Origen de los fascismos en Francia

 

Durante la Francia de “Entreguerras”, las fuerzas políticas y partidos tendrían una vital importancia para la formación del fascismo francés. Lo más curioso, es que al igual que en Alemania o Italia la mayoría de conversos al fascismo eran comunistas o individuos de extrema izquierda, pero en el caso de Francia el número sería todavía más grande.

Originariamente el fascismo en Francia se puede encontrar sorprendentemente en una fuerza política bolchevique y bajo órdenes directas de la Unión Soviética, el Partido Comunista Francés (PCF). De ahí surgiría el primer fascismo francés, algo nunca antes visto en ningún sitio de Europa. Además había otros grupos socialistas o bien conservadores que declinaron sus ideas hacia un filofascismo, siendo el caso de Le Francsime o las Juventudes Patrióticas, pero el más famoso fue el movimiento de las Cruces de Fuego (Croix de Feu). No obstante, antes de todos esos movimientos, autores individuales como Maurice Barrés que escribió Nacionalismo Socialista y Georges Sorel con su obra Reflexiones sobre la violencia, influyeron mucho en personajes como Benito Mussolini.

Partido Coumista Francés (PCF)

Después de la Primera Guerra Mundial la III República Francesa no había hecho nada por sus obreros, ni por sus campesinos, trabajadores o jornaleros de las clases más bajas y pobres. Las huelgas de 1920 acabaron en una fuerte represión por parte de los gobiernos, donde se encarcelaron a centanares de manifestantes y sindicalistas. Eso, sumado a la influencia de la Revolución Bolchevique en Rusia de 1917, culminaría con el nacimiento del Partido Comunista Francés (PCF).

En el año 1920 el Partido Socialista y la Sección Francesa de la Internacional Obrera (SFIO) celebraron en Tours el Congreso Extraordinario para decidir si adherirse o no a la IIIª Internacional (Komintern). El resultado fue que tres de cada cuatro votos salieron a favor de la IIIª Internacional. Con ese resultado nació el Partido Comunista Francés.

Concentración de comunistas franceses en Francia en apoyo del PCF.

Lideraban el partido distintos cabezillas como Ludovic Frossard, Boris Soucarine, Fernand Loriot, y Marcel Cachin, aunque el verdadero líder era Vladimir Lenin en Moscú. Desde la Unión Soviética se dirigían todas las alas del Partido Comunista Francés, no había ni una sóla orden que se realizara sin la aprobación de Moscú. Los rusos lo hacían y deshacían todo sin dejar ninguna independencia a los franceses. En cuanto murió Lenin, Iósif Stalin fue el nuevo dirigente del comunismo internacional.

A diferencia de la Unión Soviética, el comunismo francés no aplicó una política ideológicamente más desarrollada. El discurso era igual que en prácticamente todos los países comunistas, lo único que cambió fue culpar al capitalismo y su imperialismo de llevar al mundo a la Primera Guerra Mundial y a la carnicería. Eso distaba de la opinión de muchos franceses, pues su gran odio hacia Alemania hacia que la vieran como la única culpable del desastre y no del capitalismo como difundían los comunistas.

Una de las personalidades que cobraría una gran importancia en el Partido Comunista Francés sería Jacques Doriot, una de las figuras más relevantes del movimiento, que asombrosamente haría uno de los cambios más radicales al escindir un ala del partido hacia el fascismo. Pero todavía faltaba mucho para eso. Antes Doriot fue un excelente combatiente de la Primera Guerra Mundial, el cual a pesar de ser patriota era un convencido comunista-leninista tras asistir como observador del Ejército Francés a los movimientos bolcheviques de Hungría y a la ocupación italiana de Fiume en Yugoslavia. Una vez ingresó en el Partido Comunista Francés ascendió de manera tan rápida que desde Moscú quedaron impresionados. En 1923 ya era secretario de Juventudes del Partido Comunista Francés y fue el encargado de llevar a cabo una campaña contra la ocupación francesa del Ruhr. Doriot se había llevado la confianza de Stalin.

Los comunistas franceses se mostraron contrarios totalmente a la presencia de tropas francesas en el Ruhr alemán, acusando al capitalismo de querer apropiarse de la riqueza de todos los pueblos indefensos como la República de Weimar. También se mostraron a favor de la revuelta marroquí nacionalista del rebelde Abd-el Krim el-Jatabi y en contra de las tropas coloniales francesas en Marruecos. El apoyo a los movimientos nacionalistas en Vietnam también fue otra de las campañas políticas de los comunistas franceses. Pero lo que muchos no podían comprender, es que Stalin ordenara al partido no ser patriotas a los franceses y hacerles odiar su identidad, mientras que les obligaba a apoyar a grupos nacionalistas y patrióticos como los de Argelia y la Indochina Francesa. Esto no pudo comprenderlo Doriot, pues él amaba Francia y no entendía por qué tenía que ir en su contra aliándose con grupos independientistas que querían desintegrarla.

Cada vez el Partido Comunista Francés era más leal a las órdenes de Moscú sin Doriot poder hacer nada por su cuenta. A punto estuvo de producirse una crisis interna dentro del propio partido cuando Stalin ordenó que se incorporara a este el sindicato de la Confederación Nacional del Trabajo (CGT), pero como no pudo conseguirlo, creó una organización opuesta, la Confideración Nacional del Trabajo Unitario (CGTU). Eso causó descontento a muchos militantes e hizo perder un montón de populismo al Partido Comunista Francés, pues nadie veía con buenos ojos estar sometidos a la Unión Soviética. Aquella jugada le costó al Partido Comunista Francés la pérdida de 70.000 afiliados, que bajaron de 130.000 a 60.000, además de la dimisión de su líder Ludovic Frossard.

Con el inicio de la Guerra Civil China, los comunistas galos fueron los primeros en participar en la Delegación Obrera Internacional en China para establecer relaciones entre el Partido Comunista Chino (PPCh) de Mao Tse-Tung y con el Kuomitang del nacionalista Chiang Kai-Shek. Jaques Doriot fue el elegido como líder de esta delegación. el cual nada más llegar a China fue recibido por Chiang Kai-Shek, a quién Stalin había prometido su apoyo. Doriot no podía ni imaginarse que el Kuomitang matara chinos comunistas y la política de Stalin no hiciera nada por evitarlo. Hasta la masacre de comunistas en Shangai, Moscú no reaccionó y declaró su guerra encubierta al Kuomitang, pero por aquel entonces Stalin ya había dejado morir a centenares de bolcheviques. A partir de aquel momento a Doriot le quedó muy claro que quién realmente mandaba en todos los partidos comunistas del mundo era Stalin y no los obreros. Supo entonces que el Partido Comunista Francés tenía que separase de Moscú o las cosas podrían ponerse muy feas.

Al regresar Doriot de China, la URSS no pasó inadvertida la deriva ideológica confusa por la que estaba pasando su representante francés. Antes de eso iba a ser elegido líder del comunismo en Francia, sin embargo Stalin le negó el ascenso a la secretería general del Partido Comunista Francés. A raíz del suceso la división entre varios miembros del partido se hizo patente, pero Rusia mandaba.

Jaques Doriot hablando en un mítin del Partido Comunista Francés.

La VIIIª Asamblea Parlamentaria del Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista se celebró en 1927. La conspiración que llevaban los comunistas desde el exterior contra Francia, hizo que la policía francesa llevara a cabo una gran persecución de muchos miembros del Partido Comunista Francés que acabaron encarcelados, incluido el propio Doriot, aunque saldría pronto en libertad.

A todos los problemas que ya de por sí tenía el Partido Comunista Francés, Stalin daría otra orden que lo perjudicaría bastante en las elecciones de 1928. Moscú ordenó a sus compañeros franceses que pasaran a la segunda vuelta y que en lugar de votar al Partido Socialista o a la Sección Francesa de la Internacional Obrera, se decantaran por sólo exclusivamente el Partido Comunista Francés. Aquello supuso un desastre electoral para los comunistas que pasaron de 25 escaños a sólo 14, mientras que el Partido Socialista y la Sección Francesa de la Internacional Obrera bajaron también de manera considerable.

La Crisis de la Bolsa de Nueva York en 1929 provocó que los comunistas se radicalizaran aún más saliendo a la calle por el recorte de los salarios y los precios elevadísmos. A partir de entonces las huelgas se icrementarían tras un periodo constante de escándalos políticos y financieros.

El 6 de Febrero de 1934 sucedió un hecho insólito en Francia. Todo ocurrió cuando el Partido Comunista Francés se unió a las “Ligas” de derechas y a los Croix de Feu para protestar en la Plaza de La Concordie en París contra el caso de corrupción “Affaire Stavinsky”. Los comunistas entonaron la “Internacional” y los nacionalistas “La Marsellesa”, sufriendo ambos una tremenda carga policial el 7 de Febrero que se saldó con decenas de muertos, heridos y detenidos por todos los lados.

Holodomor, palabra para referirse a la hambruna en Ucrania que provocó Stalin y que acabó con la vida de más de 6.000.000 de ucranianos, saltó como una noticia de escándalo sobre Europa. Para comprobar los datos el secretario general del Partido Radical, Édouard Herriot, se deplazó a la URSS para ver la situación. Cuando regresó a Francia lo único que dijo es que Ucrania trabajaba a pleno rendimiento y que aquello era la nación de la prosperidad, toda una gran mentira, porque la miseria y la muerte abundaban por doquier. Tal fue la política de ocultación en Francia ante los crímenes del comunismo, que incluso el poeta Louis Aragon escribió unas estrofas en las que elogiaba a la Policía Estatal Soviética (GPU). Pero muchos comunistas franceses no se lo creyeron y se desilusionaron con el comunismo.

Para 1936 Stalin decidó cambiar de táctica política y ordenó al Partido Comunista Francés que se uniera a las fuerzas políticas de la Sección Francesa de la Internacional Obrera, del Partido Radical, la Liga de los Derechos del Hombre, el Movimiento Contra la Guerra y el Fascismo y el Comité de Vigilencia de los Intelectuales Antifascistas para formar el Frente Popular Francés y así tener más posibilidades de ganar las elcciones.

Sorprendentemente el Frente Popular Francés ganó las elecciones francesas con 5.629.000 votos frente a los 4.218.000 votos del resto de grupos parlamentarios, es decir un total 378 diputados de izquierdas frente a 200 de los demás partidos. Leon Blum fue elgido Presidente.

Como la llegada al poder hizo creer a las izquierdas en general que la revolución había empezado, Francia se sumió en un completo caos. Hubo ocupaciones de fábricas y huelgas en las compañías Breguet, Bloch, Nieuport, Renault, Citroën o Simca, entre otras. Llegaron a salir a la calle hasta 700.000 huelguistas el 4 de Junio de 1936, de los cuales 350.000 se concentraron en París. Los comunistas pidieron a sus aliados reformas, pero el desacuerdo entre ellos sólo consiguió establecer para los trabajadores 15 días de vacaciones al año y reducción de la jornada laboral a 40 horas semanales.

Jaques Doriot dirigía como secretario general del Partido Comunista Francés el distrito parisino de Saint-Denis. Stalin desde Rusia había notado su descontento por el partido, con lo cual le ordenó regresar a Moscú para someterle a una reeducación. Doriot se negó a ír, ya que sabía que si iba no volvería con vida. Ante la negativa la URSS como respuesta oficial lo expulsó del partido. Por fin Doriot se sintió libre, iba a poder proclamar su ideal socialista y su amor por Francia como una nación unida y patriótica separada de Rusia. Sin dudarlo creó el Partido Popular Francés de carácter socialista, nacionalista, anticapitalista y para novedad completamente antibolchivique.

Victoria del Frente Popular Francés y los comunistas. León Blum junto a demás representantes de izquierda lo celebran por todo lo alto.

Tras la ida de Doriot el Partido Comunista Francés entró en una división. Ya que unos aceptaron continuar en el partido, pero mushísimos seguidores de Doriot se fueron al Partido Popular Francés. A partir de ese momento el Partido Comunista Francés iría sufriendo una involución lenta, pero constante de sus miembros, que irían quedando descontentos con el comunismo y que poco a poco optarían por el fascismo.

Fuera de Francia, también en España había un Frente Popular Español. Sin embargo el 18 de Julio de 1936 sufrió un golpe de Estado por parte de militares sublevados empezando la Guerra Civil Española. El Frente Popular Francés intentó marchar en ayuda del Frente Popular Español, pero la mitad del país lo acusó de querer implantar la dictadura bolchevique, por lo que sólo pudo envíar voluntarios en las Brigadas Internacionales que serían retirados en 1938 tras el hundimiento del gabinete de Blum.

Cuando el gabinete de Blum cayó, Eduard Daladier tomó las riendas del Gobierno francés. Su periodo como izquierdista gobernante sería muy corto en cuanto se encontró con el problema de los Sudetes en Checoslovaquia que deseaba anexionarse Alemania. La Conferéncia de Munich provocó la caída en picado de Daladier tras no poder hacer nada frente a los líderes británicos, italianos y alemanes que llevaron el control de la reunión. El Frente Popular Francés se disolvió y perdió el poder aquel otoño de 1938, por lo que el Partido Comunista Francés volvía a la oposición.

Después de la desmembración de Checoslovaquia comenzaron las negociaciones con respecto a Polonia. El Partido Comunista Francés apoyó totalmente el Pacto de No Agresión Germano-Soviético entre la URSS y Alemania. Por otro lado el Partido Popular Francés de Doriot acusó a Stalin de haber lanzado a Hitler contra Francia.

La Segunda Guerra Mundial estalló el 1 de Septiembre de 1939 cuando Alemania invadió Polonia. El dia 3 de ese mes Francia junto a Gran Bretaña y la Commonwealth declararon la guerra al Tercer Reich. Desde el principio del conflicto los comunistas franceses llevaron a cabo una política a favor de Hitler y en contra de la guerra que Francia había declarado. La idea del Partido Comunista Francés era dejar que el Ejército Francés sufriese para luego convencerlo de que la paz era lo mejor y de ese modo hacer una revolución contra el sistema como en Rusia dos décadas atrás. La estrategia no funcionó, lo único que consiguieron fomentando el derrotismo es que el Partido Comunista Francés fuera disuelto a la fuerza por el Gobierno y sus dirigentes detenidos por traidores. Un total de 33 diputados comunistas fueron encarcelados, pasando los otros 21 a esconderse en la clandestinidad.

Derrotada Francia y ocupada por el Eje, el Partido Comunista Francés fue prohibido tanto en la Francia de Vichy como en la Francia Libre del exilio. Nadie se fiaba de ese partido. Los únicos amigos que tuvieron los comunistas franceses fueron los alemanes en agradecimiento por los servicios prestados.

Juventudes Patrióticas

Napoleón Bonaparte y sus ideas del pasado también quedarían inscritas en los conflictos de la primera mitad del siglo XX. Cuando terminó la Primera Guerra Mundial surgió un movimiento bonapartista completamente anticomunista, aunque no fascista, pero ya con algún parecido. Se llamaba Juventudes Patrióticas con Pierre Taittinger al frente. Este movimiento procedía de la antigua Liga de los Patriotas, otra fuerza bonapartista anterior. Poco a poco iría cobrando poder en la Francia de “Entreguerras”, y aunque nunca fue muy numeroso, sus mimebros tendrían alguna importancia en la futura Francia de Vichy.

Le Francisme

Le Fascieau, llamado así en un principio, fue un movimiento curioso, pues procedía de raíces anarquistas y sindicalistas del político Georges Valois, hasta que se convirtió en un semifascismo muy similar al de Benito Mussolini en Italia. El movimiento llegó a llamarse Le Francisme o el “francismo”, palabra gran similar al término fascismo, así como tener de símbolo un lictorio.

Fotografía derecha: Marcel Bucard en un gabinete de francistas. Fotografía izquierda: Símbolo del movimiento político Le Fascieau, curiosamente son dos fascios como los del fascismo italiano.

Marcel Bucard fue líder de Le Francisme, un veterano de la Primera Guerra Mundial muy descontento por la situación en Francia y a nivel mundial, que supo captar gente para el movimiento en la misma situación que él y de parecidos sentimientos. Trató de aglomerar en sus filas a legiones de excombatientes de la Gran Guerra en la llamada “Ancien Combattant”. Sin embargo a diferencia del fascismo italiano carecía de falta de ideología o filosofía. Aquel suspuesto fascismo estuvo siempre lejos de serlo, pues sus ideas no eran completamente fascistas y les faltaban mucho para serlo, razón por la cual nunca gozó de un poder serio en la política francesa. Le Francisme sólamente disfrutó de mejor salud política durante la Francia de Vichy ante el respeto que mostró Philipe Pétein por esta organización.

Action Française

Charles Maurras en el siglo XIX, fundador de Acción Francesa (Action Française), fue el precedente del fascismo francés. Este periodista intelectual, profundamente antiliberal, defendía un socialismo católico vinculado a la antigua monarquía francesa de la Casa Borbón-Orleans. Aunque su proyecto político tuvo pocos adeptos, más seguimiento encontró su periódico La Revue de l’Action Française publicado desde 1908. Philippe Petáin se inspiraría en su ideología a la hora de proclamar la “Revolución Nacional” en 1940.

Croix de Feu “Cruces de Fuego”

Bandera francesa de los Cruces de Fuego. Junto al emblema pone “Croix de Bois, Croix de Feu”.

Un movimiento muy similar al fascismo italiano en Francia, tanto por su asociación de excombatientes de la Primera Guerra Mundial, como por su ideal socialista, fueron las Cruces de Fuego “Croix de Feu”. Fundado en 1927, su líder era François de La Roque. La ideología desde un principio fue reclutar a todos los veteranos de la Primera Guerra Mundial posibles y hacer una fuerza política socialista y fervientemente nacionalista y patriótica en contra del capitalismo exagerado y por supuesto del comunismo. Fomaron escuadrones y columnas entrenadas militarmente para sus actos políticos y para defenderse de los posibles agresores de la extrema izquierda. Se crearon simúltaneamente una sección femeninda, grupos universitarios y filas para las juventudes. Los actos usualmente los protagonizaban en París y sobretodo en el Arco de Triunfo, aunque a veces hacían peregrinaciones a los antiguos campos de batalla de la Gran Guerra. Su idelogía nunca se basó en un fascismo completamente, sin embargo fue el mejor movimiento que atrajo a personas de este tipo de ideas. Ni siquiera el “francismo” de Marcel Bucard pudo competir contra Le Croix de Feu.

Los Cruces de Fuego hicieron mucho ruido tras la Crisis de la Bolsa de Nueva York en 1929 y en los años siguientes con una intensa campaña contra los políticos corruptos. El “Escándalo Stavinsky (Affaire Stravisky)”, caso corrupto político-financiero, fue el mayor auge de los Coix de Feu al denunciar el robo de dinero por parte de clase política. Junto las Juventudes Patrióticas y el Partido Comunista Francés, los Croix de Feu se apelotonaron en la Plaza de la Concordia de París para protestar contra la corrupción el 6 de Febrero de 1934. Abuchearon a los políticos al salir de los ministerios a la vez que cantaban la Marsellesa y los comunistas la Internacional. Al dia siguiente, el 7 de Febrero, se produjo un enfrentamiento brutal entre la policía y los Cruces de Fuego junto al resto de manifestantes en el que hubo 17 muertos y 2.309 heridos con cientos de detenidos.

Marcha de los Cruces de Fuego por París agitando sus banderas.

A partir de los Sucesos del 7 de Febrero de 1934, la Croix de Feu perdió fama, pero siguió activa hasta su disolución el 18 de Junio de 1936. Tras la desaparición de la Croix de Feu los mismos militantes fundaron el Partido Social Francés (PSF).

Cuando se impuso la Francia de Vichy en Junio de 1940, el Partido Social Francés de los antiguos Croix de Feu volvieron a cambiar de nuevo el nombre por el de Progreso Social Francés (PSF). El Progreso Social Francés tendría mucha importancia en la formación de una ideología francesa por el Nuevo Orden de Europa. Sin embargo toda la cúpula de los Croix de Feu, incluido La Roque, se unieron la Resistencia Francesa contra los alemanes.

 

Partido del Pueblo Francés (PPF)

El Partido del Pueblo Francés (PPF) de Jaques Doriot fue la única fuerza política en Francia que realmente era fascista en todo su esplendor. Pero su trayectoria y su evolución fueron muy diferentes, pues sus fundadores fueron todos comunistas.

Jaques Doriot en un mítin del Partido Popular Francés.

Sorprentemente el Partido del Pueblo Francés nació de una escisión del Partido Comunista Francés. Ideológicamente se declaraba como un movimiento obrero socialista, pero anticomunista, en contra del capitalismo y a favor de la paz en Europa. En un principio fue de ideas bastante marxistas, pero poco a poco se fue integrando dentro de la órbita de la filosofía fascista italiana. Promovió campañas a favor de los campesinos y la proletarización de Francia en lugar de vender la economía nacional a compañías extrenjeras. Además de ser un movimiento social muy obrero, también fomentó mucho el nacionalismo francés y el patriotismo, llegó a implanterse el saludo romano con el brazo derecho en alto expresando “En Avant, Jaques Doriot (Adelante, Jaques Doriot)”. El Partido Popular Francés llegó incluso a proponer un proyecto llamado “Frente de Libertad” para unir a todos los socialismos y nacionalismos de Francia con el fin de combatir al comunismo de la Unión Soviética, plan que nunca llegó a materializarse.

Cártel de propaganda del Partido del Pueblo Francés, llamando a los obreros franceses a reunirse el 1 de Mayo para celebrar el Día del Trabajador.

Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial el Partido Popular Francés quedó como el único movimiento obrero de importancia tras la disolución del Partido Comunista Francés. La campaña de Doriot fue oponerse a la guerra, alegando que Stalin había lanzado a Hitler contra Francia. Pero el pacifismo del Partido Popular Francés cambió, cuando Doriot declaró que había que combatir a Alemania como prueba vital de supervivencia para Francia. Muchos fascistas franceses y el propio Doriot fueron a parar el Ejército Francés donde combatieron contra los alemanes valorosamente, mientras tanto el partido en retaguardia hizo todo lo posible por llevar una campaña totalmente antibolchevique y también en contra del nacionalsocialismo.

Después de la Caída de Francia en Junio de 1940 y la instauración de la Francia de Vichy, los miembros del Partido del Pueblo Francés se instalaron en la Zona Libre de Philippe Pétain, donde cambiaron su nombre por el de Movimiento Popular Francés (MPF).

El Movimiento popular Francés de Jaques Doriot sería la fuerza más importante fascista en la Francia de Vichy y representaría a la nación en la Operación Barbarroja y la cruzada mundial contra el comunismo dentro de la Legión de Voluntarios Franceses.

 

Bibliografía:

Carlos Caballero Jurado, ¿Hitler o Napoleón? “De la victoria a la derrota. Francia, 1918-1940”, García Hispán Editor (2000), p.25-41

Ignacio Marina Grimau, La Francia más entregada, Revista Muy Historia (2009), p.76-81
http://en.wikipedia.org/wiki/French_Communist_Party
http://fr.wikipedia.org/wiki/Croix-de-feu
http://fr.wikipedia.org/wiki/Jacques_Doriot