Pogromos en Ucrania

Cuando se inició la “Operación Barbarroja” el 22 de Junio de 1941 con la invasión de Alemania a la Unión Soviética, un profundo sentimiento antisemita se desató en Ucrania. La razón de este odio fueron los asesinatos cometidos por el Ejército Rojo contra miles de ciudadanos autóctonos mientras emprendían la retirada ante la proximidad de las fuerzas del Eje, por lo que el vacío de poder dejado por los soviéticos, fue aprovechado por grupos nacionalistas ucranianos para linchar y matar judíos, a veces mediante crueles matanzas como ocurrió Tarnopol, Brzezany o el Pogromo de Lvov.

Progrom de Tarnopol

Pogromo en Ucrania. Una mujer judía es desnudada públicamente bajo las risas de los ucranianos. Justo detrás de ella, a la izquierda, aparece un civil con una espada amenazante.

Al marcharse el Ejército Rojo de Galitzia y quedar vacía la ciudad de Tarnopol a inicios de la “Operación Barbarroja”, los habitantes descubrieron horrorizados una serie de fosas comunes con miles de compatriotas ejecutados por la Policía Estatal Soviética (NKVD). Como según la mentalidad nativa de los ucranianos, los judíos estaban irremediablemente unidos al Kremlin tal y como profesaba la “conspiración judeo-bolchevique”, el comité local dirigido por la Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN) azuzó a las masas para lanzarse violentamente contra la población hebrea de Tarnopol.

Inesperadamente el 24 de Junio de 1944, los milicianos del Ejército Insurgente Ucraniano (UPA) entraron en las viviendas de los judíos y mataron muchos, aunque la mayoría fueron sacados a la calle y conducidos hasta las fosas comunes de los ucranianos ejecutados por la NKVD. Una vez en la zona de crimen, los hebreos tuvieron que limpiar todos los fosos y sacar los cadáveres, antes de ser más de 1.000 personas introducidas en su interior y asesinadas brutalmente por los nacionalistas ucranianos a base de golpes de palas y porras.

Progromos de Brzezany y Zlockzow

Simultáneamente al Pogromo de Tarnopol que ocurrió en Galitzia Oriental, tuvo lugar no muy lejos de ahí el Progrom de Brzezany, en donde se repitieron las escenas de cientos de judíos siendo llevados hasta una fosa con más víctimas ucranianas que con anterioridad habían sido ejecutadas por la NKVD. Acto seguido, una multitud histérica y descontrolada de ucranianos que vestían trajes tradicionales y enarbolaban banderas azules y amarillas, apalizaron a los judíos, los ahogaron vivos en el Río Zlota Lipa e incluso les obligaron a pasar entre dos filas de hombres armados con palos de escoba adornados con clavos puntiagudos para provocarles la muerte por desangramiento (curiosamente sólo se salvaron aquellos que fueron rescatados por los soldados del Ejército Alemán y convertidos en obreros forzosos para construir una carretera en el Frente Oriental).

Linchamiento de judíos en una calle de Ucrania. Véase a la izquierda como un hombre sostiene un cuchillo para rematar a los apaleados.

Otra matanza fue el Pogromo de Zlockzow después de que los guerrilleros del Ejército Insurgente Ucraniano descubriesen cadáveres de sus compatriotas que el NKVD había asesinado en el Castillo de Zolochiv. De este modo, en cuanto corrió la noticia, varios centenares de judíos fueron secuestrados y llevados hasta la fortaleza, donde los milicianos ucranianos mataron y torturaron a decenas de ellos. Afortunadamente la aparición del teniente coronel Helmuth Groscurth que dirigía a la 295ª División de Infantería Alemana, consiguió frenar la matanza en cuanto el recinto fue tomado por un grupo de soldados germanos al mando del oficial Eitel-Freidrich Patzwahl.

Pogromos de Lvov

Al retirarse el Ejército Rojo de Lvov, capital de Galitzia, los guardias de la NKVD asesinaron a 7.000 personas, cuyos cuerpos fueron encontrados por el Ejército Insurgente Ucraniano. Sorprendentemente y a diferencia de otras ejecuciones, los soviéticos en esta ocasión aplicaron torturas e incluso mutilaron a gente (aunque en muchos casos los cadáveres fueron profanados por los mismos ucranianos para exaltar el odio de sus compatriotas), por lo que al saberse de este episodio en la ciudad, los vecinos salieron a la calle armados con palos y cuchillos dispuestos a vengarse contra los judíos en lo que sería uno de los peores pogromos del Holocausto.

Mujeres judías son humilladas en las calles de Lvov ante la multitud de ucranianos (uno de ellos a la derecha tiene desenfundado un largo cuchillo).

El 30 de Junio de 1941 comenzó el Primer Pogromo de Lvov cuando milicianos del Ejército Insurgente Ucraniano y civiles equipados con armas blancas, subieron a millares de judíos hasta la Fortaleza de Lvov, donde tuvieron que dar sepultura a los ucranianos abatidos por la NKVD. Hecho el trabajo, unos 4.000 hebreos fueron asesinados en las zanjas del castillo o fueron bajados nuevamente a la ciudad para morir apaleados por sus vecinos a base de golpes, patadas y puñetazos, o también apuñalados a cuchilladas en plena calle. Ni siquiera la llegada del Ejército Alemán impidió las matanzas porque con las tropas germanas se presentaron grupos de las SS y una unidad de voluntarios ucranianos conocido como el Batallón “Nachtigall” que ejecutaron a otras 3.000 personas.

“Días de Petlyura” fue el nombre con que se bautizó al Segundo Pogromo de Lvov porque tuvo lugar el 25 de Julio de 1941, coincidiendo con el aniversario de la muerte de Simón Petlyura, uno de los máximos representantes del nacionalismo ucraniano que había combatido a la Rusia Bolchevique durante la Guerra de Independencia de Ucrania. Lógicamente, como aquel día el sentimiento patriótico invadió a los habitantes de la ciudad, los ucranianos lincharon públicamente a 5.000 judíos en las calles, a veces de la manera más humillante porque se desnudó a decenas de mujeres y hombres ante las risas y el escarnio de sus vecinos. Sin embargo lo peor vino después porque familias enteras, incluyendo niños, fueron apalizadas por turbas de civiles furiosos y asesinados sobre el pavimento urbano a porrazos o por heridas de armas blancas, mientras que otros con más suerte acabaron simplemente fusilados en el Estadio Municipal, hasta registrarse una cantidad de víctimas que superó a la cifra de 2.000.

Los “Días de Petlyura”. Una chica corre gritando y aterrorizada tras ser parcialmente desnudada con las ropas rotas y golpeada en la cara. Mientras tanto, es perseguida por todos sus vecinos, entre ellos un niño armado con una porra que se burla de ella antes de darla muerte

Aproximadamente, tanto en el Primer Pogromo de Lvov como en los “Días de Petlyuara”, fueron apaleados y asesinados unos 9.000 ciudadanos judíos por el Ejército Insurgente Ucraniano. Ante esta gran cantidad de víctimas y la violencia empleada para cometer los crímenes por parte de multitudes de ucranianos descontrolados, el episodio de Lvov se convirtió en uno de los pogromos más crueles de la Segunda Guerra Mundial.

 

Bibliografía:

Saul Friedländer, El Tercer Reich y los Judíos. Los años del Exterminio, Galaxia Gutenberg (2007), p.281-543

http://en.wikipedia.org/wiki/Lviv_pogroms