Musashi

Nombre: Musashi
Nacionalidad: Japón
Constructora: Mitsubishi
Tipo: Superacorazado
Clase: Yamato
Eslora: 263 metros
Manga: 38′ 9 metros
Peso: 71.658 toneladas
Velocidad: 27 nudos
Blindaje: 650-80 milímetros
Planta motriz: 12 Calderas Kampon a 4 turbinas de vapor
Tripulación: 2.200 hombres
Botadura: 8 de Agosto de 1940
Aviones: 7 hidroaviones Mitsubishi F1M2
Armamento:
·9 cañones de 460 mm
·12 cañones de 155 mm
·12 cañones de 127 mm
·24 cañones AA de 25 mm
Historia:

Junto con el Yamato, el “superacorazado” Musashi no solo fue el buque más poderoso de la Marina Imperial Japonesa, sino de toda la Segunda Guerra Mundial. Este acorazado fuertemente artillado y blindado no tuvo rival que se le pudiera homologar en la Guerra del Pacífico, por lo que su perdición final vendría de la mano de un buque de superficie enemigo, sino la aviación que con centenares de aparatos le acabaría atrapando y hundiendo en la Batalla del Golfo de Leyte.

Desarrollo:

Con la salida de Japón del Tratado Naval de Washington suscrito en 1934 que fijaba un máximo de tonelaje a cumplir por las armadas de Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia e Italia, la Marina Imperial Japonesa se encontró con las manos libres para poder diseñar los buques que deseara sin necesidad de ceñirse a un número vedado de dimensiones o desplazamiento, o al menos las exactas para caber por el Canal de Panamá. Así fue como el 27 de Marzo de 1937 la Compañía Mitsubishi puso sobre el agua en los Astilleros de Nagasaki la quilla de un acorazado con vistas a superar las 70.000 toneladas, en concreto el Musashi de la “Clase Yamato” que después de ser construido bajo la mayor discreción posible (la estructura permaneció años cubierta con lonas gigantes) sería botado el 8 Agosto de 1940.

Acorazado japonés Musashi.

El Musashi era un gigantesco acorazado de 71.658 toneladas y unas medidas de 263 toneladas de eslora, 38 metros de manga y 10 metros de calado con una estructura soldada y característica por su superficie ondulada y popa de corto rebaje, así como por un resistente blindaje de 650 milímetros en las torres, 500 milímetros en el puente, 410 milímetros en la cintura inclinada de 20º, 360 milímetros en la maquinaria, 350 milímetros en los mamparos transversales de 45º, 230 milímetros en la cubierta, 150 milímetros en los techos y 80 milímetros en los pañoles, más un sistema anti-inundación contra los torpedos consistente en 1.147 compartimentos estancos. Todo el conjunto se movía a 27’46 nudos a través de cuatro turbinas de vapor alimentadas por doce calderas Kampon distribuidas en cuatro filas y cuatro ejes unidos a dos timones (uno auxiliar en caso de averiarse el principal), mientras que se gobernaba por un torreón de diseño compacto y forma poco angulosa que albergaba los diversos puentes, cuatro telémetros (uno elevado a 15 metros), las direcciones de tiro, radares y el sistema tierra-aire, los cuales se intercalaban junto al mástil de proel y la chimenea. Respecto al armamento, el principal constaba de nueve cañones de 460 milímetros en tres torretas triples de 2.774 toneladas (dos a proa y una popa) que disparaban proyectiles de 1.460 kilogramos a 42 kilómetros de distancia, seguido de un arsenal secundario de doce piezas de 155 milímetros en cuatro montajes triples de despliegue romboide, doce bocas de 127 milímetros articuladas del mismo modo, veinticuatro antiaéreos de 25 milímetros y dos catapultas con raíl, grúa y hangar para siete hidroaviones Mitsubishi F1M2.

Segunda Guerra Mundial:

El 5 de Agosto de 1942, el Musashi entró en servicio en la Marina Imperial Japonesa, siendo enviado a la Micronesia para recalar en la Isla de Truk el 23 de Febrero de 1943. Curiosamente su primera misión fue ceremonial porque tuvo que llevar a bordo las cenizas de los restos mortales del almirante Isoroku Yamamoto (fallecido poco antes en un ataque aéreo sobre su avión), zarpando desde la Isla de Rabaul hasta el puerto de Tokyo en Mayo 1943. De hecho en Japón, el acorazado y su tripulación tuvo el inmenso honor de recibir la visita en cubierta del propio Emperador Hiro-Hito.

De vuelta a la base de Truk sobre la Micronesia en Agosto de 1943, el Musashi efectuó una patrulla de interceptación de la Flota Estadounidense (US Navy) hacia la Isla de Wake que no dio resultado porque los norteamericanos escaparon, así como un reconocimiento entre la Melanesia y Japón durante el otoño y principios del año 1944, además de ejercer como transporte de tropas hasta las Islas Palau. Inesperadamente el 29 de Marzo, el submarino estadounidense USS Tunny le localizó e impactó con un torpedo en la proa de babor que le originó siete marineros muertos y el ingreso de 3.000 toneladas de agua. Afortunadamente los daños fueron leves porque después de efectuar reparaciones en Kure, navegó hasta las Islas Marinas para participar los días 19 y 21 de Junio en la Batalla del Mar de Filipinas, donde derribó dos aviones norteamericanos antes de retirarse a Indonesia para recargar carburante en Brunei.

Hundimiento en la Batalla del Golfo de Leyte:

El 22 de Octubre de 1944, el Musashi zarpó de Brunei al norte de Borneo para tomar parte la jornada del 24 Octubre en la Batalla del Golfo de Leyte, concretamente en la segunda fase de la campaña conocida como la Batalla del Mar de Sibuyán. A las 10.45 horas de aquella jornada, recibió el ataque de 45 aviones embarcados de los portaaviones estadounidenses USS Intrepid y USS Cabot que solo le causaron filtraciones en una sala de calderas, abatiendo mientras tanto el barco a dos de los aparatos. Al cabo de una hora, a las 11:38, una segunda incursión le acertó con dos torpedos en la banda de babor y con dos bombas que averiaron la sala de máquinas, aunque mucho peor fue el tercer raid de las 12:17 procedente de los portaaviones USS Essex y USS Lexington II que le dañaron los puentes con cuatro bombas y le abrieron una brecha en su casco con un torpedo. Respecto al cuarto asalto, a las 12:53, un total de 65 aviones de los portaaviones USS Enterprise y USS Franklin masacraron con fragmentos a todos los oficiales de la sala de mando y perforaron otros tres agujeros bajo la línea de flotación con tres torpedos que inundaron más de la mitad de los compartimentos, reduciendo su velocidad a 12 nudos y luego a 6 nudos. Respecto a la quinta y última oleada de 75 aparatos que despegaron de los portaaviones USS Essex, USS Cabot y USS Intrepid, el resultado fue devastador porque entre las 14:45 y 15:20 le impactaron con diez bombas y once torpedos que dejaron herido de muerte al acorazado, el cual al menos pudo resarcirse derribando durante todo el encuentro a nada menos que 18 aviones norteamericanos.

El acorazado japonés Musashi siendo atacado por los aviones estadounidenses hasta su final hundimiento sobre el Mar de Sibuyán en la Batalla del Golfo de Leyte frente a las costas de Filipinas.

Incapaz de seguir navegando sobre el Mar de Sibuyán, la moral del Musashi se mantuvo alta hasta el final porque un marinero no dudó hacer difundir un falso rumor acerca de la supuesta destrucción de la Flota Estadounidense que fue respondido por sus compañeros al grito de “¡Banzai, Banzai…!”. Así fue como estando muy motivados, los tripulantes trabajaron durante horas para resolver la escora del navío que ya era de veinte grados, o al menos intentar embarrancar sin éxito cerca de las Islas Filipinas para actuar a modo de batería flotante. Lamentablemente el capitán Toshihara Inoguchi sabía cuál era la triste realidad, pues en seguida entregó al segundo oficial su testamento personal, el diario de a bordo, su katana y un retrato del Emperador Hiro-Hito para ser devueltos a Japón. A continuación los megáfonos hicieron sonar el himno nacional del Kimigayo y se arrió la bandera al toque de corneta, instantes antes de que la nave zozobrase y un marinero gritase: “¡Qué toda la tripulación abandone la nave, sálvese quién pueda!”. En cuestión de minutos, a las 19:35 horas de aquel 24 de Octubre de 1944, el Musashi se hundió con 1.023 fallecidos en su interior y 1.376 supervivientes, depositándose el pecio a 910 metros de profundidad, donde desde entonces reposaría una de las joyas más impresionantes de la orgullosa Marina Imperial Japonesa.

 

Bibliografía:

-Manuel González López, Acorazados de la Segunda Guerra Mundial. Un Estudio Técnico 1921-1945, “Clase Yamato”, HRM Ediciones (2019), p.267-282
-https://en.wikipedia.org/wiki/Japanese_battleship_Musashi