Churchill

Nombre: Churchill
Nacionalidad: Gran Bretaña
Compañía: Vauxhall/Bedford
Motor: Bedford en línea a 350 CV
Longitud: 7′ 67 m
Anchura: 3′ 25 m
Altura: 2′ 48 m
Blindaje: 16-102 mm
Autonomía: 170 km
Velocidad: 24′ 9 km/h
Peso: 39 toneladas
Tripulación: 5
Armamento: Un cañón QF de 75 mm y dos ametralladoras Besa de 7’92 mm
Historia:

Muy posiblemente el Churchill fue uno de los tanques más peculiares diseñados por Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial. Conocido por los carristas por ser un conjunto acorazado torpe y propenso a los fallos mecánicos, únicamente su poderoso cañón lo convirtió en numerosas ocasiones en un temible oponente para las fuerzas del Eje.

Desarrollo:

Tanque Churchill durante unas maniobras en Inglaterra.

Originalmente el diseño del Churchill surgió a partir del prototipo A22, un tanque fabricado por la Compañía Vauxhall/Bedford que había sido desestimado por el Ejército Británico debido a sus carencias técnicas en combate. No obstante y en cuanto esta misma empresa subsanó los errores anteriores y reconvirtió a dicho carro de grandes dimensiones en un blindado pesadamente acorazado y de un reducido coste económico a la hora de su fabricación, nació el “Churchill”, bautizado con ese nombre en honor al Primer Ministro Winston Churchill.

El Churchill era un tanque característico por su robusto blindaje de 102 milímetros y por su longitud de más de siete metros que le confería un amplio espacio interior para cinco tripulantes que entraban y salían a través de dos trampillas de escape laterales. Sustentado por un tren de rodaje de 11 diminutas ruedas helicoidales en cadena envolvente (lo que constituía una ventaja porque en caso de romperse una de éstas, podía ser sustituida por otra de repuesto a un precio económico muy bajo), tenía el aspecto negativo de un elevado peso de 39 toneladas que reducía su velocidad a menos de 25 kilómetros por hora a pesar de su motor Bedford en línea a 350 caballos de vapor (aunque por lo menos disponía de la ventaja de poseer un sistema de dirección regenerativo Merrtt-Brown que permitía al carro girar sobre si mismo tanto en movimiento como en reposo). De hecho, la torpeza de este blindado sólo era compensada por su poderoso armamento consistente en dos ametralladoras Besa de 7’92 milímetros y un cañón QF de 75 milímetros que a corta distancia podía penetrar la coraza del tanque alemán Tiger.

Curiosamente los 1.000 primeros pedidos de tanques Churchill que salieron de las factorías de la Compañía Vauxhall/Bedford en el verano de 1941, fueron devueltos por el Ejército Británico porque todos presentaban mal estado en sus motores, averías mecánicas y una débil soldadura en la torreta. Ante este dilema de producción, el Churchill se tuvo que adaptar al terreno según las circunstancias y por tanto rediseñarse muchas versiones según los ingenieros fueron aprendiendo de sus errores y subsanando los fallos. Así fue como el Churchill se convirtió en un blindado muy desagradable para los carristas (cañones inferiores al enemigo, limitada visibilidad de tiro, excesivas labores de engrase para mantener tantas ruedas…), cuyas entregas solían venir con un manual de instrucciones muy detallado para las tripulaciones. No obstante y a pesar de las quejas efectuadas por parte del Ejército Británico, la industria del Reino Unido llegó a construir un total de 7.368 unidades de Churchill.

Segunda Guerra Mundial:

Cuando el Churchill recibió su bautismo de fuego en la Segunda Guerra Mundial, todos los ejemplares que se estrenaron en Junio de 1942 durante la Batalla de Gazala combatiendo al Afrika Korps en Libia, resultaron destruidos por los carros alemanes Panzer o los cañones de 88 milímetros; exactamente igual que los que participaron en el desembarco de Dieppe sobre Francia el 19 de Agosto de 1942, que tras quedar atascados con sus cadenas entre los guijarros de las playas, resultaron pulverizados uno a uno por las baterías costeras. El mismo papel jugaron en la Batalla de El-Alamein entre Octubre y Noviembre de 1942 porque todos los Churchill fueron aniquilados sobre las arenas de Egipto, logrando sobrevivir solamente uno (que milagrosamente se mantuvo operativo después de recibir ochenta impactos de artillería). A raíz de estas experiencias tan desastrosas para el Churchill, estos tanques fueron retirados de las líneas de frente y devueltos a la Compañía Vauxhalk/Bedford.

Carro de combate Churchill.

Hasta el desembarco de Normandía el 6 de Junio de 1944, los Churchill no volvieron a ser manejados por el Ejército Británico, aunque en esta ocasión como “tanques zapadores” limpiando campos de minas, disolviendo alambradas, superando trampas o tendiendo caminos artificiales para permitir el paso de la infantería. Acto seguido tomaron partido durante la campaña de los setos normandos en los “bocages” y sobretodo en la Batalla de Caen, donde los Churchill sufrieron pérdidas muy elevadas (aunque gracias a su cañón de 75 milímetros consiguieron destruir hasta un total de tres tanques alemanes Tiger, además de capturar un cuarto después de desencajarle la torreta de un disparo y obligar a su tripulación a abandonarlo). Simultáneamente, hubo otras naciones que también operaron con el Churchill entre sus filas como la Unión Soviética que luchó con 301 unidades en el Frente Oriental de Ucrania, Australia que los empleó en las junglas de Nueva Guinea para expulsar del país a las fuerzas del Imperio Japonés, o Canadá que los utilizó en 1945 durante la invasión del oeste de Alemania a través del Río Rin.

Terminada la Segunda Guerra Mundial en 1945, el Reino Unido continuó usando a los Churchill durante la descolonización del Imperio Británico en los primeros compases de la Guerra Fría, hasta que finalmente fue retirado del servicio en 1952. Solamente Irlanda prosiguió operando con cuatro unidades de Churchill hasta que el Ejército Irlandés los jubiló en 1961.

Versiones

Churchill I

El Churchill I fue el primer carro de combate diseñado de la serie y el único utilizado por el Ejército Canadiense durante el desembarco de Dieppe en Agosto de 1942. Solamente se construyeron 303 unidades debido a su escaso blindaje, poca fiabilidad técnica y un pequeño cañón dos libras.

Churchill II

Similar al Churchill I, el Churchill II disponía de un cañón de 40 milímetros y una ametralladora Besa de 7’92 milímetros extra sobre el casco.

Churchill III

A diferencia del Churchill I y el Churchill II, al Churchill III se le incorporó un potente cañón de 57 milímetros.

Churchill IV

De todas las versiones, la más producida fue el Churchill IV con un total de 1.622 unidades debido a que el molde de la torreta era más barato y económico de fabricar.

Churchill V

Muy parecido a los modelos anteriores, el Churchill V contó con un poderoso obús de 95 milímetros.

Churchill VI

Copiado del Churchill V, el Churchill VI adaptó un cañón menor de 75 milímetros.

Churchill VII

“Tanque Pesado” fue el nombre con que los Aliados bautizaron al Churchill VII gracias a un mayor blindaje con 152 milímetros, más peso y un cañón de 75 milímetros con el que causó ciertos estragos a los alemanes durante la campaña de Normandía.

Churchill VIII

Aparentemente apenas hubo diferencias entre el Churchill VIII y el Churchill VI, salvo que el primero tendría un blindaje algo mayor.

Churchill IX

Bautizado como “teniente”, el conjunto técnico del Churchill IX disfrutó de una coraza más sólida en la torreta y la suspensión.

Churchill X

Fruto de la fusión de un Churchill VI y un Churchill IX, el Churchill X era defensivamente más acorazado y ofensivamente más potente gracias a su cañón de 95 milímetros.

Churchill XI

La única diferencia del Churchill XI con el Churchill V fue que este último adaptó la torreta del Churchill VIII.

Churchill Oke

Los tres Churchill Oke que fueron fabricados incorporaron un lanzallamas del modelo Ronson en la torreta, el cual apenas les sirvió de nada porque todos fueron destruidos durante el desembarco de Dieppe en 1942.

Churchill Na75

El Churchill Na75 era la versión tropicalizada del Churchill I, al que le protegieron mediante un mantelete extraído de un tanque estadounidense Sherman que estaba adaptado para soportar la arena y el polvo del Desierto del Sáhara.

Churchill AVRE

Originalmente pensado para apoyar a los zapadores, el Churchill AVRE era un tanque barredor de minas que neutralizaba los artefactos gracias a unos rodillos delanteros con horquillas de haz que abrían corredores para la infantería. Curiosamente la mayor parte de estos carros tuvieron un papel destacado durante el desembarco de Normandía el 6 de Junio de 1944, limpiando de trampas explosivas las Playas de “Gold”, “Juno” y “Sword”.

Tanque Churchill AVRE con abridor de corredores con horquillas.

Churchill ARCA

El Churchill ARCA fue un taque destinado a los cuerpos de zapadores e ingenieros del Ejército Británico que estaba preparado para el tendido de puentes artificiales debido a que sobre su chasis disponía de una serie de rampas de gran longitud.

Churchill Cocodrile

Bastante similar al Churchill Oke, las 800 unidades del Churchill Cocodrile volvieron a incorporar lanzallamas con un sistema de combustible inflamable de mayor calidad.

 

Bibliografía:

-Roger Ford, Grandes Tanques del Mundo, “La hoja de servicios del Churchill”, Libsa (2003), p.67-70
-Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial, “Infantry Tank Mk 2 Churchill”, S.A.R.P.E. (1978), p.837
-Roberto Hernández Martínez, Carro de Combate Británico Churchill: El Tanque de Infantería, Revista WW2GP Magazine Nº4 (2014), p.19-20
-http://en.wikipedia.org/wiki/Churchill_tank