Panzer PzKpfw I

Nombre: Panzer PzKpfw I
Nacionalidad: Alemania
Compañía: Krupp
Motor: Krupp M 305 a 57 CV
Longitud: 4′ 45 m
Anchura: 2′ 1 m
Altura: 1′ 72 m
Blindaje: 10-15 mm
Autonomía: 155 km
Velocidad: 40 km/h
Peso: 5′ 4 toneladas
Tripulación: 3
Armamento: Dos ametralladoras MG-13 de 7′ 92 mm
Historia:

El Panzer I fue el primer tanque que dispuso el Tercer Reich durante la “Era de Entreguerras” anterior a la Segunda Guerra Mundial. A pesar de que sus prestaciones fueron muy limitadas y de que su papel en combate fue mínimo, el Panzer I estrenó una línea de futuros carros que llevarían a Alemania a construir un gran imperio en Europa tras el desarrollo de la “Guerra Relámpago” o “Blitzkrieg”.

Desarrollo:

El origen del Panzer I tuvo lugar a inicios de la década de 1930 cuando el Ejército de la República de Weimar (Reichswehr) llevó a cabo una serie de estudios y pruebas en la Unión Soviética tras haber alquilado un campo de maniobras en Kama, una región boscosa próxima a Kazán, donde se realizaron varios test con fuerzas blindadas para evitar las miradas indiscretas de los observadores del Tratado de Versalles que prohibían expresamente a Alemania el uso de tanques. A raíz de estas experiencias en Rusia, las empresas Krupp, MAN, Daimlar-Benz y Henschel se ofrecieron al diseño de un carro bautizado como Panzer I, una solicitud que no fue atendida hasta 1933 cuando Adolf Hitler accedió al poder y sentó las bases de las futuras divisiones acorazadas del Ejército Alemán (Wehrmacht).

Panzer pzKpfw I del Ejército Alemán.

Catalogado como “carro ligero”, el Panzer I fue un vehículo acorazado de reducidas dimensiones con poco más de 4 metros de longitud y 2 metros de anchura sumando chasis y torreta con casamata fija para albergar a conductor, receptor y transmisor; así como por un débil blindaje de 10 a 15 milímetros de grosor (sólo resistente a proyectiles de 10 a 15 milímetros) y un limitado armamento de dos ametralladoras MG-13 de 7’92 milímetros. Movido inicialmente por un motor Maybach al que se le sustituyó por uno Krupp refrigerado por aire, el vehículo era capaz de correr a 40 kilómetros por hora gracias a un tren de rodadura (compuesto por cuatro ruedas de marcha y cuatro rodillos de retorno a cada lado) y comunicarse durante la marcha con otros carros mediante una antena de radio FuG 2. A pesar de que este tanque construido finalmente por Krupp fue un modelo muy modesto para la época, el Tercer Reich impulsó su inmediata entrada en servicio bajo el irónico apodo de “lata de sardinas”.

Acciones:

Oficialmente el 12 de Septiembre de 1936 el Panzer I fue desplegado en una zona de conflicto bélico cuando 37 carros del 6º Regimiento Panzer al mando del teniente coronel Wilhelm Von Thoma que viajaban a bordo de los cargueros Grigenti y Pasajes desembarcaron en España sobre el puerto de Sevilla para unirse a una guarnición del Ejército Nacional situada en el Castillo de las Arguijuelas en Cáceres y tomar partido en la Guerra Civil Española contra la Segunda República. Así fue como desde 1937 en adelante, un total de 122 tanques Panzer I serían suministrados por Alemania y la Legión Cóndor para encuadrarse en las 1ª, 2ª, 4ª y 5ª Compañías Blindadas, más el Batallón de Carros, este último integrado por una tripulación mixta de quince hombres entre diez alemanes, dos austríacos, un rumano, un húngaro y un checoslovaco. Entre las acciones de dichas unidades de Panzer I estuvo la Batalla de Brunete y los ataques en torno al sitio de Madrid sobre Pozuelo de Alarcón, Carabanchel y Boadilla del Monte; así como la ofensiva contra Vizcaya y Asturias, la Batalla de Belchite en Zaragoza, la Batalla de Teruel sobre el camino entre Azaila y Estracón, y la ruptura del frente en Cataluña mediante un avance blindado de 20 kilómetros entre Valls y Tarragona.

Fuera de Europa y más concretamente en Asia, un lote de veinticinco Panzer I fueron vendidos por Alemania a la China del Kuomitang dirigida por el Presidente Chiang Kai-Shek. Estos carros que pasaron a engrosar las filas del Ejército Nacional Revolucionario operaron durante la Guerra Civil China contra el Partido Comunista Chino de Mao Tse-Tung y posteriormente en la Segunda Guerra Sino-Japonesa contra Japón, destacando especialmente en la Batalla de Nankíng cuando un grupo de Panzer I organizó un exitoso contraataque sobre la Puerta de Guanghau que facilitó escapar un buen número de tropas nacionalistas cercadas.

Revisión de Un tanque Panzer PzKpfw I.

Al comenzar la Segunda Guerra Mundial en Septiembre de 1939 un total de 973 tanques Panzer I (el 36% de los 2.690 utilizados) invadieron Polonia y combatieron contra el Ejército Polaco bajo un organigrama de 288 carros por división acorazada. Al año siguiente, en 1940, algunos pocos participaron en la conquista de Noruega y Dinamarca; mientras que durante la campaña de Francia una agrupación de 564 Panzer I (el 21’8% de los 564 empleados) lucharon contra el Ejército Francés. A pesar de su obsolencia técnica, en 1941 un lote de 377 Panzer I tomó parte en la “Operación Barbarroja” contra la Unión Soviética y un número menor peleó en los Balcanes y el Norte de África. Curiosamente y antes de su retirada del servicio a mediados de la Segunda Guerra Mundial, el Tercer había construido un total de 2.435 Panzer I.

Versiones:

Panzer I Ausf A

Las compañías Krupp, Daimler-Benz, MAN y Henschel fabricaron las primeras 818 unidades del Panzer I Ausf A entre 1934 y 1936. Esta versión que participó en la Guerra Civil Española y la Guerra Civil China, fue uno de los tanques principales en tomar parte en la campaña de Polonia, además de reducirse sus últimas operaciones dentro del Afrika Korps en Libia y también apoyando a Finlandia en el Istmo de Carelia.

Panzer I Kleiner Panzerbefehlswagen

El Panzer I Kleiner Panzerbefehlswagen fue exclusivo de la compañía Daimler-Benz que produjo un total de 184 unidades. Entre las mejoras realizadas estuvieron las nuevas ametralladoras MG-34 de 7′ 92 milímetros, un chasis alargado y una nueva altura en la torreta de 1′ 99 metros.

Panzer I Ausf B

Al modelo Panzer I Ausf B se le suprimió la superestructura de la casamata y la torreta porque fue diseñado con la única finalidad de realizar tareas específicas de apoyo. De ello se encargaron las empresas Krupp, MAN, Daimlar-Benz y Henschel que produjeron un total de 675 Panzer I Ausf B.

Ladungsleger auf Panzer I Ausf B

Ante la necesidad de detonar obstáculos sobre la “Línea Maginot” del Ejército Francés en el Frente Occidental, el Tercer Reich ordenó la fabricación del Ladungsleger auf Panzer I Ausf. B. Se trató de un Panzer I convencional y sin torreta con una carga de demolición (Abwurfvorrichtungen) de 50 kilogramos que mediante una grúa se depositaba sobre un objetivo concreto y se hacía explosionar sin riesgo alguno para las tripulaciones. Curiosamente de las 120 unidades fabricadas, 30 fueron encuadradas en el 38th Batallón de Ingenieros adscrito a la 2ª División Panzer que durante la campaña de Francia en 1940 se distinguió demoliendo búnkers y atrincheramientos enemigos.

Panzer I Ausf F (VK 1801)

También conocido como prototipo VK 1801, el Panzer I Ausf F intentó dejar de ser un “carro ligero” para convertirse en un “carro medio”. La razón de ello fue que se le aumentó el blindaje a los 80 milímetros de grosor (lo que incrementó su peso de 5 a 21 toneladas) y se le añadieron otras mejoras como una nueva caja ZF SSG 47, una mira telescópica TZF 81 y dos ametralladoras MG-34 recubiertas de cilindros.

Panzer I Ausf F (VK 1802)

Bautizado como VK 1802, el Panzer I Ausf F fue una imitación del Panzer I Ausf F (VK 1801) con una serie de cambios mucho más disimulados. Por ejemplo se le adaptó un motor Maybach HL45P refrigerado por líquido de 6 cilindros a 150 caballos de vapor con caja VG15319, además de una torre cónica con mayor espacio para absorber impactos, cinco periscopios de observación, escotillas laterales a costa de los guardabarros, equipo de radio FuG 5 y unas cadenas de 540 milímetros con dos ruedas de transmisión y una de apoyo en el trebolsillo. Solamente se fabricaron 30 unidades que fueron integradas en la 1ª División Panzer para combatir contra los partisanos en la Unión Soviética y Yugoslavia, mientras que otros pocos fueron desplegados en Italia para invadir la Isla de Malta (una operación que jamás se llevó a cabo). Al terminar la Segunda Guerra Mundial únicamente tres tanques de este modelo sobrevivieron a la contienda: uno fue enviado al Museo de la Guerra de Belgrado en Serbia; otro al Museo Kubinka de Moscú en Rusia; y el último al Polígono de Pruebas de Aberdeen de Maryland en Estados Unidos.

Panzer I Ausführung A

La vulnerabilidad de los Panzer I ante los ataques de aviones hizo necesario la construcción por parte de la Compañía Alkett de una versión antiaérea. Así nació el Panzer I Ausführung A del que se produjeron 24 unidades y que básicamente se caracterizaron porque se les suprimió la torreta y se les instaló en su lugar un cañón antiaéreo Flak 38 de 20 milímetros.

Flammpanzer I

El “Panzer Llameante” o Flammpanzer I fue un Panzer I Ausf A al que se le añadió un lanzallamas de infantería del modelo “Flammenwerfer 40” que era capaz de soltar de diez a doce bocanadas de fuego a 25 metros de distancia. Únicamente lo empleó la 5ª División Panzer en el Norte de África durante el asedio de Tobruk en Libia, demostrando un efecto devastador contra las posiciones de la 9ª División de Infantería Australiana en 1941.

Sanitätskrafwagen I Ausf A

Ideado como un Panzer I destinado a operar en el Cuerpo Médico del Ejército Alemán, el Sanitätskrafwagen I Ausf A fue la única versión del tanque destinada a salvar vidas y no arrebatarlas. Fabricados algunos con torreta y otros sin para ganar espacio, la función de este vehículo sanitario fue hacer viajes de ida y vuelta al frente transportando heridos sobre terrenos difíciles.

Minenräumwagen Borgward (Sd.Kfz. 300)

A diferencia de los otros Panzer I, el Minenräumwageb Borgward era un complemento radioteledirigido de dicho tanque, cuya finalidad era barrer las minas en terrenos peligrosos o abrir corredores de seguridad para la infantería. Este vehículo que se protegía por una pared de cemento que aumentaba su peso a 1’5 kilogramos y reducía su velocidad a 6 kilómetros por hora, se movía mediante un motor Borgward 6M 2.3 RTBV con capacidad para 2.250 litros de gasolina y una autonomía de 30 kilómetros. La carga explosiva consistía en 515 kilogramos de dinamita con capacidad destructora para abrir un cráter sobre el suelo de 40 metros de diámetro y 1’5 metros de profundidad; aunque a veces no era necesario porque neutralizaba directamente las minas enterradas mediante rodillos. Aproximadamente la Compañía Borgward fabricó un total de 100 unidades que en Febrero de 1941 fueron encuadradas según la “Ordenanza 1.159” en el 1st Batallón de Minas (Minenräum Abteilung 1), aunque la escasa fiabilidad demostrada en el Frente Oriental de la URSS propició su retirada del servicio.

 

Bibliografía:

-Roger Ford, Grandes Tanques del Mundo. “El PZKPFW I”, Libsa (2003), p.36-37
-Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial. “Protagonista: El carro de combate”, S.A.R.P.E. (1978), p.26-27
-Artemio Mortera, Panzerkampfwagen I en España, Revista Desperta Ferro Especiales Nº12 (2017), p.22-27
-Martínez Canales, Prototipos y vehículos especiales en las Panzerdivisionen (3ª Parte), Revista Serga Nº 77 (2012), p.54-64