El Cáucaso en la Gran Guerra y la Revolución Bolchevique

 

Campaña del Cáucaso en la Gran Guerra

El atentado del nacionalista serbio Gavrilio Princip que mató al archiduque Francisco Fernando del Imperio Austro-Húngaro el 28 de Junio de 1914, desencadenó la Primera Guerra Mundial. El 28 de Julio Austria-Hungría invadió Serbia, país que tenía una alianza con Rusia, así que el Imperio Ruso del Zar Nicolás II se lanzó a la movilización general el 30 de Agosto. Como Alemania tenía una alianza con Austria-Hungría declaró la guerra a Rusia el 1 de Agosto y a Francia, aliada del Zar, lo hizo el 3 de Agosto al invadir Bélgica, con lo cual Inglaterra entró en el conflicto el día 4. Turquía que tenía que apoyar al mundo musulmán contra las colonias francesas e inglesas se unió a Alemania y Austria-Hungría declarando la guerra a Rusia, Francia, Gran Bretaña, Bélgica, Serbia y Montenegro el 14 de Diciembre de 1914. La guerra en el Cáucaso estaba servida, después de tantos enfrentamietos en el pasado entre Rusia y Turquía por esa zona, el momento decisivo había llegado.

Turquía fue la primera potencia en lanzar la ofensiva sobre la Transcaucasia. Sus objetivos eran Batumi en Adjaria y Tbilisi en Georgia. La invasión del Imperio Otomano se hizo desde Anatolia Oriental con casi 200.000 soldados del II Ejército y III Ejército, plan ideado por el general y Presidente Enver Pasha. Gran Bretaña como no tenía tropas en el Cáucaso tuvo que invadir Persia, nación agredida por Turquía en su lado transcaucásico al saber de la presencia de soldados británicos, acción que provocó rebeliones de los kurdos en numerosos sectores del Kurdistán. Al principio el ataque turco dejó sorprendidos a los rusos con una penetración profunda otomana en Armenia. Sin embargo al llegar los turcos a Sarikamis para finales del año 1914, el frío y la resistencia rusa liderada por el general Nikolai Yudenich provocó un auténtico desastre militar en las filas turcas que tuvieron que retirarse hacia sus fronteras perdiendo 90.000 hombres, la mitad de sus soldados.

Tropas rusas (izquierda) y tropas turcas otomanas (derecha) en la Batalla de Sarikamis.

Las consecuencias de la Batalla de Sarikamis fueron nefastas sobretodo para Armenia. Enver Pasha atribuyó la derrota turca a las guerrillas armenias nacionalistas de retaguardia, por lo que ordenó el castigo a la población civil y la deportación de miles de poblaciones. Este hecho histórico fue conocido como el Genocidio Armenio, persecución sistemática de esta etnia que dejó más de 1 millón de muertos y la parcial destrucción de la cultura e identidad armenia .

Para 1915 los rusos iniciaron la contraofensiva a la vez que los nacionalistas armenios se lanzaban a la resistencia sobre la retaguardia turca en Van. El avance ruso fue tan rápido que las tropas llegaron a Van liberando la ciudad, aunque como represalia turca antes de la retirada hubo miles de armenios muertos. A continuación el Ejército Ruso siguió su carrera tan rápido que a final de año llegó a Malazgirt. Viendo la difícil situación, Alemania propuso a Turquía promover el nacionalismo de Georgia como aliado para contrarrestar el independientismo armenio, así que se fundó la Legión Georgiana dentro del Ejército Alemán con 1.500 voluntarios georgianos que combatieron a Rusia en la Transcaucasia.

Durante 1916 el Imperio Otomano continuó encajando severas derrotas como la pérdida de la Fortaleza de Erzurum y la caída de la plaza de Bitlis, uno de los sitios más inexpugnables de Anatolia. El siguiente objetivo de Rusia era expandirse por Anatolia y Próximo Oriente desde el norte. Como medida de urgencia Turquía llamó a filas a Mustafá Kemal con el fin de defender una causa que ya parecía perdida. Los turcos lanzaron una loca contraofensiva en el sector de Trebisonda, pero los rusos de Yudenich no sólo detuvieron la ofensiva, sino que rompieron las líneas otomanas y cayeron sobre Erzican. Por si fuera poco Alemania al ver lo desfavorable de la situación retiró y disolvió a la Legión Georgiana a finales de 1916.

La Revolución en el Cáucaso

Al llegar 1917 nada parecía augurar una victoria otomana contra Rusia, sin embargo el Imperio Ruso a pesar de ir bien en el Frente de la Transcaucásia, estaba en una situación muy difícil en el Frente Oriental de Galitzia y Ucrania contra Alemania y Austria-Hungría. El 2 de Marzo de 1917 el Zar Nicolas II abdicó tras la Revolución de Febrero y un gobierno revolucionario subió al poder en Rusia. Por todo el país se alzaron consejos de obreros “soviets” para controlar la caótica situación, incluido en el Cáucaso. De hecho, ese mismo Febrero se convocó el Primer Congreso de los Soviets de Transcaucasia, en el cual estaban reunidos los mencheviques del Partido Obrero Social Demócrata Ruso, el Partido Nacional Bolchevique de Vladimir Lenin y los nacionalistas del Cáucaso. Armenia fue la nación que con más alegría recibió la noticia al estar todo el territorio en manos rusas tras ser expulsados los otomanos, ahora podían optar por la independencia si se presentaban elecciones. Por otro lado Georgia se conformaba únicamente con más autonomía, mientras que el caso de Azerbayán era más complejo al exigir no sólo la independencia sino la de todos los musulmanes del Imperio Ruso.

Como consecuencia de la Revolución de Febrero, se independizó el primer Estado caucásico unificado sobre la Ciscaucasia bajo el nombre de República de los Pueblos Montañeses del Cáucaso Norte en Mayo de 1917 y teniendo como presidente a Sayd Chamyl, nieto del mítico guerrillero Imán Chamyl. Las regiones nacionalistas de la Ciscaucasia a las que representaba la República de los Pueblos Montañeses del Cáucaso Norte eran Chechenia, Osetia, Ingusetia, Daguestán, Kabardia y Balkaria.

Británicos, australianos y canadienses de la Duntsterforce comenzando la invasión de Azerbayán tras la adhesión de esta a las Potencia Centrales.

Iniciada la Revolución Bolchevique en Octubre de 1917 que alzó a Lenin al poder sobre todas las otras fuerzas políticas de los mencheviques y zaristas, el impacto sobre el Cáucaso fue demoledor. Los cosacos de la Ciscauasia fueron los primeros en alzarse en armas contra Lenin creando ejércitos de resistencia y juntas militares. La rebelión antibolchevique al principio sólo se llevó en las regiones del Don y Terek, pero pronto se extendió a Calmucia y todo el norte del Cáucaso como Ingusetia, Kabardia, Osetia, Daguestán,etc…Tras la Ciscaucasia le llegó el turno a la Transcaucasia, la cual tampoco estaba por la labor de unirse a los bolcheviques a excepción de la ciudad petrolífera de Bakú en Azerbayán, pues era una zona ampliamente industrial donde habían calado muy a hondo las ideas revolucionarias, sublevándose los obreros que tomaron el control organizando un pequeño ejército bolchevique. Todo este caos por si fuera poco ocurría dentro de una Primera Guerra Mundial justo en el momento en que Rusia salía del conflicto humillantemente derrotada por Alemania y todo el país sumido en un auténtico descontrol de represalias y pillajes desde Europa hasta el otro extremo de Asia y desde el Ártico hasta el Cáucaso.

Turquía exigía a Rusia en las negociaciones para la paz los territorios de Georgia y Armenia, además de la independencia de Azerbayán. Los bolcheviques rechazaron la propuesta, así que el Imperio Otomano y Alemania continuaron la guerra contra los rusos en el Cáucaso hasta que cumpliesen sus exigencias. En Febrero de 1918 alemanes y turcos se lanzaron al asalto contra Armenia y Georgia, al mismo tiempo que se convocaba la Asamblea Constituyente de la Transcaucasia para romper relaciones con los bolcheviques declarándoles la guerra. Con estos sucesos los georgianos y armenios se encontraron rodeados por dos enemigos, Lenin por un lado y Turquía por otro, pues no querían ser títere de ninguno de ellos.

Armenia opuso una fiera resistencia a Turquía con sus milicias al mando de Adranik Toros Ozanian. Pero Armenia no pudo resistir al Ejército Turco que les venció en la Batalla de Sardarapat, asegurándose así las extensas regiones de Trebisonda, Erzurum, Van, Kars y Batumi. La respuesta de la Asamblea Constituyente de la Transcaucasia ante la ofensiva germano-turca fue la movilización general de combatientes armenios y georgianos que plantaron cara a los otomanos. La Asamblea Constituyente de la Transcaucasia se reconvirtió en Abril de 1918 en la Federación de Transcaucasia que firmaron Armenia y Georgia. Turquía reconoció el nuevo Estado por recomendación de Alemania, pero sus tropas siguieron avanzando a través de Armenia. Mientras, el 8 de Mayo de 1918, en la otra parte de la Transcaucasia, los bolcheviques que tenían el control en Bakú organizaron la llamada Comuna de Bakú.

A pesar que de que Alemania era aliada de Turquía, mantenía muy buenas relaciones con los nacionalistas georgianos, por eso ocupó Georgia en Mayo de 1918 haciendo caso omiso de los turcos para preservarla con un ejército comandado por el general Kress Von Kressentein, algo que no gustó al Imperio Otomano, pero que al final tuvo que aceptar al proclamarse independiente la República Democrática de Georgia el 26 de Mayo de 1918 con cierta autonomía para Abjasia. Azerbayán se independizó de Rusia poco después gracias al movimiento nacionalista Mussavat, el 28 de Mayo, adhiriéndose inmediatamente a los Imperios Centrales junto a Alemania,Turquía, Austria-Hungría y Bulgaria, entrando en la guerra contra los Aliados, que curiosamente estaban junto a sus fronteras en la cercana Persia con el Ejército Británico. El mismo dia que se independizó Azerbayán, 28 de Mayo, primera nación musulmana laica, también lo hicieron los armenios proclamando la República Democrática de Armenia. Al independizarse Georgia, Armenia y Azerbayán, desapareció la Federación de Transcaucasia. Al mes siguiente, en Junio, la República de los Pueblos Montañeses del Cáucaso Norte también entró a formar parte de los Imperios Centrales. Armenia por otro lado se rindió a Turquía el 4 de Junio de 1918 volviendo a formar parte del Imperio Otomano, aunque guerrilleros armenios se establecieron en la provincia del Alto Karabaj para organizar la resistencia final. La situación quedaba en el Caúcaso de una forma muy complicada en tres bandos enfrentados: por un lado la República de los Pueblos Montañeses del Cáucaso Norte, Azerbayán, Georgia, Turquía y Alemania; por otro Armenia y Gran Bretaña; y por otro los bolcheviques de Rusia.

Armenios luchando en una trinchera durante la Batalla de Bakú contra los ejércitos turcos y azerís

Azerbayán para Turquía y Alemania era muy necesaria porque a través del ferrocarril Batumi-Tiblisi-Bakú podían mantener la guerra contra los Aliados obteniendo el petróleo de Bakú. Pero justamente esa zona del Mar Caspio estaba controlado por los bolcheviques azerís de la Comuna de Bakú. Con Turquía entrando en las fronteras de su aliado Azerbayán en Agosto de 1918, Armenia neutralizada y Georgia protegida por Alemania, la situación no pintaba nada bien para Gran Bretaña, siendo la única solución para Londres arrebatar Bakú a los comunistas azerís antes de que lo hicieran los turcos. La expedición inglesa fue denominada Fuerza Dunts (Dunsterforce) al mando del general Lionel Dunsterville. La Comuna de Bakú se disolvió el 31 de Julio de 1918 gracias a la intervención de los mencheviques y al Ejército Británico acompañado por tropas de la Commonwealth procedentes de Canadá, Australia y Nueva Zelanda, constituyéndose en su lugar la Dictadura del Caspio Central aliada de Reino Unido y hostil a los bolcheviques de Rusia y también los Imperios Centrales. Turquía respondió con unas fuerzas muy superiores organizando sus tropas en el llamado Ejército del Islam que se enfrentó a los Aliados en la Batalla de Bakú. La victoria fue otomana, por lo que el Ejército Británico tuvo que retirarse a Persia y la Dictadura del Caspio Central fue abolida, la cual pasó a manos de Azerbayán.

Con la victoria en la Batalla de Bakú el Cáucaso quedaba absolutamente en manos de los Imperios Centrales, pero una vez más las circunstancias en otras partes del mundo modificaron la Historia. El 31 de Octubre de 1918 Turquía salía del conflicto y el 11 de Noviembre Alemania se rendía a los Aliados finalizando así la Primera Guerra Mundial.

El Cáucaso en la Guerra Civil Rusa

Las condiciones del Armisticio de Mudros fueron que los Imperios Centrales se retiraran en seguida de la Transcaucasia. Alemania así lo hizo llevándose su ejército de Georgia, pero a Turquía eso no le pareció tan bien y continuó con su presencia militar allí. El Armisticio no servía para Azerbayán y la República de los Pueblos Montañeses del Cáucaso Norte que oficialmente seguían siendo independientes a pesar de que los protegía políticamente Turquía. Por si fuera poco Gran Bretaña y los Aliados necesitaban el Caúcaso para combatir a los bolcheviques en la Guerra Civil Rusa apoyando al Ejército Blanco del general Anton Denikin. Los bandos de esta manera quedaban muy mezclados: por un lado los nacionalistas del Cáucaso se enfrentarían a los rusos blancos que seguían sin reconocer su independencia; pero también a los enemigos de estos, los bolcheviques, que querían a toda costa imponer la revolución del proletariado; por otro lado la guerra continuaba contra Turquía y por si fuera poco Armenia y Azerbayán se pelearían en una guerra aparte.

Bandera de Georgia (izquierda), Armenia (centro) y Azerbayán (derecha); las únicas naciones independientes del Cáucaso al finalizar la Primera Guerra Mundial y comenzar la Guerra Civil Rusa.

Nada más acabar la Primera Guerra Mundial el primer conflicto en el Cáucaso lo disputarían los Estados nacionales surgidos tras la descomposición de Rusia en la Transcaucasia. Georgia y Armenia se atacaron el 7 de Diciembre de 1918 iniciado la Guerra Georgiano-Armenia, siendo las causas que ambas querían Lorri, una región habitada de manera mixta por georgianos y armenios. Este conflicto de corta duración finalizó el 31 de Diciembre de 1918 tras la intervención de tropas venidas del Imperio Británico para pacificar la zona. El resultado fue un empate que establecía que ambos países compartirían la administración civil de Lorri. Poco después, en uno y otro lado se extendería la Gripe Española matando a un buen número de ciudadanos.

Al llegar Marzo de 1919 Armenia y Azerbayán que no tenían precisamente pocos problemas, entraron en guerra disputándose la zona del Nagorno Karabaj. Más al norte el Ejército Ruso Blanco de Denikin lanzó una ofensiva contra la Ciscaucasia para eliminar a la República de los Pueblos Montañeses del Cáucaso Norte enfrascándose en una guerra de desgaste que dirigía el guerrillero Uzun Haxi sobre las cumbres de Chechenia, Ingusetia, Daguestán y Kabardia. El Ejército Ruso Blanco al ver que la guerra no le iba muy favorable contra la Rusia Bolchevique decidió retirar sus tropas de la Ciscaucasia en Enero de 1920, lugar en el que Denikin se había estancado costándole muy caro de cara al conflicto civil contra los revolucionarios. La guerra con Turquía en Armenia también concluyó en Abril de ese año cuando Mustafá Kemal se hizo con el poder deponiendo el Sultanato y aboliendo el panturquismo del Imperio Otomano, concentrando así su espacio vital en Anatolia, lugar del que expulsó a las tropas ocupantes de Francia, Grecia e Italia. El mismo Abril la Rusia de los bolcheviques invadió Azerbayán aprovechando que se estaba peleando con Armenia, resultando la toma del país muy rápida gracias a los levantamientos populares en Bakú. El Tratado de Sevres el 10 de Agosto de 1920 aceptó que Turquía controlase las regiones de Erzurum, Van, Kars y Batumi a costa de Armenia; teniendo Kemal el beneplácito del propio Lenin, a cambio de que este se quedara con la parte oriental de Armenia, región que conquistaron los bolcheviques en Diciembre masacrando a 1.700 armenios nada más llegar.

El Ejército Rojo de la Unión Soviética entra victorioso en Tblisi tras arrebatar la independencia a Georgia.

Con la marcha de los rusos blancos de la Ciscaucasia y puesta fin la guerra con Turquía en Transcaucasia, los bolcheviques se prepararon a invadir la zona para incorporarla a la revolución mundial. Sobre Ciscaucasia entraron los bolcheviques, lugar en donde depusieron al nacionalista que había combatido a los rusos blancos Uzun Haxi, lo que provocó una rebelión contra la Rusia de Lenin en Septiembre de 1920 liderada por Said Beck Chamyl. La guerrilla provocó muchos problemas a los bolcheviques que vieron imposible derrotarla por la fuerza, así que decidieron negociar, enviando en Enero de 1921 a Vladikavkaz una Comisión para las Nacionalidades, encabezada por Iósif Stalin, quién convocó un Congreso de Representantes de los Pueblos Montañeses y el Daguestán, a los cuales ofreció una gran autonomía y la amnistía para todos los sublevados siempre que reconocieran al bolchevismo. La Ciscaucasia aceptó y se convirtió en la República Soviética de los Pueblos Montañeses, aunque los bolcheviques tuvieron que ceder a algunas condiciones como que se respetara la ley musulmana “sharia” para los islámicos y que los cosacos fueran expulsados del Cáucaso a Ucrania. La población de la Ciscaucasia recibió contenta el acuerdo con los bolcheviques, por eso dejó de dar su apoyo a la guerrila de Chamyl que desapareció. Neutralizado Chamyl, los bolcheviques comenzaron a romper sus promesas dividiendo la República Soviética de los Pueblos Montañses en dos entidades: la República de los Montañeses y la República del Daguestán.

El último objetivo de los bolcheviques era Georgia, pero antes tuvieron que acallar en Febrero de 1921 una rebelión nacionalista en Armenia para obtener la independencia. Ese mismo mes el Ejército Rojo entró en Georgia poniendo fin a la independencia. Con la Transcaucasia conquistada y la Ciscaucasia neutralizada, los bolcheviques tenían el control de todo el Caúcaso, apodado el 10 de Junio de 1921 como República Soviética del Cáucaso.

Las Repúblicas Soviéticas Caucásicas

La mayoría de habitantes del Cáucaso odiaban al comunismo, ideología contraria totalmente al nacionalismo y a las distintas religiones que poblaban esa zona del planeta. Sin embargo Valdimir Lenin desde un principio en sus discursos e intenciones con el Cáucaso había apostado por el derecho a la autodeterminación, algo que los caucasianos vieron con positividad dando su confianza a los comunistas. Pero todo eso había sido una estratagema para ganar la Guerra Civil Rusa mientras el Ejército Blanco estuvo allí, la verdadera razón de ello era establecer al Ejército Rojo en el Cáucaso aprovechando la confianza de la población local, algo que funcionó realmente bien. Finlandia, Polonia, Estonia, Lituania y Letonia habían conseguido independizarse de Rusia para siempre, los caucasianos vieron que pronto llegaría su turno. Nada más lejos de la realidad, pues Lenin estaba decidido a agrerar el Cáucaso dentro del mundo bolchevique.

Rusia se convirtió en la República Federativa Socialista Rusa, la cual tomó como títeres en su administración desde el Partido Comunista a la República Socialista de Ucrania y a la República Socialista de Bielorrúsia. Al llegar Agosto de 1921 representantes rusos se reunieron con los nacionalistas caucasianos en Tbilisi para incluir dentro de la administración de Moscú a la República Soviética de Georgia, a la República Soviética de Armenia, la República Soviética de Azerbayán, la República Autónoma de los Montañeses del Cáucaso y la República Autónoma del Daguestán, todo eso bajo el nombre de Federación de Repúblicas Socialistas del Cáucaso. Las repúblicas de la Ciscaucasia aceptaron a regañadientes, pero Georgia, Armenia y Azerbayán, agrupadas en el Partido Bolchevique de Transcaucasia, protestaron enérgicamente. La respuesta de Moscú fue brutal contra esas tres regiones. Primeramente la junta comunista de Azerbayán fue deportada en un 30%, la de Armenia en un 27% y la de Georgia en un 20%, en esta última 30.000 personas. Las represiones se encargaron de barrer a todos aquellos bolcheviques azerís, armenios o georgianos que fueran también nacionalistas. A pesar de todo, para finales de año, Georgia, Armenia y Azerbayán seguían con sus quejas, por eso Rusia inició otra purga en la que deportó a 25.000 de los 45.000 miembros del Partido Bolchevique de Transcaucasia.

Mapa del Cáucaso bajo la Unión Soviética con sus repúblicas.

El 30 de Noviembre de 1922 nació la Unión de Repúblicas Socislistas Soviéticas (URSS), la cual, desvinculaba a todos los antiguos territorios del Imperio Ruso en repúblicas autónomas, aunque sometidas al Partido Comunista Soviético (PCUS). A partir de ese momento Lenin puso en práctica sus promesas antiimperialistas y antizaristas hacia todas aquellas naciones que habían sido sometidas por Rusia, incluido el Cáucaso. Se reconoció las distintas naciones dentro de la URSS y el Caúcaso. Todas las lenguas caucásicas fueron declaradas oficiales obligando a que cada territorio hablara su propio idioma. La cultura de cada región se impuslsó también, por ejemplo en Chechenia se convirtió en héore al antiguo guerrillero Imán Chamyl. Este tipo de política fue positiva en el Caúcaso, pero sobretodo el mayor logro fue acabar con el panturquismo radical de los musulmames.

Repúblicas y Regiones Soviéticas del Cáucaso:
·República Socialista Federativa Soviética Rusa (RSFSR).
-República Socialista Autónoma de los Pueblos del Daguestán.
-República Socialista Autónoma de los Kabardinos y los Balkares.
-República Socialista Autónoma de los Chechenos e Ingusetios.
-República Socialista Autónoma de los Osetios Septentrionales.
-Región Autónoma de los Adygués.
-Región Autónoma de los Karachis.
-Región Autónoma de los Cherkeses.
·República Socialista Soviética de Georgia.
-República Socialista Autónoma de los Abjasios.
-República Socialista Autónoma de los Adjarios.
-Región Autónoma de los Osetios Meridionales.
·República Socialista Soviética de Azerbayán.
-República Socialista Autónoma de Najicheván.
-Región Autónoma de los Pueblos del Nagorno Karabaj.
·República Socialista Soviética de Armenia.

Stalin en el Caúcaso

A la muerte de Lenin en 1924, Iósif Stalin llegaría al poder en la Unión Soviética, el mismo hombre que había dirigido la Comisión para las Nacionalidades en el Caúcaso durante la Guerra Civil Rusa. La nueva política de Stalin fue mucho más dura y centralisa que la de Lenin, pues quería incluir a la Ciscaucasia dentro de la República Socialista Federativa Soviética Rusa (RSFSR) y la Transcaucasia que era más tendente a la rebelión contentarlas como repúblicas independientes dentro de la URSS.

Muy diferente fue la política estalinista que se destacó por un centralismo diferente al de Lenin que sometió a todas las naciones reconocidas en la Revolución al mismo Moscú. A pesar de ser georgiano, Stalin era un nacionalista ruso que pensaba que Rusia debía seguir siendo un Imperio como el de los Zares, aunque esta vez gracias al comunismo, la única ideología que pensaba podía darle esa grandeza. Nada más llegar al poder la propaganda de Stalin siguió atacando al antiguo Zar Nicolás II, pero ensalzó las políticas de antiguos zares con su expansión por Europa y Asia, ya que teóricamente gracias a ellos se había podido llevar en el futuro la Revolución a esos pueblos lejanos. La rehabilitación histórica de la Rusia Imperial por parte de Stalin provocó las primeras protestas en el Caúcaso y otros sitios. A los pocos meses el discurso imperialista dejó de ser meramente cultural, pues en cuanto empezaron a protestar los pueblos dentro de la URSS comenzó la represión.

La primera víctima de la política colonialista de la URSS fue Georgia, allí se procedió a la eliminación de la mayoría de los miembros del Partido Comunista Georgiano en Agosto de 1924, compuesto en su mayor parte por elementos mencheviques, incluyéndose en su lugar de dirección a un 50% de rusos, justamente en un lugar en que la población rusa sólo representaba el 3′ 6%. Los georgianos se levantaron contra el poder ruso, pero la llegada del Ejército Rojo puso fin a la rebelión. Las consecuencias fueron la desmantelación de la Iglesia Ortodoxa Georgiana, un organismo muy vinculado a la identidad nacional de Georgia. Tan graves fueron los sucesos en Georgia que la Sociedad de Naciones en Ginebra, Suiza, protestó enérgicamente. También lo hizo el Senado de Estados Unidos.

Funesto para el Cáucaso fue el año 1924. Mientras se producían los incidentes de Georgia; Ingusetia y Chechenia se rebelaron contra la Unión Soviética proclamando los musulmanes de esas regiones la “Guerra Santa” contra el comunismo. La razón del levantamiento fue que el Islam comenzó a ser perseguido por el estalinismo. Otras zonas de la Ciscaucasia también presentaron resistencias, aunque en un menor grado.

Iósif Stalin representado como el símbolo de unión entre los pueblos del Cáucaso, este tras él en el mapa y el resto de repúblicas de la URSS. Propaganda soviética.

Azerbayán tampoco se quedó atrás en estos levantamientos contra la política de Stalin, que no sólo rusificaba la región, sino que hacía exportar todo el petróleo de los yacimientos de Bakú hacia Rusia. Para detener a los azerís se envió a uno de los mayores expertos en frenar rebeliones, Sergei Kirov, destacado por sus brutales métodos. Cientos de personas del Partido Comunista Azerí e intelectuales fueron ejecutados, inluido el Primer Ministro de la República Soviética de Azerbayán, Nassip Bej; más el Ministro de Asuntos Exteriores, Fet-Ali Khan.

Las rebeliones de Azerbayán y Georgia fueron sofocadas en 1925. Las de Ingusetia y Chechenia fueron algo más complicadas, prolongándose años. Por ejemplo en el invierno de 1929 y 1930 el Ejército Rojo organizó una expedición compuesta por la guarnición de la fortaleza de Vladikavkaz y tres divisions de infantería, fuerzas que se enzarzaron en una guerra de guerrillas que se extendió al distrito de Nojai-Iurtov en 1932. Ingusetios y chechenos habían ya causado 69 atentados terroristas contra miembros de la administración rusa o colaboradores, pero cada vez la respuesta soviética era más brutal. Las persecuciones llegaron a deportar o exterminar a 35.000 personas en Chechenia e Ingusetia en 1933, fecha en que se redujo notablemente la tensión en la zona.

Cuando se descubrió al tapadera de la conspiración contra Stalin, las purgas realizadas en 1937 afectaron a toda la URSS y también mucho al Cáucaso. Transcaucasia salió muy mal parada de las purgas, un total de 125.000 personas fueron ejecutadas, llegándose incluso a matar a altos líderes como por ejemplo al antiguo gobernador de Georgia, Flipp Makharadze; en Armenia al viejo secretario del Partido Comunista Armenio, Agasi Khandjian; y en casos muy extremos se condenó a muerte a título póstumo, como se hizo con el fallecido Presidente de Azerbayán, Nariman Narimanov. En la Ciscaucasia la represión fue menor, a excepción de Ingusetia y Chechenia donde fueron exterminadas 15.000 personas. Por si fuera poco las naciones del Cáucaso perdieron casi toda su autonomía, pasando a ser prácticamente colonias de Rusia bajo un férreo control.

 

Bibliografía:

Rosario de la Torre, Paz Soviética, Revista La Aventura de la Historia (2009), p.58-60
Carlo Caranci, Cáucaso, El patio trasero de Moscú: Una puerta hacia el Gran Sur, Revista La Aventura de la Historia (2009), p.56
Carlos Caballero Jurado, Comandos en el Cáucaso, García Hispán Editor (1995), p.25-48