Hermanos del Bosque Lituanos

 

Numerosas fueron las facciones guerrilleras que proliferaron en los Estados Bálticos (Estonia, Letonia y Lituania) durante la Segunda Guerra Mundial e inicios de la Guerra Fría. De todas estas la más numerosa y temida por los soviéticos fueron los combatientes de los Hermanos del Bosque Lituanos.

Orginalmente el nombre de “Hermanos del Bosque” tuvo su nacimiento en la Revolución de 1905, cuando los habitantes bálticos que por aquel entonces formaban parte de Rusia, se negaron a enrolarse forzosamente en el Ejército Imperial Ruso para luchar contra Japón en la Guerra Ruso-Japonesa, lo que generó que gran parte de los jóvenes se marcharan a los bosques para ocultarse y por tanto evitar el reclutamiento. Basándose en este acontecimiento histórico, los nacionalistas bálticos bautizaron con esa denominación a su organización guerrillera después de que a inicios de la Segunda Guerra Mundial en otoño de 1939 la Unión Soviética ocupase Estonia, Letonia y Lituania, surgiendo en esta última los Hermanos del Bosque Lituanos (Mizko Broliai).

Hasta bien entrado el año 1940 la resistencia contra la ocupación soviética fue escasa porque inicialmente las tropas del Ejército Rojo respetaron las instituciones anteriores e incluso entregaron a Lituania el territorio de Vilna a costa de la desaparecida Polonia. Sin embargo cuando Iósif Stalin disolvió la democracia parlamentaria, persiguió a los opositores políticos, deportó a Siberia a grandes cantidades de población y proclamó la República Socialista Soviética de Lituania, millares de refugiados escaparon de la ciudad al campo para sumarse a los Hermanos del Bosque.

General Adolfas Ramanauskas Vanagas de los Hermanos del Bosque Lituanos con dos halcones a cada hombro.

Muy dura fue la vida en los bosques debido al frío, el clima y las inclemencias de la naturaleza para todos aquellos partisanos que se ocultaban. Camuflados entre la densa vegetación los guerrilleros construyeron refugios en los matorrales, campamentos entre las arboledas, agujeros bajo la tierra, túneles y pequeños búnkers. Normalmente se abastecían de alimentos robados a los soviéticos, de ayudas prestadas por los granjeros locales o plantando cultivos en los claros del bosque. Tan excelente fue su logística que muy pronto estos partisanos consiguieron organizar grandes comunidades silvestres con sus familias llevándose al bosque a sus mujeres, hijos, ganado e incluso fundando sus propias escuelas. Aunque la salud de un partisano lituano en el bosque oscilaba intacta por un período de dos años; muchos otros decidieron operar desde su propio hogar en las ciudades saliendo a combatir y luego regresando a su casa.

Uniformológicamente la vestimenta de los Hermanos del Bosque varió según su procedencia. Aunque la mayoría portó antiguos uniformes del Ejército Lituano, muchos llevaron guerreras alemanas o soviéticas e incluso uniformes civiles con abrigos adornados por un brazalete con los colores amarillo, verde y rojo de la bandera lituana. Respecto al armamento los arsenales generalmente utilizados fueron fusiles alemanes o rusos, así como ametralladoras Maxim soviéticas, MG-38 germanas o Skoda checoslovacas, además de granadas caseras y algunos morteros.

Sencillas fueron las acciones guerrilleras de los Hermanos del Bosque sobre Lituania como organizar ataques contra convoyes militares del Ejército Rojo en los caminos, atentados contra oficiales de la Policía Secreta Soviética (NKVD), robos de armas y municiones, propaganda o asesinatos de los colaboracionistas comunistas locales. La mayoría de estos combatientes fueron antiguos soldados del Ejército Lituano, policías de la Guardia Nacional, funcionarios, políticos conservadores, socialistas moderados, sindicalistas, empresarios, campesinos, sacerdotes católicos, etcétera, los cuales se unificaron el 9 de Noviembre de 1940 en el Frente Activista Lituano (Lietuviu Aktyvisty Frontis o LAF) al mando del general Kazys Skirpa. Aproximadamente más de 100.000 lituanos formarían parte de los Hermanos del Bosque.

Cuando tuvo lugar la invasión de Alemania a la Unión Soviética durante la “Operación Barbarroja” en Junio de 1941, numerosos miembros de los Hermanos del Bosque apoyaron mediante acciones armadas desde la retaguardia a las tropas alemanas del Grupo de Ejércitos Norte que avanzó por Lituania. De este modo una vez expulsados los soviéticos, los antiguos miembros de los Hermanos del Bosque abandonaron la clandestinidad y se agruparon en milicias locales o se alistaron como auxiliares en el Ejército Alemán (Werhmacht) para combatir en el Frente Oriental.

Hermanos del Bosque Lituanos en el distrito de Naliboki el 20 de Julio de 1944.

Al producirse el cambio de tornas en contra del Eje en la Segunda Guerra Mundial y el Ejército Rojo volver a amenazar las fronteras de Lituania, los Hermanos del Bosque fundaron el 23 de Noviembre de 1943 el Comité Supremo para la Liberación de Lituania (Vyriausias Lietivos Islaisvinimo Komitetas o VLIK), reautizado en 1944 como Ejército Lituano de Liberación (Lietuvos Laisves Armija o LLA) con 30.000 combatientes. Ante esta situación durante gran parte de 1944, los Hermanos Bosque lucharon contra el Ejército Rojo como fuerza de choque frontal y desde 1945 otra vez como fuerza partisana. De hecho cuando la Unión Soviética ocupó por segunda vez Lituania, los Hermanos del Bosque se organizaron en 11 distritos identificados como zonas de influencia de los Partisanos Lituanos (Lietuvos Partizan o LP) numeradas de la siguiente manera: A, Algimantas, Gran Batalla, Kestutis, Resurgimiento, Samogitia, Lituania del Sur, Turas, Vilna, Vytautas y Vytis. Pertrechados en todo momento por la Fuerza Aérea Alemana y el Servicio Secreto Alemán (Abwehr) que les enviaron armas y suministros por paracaídas, los guerrilleros lituanos de los Hermanos del Bosque eliminaron numerosos soldados soviéticos y defendieron varios meses el puerto de Klaipedia coordinados en la Fuerza de Defensa de la Patria (Tevynes Apsavgos Rinktine o TAR). Uno de los encuentros más famosos de los Hermanos del Bosque fue conocido como la Batalla de Kalniskes que tuvo lugar en Mayo de 1945 entre 10.000 tropas soviéticas y 2.000 soldados lituanos al mando del general Jonas Neifalta, siendo estos últimos decisivamente derrotados por culpa de los intensos bombardeos de artillería y aviación.

Finalizada la Segunda Guerra Mundial murieron 12.213 lituanos de los Hermanos del Bosque, los cuales mataron a 4.382 soldados del Komintern (3.677 tropas soviéticas y 705 comunistas lituanos).

Terminadas las hostilidades en todo el mundo y coincidiendo con el inicio de la Guerra Fría, los Hermanos del Bosque Lituanos continuaron sus acciones contra las tropas de ocupación del Ejército Rojo y los mandos locales de la reinstaurada República Socialista Soviética de Lituania. Con más de 30.000 efectivos, los Hermanos del Bosque en Lituania combatieron a lo largo de muchos años contra unas fuerzas inmensamente superiores compuestas por 400.000 soldados soviéticos del Ejército Rojo, el NKVD, la Guardia Fronteriza y algunos comunistas lituanos al mando del general Sergei Kruglov. Durante esta guerra de guerrillas cayeron miles de partisanos lituanos y soldados soviéticos luchando en los bosques, aldeas y ciudades mediante acciones rápidas de mano y contrainsurgencia. Normalmente las tácticas empleadas por los rusos para desarticular las comunidades partisanas consistían en organizarse en Batallones de Destrucción (Istribiteli) integrados por unidades de soldados separados 15 metros los unos de los otros que avanzando lentamente iban localizando escondites en los densos bosques bálticos. Sin embargo los Hermanos del Bosque no les pusieron las cosas fáciles a los soviéticos, como por ejemplo sucedió cuando en las elecciones a los Soviets Provinciales de 1947, los guerrilleros las boicotearon forzando su anulación después de atacar varias sedes electorales, destruir las urnas y ametrallar numerosos guardias soviéticos y cuadros locales del Partido Comunista Lituano. También desde el extranjero recibieron cierto apoyo logístico como desde Estados Unidos con la CIA, desde Gran Bretaña con el MI5 y desde Suecia con los Servicios de Inteligencia Suecos; incluyendo del Vaticano tras la visita a Roma del guerrillero lituano Juozas Luska. Así pues y a pesar de las brutales operaciones perpetradas por el Ejército Rojo como la ejecución de prisioneros (muchos se suicidaban para evitar ser capturados) y la deportación de 260.000 civiles a Siberia como represalia, los Hermanos del Bosque siguieron activos, llegando en 1949 a unificarse en el Movimiento de Lucha por la Libertad de Lituania (Lietuvos Laisves Kovos Sajudis o LLKS) dividido en dos segmentos: los antiguos Hermanos del Bosque en el ámbito rural y los Hermanos de la Ciudad en el ámbito urbano.

Guerrilleros de los Hermanos del Bosque Lituanos. Entre ellos Juozas Luksa, el que fue el Vaticano.

Inesperadamente con la muerte de Iósif Stalin en 1953, la Unión Soviética que hasta ese momento no había conseguido derrotar a los Hermanos del Bosque y que en aquellos instantes acababa de adoptar una posición mucho más moderada y antiestalinista, anunció una amnistía general para todos los partisanos lituanos. La mayoría de combatientes, cansados de tantos años de lucha y estar malviviendo en los bosques, se acogió a la propuesta soviética, siendo reinsertados en la vida civil y quedando libre de cargos, algo que sin duda produjo la casi completa desaparición de los Hermanos del Bosque. Hasta ese momento, durante la primera etapa de la Guerra Fría entre 1946 y 1953 murieron un total de 7.890 partisanos de los Hermanos del Bosque, quienes a su vez mataron a 10.854 miembros del Komintern (8.940 soldados soviéticos y 1.914 comunistas lituanos).

Algunos miembros de los Hermanos del Bosque bastante minoritarios y de posturas más radicales decidieron continuar con la lucha armada durante varias décadas tras ignorar la amnistía de 1953. Al mando del general Adolfas Ramanauskas la mayoría de guerrilleros lituanos fueron desarticulados en 1957 con la captura y ejecución de dicho líder.

Un total de 20.103 guerrilleros de los Hermanos del Bosque y 15.236 soldados del Komintern (12.617 tropas soviéticas y 2.216 comunistas lituanos) fallecieron sobre Lituania entre 1944 y 1953, abarcando la etapa final de la Segunda Guerra Mundial y los inicios de la Guerra Fría.

Caída la Unión Soviética y tras recuperar Lituania su independencia en 1990, los Hermanos del Bosques pudieron volver a aparecer públicamente. Todos sus veteranos fueron reconocidos como militares del Ejército Lituano, obtuvieron pensión por los servicios prestados, se erigieron monumentos a su recuerdo y fueron considerados héroes nacionales.

 

Bibliografía:

Fernando Sánchez Redondo, Los Hermanos del Bosque y la Ocupación Soviética (1940/1941-1944/1953), Revista Ares Enyalius Nº45 (2015), p.24-31
https://en.wikipedia.org/wiki/Lithuanian_partisans