82ª División Aerotransportada

La 82ª División Aerotransportada fue un icono a lo largo de la Historia Militar de Estados Unidos. Nacida en el “infierno de las trincheras” durante la Primera Guerra Mundial, pronto pasaría a convertirse en una unidad paracaidista que operaría durante los principales escenarios de la Segunda Guerra Mundial, desde Sicilia a Normandía y los Países Bajos, además de curtirse posteriormente en la Guerra de Vietnam, las Guerras Yugoslavas y la Guerra de Afganistán.

Formación

Como consecuencia de los excelentes resultados cosechados por los paracaidistas alemanes “fallschirmjäger” durante la Guerra Relámpago “Blitzkrieg” del Tercer Reich sobre Noruega, Dinamarca, Holanda, Bélgica, Grecia y Creta, muchos fueron los países que se interesaron por este tipo de doctrina militar y especialmente Estados. De hecho el Alto Mando del Ejército Estadounidense valoró acertadamente las ventajas tácticas de esta clase de unidades y por eso en 1941 se aprobó el nacimiento de la 82ª División Aerotransportada.

Escudo de la 82ª División Aerotransportada.

La 82ª División Aerotransportada (82nd Airbone Division) se oficializó como tal el 13 de Febrero de 1942, convirtiéndose en la primera unidad del Ejército Estadounidense en incluir tropas instruidas con salto en paracaídas cuando se erigió el 505º Regimiento Paracaidista y el 325º Regimiento de Transporte dotado de aviones C-47 Dakota. Acto seguido también surgieron los 504º, 507º, 508º y 509º Regimientos Paracaidistas, los 319th y 320th Batallones de Transporte de Artillería de Campaña, y los 376th y 456th Batallones Paracaidistas de Artillería; así como unidades menores entre las que estuvieron el 80th Batallón de Artillería Antiaérea, el 307th Batallón de Ingenieros, la 82ª Compañía Paracaidista de Intendencia y la 307ª Compañía Médica; y posteriormente el Cuartel General de Mando Divisionario, la 82ª Compañía Aerotransportada de Transmisiones, la 407ª Compañía Aerotransportada de Intendencia de Oficiales, la 782ª Compañía Aerotransportada de Intendencia de Ordenanzas, la Compañía de Guardia de Honor, la Compañía de Policía Militar, la Compañía de Reconocimiento y la Banda de Música.

Sorprendentemente la 82ª División Aerotransportada no tuvo su origen en la Segunda Guerra Mundial, sino que antes de ser una unidad exclusivamente paracaidista, ya existía como una formación militar convencional. Se trataba de la 82ª División de Infantería que fue creada el 5 de Marzo de 1917 en el Campo Gordon de Georgia con vistas a ser empleada en la Primera Guerra Mundial que durante aquellos instantes libraba Estados Unidos contra Alemania.

82ª División Aerotransportada (82nd US Airbone Division):
Mando Divisionario
325º Regimiento de Transportes
504º Regimiento Paracaidista
505º Regimiento Paracaidista
507º Regimiento Paracaidista
508º Regimiento Paracaidista
517º Regimiento Paracaidista
319th Batallón de Transportes de Artillería de Campaña
320th Batallón de Transportes de Artillería de Campaña
376th Batallón Paracaidista de Artillería de Campaña
456th Batallón Paracaidista de Artillería de Campaña
80th Batallón de Artillería Antiaérea
82ª Compañía Paracaidista de Intendencia
82 Cuerpo de Contra-Inteligencia
307th Batallón de Ingenieros
307ª Compañía Médica
82ª Compañía Aerotransportada de Transmisiones
407ª Compañía Aerotransportada de Intendencia de Oficiales
782ª Compañía Aerotransportada de Intendencia de Ordenanzas
Compañía de la Guardia de Honor
Compañía de Policía Militar
Compañía de Reconocimiento
Banda de Música

Primera Guerra Mundial

Soldado Alvin Cullum York, adscrito a la 82ª División de Infantería durante la Gran Guerra, que obtuvo la Medalla de Honor tras matar a 20 soldados alemanes y capturar a otros 132, un récord no superado por ningún miembro en la historia de la unidad.

La 82ª División de Infantería Estadounidense fue desplegada en Francia en Abril de 1918, siendo enviada de urgencia a las afueras de París para tomar parte en la Segunda Batalla del Marne justo en el instante en que el Ejército Alemán estaba a punto de tomar la capital. A pesar del elevado número de bajas porque la mayor parte de las tropas eran bisoñas, los estadounidenses resistieron en sus trincheras y pasaron al contraataque junto al resto de ejércitos del bando de los Aliados en la llamada “Ofensiva de los Cien Días”.

Durante la “Ofensiva de los Cien Días” la 82ª División de Infantería se cubrió de gloria venciendo al Ejército Alemán en la Batalla de Saint Hihiel y cruzando posteriormente el Río Mosa, donde nació uno de los grandes héroes de la Gran Guerra llamado Alvin York que tras desalojar de enemigos las defensas enemigas sobre la vía de ferrocarril de Decauville, mató a 20 soldados y alemanes y capturó a otros 132 prisioneros en Chatel-Chehery, lo que le valió ser condecorado con la Medalla de Honor.

A finales de 1918 la 82ª División de Infantería combatió en la Batalla del Bosque de Argonne y por último durante la invasión de la provincia de Lorena en la propia Alemania. Hasta aquel momento la unidad había sufrido 7.546 bajas entre 1.298 muertos y 6.248 heridos o mutilados.

Finalizada la Primera Guerra Mundial en 1918, la 82ª División de Infantería fue devuelta a Estados Unidos y acuartelada sobre el Campo Upton cerca de Nueva York el 27 de Mayo de 1919, siendo la mayor parte de sus miembros licenciados. Desde entonces y durante la “Era de Entreguerras”, la 82ª División de Infantería únicamente tuvo el tamaño de una formación de reservistas, cuyo cuartel general fue ubicado en Columbia, Carolina del Sur, hasta su reactivación con la entrada de Norteamérica en la Segunda Guerra Mundial tras el ataque de Japón a Pearl Harbor en 1941.

Campaña de Italia

Oficialmente la 82ª División de Infantería, rebautizada como 82ª División Aerotransportada, inició su instrucción en el Campo Claiborne de Lousiana el 25 de Marzo de 1942. Al frente de la unidad estuvo el general Omar Nelson Bradley, posteriormente sustituido por el general Matthew Ridgway, quienes impartirían un intenso adiestramiento de cuatro meses que finalizó el 15 de Agosto de 1942 cuando los soldados obtuvieron el título de paracaidistas. Una vez concluida la fase de entrenamiento, los hombres de la 82ª División Aerotransportada embarcaron en una serie de buques que cruzaron el Océano Atlántico y desembarcaron en el Norte de África en Abril de 1943, donde fueron acuartelados a la espera de iniciar su primera misión sobre Italia.

La noche del 9 al 10 de Julio de 1943, el 505º Regimiento Paracaidista de la 82ª División Aerotransportada inició el primer salto en paracaídas de la Historia de Estados Unidos cuando se puso en marcha la “Operación Husky” sobre Sicilia. Sometidos los paracaidistas el fuego de la artillería antiaérea del Ejército Italiano que causó estragos entre los asaltantes, estos últimos descendieron de forma desordenada entre la ciudad de Gela y Ponto Olivo sufriendo numerosas bajas durante el aterrizaje. Sin embargo y a pesar de las enormes dificultades, pronto la 82ª División Aerotransportada reorganizó a sus fuerzas y durante los días 11 y 13 de Julio rechazó los numerosos contraataques de las tropas italianas hasta que jornada del 14 fue relevada por la 1ª División de Infantería “Big Red One”.

Miembros del 505º Regimiento Paracaidista sobre un tanque Panzer IV capturado en Sicilia.

Inicialmente nadie pensó en la 82ª División de Infantería cuando los Aliados invadieron el sur de Italia a través de Salerno durante la “Operación Avalanche”, por lo menos hasta que los soldados del VI Cuerpo Estadounidense quedaron clavados sobre el terreno y fueron cercados en torno a la playa sin poder avanzar ni retroceder. Ante esta delicada situación, rápidamente se solicitó una llamada de socorro al general Mathew Ridway, quién tras seleccionar a 1.300 paracaidistas de la 82ª División Aerotransportada, la noche del 14 de Septiembre de 1943 lideró un salto bajo los focos de los reflectores enemigos cerca de Paestum. Nada más producirse la toma de contacto en tierra, unos camiones del VI Cuerpo Estadounidense fueron a recoger a los paracaidistas para reforzar las trincheras de primeras línea. Gracias a estos refuerzos de última hora se pudo repeler un contraataque del Ejército Alemán, cuyas tropas no tuvieron más remedio que replegarse tras la destrucción de 30 de sus tanques. Al día siguiente de este éxito, el 15, saltaron otros 2.100 paracaidistas de la 82ª División Aerotransportada y el 16 saltaron los últimos 600 sobre el Río Sele. A partir de entonces y viendo el peligroso aumento en número cada vez mayor de los paracaidistas norteamericanos, los alemanes comprendieron no ser rivales para la 82ª División Aerotransportada y optaron por retirarse, poniendo fin a la Batalla de Salerno.

Campaña de Normandía

Paracaidistas de la 82ª División Aerotransportada en  Normandía.

A la 1:20 horas del 6 de Junio de 1944 la 82ª División Aerotransportada abrió la “Misión Boston” dentro del marco de la “Operación Neptuno” cuando los aviones C-47 Dakota lanzaron a 7.500 paracaidistas sobre la región de Normandía en Francia (curiosamente hacía exactamente 23 años que la 82ª División de Infantería había desembarcado un 6 de Junio de 1918 en ese mismo país). Bajo el haz luminoso de los reflectores y el fuego de la artillería antiaérea del Ejército Alemán, la mayor parte de los soldados aterrizaron de manera desordenada sobre la Península del Contentín y un buen número ni siquiera consiguió saltar del avión porque los transportes fueron derribados en el acto. De hecho el mayor baño de sangre se lo llevó el 505º Regimiento Paracaidista sobre el pueblo de Saint Mére-Église porque casi todos sus hombres fueron masacrados antes incluso de tocar el suelo, con la excepción de un sólo superviviente llamado John Steele que se quedó colgando del campanario de una iglesia y que sería rescatado por la mañana. Respecto a los 507º y 508º Regimientos Paracaidistas sus efectivos cayeron sobre bosques y pantanos (muchos morirían ahogados en el agua); mientras que varios planeadores del 325º Regimiento de Transportes se accidentaron a las 6:55 horas con más de 100 heridos, aunque por lo menos llevaron intactos a más de 1.000 soldados, 20 cañones y 40 vehículos. La última oleada que tuvo lugar a las 8:51 horas de la mañana también acabó fatal porque perdieron la vida 15 paracaidistas y otros 60 resultaron heridos. Así fue como al término de la jornada del Día-D la 82ª División Aerotransportada había contabilizado un total de 1.964 bajas con 156 muertos, 904 heridos y 756 desaparecidos.

El 7 de Junio de 1944, Día D + 2, el Ejército Alemán desencadenó un contraataque contra el 508º Regimiento Paracaidista sobre la ciudad de Merderet, donde durante tres días, hasta el 9 de Junio, las tropas aerotransportadas no sólo resistieron los asaltos germanos, sino que además se apoderaron de la vecina localidad de Chef-du-Pont y volaron un puente sobre el Río Douve. Simultáneamente, el 507º Regimiento Paracaidista ocupó Amfreville; mientras que el 505º Regimiento Paracaidista luchó encarnizadamente a través de los setos normandos “bocages”, intentando reunir a todos los soldados que habían quedado dispersos tras los saltos. Precisamente y ante el elevado número de pérdidas, en Julio de 1944 la 82ª División Aerotransportada fue retirada hacia Inglaterra tras haber encajado en Normandía hasta un total de 4.480 bajas.

Campañas de Holanda y Bélgica

Bajo el nombre de “Operación Market-Garden”, la 82ª División Aerotransportada comenzó la invasión de Holanda el 17 de Septiembre de 1944 con el salto de miles de efectivos del 504º Regimiento Paracaidista a bordo de 482 aviones C-47 Dakota y 50 planeadores Horsa que aterrizaron sin problemas en las inmediaciones de Nijmegen, haciendo 149 prisioneros germanos y capturando 16 cañones antiaéreos a costa de ser únicamente derribados dos aparatos. Acto seguido los paracaidistas se apoderaron del Puente de Grave, aunque fracasaron a la hora de hacerse con los puentes del Canal de Maas-Waal debido a que los ingenieros alemanes previamente los demolieron con explosivos. Por si fuera poco el XXX Cuerpo Británico que tenía que venir a relevar a la 82ª División Aerotransportada fue detenido ante la férrea resistencia del Ejército Alemán a medio camino, por lo que todo el 504º Regimiento Paracaidista quedó aislado hasta que unidades de tanques Panzer de las Waffen-SS lo rodearon maniobrando desde el otro lado de la ciudad de Nijmegen. Ante esta situación de auténtico desespero por sobrevivir, los paracaidistas tuvieron que atravesar el Río Rin a bordo de 26 botes de goma conducidos por remos mientras desde la orilla opuesta los alemanes fueron ametrallándoles con balas y disparándoles con proyectiles de mortero, provocando una auténtica carnicería porque los que no murieron por el fuego, resultaron arrastrados por la corriente del agua, contabilizándose durante la acción la pérdida de un total de 200 vidas en tan sólo cinco minutos. Sólo unos pocos soldados de la 82ª División Aerotransportada alcanzaron los arenales en la cara contraria de Nijmegen, antes de ocultarse en los bosques de los Países Bajos y huir hacia Bélgica para reagruparse con el XXX Cuerpo Británico.

Salto de la 82ª División Aerotransportada sobre Holanda en la “Operación Market-Garden”. Los aviones C-47 Dakota sobrevuelan los bosques de Nijemegen mientras en el suelo ya hay aterrizado un planeador Horsa.

Fracasada la “Operación Market-Garden”, los restos de la 82ª División Aerotransportada se reunieron en Bélgica sin apenas tener actividad bélica hasta que el 16 de Diciembre de 1944 el Ejército Alemán lanzó una gran ofensiva en lo que se conoció como la Batalla de las Ardenas. Tomados los paracaidistas totalmente por sorpresa, tuvieron que iniciar la retirada bajo una tormenta de nieve y frío extremo, combatiendo durante el trayecto sobre la carretera de Saint Vith el 20 de Diciembre, donde liberaron a una unidad de infantería norteamericana que había sido cercada, además de defender brevemente el pueblo de Monceau y consolidar posiciones en el Río Ambleve. Desgraciadamente el ataque alemán fue tan demoledor, que el 505º Regimiento Paracaidista fue expulsado de Trois Ponts la jornada del 22, lo mismo que toda la 82ª División Aerotransportada que fue derrotada en Manhay y empujada hacia las orillas occidentales del Río Salm. Solamente la contraofensiva del Ejército Estadounidense sobre el Bulge impidió más retrocesos porque el 7 de Enero de 1945 la 82ª División Aerotransportada recuperó Thier-du-Mont a costa de un gran número de bajas, así como la ciudad de Holzheim el día 29 que fue tomada al asalto por la Compañía C del 508º Regimiento Paracaidista que hizo 80 prisioneros alemanes.

Invasión de Alemania

La invasión de Alemania a inicios de 1945 llevó a la 82ª División Aerotransportada a competir con la 9ª División de Infantería por tomar la Presa de Schwammenauel, una operación que concluyó en fracaso porque finalmente los alemanes terminaron por desbordarla e inundar las tierras bajas del Rin. Sin embargo y a pesar de este revés, pronto la 82ª División Aerotransportada destacó tras el cruce del Río Roer el 17 de Febrero y en su posterior irrupción en el Ruhr, lo que le valió al general George Patton a calificarla como la “Protectora del Honor de América”. Acto seguido y tras contribuir a la conquista de la ciudad de Colonia, en Abril de 1945 participó en los combates en torno al Río Elba y en la ocupación de Bleckede, justo momentos antes de que se anunciase el final de la contienda. Hasta ese momento las pérdidas de la 82ª División Aerotransportada entre 1943 y 1945 habían sido de 9.073 bajas entre 1.619 muertos, 6.560 heridos, 279 desaparecidos y 615 prisioneros.

Tropas de la 82ª División Aerotransportada escoltadas por tanques Sherman entran en Alemania.

Terminada la Segunda Guerra Mundial sobre Europa en Mayo de 1945, la 82ª División Aerotransportada que por aquel entonces acampaba en la ciudad de Ludwisglust, aceptó la capitulación de 150.000 tropas del XXI Ejército Alemán y la rendición voluntaria del general Kurt Von Tippelskirch. De hecho y gracias a su historial, la 82ª División Aerotransportada fue una de las pocas unidades en ser elegida como fuerza de ocupación de la capital de Berlín junto a otras fuerzas del Ejército Británico y el Ejército Rojo entre Mayo y Diciembre de 1945. Posteriormente, en 1946, tuvo el honor de regresar a Estados Unidos a bordo del lujoso transatlántico RMS Queen Mary que llevó a los paracaidistas hasta el puerto de Nueva York, donde fueron recibidos como auténticos héroes.

Guerra Fría

 

Alrededor de casi dos décadas la 82ª División Aerotransportada permaneció inactiva en Estados Unidos dentro del marco de Guerra Fría. Se tendría que esperar hasta 1965 para que la 82ª División Aerotransportada desplegase a los 505º y 508º Regimientos Paracaidistas durante la Guerra Civil Dominicana que azotó Dominica, cuyos efectivos fueron acuertelados en la Base de San Isidro, actuando desde entonces como fuerza de seguridad en Santo Domingo y protagonizando algún que otro tiroteo en Puente Duarte.

La Guerra de Vietnam comprendió uno de los escenarios más difíciles para la 82ª División Aerotransportada cuando fue desplegada en 1968 durante la Ofensiva del Tet que desencadenaron los comunistas de Vietnam del Norte y los guerrilleros del Vietcong contra las posiciones de Vietnam del Sur y el Ejército Estadounidense. Desde entonces y durante mucho tiempo los paracaidistas tuvieron que replegarse hacia la capital de Saigón y atrincherarse en el Valle del Río Mekong, donde descubrieron una selva infernal plagada maleza, humedad, insectos, enfermedades y un enemigo al que prácticamente no podían ver. Así fue como a lo largo de 22 meses la 82ª División Aerotransportada soportó lo indecible primero en la región meridional del país y luego junto a la frontera con Camboya, antes de ser devuelta a Estados Unidos en 1970 con un saldo de 1.236 bajas entre 227 muertos y 1.009 heridos, además de otros centenares no contabilizados en los partes oficiales como “baja psicológica” que tendrían graves secuelas de por vida.

Helicóptero UH Huey del que descienden paracaidistas de la 82ª División Aerotransportada sobre Vietnam en el año 1968.

Nuevamente el Mar del Caribe constituyó la nueva zona de operaciones de la 82ª División Aerotransportada con la invasión de la Isla de Granada en 1983; o con su intervención en varias acciones de mano contra los “sanditinas” sobre Honduras y Nicaragua en 1988. Sin embargo una de las más brillantes misiones de la 82ª División Aerotransportada fue el salto de paracaidistas sobre el Aeropuerto de Torrijos en Panamá que concluyó en 1990 con la toma de sus instalaciones y la captura del Presidente Manuel Noriega.

Balcanes y Próximo Oriente

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) seleccionó a la 82ª División Aerotransportada para la campaña en Oriente Medio después de que el Irak del Presidente Sadam Hussein invadiese sin previo aviso Kuwait. Así fue como el 17 de Febrero de 1991 la 82ª División Aerotransportada se unió a la “Operación Tormenta del Desierto” arrollando al Ejército Irakí y haciendo en tan sólo 100 horas un total 2.721 prisioneros, además de capturar una gran cantidad de vehículos, armas y municiones.

Al año siguiente del término de la Guerra del Golfo, en 1992, la 82ª División Aerotransportada regresó a Estados Unidos para contribuir en Florida a reparar los daños causados por el “Huracán Andrew”. Dos años más tarde, en 1994, los paracaidistas de la 82ª División Aerotransportada volvieron al Mar Caribe para invadir Haití durante la “Operación Restaurar la Democracia”.

Otra vez Europa volvió a convertirse en un escenario bélico para la 82ª División Aerotransportada cuando tras la disolución de Yugoslavia, las naciones salientes de la federación, Serbia, Croacia y Bosnia, se masacraron entre sí durante las llamadas Guerras Yugoslavas que forzaron la intervención de las fuerzas de paz de la Organización de Naciones Unidas (ONU). Como era de esperar, los paracaidistas de la 82ª División Aerotransportada fueron enviados a una de las zonas de más violencia, concretamente Herzegovina, donde defendieron el Río Sava y sufrieron ataques tanto de las milicias serbias “chetniks” como de musulmanes bosnios. De hecho la 82ª División Aerotransportada permaneció en el corazón de los Balcanes hasta finales del siglo XX, lo que facilitó a los paracaidistas ser transferidos más al sur para tomar parte en la Guerra de Kosovo de 1999.

Paracaidistas de la 82ª División Aerotransportada se lanzan a la ofensiva sobre la Cordillera del Prehimalaya en Afganistán contra los talibanes en el año 2007.

La Segunda Guerra del Golfo iniciada por Estados Unidos en 2003 movilizó a la 82ª División Aerotransportada que fue enviada a Irak para combatir contra la insurgencia islámica en Bagdad y Nasiriya, encajando durante los diversos enfrentamientos y atentados bomba un total de 101 muertos y 400 heridos antes de su retirada en 2004. Simultáneamente la 82ª División Aerotransportada participó en la Guerra de Afganistán luchando contra los talibanes y sufriendo 20 fallecidos sobre el Pre-Himalaya hasta su regreso a Estados Unidos en el 2007.

Históricamente la 82ª División Aerotransportada desde su bautismo de fuego en 1918 durante la Segunda Batalla del Marne en la Primera Guerra Mundial, hasta 2007 en la Guerra de Afganistán, fue una de las mejores formaciones militares del Ejército Estadounidense. Ya fuese por sus grandes gestas sobre Italia, Normandía o los Países Bajos en la Segunda Guerra Mundial; o por su tenacidad en la Guerra de Vietnam o las Primera y Segunda Guerras del Golfo, los paracaidistas de la “82nd Airbone Division” sin duda constituyeron una de las mejores fuerzas de élite de los siglos XX y XXI.

 

Bibliografía:

-http://en.wikipedia.org/wiki/82nd_Airborne_Division_(United_States)
-http://www.bragg.army.mil/Organizations/82nd-Airborne-Division.aspx