón fue responsable del asesinato de millones de seres humanos en Asia y Oceanía. Los japoneses abrieron cuantiosos campos de concentración de concentración por toda China, siendo el de la Unidad 731 en Manchuria el más macabro por los experimentos médicos que se practicaban sobre los reos. La población civil sufrió lo indecible con la ocupación, soportado día a día pillajes, violaciones de mujeres o ejecuciones sistemáticas. Provincias como la de Sichuyán fueron casi vaciadas de población al exterminarse sistemáticamente 2 millones de personas. Pero los represaliados no siempre fueron chinos, también filipinos, birmanos, malayos, indonesios, coreanos, taiwaneses, estadounidenses, británicos, holandeses, australianos, etcétera, además de las cientos de miles de prostitutas asiáticas forzosas. Hambrunas fueron desatadas adredemente como la de Indonesia o Vietnam con varios millones de víctimas, aunque también venganzas brutales como la Masacre de Manila o la eliminación de la etnia chamorro en las Islas Marianas. A los prisioneros de guerra se los mataba inmediatamente como en las Matanzas de Parit Sulong o Singapur, o bien se los dejaba morir lentamente en campos como el de Sandakán o el “Ferrocarril de la Muerte” en Birmania. No hubo piedad ni para los mismos civiles japoneses de Saipán y Okinawa, obligados a un suicidio forzoso sin marcha atrás.

Prisionero chino a punto de ser decapitado por un oficial japonés con katana en una fosa común.

Hubo otros genocidios menores, aunque no por ello igual de crueles. Croacia por ejemplo aniquiló 300.000 yugoslavos en matanzas colectivas o mediante el campo de concentración de Jasenovac, aunque los comunistas de Yugoslavia a la contra igualmente quitaron la vida a centenares de miles de nacionalistas croatas, serbios, eslovenos, musulmanes bosnios e incluso inmigrantes italianos en la Masacre de las Foibé. Mediante privaciones de alimentos y la neutralización violenta de rebeliones internas, Gran Bretaña desató en la India la Hambruna de Bengala que dejó 1 millón de indios muertos. El mismo desastre imitó Bélgica en la Hambruna de Ruanda con el fallecimiento de 300.000 ruandeses. También los checos asesinaron a millares de sudetes germanos, los rumanos a miles gitanos, los húngaros a los serbios (y viceversa), los thailandeses a indochinos, los ucranianos a polacos, los etíopes a eritreos, etcétera.

Año 1944

Después de tres largos años, en Enero de 1944, los alemanes, finlandeses y españoles levantaron el asedio sobre Leningrado. Aprovechando la retirada alemana, el Ejército Rojo reconquistó una buena parte de Estonia, Letonia y Lituania, dejando a millares de alemanes, voluntarios internacionales de las Waffen-SS y bálticos anticomunistas cercados en la Península de Curlandia o en las plazas fuertes de Narwa y Tallin.

Para los Aliados el año empezó muy mal en Italia, ya que tras superar el Río Volturno se dieron de bruces contra la Abadía de Montecassino. En aquel monasterio que fue bombardeado durante días, paracaidistas alemanes se atrincheraron en los escombros de la cima y a medida que iban viniendo estadounidenses, indios, neozelandeses, británicos, franceses libres, canadienses, australianos brasileños y otras soldados de nacionalidades diferentes, fueron acribillados en una gran sangría. Los estadounidenses desembarcaron en en Anzio al sur de Roma para aliviar la presión sobre Montecassino, sin embargo los alemanes se anticiparon dejándoles cercados a ellos en las costas italianas. Tanto en Montecassino como en Anzio la batalla se prolongó cinco meses terribles, no sólo para los soldados, también para los civiles italianos que soportaron la crueldad de las tropas coloniales marroquís y argelinas al saquear y violar a mujeres en varios pueblos y aldeas. El 17 de Mayo de 1944 los polacos libres escalaron la montaña y finalmente tomaron Montecassino, hasta ese momento los Aliados habían cosechado 54.000 bajas allí. También el frente fue roto en Anzio, permitiendo a los americanos dirigirse hacia la capital. El 4 de Junio de 1944 los estadounidenses entraron en Roma desfilando frente al Coliseo, justo en el mismo instante en que Colombia y Bolivia se adherían a los Aliados.

Los estadounidenses liberando Roma.

A principios de año sobre el Océano Pacífico la flota americana de Nimitz invadió las Islas Marshall. Los atolones de coral de Kwajalein, Majuro y Eniwetok, junto a decenas de islas, fueron conquistados por los estadounidenses con serias bajas por ambos bandos. En esta operación la flota japonesa en el Pacífico Central, anclada en la Isla de Truk, fue completamente destruida.

El 6 de Junio de 1944 se produjo desembarco de Normandía, poniendo los Aliado el pie en Francia por primera vez desde su expulsión cuatro años atras. Primeramente estadounidenses y británicos por la noche saltaron en paracaídas sobre la Península del Contentían y Merville, convirtiéndose la operación en un baño de sangre a manos de las baterías antiaéreas alemanas. Al amanecer los americanos desembarcaron en las playas de “Utah” y “Omaha”; los británicos en “Gold”; los canadienses en “Juno”; y los ingleses, franceses libres y la tropas de la Commonwealth en “Sword”. Especialmente sangrientos fueron los combates en las playas, por ejemplo los estadounidenses en “Omaha” encajaron 3.000 bajas tras quedar estancados por los búnkers y ametralladoras. Para el mediodía la “Muralla del Atlántico” fue superada por los Aliados, iniciando la invasión de Europa Occidental hacia el interior.

Desembarco de Normandía. Soldados americanos en “Omaha Beach”.

Muy complicada resultó la campaña de Normandía para los Aliados. Británicos y canadienses dirigidos por Montgomery fueron detenidos por tropas alemanas al mando de Rommel en la Batalla de Caen. Más rápido, aunque a costa de mucha sangre, los americanos fueron avanzando por Vierville, Carentán, Bayeux y ascendiendo por la Península del Contentín hasta acabar en el puerto de Cherburgo, campaña conocida como “los Bocages” por las escaramuzas en los setos. Curiosamente en la Batalla de Villers-Bocage que protagonizó por el lado alemán un sólo tanque del modelo Tiger comandado por Michael Wittman, destruyó en solitario a 41 blindados enemigos y a 14 transportes, hazaña única en el conflicto.

Las Islas Marianas fueron invadidas por los estadounidenses en Junio de 1944. Islas como Saipán, Tinian y Guam fueron protagonistas de encarnizados combates que se llevaron miles de vidas en los dos lados, aunque al final terminaron por caer en manos americanas. Simultáneamente a esta campaña se libró la Batalla del Mar de Filipinas, enfrentamiento que costó a Japón la peor derrota naval hasta la fecha, una de la que nunca se recuperaría, pues le fueron hundidos los tres portaaviones Shokaku, Hiyo y Taiho, además de encajar el derribo de 480 aviones, todo eso por unas pérdidas norteamericanas mínimas.

Batalla del Mar de Filipinas. Un avión japonés es derribado por el fuego antiaéreo americano visto desde un portaaviones con cazas Hellcat a bordo.

Londres a partir de Junio de 1944 empezó a ser bombardeada por un arma secreta alemana: los misiles. Primero se lanzaron las V-1, unas bombas volantes que despegaban desde Francia y luego caían sobre la capital inglesa. Poco después aparecieron los misiles V-2, imposibles de interceptar porque ascendían en vertical lanzados desde Alemania y a continuación descendían en picado por las nubes a una altura imposible de alcanzar a manos de ningún avión. Los misiles se cobraron en Londres y otras ciudades más de 12.000 muertos. Pero hubo otras armas revolucionarias en el Tercer Reich como el avión a reacción llamado Messerschmitt 262, el cual empezó a provocar unas pérdidas enormes a la aviación anglo-americana todavía de hélice, terror del que no se librarían los pilotos aliados en toda la guerra.

Misil V-1 alemán volando hacia Gran Bretaña.

El 22 de Junio de 1944 la Unión Soviética lanzó la “Operación Bragation”, una ofensiva general sobre todo el Frente Oriental, siendo el mazazo más grande en Bielorrúsia. Incapeces de recobrarse de la sorpresa inicial por las maniobras a través del Río Bobr, así como la reconquista de Vitebsk, Orsha, Bobruisk, Moguilev, Vilna y zonas de Polonia Oriental, enormes fuerzas alemanas quedaron embolsadas. Desde que se estrechó el cerco hasta que el Ejército Rojo controló absolutamente toda Bielorrúsia, un total de 28 divisiones del Eje fueron destruidas con más de 400.000 bajas, aunque a los soviéticos tampoco les saió gratis con más de 700.000.

Peor que Bielorrúsia resultaron las consecuencias estratégicas negativas posteriores para el Eje. Primeramente las tropas soviéticas invadieron Rumanía, la cual solicitó la paz con la URSS tras deponer el Rey Miguel III al Conducator profacista Ion Antonescu. A continuación el Ejército Rojo ocupó Bulgaria aprovechando un exitoso golpe de Estado comunista del Frente Patriótico dirigido por Georgi Dimitrov contra el Zar Simeón II. Acto seguido los soldados rusos penetraron en los Balcanes conquistando Albania, país en el que colocaron un gobierno títere comunista encabezado por Enver Hoxa. Macedonia siguió el mismo destino hasta acabar finalmente la ofensiva rusa en Serbia tras la conquista de la capital de Belgrado en donde enlazaron con los partisanos yugoslavos de Tito. Más al norte y tras soportar una devastadora ofensiva, Finlandia firmó la paz cediendo a la URSS los territorios del Istmo de Carelia y Péstamo. Jamás el Eje desde su existencia cosechó una catástrofe de tales dimensiones.

Motocicleta y Panzer alemán en retirada a través de Bielorrúsia tras la exitosa “Operación Bragation” del Ejército Rojo.

Un atentado sufrió Hitler con una bomba el 20 de Julio de 1944 en su cuartel general de Rastenburg, Prusia Oriental. Acto seguido hubo un pequeño golpe de Estado dirigido por el general Claus Von Stauffenberg en Berlín, el cual acabó en un fracaso rotundo porque Hitler salió ileso del atentado y rápidamente controló la situación. Los culpables, incluído Stauffenberg y muchos generales de la Wehrmacht fueron detenidos, juzgados y ejecutados. Entre las víctimas estuvo Rommel obligado a suicidarse a cambio de ser enterrado con todos los honores.

Con la “Operación Kobra” que lanzaron los tanques del general Patton, a finales de Julio los americanos en Francia rompieron el frente en Avranches y enlazaron con los británicos y canadienses que bajaban desde Caén, dejando a los alemanes atrapados en la bolsa de Falaise. Aquel asedio que terminó en derrota germana, costó a los alemanes 15.000 muertos y 50.000 prisioneros. Simultáneamente en la “Operación Dragoon” efectuada con un desembarco de americanos y franceses libres en la costa mediterránea de Provenza que concluyó con la toma de Toulon, Marsella y una carrera hacia los Pirineos, sentenció las aspiraciones alemanas de mantener Francia. Fue entonces cuando se decretó la retirada general en Francia. Aprovechando el caos la Resistencia Francesa en París se levantó contra los alemanes y la Milicia de la Francia de Vichy, entablándose un nutrido tiroteo en las calles parisianas con cantidad de muertos. Todo acabó cuando el 25 de Agosto de 1944, voluntarios republicanos españoles seguidos por las tropas francesas libres entraron en la capital, liberando París tras cuatro años de ocupación. Victoriosas las fuerzas aliadas desfilaron por los Campos Elíseos y el Arco de Triunfo, siendo elegido Presidente de la nación Charles De Gaulle.

Liberación de París el 25 de Agosto de 1944 por la Francia Libre.

Septiembre de 1944 fue un mes terrible para el Eje tanto en Europa como en el Pacífico. Con la conquista de Bruselas el día 3, Bélgica fue liberada. Mismo destino siguió Luxemburgo, así como las provincias de Alsacia y Lorena tras la Batalla de Colmar. Incluso se pudo conquistar Aquisgrán, la primera ciudad alemana de la guerra en caer. Nueva Guinea en Oceanía fue desalojada de japoneses con la victoria de americanos y australianos en la Batalla de Salamaua. Las Islas Palau también fueron conquistadas a costa de las sangrientas Batallas de Peleliu y Angaur.

“Operación Market-Garden” fue el nombre que se dió a la invasión de Holanda el 17 de Septiembre de 1944. A diferencia de otros lugares en esta ocasión se realizó mediante un asalto paracaidista y aerotransportado de gran magnitud. Pero la táctica resultó errónea, pues los británicos perdieron una división entera en Arnhem y los americanos junto a los polacos libres encajaron bajas muy elevadas en Nijmegen y en el cruce del Río Rin. Magistral fueron las operaciones llevadas a cabo por los alemanes y los colaboracionistas holandeses que incluso detuvieron a las fuerzas de tierra a través de los canales. Irremediablemente la conquista de Holanda fracasó totalmente para los Aliados que se vieron obligados a retirarse de los Países Bajos y regresar a Bélgica con más de 20.000 bajas.

Paracaidistas americanos saltan desde aviones C-47 Dakota sobre Holanda durante la “Operación Market-Garden”.

Para otoño de 1944 las cosas se complicaron de nuevo para los Aliados cuando asaltaron la “Línea Sigfrido”, una barrera defensiva que separaba Alemania del resto de Europa Occidental. El Ejército Estadounidense realizó el primer intento de penetrar hacia Alemania a través del Bosque de Hürtgen. Sin embargo la batalla librada entre las selvas boscosas, previamente fortificadas por los alemanes, le costó a Estados Unidos la retirada con la destrucción de una división y más de 50.000 bajas. Aquel fracaso en el Bosque de Hürtgen y anteriormente en Holanda, dejó estancados e inmóviles a los Aliados en el Frente Occidental.

Sobre la India el Imperio Japonés intentó probar suerte lanzando una última gran ofensiva con las tropas indias libres de Chandra Bose, esperando que los habitantes de la colonia británica se rebelaran contra sus amos. Al principio los soldados japoneses e indios libres penetraron en la provincia de Astracán velozmente encontrando numerosos ciudadanos que se unieron a su causa. Pero una vez llegaron a las ciudades de Imphal y Kohima los británicos y los indios coloniales leales a Londres resistieron tenazmente, obligando a los japoneses e indios libres a retirarse. Tras esta derrota japonesa, el Eje definitivamente empezó a abandonar Birmania siendo empujado por fuerzas muy superiores de ingleses, chinos, estadounidenses, indios, tropas coloniales africanas…

Soldado indio con dos británicos intentando descifrar las posiciones de los japoneses tras haber invadido la India a través de Kohima e Imphal.

Ante la cercanía del Ejército Rojo a la capital polaca, se podujo el Levantamiento de Varsovia contra los alemanes con el fin de liberar la ciudad antes que llegaran los rusos. La Resistencia Polaca (Armia Krajowa), sabía que era necesario controlar la capital expulsando a los germanos, pues si lo hacían los soviéticos, serían ellos los que instaurarían un modelo comunista afín a ellos y no una democracia como pretendían los polacos. Sin embargo las cosas salieron mal, pues con extrema crueldad los alemanes vencieron a la Resistencia Polaca tras destruir Varsovia en un 97% y provocar las SS grandes matanzas. El resultado de la sublevación fue en parte culpa de la URSS, ya que Stalin ordenó al Ejército Rojo detenerse frente a Varsovia, esperando a que los alemanes hiciesen el trabajo sucio por él. Tal actitud comportó protestas internacionales por parte de los otros contendientes, teniendo lugar de este modo la primera fractura de opinión entre el comunismo y los Aliados.

Resistencia Polaca del Armia Krajowa durante el Levantamiento de Varsovia.

Grecia fue abandonada por los alemanes antes de Navidad de 1944, poniendo fin al colaboracionista Estado Helénico. Justo en ese instante en que Grecia quedó sin control de nadie, los comunistas del Ejército Nacional de Liberación Popular (ELAS), estallaron en una revolución y se hicieron con Atenas para enfrentarse contra los viejos grupos resistentes de carácter conservador. De ese modo comenzó la Guerra Civil Griega. Lejos de allí, en Egipto, incluso tropas griegas libres se sublevaron contra los británicos por simpatizar con los conservadores. Fue entonces cuando Churchill, temiendo perder a Grecia a favor del comunismo decidió intervenir. Con rapidez los británicos desembarcaron en Atenas y otras zonas del país, aplastando a los insurgentes comunistas. Partidos democráticos fueron puestos en el poder por Reino Unido, el cual armó a antiguas bandas nacionalistas para combatir a la guerrilla del ELAS en el Epiro. Tanto la situación griega como la polaca marcaron muchas diferencias entre la URSS y los Aliados.

A finales de 1944 tuvo lugar la Batalla del Golfo de Leyte junto a Filipinas entre las flotas de Estados Unidos y Japón, uno de los enfrentamientos navales más grandes de la Historia. Ante la muy superior escuadra americana, la victoria estadounidense fue decisiva tras ser hundidos a los japoneses cuatro portaaviones, tres acorazados, diez cruceros y once destructores; a cambio de ser hundidos tres portaaviones y tres destructores a los norteamericanos. Después de esta batalla naval que desarboló para siempre a la escuadra japonesa, el control asoluto del Océano Pacífico pasó definitivamente a estar en manos de Estados Unidos.

Destructor americano dañado en la Batalla del Golfo de Leyte.

Una última gran ofensiva lanzó el Tercer Reich el 16 de Diciembre de 1944 contra los Aliados en el extenso territorio nevado y boscoso de las Ardenas. Tal fue la sorpresa inicial, que los americanos cayeron prisioneros por miles, perdiendo plazas fuertes como la de Saint Vith y numerosos pueblos de Bélgica y Luxemburgo. Sin embargo la frenética resistencia de los paracaidistas estadounidenses en Bastogne, más el contraataque inmediato de las columnas blindadas de Patton, impidieron la victoria alemana que pasó de ser un avance a un retroceso.

Tropas americanas de la 101ª División Aerotransportada cercada en la nieve de Bastogne durante la campaña de las Ardenas, Bélgica.

Finalizando el año, el Eje luchaba tan a la desesperada que realizó incursiones muy lejos de sus fronteras intentando mantener su presencia en el territorio enemigo a pesar de que tenía la guerra en las puertas de casa. Por ejemplo los japoneses utilizaron un arma secreta contra el territorio metropolitano de América, los Globos Fugo, consistentes en unos globos de gas con dinamita que lanzados desde Japón seguían las corrientes de viento hasta caer sobre Estados Unidos, Canadá y México, artefactos que únicamente mataron siete civiles estadounidenses y uno canadiense, además de provocar numerosos incendios y cortes de luz. Más efecto tuvieron los alemanes tras lanzar en paracaídas a insurgentes árabes con asesores alemanes en Oriente Medio y el Norte de África, que en este caso enlazaron con las guerrillas musulmanas provocando cortes de ferrocarril o teléfonos e incluso daños a los oleoductos ingleses en Irak, Palestina o Siria.

Año 1945

“Operación Bodenplatte” fue el nombre con que la Luftwaffe celebró el Año Nuevo el 1 de Enero de 1945, atacando masivamente, incluso con reactores, los aeródromos aliados en las Ardenas y alrededores. El éxito alemán fue prácticamente la destrucción de las fuerzas aéreas anglo-americanas en tierra, sin embargo la Luftwaffe no tenía reservas para reponer sus pérdidas, cosa que los Aliados sí. Finalmente la lucha por las Ardenas, conocida como la Batalla del Bulge, terminó con la entrada de las tropas estadounidenses en la frontera de Alemania el 25 de Enero de 1945.

Filipinas fue invadida por las tropas y marines de Estados Unidos en Enero de 1945, recuperando isla por isla tras cruentas batallas con los japoneses, incluyendo Luzón. Especialmente dura fue la encarnizada lucha por Manila, donde se cebó la destrucción cobrándose las vidas de 100.000 civiles filipinos. Terminada la conquista, el archipiélago filipino retornó a la órbita de Washington, el cual, una vez acondicionado, sirvió a la aviación estadounidense y mexicana para neutralizar por aire la Isla de Formosa.

Los estadounidenses desembarcando en Manila, Filipinas.

Una gran ofensiva sobre Birmania desarrollaron conjuntamente los británicos, indios, chinos, estadounidenses, australianos, neozelandeses y africanos coloniales contra sus defensores japoneses, thailandeses, indios libres y birmanos nacionalistas. Roto el frente de suministros por Mektila, el Eje se fue retirando a marchas forzadas por la selva hasta ponerse a salvo tras cruzar el Río Irrawadi, donde numerosos cocodrilos devoraron a cientos de japoneses. Por el camino la capital birmana de Rangún fue reconquistada por los ingleses. Todas las tropas del Eje se ocultaron en la Indochina y Malasia, mientras que Thailandia firmó la rendición de paz con los Aliados saliendo de la guerra.

Vietnam, Laos y Camboya fueron independizadas y separadas de Indochina por Japón ese año con el fin de disponer de más tropas en los frentes y contar con más aliados. Sin embargo la independencia acabó en una guerrilla por parte de los nacionalistas contra los comunistas unificados en el Partido Comunista Indochino de Ho Chin Mihn. También se extendió una violencia incontrolada como la matanza de miles de residentes franceses en Hanoi a manos de los japoneses y vietnamitas colaboracionistas, además de desatarse una hambruna que se cobró cientos de miles de muertos. El fracaso de Japón fue absoluto, cosechando el mismo resultado en Indonesia tras la pérdida de Borneo a manos australianas, que incrementó la guerrilla y el hambre en Java y Sumatra con las consecuentes desgracias humanas.

Algo que sorprendió a Occidente fue el empleo por parte de Japón de los “kamikazes”, consistentes en pilotos suicidas que estrellaban sus aviones contra los barcos nortemaericanos para hundirlos con facilidad. Aunque la táctica no resultó muy efectiva en la Guerra del Pacífico, los japoneses lograron hundir a los Aliados un total de 49 barcos y dañar a otros 288 seriamente, además del terror psicológico que provocaron.

Kamikaze japonés contra un barco estadounidense. El avión es del modelo Zero.

Muchos países aprovechando que el Eje estaba condenado a la derrota y temiendo las coacciones de los futuros vencedores hacia los que hubiesen permanecido neutrales, decidieron declarar la guerra a Alemania y Japón. Fueron el caso de Paraguay, Perú, Uruguay, Ecuador, Turquía, Arabia Saudí, Argentina y Chile. De estas naciones ninguna envió tropas a luchar, de hecho algunas como Turquía tenían voluntarios dentro la Wehrmacht. Únicamente Argentina participó mínimamente con la captura de dos submarinos alemanes y el envío de pilotos a Europa.

Bajo el nombre de “Operación Grenade” y “Operación Veritable”, conjuntamente las fuerzas armadas estadounidenses, británicas, canadienses y francesas entraron en Alemania Occidental. Los americanos cruzaron el Río Rin con asaltos paracaidistas y tomaron el Puente de Remagen tras una dura batalla, haciéndose al mismo tiempo con ciudades clave como Colonia, Düsseldorf o Munich. Más al norte los anglo-canadienses invadieron el Ruhr hasta llegar al sur de Dinamarca y conquistar los importantes puertos de Wilhelshaven y Kiel. Sendas ofensivas tanto por el norte como por el sur terminaron en una bolsa en la que cayeron prisioneros 300.000 soldados alemanes.

Puente de Remagen y prisioneros alemanes sobre este tras rendirse a los americanos.

Al mismo tiempo que la ofensiva anglo-americana en Europa Occidental, el Ejército Rojo lanzó su propia ofensiva en el Frente Oriental. Primeramente los soviéticos irrumpieron en Prusia Oriental, donde tras sufrir muchas bajas vencieron en la Batalla de Königsberg, ciudad que anexionaron cambiándola el nombre por Kaliningrado. Posteriormente el Ejército Rojo se hizo con todo el territorio polaco y entró en Pomerania. Tampoco pudieron hacer nada las tropas eslovacas que fueron derrotadas, entrando los rusos triunfales en Bratislava y sacando a Eslovaquia de la guerra.

Terrorífica fue la marea soviética que se extendió por Europa desde el Mar Báltico hasta los Balcanes. Más de 2 millones de mujeres fueron violadas, la mayoría alemanas, pero tamién húngaras, polacas, eslovacas… Como castigo hacia los alemanes étnicos “volksdeutsche” residentes en otros países, las nuevas autoridades comunistas de las zonas ocupadas por el Ejército Rojo decretaron su destierro, especialmente en Polonia y Checoslovaquia, siendo regiones como los Sudetes prácticamente desalojados en penosas marchas de cientos de miles de personas por la nieve. También entre los vencedores hubo desplazamientos forzosos como los polacos de Volhynia y Brest, los húngaros de Novi Sad, los italianos de Trieste y otros eslavos. Casi 10 millones de europeos vagaron por caminos y carreteras en uno de los éxodos masivos más grandes del siglo XX.

Hungría al igual que el resto de países del Eje intentaba sobrevivir a lo imposible. Los húngaros resistieron encarnizadamente intentando frenar al Ejército Rojo en la Batalla de Debrecen, donde las tropas húngaras vencieron a los soviéticas temporalmente. Justo en ese instante el Almirante Miklós Horthy fue derrocado en un golpe de Estado y sustituido el fascista por Ferenc Szlási de la Cruz Flechada. Pero a pesar del cambio de líderes, la nación estaba sentenciada. La Batalla de Budapest que se prolongó algunos meses en un desgaste sangriento entre soviéticos y húngaros por las calles de la ciudad, concluyó con victoria rusa y la rendición incondicional de Hungría.

Caballería húngara a las afueras de Budapest para realizar una última defensa suicida contra los soviéticos en Hungría.

Contra Japón la campaña de bombardeo estratégico empezó en 1945 con las nuevas superfortalezas volantes estadounidenses. Tokyo recibió los bombardeos más duros que se alargaron varios meses a costa de la muerte de cerca medio millón de japoneses. Otros miles de civiles perdieron mientras la vida en Osaka, Nagoya, Yokohama, Kobe, Kure, Fukuoka, Kagoshima, Kokura, etcétera. Hubo casi 1 millón de muertos en Japón por los raids aéreos, favorecidos en parte por las tradicionales casas de madera que prendían fácilmente las urbes. Pero también en ciudades de piedra como Dresde en Alemania la desgracia se cebó, ya que entre el 13 y 14 de Febrero de 1945 un bombardeo durísimo anglo-americano mató a decenas de miles de ciudadanos alemanes.

Ruinas de la ciudad de Dresde destruida por el bombardeo anglo-americano.

Austria y Chequia fueron asaltadas por el Ejército Rojo y los Estados Unidos al mismo tiempo desde dos frentes. A Viena los rusos llegaron antes, pero a Praga, estando mucho más cerca los tanques del general Patton, estos fueron obligados a desviarse hacia el sur con el fin de atacar los Alpes. Bastante polémica fue la decisión de Washington, pues el levantamiento de los checos contra los alemanes en Praga a la espera de que les liberasen primero los americanos antes que los rusos no fructiferó. Praga fue tomada por Stalin y luego toda Chequia se puso bajo la órbita de la URSS.

Sabiendo que la guerra se acabaría ese año, Stalin, Roosevelt y Churchill se reunieron en la Conferéncia de Yalta para determinar el futuro de Europa y la división de Alemania según zonas de ocupación. Además se acordó que al terminar la guerra en Europa, la Unión Soviética se involucraría en el Pacífico. Sin embargo no estaría presente en tales acontecimientos el Presidente americado Roosevelt que murió por enfermedad antes de eso, siendo sustituido por Harry Truman.

De las más sangrientas batallas del Pacífico para los marines estuvo la de Iwo Jima, isla volcánica conocida como la “picadora de carne” que dejó una enorme pérdida en vidas humanas con 21.000 japoneses y 6.800 estadounidenses antes de caer en manos de estos últimos.

Batalla de Iwo Jima. Los marines norteamericanos son sorprendidos por los japoneses a las faldas del Monte Suribachi.

Inmediatamente después de Iwo Jima tuvo lugar la campaña de las Islas Ryuku con la invasión a la Isla de Okinawa, primera prefactura habitada de Japón en la guerra. Una vez más el coste para ambos bandos fue elevadísimo en tierra, mar y aire, pues millares de soldados perecieron, centenares de aviones fueron derribados y decenas de barcos hundidos, entre ellos el superacorazado Yamato tras una carga naval suicida y numerosos portaaviones estadounidenses destruidos. Peor lo pasaron los 140.000 civiles que fallecieron, muchos presas de suicidios colectivos, a veces de familias enteras. Terminada la invasión de la isla murieron 95.000 soldados japoneses y 12.000 militares estadounidenses. Tal cantidad de vidas llevó a Estados Unidos a replantearse su posición respecto a la guerra.

Con el fin de tener unas ciertas garantías de paz tras la guerra, los Aliados fundaron la Organización de Naciones Unidas (ONU) el 25 de Abril de 1945 en San Francisco. El nuevo órgano internacional pretendía acoger a todas las naciones vencedoras y vencidas para que después de la guerra se mantuviese la estabilidad con el fin de hacer un mundo más globalizador y ordenado.

Últimos soldados fascistas italianos de la República de Saló. Niños como los de la fotografía fueron usados como combatientes por los países del Eje ante la escasez de adultos.

Incapaces de resistir a las tropas estadounidenses, británicas, brasileñas, polacas libres y de la Commonwealth, los fascistas italianos se fueron replegando hacia los Alpes. Sin apenas orden, las tropas italianas del general Rodolfo Graziani se rindieron en masa a los Aliados en el Río Po, Milán y Venecia, aunque menos suerte tuvieron los soldados que cayeron en manos de los guerrilleros en las montañas porque fueron asesinados. El 28 de Abril de 1945, Mussolini fue capturado por los partisanos italianos en el Lago Como y ejecutado, siendo expuesto su cadáver en una gasolinera de Milán. Liquidado el Duce, la República de Saló y el fascismo dejaron de existir.

Hitler decidió presentar una resistencia final en Berlín antes de la catástrofe inminente. A duras penas los alemanes pudieron vencer a los soviéticos en la Batalla del Río Oder, última victoria de la Wehrmacht en la guerra. Pero a finales de Abril el Ejército Rojo entró en la capital violentamente. Los alemanes organizaron una magnífica defensa en las calles, escombros, avenidas y edificios que duró varios días, sumándose a la batalla voluntarios europeos en las Waffen-SS como franceses, nórdicos, bálticos o españoles, además de los niños de las Juventudes Hitlerianas y las milicias civiles del Volksturmm. Bajo las bombas y las violaciones de los rusos la población civil vivió un sufrimiento indescriptible, uno de los mayores ejemplos fue la inundación del metro con agua del río cuando estaba atestado de heridos. Finalmente el 30 de Abril de 1945, Hitler escondido en su búnker bajo la Cancillería, se suicidó de un tiro en la cabeza junto a su esposa Eva Braun, siendo sus cuerpos incinerados. Goebbles siguió la misma suerte. A pesar de la muerte del Führer, la Batalla de Berlín se prolongó los primeros días de Mayo con los sangrientos asaltos soviéticos contra el Reichstag (Parlamento) y la Cancillería, que terminaron con la izada de la bandera de la URSS sobre la capital del Imperio Alemán.

Bandera soviética ondeando en el Reichstag de Berlín, justo después de tomar la URSS la ciudad y suicidarse Adolf Hitler.

Sucesor de Hitler fue nombrado el almirante Karl Doenitz, que no haciendo caso a las órdenes póstumas del Führer, empezó a negociar la paz con los Aliados. Himmler que había intentado arrebatarle el puesto tras una traición, se suicidó antes de ser reconocido. Durante algunos días más se alargaron los combates en Europa, esperando Doenitz evacuar a todos los civiles posibles de la Europa Oriental a la Europa Occidental para no caer bajo control comunista. Oficialmente el 8 de Mayo de 1945 Alemania firmó la capitulación a los Aliados en Reims.

Capitulación de Alemania en Reims firmada por el almirante Karl Doenitz (izquierda).

Justo en el mismo instante de la rendición hubo una auténtica matanza en Setif, Argelia, donde nacionalistas árabes se levantaron obligando al Ejército Francés a responder masacrando a 45.000 argelinos. No sería el único crimen, pues en los días posteriores los Aliados hicieron limpieza de movimientos fascistas o nacionalistas en todo el continente. En Francia por ejemplo hubo la llamada “Depuración”, en Yugoslavia la Matanza de Bleiburg, así como otros descabezamientos en Holanda, Bélgica, Escandinavia, Europa Oriental, Filipinas, China… Por mal nutricción y falta de medios, cientos de miles de prisioneros del Eje también fallecerían en los recintos de detención los primeros meses.

Todavía los combates continuarían en Europa sobre los Balcanes, pues Croacia, Montenegro y la recién independizada Eslovenia, aún miembros del Eje, siguieron la lucha contra Tito. Para acelerar el fin de las hostilidades, los aviones de Estados Unidos recurrieron al bombardeo aéreo de Pogdorica en el que mataron a 500 montenegrinos, lo que permitió la salida de Montengro del conflicto. Poco después la reinstaurada Yugoslavia con apoyo militar británico derrotó en la Batalla de Poljana el 15 de Mayo de 1945 a los ejércitos de Croacia y Eslovenia. Invadidas por los yugoslavos las capitales croata y eslovena, Zagreb y Ljubliana respectivamente, más la toma de la ciudad de Trieste en la frontera italiana, el Eje en Europa fue completamente aniquidado.

Triunfal entrada de los partisanos comunistas yugoslavos de Josip Tito en la ciudad italiana de Trieste tras aplastar toda la resistencia en los Balcanes.

La Conferéncia de Postdam se celebró el 17 de Julio de 1945 entre Truman, Stalin y el nuevo Primer Ministro inglés Clement Atlee. De esta reunión se acordó la utilización de la bomba atómica contra Japón en caso de que no se rindiera incondicionalmente. También se pactó el reparto territorial de Alemania para Estados Unidos, Gran Bretaña, la URSS y Francia, incluyendo demarcaciones de las cuatro potencias en las capitales de Berlín y Viena. En el caso de Japón exclusivamente la ocupación metropolitana sería de Estados Unidos, aunque con compensaciones para el resto a costa de su Imperio.

Tanto Japón como sus Estados títeres continuaron la guerra en Asia haciendo oídos sordos a las advertencias de Postdam. Por esa razón cuando estalló experimentalmente la primera bomba atómica en los Álamos de Nuevo México, misión denominada “Proyecto Manhattan”, el Presidente Truman decidió que Estados Unidos pusiese de una vez por todas fin a la guerra.

El 6 de Agosto de 1945 el bombardero B-29 Enola Gay pilotado por Paul Tibbets lanzó una bomba atómica sobre Hiroshima. La ciudad japonesa fue desentigrada con una ola destrucción apocalíptica y un altísimo hongo de radiacción que se llevó bárbaramente la vida de 180.000 seres humanos.

Bomba atómica de Hiroshima. Aquel arma terrible se cobró la vida de 180.000 personas.

Al día siguiente de la bomba, el 7 de Agosto, la Unión Soviética y la Mongolia Exterior declararon la guerra a Japón, Manchuria y Mongolia Interior. Sin previo aviso el Ejército Rojo cruzó en oleadas las fronteras de Manchuria y el noreste de Asia. Dos días más tarde, el 9 de Agosto, una segunda bomba atómica cayó sobre Nagasaki matando a otras 170.000 personas. Una de las mayores desgracias del terror atómico fue que la radiacción dejaría infectadas a miles de personas para el resto de su vida con graves secuelas y enfermedades.

Viendo que la situación era insostenible para Japón, el Emperador Hiro-Hito anunció por radio la capitulación de su país el 14 de Agosto de 1945. Sorprendentemente un grupo de militares no estuvo de acuerdo con la rendición y provocó un golpe de Estado, sin embargo la iniciativa acabó fracasando al no encontrar los sublevados adeptos debido a que la mayoría de mandos militares prefirieron obedecer al Emperador.

Todo el Imperio Japonés en Asia fue triturado los últimos días de Agosto. Con increíble velocidad el Ejército Rojo conquistó la Mongolia Interior, la Corea Septentrional, la Isla de Sajalín y las Islas Kuriles. Manchuria entera fue tomada por los soviéticos tras entrar triunfales en la capital de Harbin y hacer prisioneros a 600.000 soldados del Eje, entre ellos al Emperador manchú Pu-Yi. Toda la China ocupada volvió a manos del Kuomintang, mientras que los británicos desembarcaron en Singapur el 21 de Agosto recuperándola sin problemas tras el suicidio colectivo de 300 japoneses. En Indochina hubo un desembarco de soldados franceses sobre Hanaoi y Saigón que hicieron prisioneros a los últimos soldados japoneses. Similares operaciones imitaron los holandeses en Indonesia. Curiosamente algunos japoneses con menos suerte quedarían abandonados y olvidados en islas del Pacífico durante décadas.

Firma de la rendición del Eje en la Bahía de Tokyo sobre el acorazado americano USS Missouri.

El 2 de Septiembre de 1945 el Eje se rindió incondicionalmente a los Aliados en la Bahía de Tokyo sobre el acorazado americano USS Missouri. La Segunda Guerra Mundial había terminado.

Seis años y un día había durado el horror. El balance final de toda aquella carnicería fue de 80 millones de seres humanos muertos en todo el Planeta Tierra.

Día de la victoria, 2 de Septiembre de 1945. Un veterano marinero americano besa a su novia en plena Sexta Avenida de Nueva York.