Regimiento SS de Granaderos Búlgaro

 

Bulgaria, copiando el destino de Rumanía, pidió la paz con Gran Bretaña y Estados Unidos el 26 de Agosto de 1944. Como hizo la monarquía rumana, Bulgaria dejó pasar el 6 de Septiembre de 1944 a las tropas invasoras rusas tras declarle la guerra la Unión Soviética. Inesperadamente el 8 de Septiembre, los mismos que habían propuesto la paz a los Aliados, fueron traicionados por la URSS imponiendo el comunismo con ayuda de las armas soviéticas en el país. Muchos búlgaros, a pesar de ser las personas más rusófilas del mundo, vieron aquello como el gesto más insultivo que se pudiera hacer, por lo que en Viena se formó un Gobierno Nacional Búlgaro en el Exilio con intenciones de venganza.

Emblema del Regimiento SS de Granaderos Búlgaro.

El Gobierno Nacional Búlgaro en el Exilio, ordenó el 13 de Noviembre de 1944, con el consentimiento del Reichsführer de las SS, Heinrich Himmler, la creación del Regimiento de Granaderos SS Búlgaro (Waffen Grenadier Regiment der SS Bulgarische). Pero ante todo el Gobierno Nacional Búlgaro en el Exilio necesitaba encontrar tropas para dicho regimiento. Como en esos momentos estaban haciendo los rumanos de la Guardia de Hierro con la División SS Rumana, los búlgaros copiaron sus medios usando altavoces en el frente donde se encontraban tropas búlgaras proaliadas, lanzando octavillas sobre las líneas enemigas y de vez en cuando usando la radio. Pero Bulgaria, a diferencia de Rumanía, estaba muy lejos de los territorios del Eje, por lo que sólamente se pudieron reclutar alrededor de 600 voluntarios, repartidos en 25 oficiales, 56 suboficiales y más de 500 soldados. La mayoría provenían de partidos nacionalistas búlgaros como Defensa de la Patria, Legión Búlgara, el Partido Nacional Socialista Búlgaro y la Organización Nacional Fascista, aunque también algunos descontentos con la nueva República Popular de Bulgaria.

Los búlgaros se concentraron en el Polígono de Instrucción de Döllersheim, Austria, a las afueras de Viena junto a la División SS Rumana. El líder de los búlgaros sería el alemán Günter Anhalt, sustituido luego por Heinz Bertling, aunque el verdadero supervisor de las tropas era un oficial búlgaro llamado Iván Rogosarov con el rango de oberführer. La estructura con que contó el contingente búlgaro fue la de una plana mayor regimental, una compañía de artillería ligera y dos batallones con cuatro compañías cada uno. Pero a diferencia del Ejército Nacional Rumano (ENRO o División SS Rumana, al Regimiento de Granaderos SS Búlgaro, no se le podía atender como era debido con el final de la guerra ya tan próximo. Más que entrenar, los voluntarios búlgaros buscaban algo que comer por Döllersheim, no tenían equipos, ni armas, ni tan siquiera municiones. La situación llegó a ser tan crítica, que 20 soldados búlgaros instigados por el oficial búlgaro Kosta Karaneschev, abandonaron Döllersheim cansados de tanto esperar las armas que les habían prometido. Después de este hecho, los propios búlgaros estallaron en refriega entre ellos mismos, de hecho en un tiroteo murieron tres bajo balas propias. Todos aquellos que intentaron huír fueron llevados ante un Tribunal Militar y condenados a muerte por desertores.

Para evitar más deserciones, los alemanes decidieron aportar a los búlgaros las únicas armas que podían en ese momento, los Panzerfaust. Reconvirtieron también la unidad en el Regimiento SS Destructor de Tanques Búlgaro (SS Panzer Zestörer Regiment Bulgarisches) y pusieron a los voluntarios bajo un mando únicamente búlgaro liderado por Iván Rogosarov. Pero esta fuerza nunca llegó a entrar en combate, los únicos búlgaros que llegaron al frente fueron los que se desperdigaron por otras unidades de las Waffen-SS, en las cuales se distinguieron con valor.

Al final de la Segunda Guerra Mundial los búlgaros fueron internados en campos de concentración en Austria como prisioneros de guerra de los Estados Unidos. Con el inicio de la Guerra Fría, los Aliados liberaron a los búlgaros, pero estos no pudieron regresar a su país por culpa del recién instaurado comunismo, por tanto fueron acogidos en países como Estados Unidos o Argentina. Los supervivientes en el exilio tendrían que esperar a la caída del comunismo en 1990 para volver a ver su patria.

Regimiento de Granaderos SS Búlgaro:
·Plana Mayor Regimental
·Compañía de Artillería Ligera
·1st Batallón
-1ª Compañía
-2ª Compañía
-3ª Compañía
-4ª Compañía
·2nd Batallón
-5ª Compañía
-6ª Compañía
-7ª Compañía
-8ª Compañía

 

Bibliografía:

Carlos Caballero Jurado y Richard Landwer, El Ejército Nacional Rumano. “El Regimiento Búlgaro de las Waffen-SS”, García Hispán Editor (1997), p.257-271