Anastase Vonsiatsky y el Fascismo Ruso en Estados Unidos

Fuera de Rusia el fascismo fue una ideología que en tiempos de la Unión Soviética obtuvo un fuerte peso entre muchos de los exiliados de la Guerra Civil Rusa, tanto durante la década de 1930 como posteriormente en la Segunda Guerra Mundial. Entre los muchos movimientos surgidos en los Estados Unidos estuvo el Partido Fascista de todas las Rusas que al frente de Anastase Vonsiatsky, quién ostentaba el título «Vodzh», logró crear una activa militancia e incluso extender su influencia a otras organizaciones rusas similares en el Lejano Oriente, algo que acabaría convirtiéndose en una amenaza para la seguridad interior norteamericana cuando estalló la Guerra del Pacífico contra Japón.

El fascismo ruso surgió ligado a la figura de Anastase Andreivich Vonsiatsky, miembro de una familia privilegiada nacido el 12 de Junio de 1898 en Varsovia que había sido hijo del héroe nacional Andrei Nikolaevich, famoso por haber aplastado el Levantamiento Polaco de 1863. Después de la Revolución Bolchevique de 1917 y de la independencia de Polonia, el joven Vonsiatsky se alistó en el Ejército Blanco del general Anton Denikin para luchar activamente en la Guerra Civil Rusa contra los revolucionarios del Ejército Rojo en Ucrania y el Río Kuban, hasta que en 1920 fue evacuado de Crimea a través del Mar Negro, primero refugiándose en Turquía y más tarde en Francia. Sería precisamente en el exilio francés donde conoció a Marion Ream, una enfermera norteamericana de las Fuerzas Expedicionarias de Ocupación que atendía a los soldados con heridas recientes de la Primera Guerra Mundial, de la que se enamoró profundamente y se casó para acto seguido mudarse a Estados Unidos y afincarse con ella en Connecticut.

La nueva vida de Anastase Vonsiatsky en Norteamérica giró en torno a resucitar la causa del Ejército Blanco desde el exterior porque gracias al patrimonio de su esposa Marion Ream, uno de los linajes más aristócratas de Chicago, pudo financiar algunos proyectos como ayudar a la Hermandad de la Verdadera Rusia al frente del líder cosaco o «Atamán» Pyotr Nikolaevich Krasnov y el aristócrata Duque Georg Leuchtenberg, la cual pudo expandirse por todo el mundo abriendo sedes en París, Berlín e incluso Belgrado en Yugoslavia o Harbin en Manchuria. Lamentablemente como a medida que pasaba el tiempo la Unión Soviética parecía más sólida y su régimen más férreo, la organización se disolvió en 1932, por lo que sintiéndose descontento por la falta de miras de sus antiguos militantes y las diferentes tendencias zaristas que no encajaban con los nuevos tiempos, tanto Vonsiatsky como su mejor amigo Donat Yosifovich Kunle decidieron evolucionar y abrazar el fascismo, una ideología que por aquel entonces triunfaba en la Italia de Benito Mussolini.

Anastase Vonsiatsky.

La nueva vida de Anastase Vonsiatsky en Norteamérica giró en torno a resucitar la causa del Ejército Blanco desde el exterior porque gracias al patrimonio de su esposa Marion Ream, uno de los linajes más aristócratas de Chicago, pudo financiar algunos proyectos como ayudar a la Hermandad de la Verdadera Rusia al frente del líder cosaco o «Atamán» Pyotr Nikolaevich Krasnov y el aristócrata Duque Georg Leuchtenberg, la cual pudo expandirse por todo el mundo abriendo sedes en París, Berlín e incluso Belgrado en Yugoslavia o Harbin en Manchuria. Lamentablemente como a medida que pasaba el tiempo la Unión Soviética parecía más sólida y su régimen más férreo, la organización se disolvió en 1932, por lo que sintiéndose descontento por la falta de miras de sus antiguos militantes y las diferentes tendencias zaristas que no encajaban con los nuevos tiempos, tanto Vonsiatsky como su mejor amigo Donat Yosifovich Kunle decidieron evolucionar y abrazar el fascismo, una ideología que por aquel entonces triunfaba en la Italia de Benito Mussolini.

Oficialmente el 10 de Mayo de 1933 nació en Connecticut la Organización Fascista de Todas las Rusias (Vserossiskaya Fashistskaya Organizatsiya o VFO), cuya sede fue ubicada en Putnam y Anastase Vonsiatsky proclamado «Vodzh» (el equivalente a «Duce» o Führer»), siendo Donat Kunle nombrado Secretario General del Partido. La ideología del movimiento se sustentó en la unión de empresarios y obreros en corporaciones patronales y sindicales, la restauración de la propiedad privada, la eliminación de los grandes conglomerados industriales para evitar monopolios, la redistribución de la tierra entre propietarios y campesinos, la defensa de la religión dentro de un Estado laico y la abolición de las restricciones de productos agrarios. También se adoptó un programa antirracista que rechazaba por completo el antisemitismo contra los judíos y que pretendía integrar a las otras etnias «no-rusas» como los bálticos, polacos, cosacos, caucásicos, etcétera. Curiosamente el símbolo escogido para la formación política fue una esvástica bajo el águila bicéfala de la Dinastía Romanov, además de la clásica uniformidad con las camisas negras a imitación de los fascistas italianos (pero con un brazalete de la cruz gamada bordeada por un anillo azul), saludos romanos al grito de «¡Slava Rossy!» y el himno del Horst Wessel reinventado en idioma ruso con el título de La Tormenta de los Soldados de la Muerte.

El papel de la Organización Fascista de Todas las Rusias fue intentar captar a otras formaciones en el extranjero, por que Anastase Vonsiatsky realizó un tour por Europa desde Septiembre de 1933 que le llevó a visitar primero Alemania para buscar el apoyo del Movimiento Nacionalsocialista Ruso (ROND) de Pavel Avalov y luego a Francia para hacer lo mismo con los Jóvenes Rusos (Mladorossy) de Alexander Kazem-Bek. De hecho allí se entrevistó brevemente con el representante del nacionalismo ucraniano Gleb Baletsky, a quién prometió estudiar el proyecto de una Ucrania independiente después de la supuesta disolución de la Unión Soviética. Gracias a que ganó numerosos adeptos en el «Viejo Continente», a su regreso a Estados Unidos pudo editar un periódico titulado Rossiya que dirigió el editor Alexander Plyshnov y más tarde llenar de panfletos los barrios rusos de Connecticut con lemas que decían Yo Sirvo a Rusia, Tácticas de los Fascistas Rusos y Acerca de Nuestro Trabajo Secreto. Incluso pronto apareció otra nueva tirada de carácter internacional, el periódico Fashist de Norman Watson, el cual pudo editar 10.000 copias mensuales no sólo en Norteamérica, sino también en Brasil, Canadá, Australia, Egipto, Alemania, Checoslovaquia, Yugoslavia y Bulgaria.

Inesperadamente el 28 de Octubre de 1933, Anastase Vonsiatsky recibió una invitación por carta de Konstantin Rodzaevsky, el representante del Partido Fascista Ruso (Rossiiskaya Fashistkaya Partiya) en Manchukuo, por aquel entonces un «estado títere» de Japón en Asia, con la finalidad de unir sus fuerzas en un frente común contra Iósif Stalin. Evidentemente no tardó en aceptar la invitación y justo después de obtener un permiso de paso del cónsul nipón Yukata Nakamura en Portland, partió de Connecticut en Enero de 1934 junto a Donat Kunle y Lev Mamedov, primero a bordo del transporte SS President Van Buren que efectuó una escala en las Islas Hawaii y después en el puerto de Kobe en Japón. Desde allí se trasladó a Tokyo para reunirse con Rodzaevsky, celebrando ambos el Congreso Mundial de los Fascistas Rusos que comenzó el 24 de Marzo y concluyó el 2 de Abril. El resultado de la conferencia fue el trazamiento de unas líneas generales para combatir desde el exterior a la URSS y la inclusión de los judíos como ciudadanos rusos de pleno derecho (pese a las reticencias del mucho más antisemita Rodzaevsky que al final acabó cediendo en esta cuestión ante Vonsiatsky). Así fue como después de muchas negociaciones, el 3 de Abril de 1934 se fundó en el Hotel Nuevo de Yokohama el Partido Fascista de Todas las Rusias (Vserossiiskaya Fashitskaya Partiya) que agrupó a todos los militantes de Estados Unidos, Japón y Manchukuo.

Portada del periódico Fashist en el que se muestra a Anastase Vonsiatsky desfilando junto a los nacionalsocialistas alemanes del «German American Bund» en Estados Unidos.

Recién creado el Partido Fascista de Todas las Rusias, Anastase Vonsiatsky viajó de Tokyo a Manchukuo para formalizar su alianza con Konstantin Rodzaevsky, siendo ambos recibidos a las 14:10 horas del 26 de Abril de 1934 en la Estación Ferroviaria Central de Harbin por una multitud de rusos blancos, milicias de los Camisas Negras, mujeres uniformadas del Movimiento Fascista Femenino, chicos de la Unión de las Juventudes Fascistas e incluso antiguos miembros de la Caballería Cosaca con sus estandartes militares de los Clanes del Kubán, Don, Terek, etcétera. Después de aquella calurosa bienvenida, los dos visitaron la Capilla de la Virgen Siberiana en la Catedral de Sabul y luego marcharon al Hotel Hokuman de la Calle Novogorodnaya para hacer la presentación del movimiento, Vonsiatsky con el título de «Vodzh» y Rodzaevsky con el de Secretario General, antes de tener lugar un gran baño de masas el 4 de Mayo cuando en el Teatro Ves Mir hablaron ante un público de 2.000 personas y ganaron el apoyo de la Unión Cosaca del Extremo Oriente del «Atamán» Grigory Semenov.

Concluida la visita de Anastase Vonsiatsky a Harbin y tras despedirse del Secretario General Konstantin Rodzaevsky, viajó a otras zonas de Manchuria como la capital de Hsinking y el puerto de Dairen, antes de embarcarse en el el buque japonés Tsingtao Maru que le condujo a la ciudad de Shangai en China para verse con otros exiliados rusos en el Hotel Cathay, incluyendo con el representante fascista Konstantin Steklov. Una vez terminada la gira en Asia subió al carguero SS President Harrison y navegó hasta el Egipto, en donde se entrevistó con otro ruso de tendencias fascistas llamado Georgy Taube que lideraba a su propio grupo en El Cairo. A continuación prosiguió su andanza hasta Italia, viéndose en Nápoles con Carlo Rossi, uno de los jefes del Partido Nacional Fascista, aunque no pudo cumplir su sueño de conocer en persona a Benito Mussolini. Luego siguió su periplo por Francia para intercambiar opiniones con Alexander Kazem-Bek y en Yugoslavia con el representante eslavo Alexander Leiburg, además de con otros jefes fascistas en Checoslovaquia, Hungría y Bulgaria. De hecho al entrar en Alemania y reunirse con Alfred Voldemarovich, tuvo la suerte de hablar con Alfred Rosenberg, uno de los altos miembros del Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes (NSDAP).

A su vuelta a Estados Unidos el triunfo de Anastase Vonsiatsky tras su gira por Asia, África y Europa se truncó cuando el Secretario General Konstantin Rodzaevsky que lideraba a la agrupación desde Manchuria, fue el responsable de provocar una serie de tensiones y discrepancias entre la militancia que acabó generando una escisión del movimiento. Las razones principales fueron tres: primero, los fascistas rusos en Manchuria eran firmes defensores del antisemitismo contra los judíos y los de Norteamérica se declaraban antirracistas; segundo, los hombres de Rodzaevsky querían implantar una República Fascista Rusa y los de Vonsiatsky un modelo mussoliniano acompañado de una restauración monárquica de la Dinastía de los Romanov; y tercero, pronto el Imperio Japonés que dominaba el Manchukuo extendió su influencia a la formación con las constantes intromisiones del general Sadao Araki. Precisamente en este último aspecto, sobretodo a raíz de que los exiliados en Asia aceptaran como consejero al oficial japonés Shun Akikusa, Vonsiatsky no tuvo más remedio que romper con Rodzaevsky y dinamitar el Partido Fascista de Todas las Rusias.

Como solución a la ruptura del Partido Fascista de Todas las Rusias, Anastase Vonsiatsky fundó por separado el Partido Nacional Revolucionario de Todas las Rusias (All Russian National Revolutionary Party o VNRP) que capitalizó a la mayor parte de los exiliados en Norteamérica, pero fracasó a la hora de aglutinar a las demás delegaciones en Europa, Asia o Egipto que prefirieron sumarse al proyecto de Konstantin Rodzaevsky en Manchuria. A pesar de todo desde 1937 el «Vodzh» pudo ampliar su base de militantes en Estados Unidos porque creó una milicia de Camisas Negras en Nueva York que lideró Alexander Plushnov, otra en Boston encabezada por Iván Novozhilov y una última en San Francisco capitaneada Christ Latsgalv, además de organizar unas juventudes conocidas como los «Boys Scouts Rusos» que cada verano recibían adiestramiento deportivo y hacían senderismo en el Campo de Jóvenes Vanguardistas. Incluso en la ciudad de Harlem pudo inaugurar la Escuela Bíblica Fascista Rusa, un campus que contó con dos docenas de niños y niñas entre los 8 y 14 años de edad que educó el reverendo Alexander Tzuglevich.

Símbolo del Partido Nacional Revolucionario de Todas las Rusias.

Paralelamente al Partido Nacional Revolucionario de Todas las Rusias en Estados Unidos, Anastase Vonsiatsky intentó desde 1938 recuperar a algunos de los adeptos en el extranjero que había perdido en favor del Partido Fascista de Todas las Rusias de Konstantin Rodzaevsky. Aunque fracasó cuando lo intentó en Austria porque justo al llegar a este país fue anexionado por el Tercer Reich en el «Anschluss» y el régimen nacionalsocialista ilegalizó a todas las organizaciones de la Rusia Blanca; en su siguiente viaje a Yugoslavia, concretamente a Belgrado, se le unieron los miembros de la delegación eslava del general Andrei Shkuro y un grupo de 150 cosacos del Clan del Kubán. A continuación marchó a China para obtener un nuevo triunfo después de conseguir el apoyo de la comunidad rusa de Shangai y de su líder Konstantin Steklov, quién poco antes acababa de romper con Konstantin Rodzaevsky debido a que llevaba una política al servicio de Japón.

A medida que avanzaba el año 1938 los dirigentes del Partido Nacional Revolucionario de Todas las Rusias estrechó lazos con otras organizaciones no-rusas en Estados Unidos, como por ejemplo pactando alianzas con los milicianos norteamericanos de los Camisas Plateadas al mando de William Pelley en Carolina del Norte, los voluntarios de la Sociedad Americana de los Defensores del Techo Coralino encabezados por Frank Please en Florida y los inmigrantes alemanes del «German-American Bund» liderados por Feodor Semens en Los Ángeles. Precisamente ésta última formación celebró una conferencia con Anastase Vonsiatsky a la que asistieron 3.000 invitados y concluyó con un desfile en el que participaron 200 niños de las Juventudes Rusas y 300 paramilitares de la Bund SS. Ni siquiera faltaron los contactos con fascistas ítalo-americanos financiados por el propio Benito Mussolini y también con miembros de la Falange Española que mantenían relación con el general Francisco Franco en España, sin contar con que a nivel exterior establecieron relación Holanda con el Movimiento Nacional Socialista Holandés a través del empresario petrolífero Henri Deterding. De hecho el movimiento contó con las simpatías de Mark Weinbaum, un representante de los judíos rusos exiliados que a través del periódico Novoye Russkoye Slovo expresó su amistad con Vonsiatsky; pero también con el Príncipe Theodore Alexandrovich Romanov, a quién los militantes del Partido Nacional Revolucionario de Todas las Rusias recibieron en Nueva York con una escuadra de 35 milicianos de los Camisas Negras.

Curiosamente muchas de las iniciativas del Partido Nacional Revolucionario de Todas las Rusias fueron una simple fachada publicitaria porque la organización nunca llegó a ser tan grande ni mucho menos a superar al Partido Fascista de Todas las Rusias de Konstantin Rodzaevsky que recibía financiación de Japón. Por ejemplo el propio Anastase Vonsiatsky tuvo la inmodestia de venderse en la propaganda como uno de los «Cuatro Mosqueteros», entre los cuales se incluía a si mismo como «Vodzh», a Benito Mussolini como «Duce», a Adolf Hiter como «Führer» y a Francisco Franco como «Caudillo» (este último apodado «D’Artagnan»), llegando a nombrar a su esposa Marion Ream con los sucesivos títulos de «Primera Dama (First Lady)», «Condesa Vonsiatskaya», «Cleopatra» y «Lady Hamilton. También reunió a una docena de amigos para convertirlos en guerrilleros y trazar planes imposibles con los que pretendía eliminar a los principales responsables del Kremlin como Kliment Voroshilov, Vasily Blücher, Maxim Litvinov, Pavel Postyshev y Nikolai Yezhov; sin contar con que una ocasión fabricó una especie de Flota Rusa Blanca con 700 maquetas de barcos bautizados con los nombres de «Petropavlovsk», «Gangut», «Sevastopol», «Poltava», «Almirante Ushakov», «Imperatrista Maria», «Imperator Nikolai I», «Andrei Pervozvanny» o «Borodino», a los que puso a navegar sobre una laguna de tortugas (en cuyos caparazones lucían pintadas esvásticas) ante los sorprendidos transeúntes de Connecticut.

Obviamente las actividades del Partido Nacional Revolucionario de Todas las Rusias despertaron las iras de los grupos rivales de tendencias marxistas como la Liga Contra la Guerra y el Fascismo (League Against War and Fascism o ALAWAF) de Hester Huntington, los Amigos de la Unión Soviética (Friends of the Soviet Union o FSU) de Stanley Randolph y la Orden Internacional de los Trabajadores (International Workers Order o IWO) de Nicholas Kutzko. Incluso las autoridades de la Unión Soviética exigieron al Gobierno de Washington que retirara el pasaporte a Anastase Vonsiatsky y lo extraditase a Moscú, donde posiblemente hubiese muerto ejecutado. De hecho el Secretario de Estado Cordell Hull y la Agencia del FBI expresaron cierta preocupación por los viajes de Vonsiatsky a Asia, temiendo que tuviera algún tipo de trato con Japón para crear una especie de «quinta columna» en Norteamérica.

Seguidores del Partido Nacional Revolucionarios de Todas las Rusias con Anastase Vonsiatsky. Véase en la decoración las esvásticas, el águila bicéfala zarista y la familia Romanov.

Cuando en 1939 se firmó el Pacto Ribbentrop-Molotov entre Alemania y la Unión Soviética mediante el que ambas potencias invadieron Polonia y se repartieron en áreas de influencia la Europa Oriental desatando la Segunda Guerra Mundial, el Partido Nacional Revolucionario de Todas las Rusias entró en declive porque debido a la alianza entre Adolf Hitler y Iósif Stalin la mayor parte de sus militantes se sintieron traicionados y se dieron de baja en la organización. A raíz de este inesperado giro diplomático del Tercer Reich, Anastase Vonsiatsky comunicó en una rueda de prensa que su movimiento seguía siendo anticomunista, pero al mismo tiempo también antialemán y antijaponés, además de que rechazar el antisemitismo y declararse leal al Gobierno de los Estados Unidos y a la Constitución. Sin embargo sus palabras solo enturbiaron la situación porque la mayor parte de los afiliados se marcharon e incluso su formación perdió el apoyo del «German-American Bund» según las órdenes impartidas por el Ministro de Exteriores Joachim Von Ribbentrop para no dañar sus relaciones con la URSS.

Nuevamente al invadir Alemania la Unión Soviética el 22 de Junio de 1941 en la «Operación Barbarroja», el contexto volvió a cambiar a mejor para el Partido Nacional Revolucionario de Todas las Rusias. No obstante y contra todo lo esperado, en lugar de aprovechar las circunstancias para recuperar a la militancia perdida sumándose a la «Cruzada Anticomunista» promovida por las potencias del Eje, Anastase Vonsiatsky escribió una carta a Iósif Stalin para que acabase con el régimen bolchevique y se sentara a negociar con Adolf Hitler, haciendo él mismo de intermediario e incluso proponiéndole crear una especie de «gobierno provisional fascista» que no tomaría ninguna represalia. Evidentemente aquel absurdo delirio que como era de esperar nunca recibió contestación por parte del Kremlin, sumado a la muerte de su Secretario General Donat Kunle en un accidente aéreo sobre San Diego, terminó por truncar toda esperanza de reactivar el Partido Nacional Revolucionario de Todas las Rusias.

Las dificultades del Partido Nacional Revolucionario de Todas las Rusias desde Julio de 1941, llevaron a Anastase Vonsiatsky a anunciar ante la prensa que él mismo se propondría como «Vodzh» de un Gobierno Nacional Ruso como alternativa al comunismo con tal de evitar que el Tercer Reich se siguiera adentrando en la Unión Soviética. Gracias a este gesto bastante más diplomático volvieron muchos de sus antiguos adeptos y pudo recuperar la confianza del «German American-Bund», además de pactar con los independentistas ucranianos de Alexius Pelypenko en Chicago. Desgraciadamente como Vonsiatsky mantuvo una relación amorosa fuera del matrimonio con una chica japonesa llamada Fusako Nakamura, hija del empresario ultranacionalista Hitoshi Nakamura, a quién convirtió en su amante a sabiendas de que trabajaba para los servicios de inteligencia nipones, en seguida el FBI se preocupó por la activa militancia de los fascistas rusos y la amenaza que suponían para la seguridad nacional en caso de que Estados Unidos entrase en la guerra contra Alemania o Japón.

Anastase Vonsiatsky en su casa de Connecticut acompañado de propaganda nacionalsocialista y rifles de asalto con los que posteriormente sería acusado de «quintacolumnista» por el FBI.

El 7 de Diciembre de 1941 Japón atacó Pearl Harbor y Estados Unidos entró en la Segunda Guerra Mundial estando en coalición con la Unión Soviética, la peor situación que pudo darse para los militantes del Partido Nacional Revolucionario de Todas las Rusias que desde ese instante se convirtieron en enemigos a ojos del Gobierno de Washington. Como Anastase Vonsiatsky temió se perseguido por las autoridades norteamericanas, como gesto de buena voluntad donó sus 54 rifles de caza al Ejército Estadounidense e hizo un comunicado oficial ante los periodistas, asegurando que su organización política se declaraba neutral tanto de la Guerra del Pacífico como del conflicto en Europa.

Repentinamente la noche del sábado 9 de Mayo de 1942, trece agentes del FBI irrumpieron en la casa de Anastase Vonsiatsky y Marion Ream para realizar un registro en el que incautaron seis rifles del modelo 1916, una ametralladora, seis botes de gas lacrimógeno, seis uniformes nacionalsocialistas, trece brazaletes con la esvástica, doce maquetas de barcos, un tocadiscos y un maniquí humano. Simultáneamente se llevaron a cabo otras redadas en las sedes del Partido Nacional Revolucionario de Todas las Rusias de Manhattan, San Francisco y Los Ángeles, incluyendo la tumba del fallecido Donat Kunle al que abrieron la lápida ante la errónea sospecha de que pudiese albergar armas escondidas. Acto seguido Anastase Vonsiatsky fue detenido junto a todos los miembros de su organización, antes de que los periódicos publicasen al día siguiente, 10 de Mayo, acerca de la existencia de una «quinta columna rusa».

A las 10:00 horas de la mañana del jueves 14 de Mayo de 1942 comenzó el juicio contra Anastase Vonsiatsky en la Corte Federal de Hartford, siendo el juez el magistrado Joseph Smith, el representante gubernamental Robert Butler y el jurado un grupo de veintitrés miembros compuestos por doce hombres y once mujeres. Durante las sesiones se le acusó de posesión de armas ilícitas en tiempos de guerra, de mantener contactos secretos con el Tercer Reich, de hacer amistades con empresarios japoneses y de establecer conexión con los fascistas rusos de Manchuria al servicio de Japón. A pesar de que nada de eso pudo probarse porque casi todo eran mentiras (en parte difundidas torpemente por el propio Vonsiatsky para crecer en su carrera política), el temor a que pudiese actuar como espía al servicio de las potencias del Eje implicó que la sentencia emitida el 22 de Junio le acabara condenando a cinco años de cárcel.

El 17 de Julio de 1942 el Partido Nacional Revolucionario de Todas las Rusias fue disuelto e ilegalizado mientras Anastase Vonsiatsky era encarcelado en la Prisión Federal de Springfield en Missouri. También muchos de sus seguidores fueron enviados a la cárcel y algunos como el militante Wilhelm Kunze condenado a 15 años de reclusión tras ser capturado en México cuando intentaba escapar hacia Alemania. Una vez terminada la Segunda Guerra Mundial en 1945, la mayor parte de los ex-fascistas fueron liberados antes de cumplir su pena, aunque Vonsiatsky no lo haría hasta 26 de Febrero de 1946 (después de 3 años y 7 meses).

Jamás Anastase Vonsiatsky volvió a abrazar el fascismo como ideología al saber los crímenes cometidos por el Ejército Alemán en la campaña de Rusia y el exterminio de los judíos en el Holocausto. De hecho él y muchos de los viejos militantes regresaron a sus orígenes monárquicos defendiendo la restauración de la Dinastía Romanov, incluso a veces llevando a cabo iniciativas públicas como la inauguración del Museo Zar Nicolás II de Connecticut en 1953 u ofrecer un discurso acerca de los crímenes del comunismo a los marineros de un carguero soviético que atracó en la Costa Este en 1956.

A las 8:45 horas del 5 de Febrero de 1965, Anastase Andreivich Vonsiatsky falleció a la edad de 66 años a causa de una trombosis coronaria en el Hospital Mound Park de Tamba Bay. Una vez se apagó su vida como ya lo había hecho con anterioridad todo su ambicioso movimiento, desapareció para siempre el que una vez fué el carismático líder del fascismo ruso en los Estados Unidos Unidos de Norteamérica, quién nada menos tuvo la aspiración de convertirse algún día en el «Vodzh» de todas las Rusias.

 

Bibliografía:

-John Stephan, The Russian Fascists. Tragedy and Farce in Exile 1925-1945, Harper & Row (1978), p. 48-364
-http://en.wikipedia.org/wiki/Anastasy_Vonsyatsky