Historia de las Waffen-SS

Las Waffen-SS fueron el ejército “multinacional” del Tercer Reich que combatió al lado del Eje durante la Segunda Guerra Mundial. Compuesto por un centenar de nacionalidades distintas procedentes mayoritariamente de Europa y Asia, los voluntarios que nutrieron sus filas constituyeron la vanguardia del fascismo y un cuerpo de élite que por su eficacia pasaría a los anales de la Historia Militar.

Estreno en Polonia

Oficialmente el primer bautismo de fuego de las Waffen-SS tuvo lugar el mismo día del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, el 1 de Septiembre de 1939, cuando los Grupos SS “Leibstandarte Adolf Hitler”, “Totenkopf”, “Germania” y “Deutschland” cruzaron la frontera del Tercer Reich para invadir Polonia. Formando parte del Ejército Alemán (Wehrmacht) de manera provisional, el Grupo SS “Totenkopf” atravesó el Corredor Polaco y contribuyó a la captura de Danzig, el Grupo SS “Leibstandarte” participó en la Batalla de Bzura y en el asedio a Varsovia, el Grupo SS “Deutschland” se distinguió en la ocupación de Brest-Litovsk y el Grupo SS “Germania” protagonizó un rápido avance en Galitzia.

Alemanes del Grupo SS “Germania” reciben condecoraciones tras su brillante campaña en Polonia, 1939.

Concluida la campaña de Polonia y desatadas las hostilidades entre el Eje y los Aliados, todos los grupos SS pasaron a depender definitivamente de las Waffen-SS y se convirtieron en una institución completamente independiente de las Fuerzas Armadas Alemanas (Heer). Desde entonces hubo cambios significativos como la ampliación del Grupo SS “Leibstandarte” en la 1ª División SS Panzer “Leibstandarte Adolf Hitler” y del Grupo SS “Totenkopf” en la 3ª División SS Panzer “Totenkopf”; mientras que los Grupos SS “Deutschland” y “Germania” se fusionaron en la División SS “Verfügnung”; además de crearse la 4ª División SS de Policía “Polizei” integrada por agentes de los cuerpos policiales militares y la Gendarmería.

Invasión de Francia

Al producirse la invasión de Europa Occidental el 10 de Mayo de 1940, las Waffen-SS tomaron parte activa en la campaña acompañando al Ejército Alemán, aunque operando de forma autónoma. Tanto la 1ª División SS Panzer “Leibstandarte” como el Grupo SS “Der Führer”, atravesaron la frontera con Holanda y se hicieron con el control de numerosos canales en el interior de los Países Bajos; al mismo tiempo que en Bélgica, la División SS “Verfügdung” que seguía la estela de la 7ª División Panzer “Fantasma” del general Erwin Rommel, cooperó en la ruptura del frente protegido por el Ejército Franco-Belga sobre los bosques de las Ardenas.

No todas las acciones realizadas por las Waffen-SS en la invasión del Frente Occidental fueron ejemplares porque cometieron algunos crímenes de guerra. Por ejemplo el 16 de Mayo de 1940 un destacamento de la 3ª División SS Panzer “Totenkopf” ametralló a 100 prisioneros británicos del 2º Regimiento “Royal Norfolk” a las afueras de Le Paradis; mientras que un pelotón de la 1ª División SS Panzer “Leibstandarte” fusiló a otros 80 ingleses en la aldea de Wormhoudt.

Miembros de la 4ª División SS de Policía “Polizei” en la invasión de Francia con una ametralladora MG-34.

Rápidamente todo el Frente Occidental se derrumbó al norte de Francia en Junio de 1940, participando la 1ª División SS Panzer “Leibstandarte” en la marcha hacia el puerto de Dunkerque que terminó con la captura de decenas de miles de soldados anglo-franceses y en la evacuación de los supervivientes hacia el Reino Unido. Pocos días después, a mediados de mes, las Waffen-SS reanudaron el avance hacia el interior de Francia y la costa del Océano Atlántico. Durante esta carrera la 4ª División SS de Policía “Polizei” limpió de enemigos el Bosque de Argonne, la 3ª División SS Panzer “Totenkopf” entró en Burdeos y la División SS “Verfügdung” conquistó Biarritz. Terminada la campaña, Adolf Hitler se sintió tan satisfecho con las Waffen-SS, sobretodo con la 1ª División SS Panzer “Leibstandarte”, que en una reunión con sus veteranos en Metz les comunicó: “Vosotros que lleváis mi nombre, tendréis el honor de encabezar en el futuro todos los ataques de Alemania”.

Legiones Nórdicas

Pensadas las Waffen-SS como un “ejército nórdico” según sus teóricos, el Reichsführer de las SS, Heinrich Himmler, decidió poner en marcha su idea entre finales de 1940 e inicios de 1941. Fue así nació el proyecto de las “Legiones Nórdicas” integradas por voluntarios extranjeros de raza nórdica o escandinava procedentes de las ocupadas Noruega, Dinamarca, Holanda y la parte de Flandes en Bélgica, e incluso de las neutrales Suiza y Suecia o la cobeligerante Finlandia. Entre las unidades más famosas estuvieron la Legión Noruega “Norwegen” compuesta por voluntarios noruegos, el Cuerpo Danés “Freikorps Danmark” por daneses, la Legión Holandesa “Niederlande” por holandeses, la Legión Flamenca “Flandern” por belgas flamencos y la 3ª Compañía SS de Granaderos Sueca “Schwedische” por suecos, las cuales se acabaron fusionando en la 11ª División SS de Granaderos “Nordland”. Simultáneamente se crearon nuevas formaciones mixtas de alemanes con nórdicos y escandinavos como la 5ª División SS Panzer “Wiking” o “Vikingo” al mando del general Felix Steiner o la 6ª División SS de Montaña “Nord” que incluyó algunos esquiadores finlandeses. No obstante también se continuó con la organización de fuerzas exclusivamente alemanas como la ampliación de la División SS “Verfügdung” en la 2ª División SS Panzer “Das Reich” liderada por el general Paul Hausser.

Voluntarios del Cuerpo SS Danés “Danmark” dan un último adiós a su camarada escandinavo caído en combate. La bandera de Dinamarca preside el emotivo acto.

De haber terminado la Segunda Guerra Mundial entre 1940 y 1941 tal y como esperaban los altas esferas del Tercer Reich, las Waffen-SS habrían sido un ejército puramente ario y nórdico como inicialmente habían planteado sus impulsores. Sin embargo factores como la prolongación de la contienda en el tiempo, la extensión del conflicto más allá del Norte de Europa hacia otros escenarios (Mar Mediterráneo, Europa Oriental, los Balcanes, África, Asia…) y sobretodo mantener una alianza con los más dispares países que racialmente en nada se asemejaban a Alemania (Italia y Rumanía con la raza latina, Bulgaria y Eslovaquia con la raza eslava, Japón y Manchukuo con la raza asiática, Hungría con la raza magiar o Irak e Irán con razas perso-árabes, entre otros ejemplos); echaron por tierra la propaganda nacionalsocialista de justificar la guerra como una defensa de la limpieza de la sangre alemana. De hecho, este inesperado devenir geopolítico de la situación diplomática y estratégica, forzó al Tercer Reich a amoldar sus postulados dentro de un mundo que poco a poco se iba globalizando y por tanto a las Waffen-SS a ir dejando de lado de puertas hacia fuera la doctrina nacionalsocialista e ir incluyendo la mucho más sugestiva doctrina fascista (precisamente el fascismo a diferencia del nacionalsocialismo era una ideología antiracista y universal que había surgido como contrapeso de la Internacional Comunista, el “Komintern”). Gracias a ello, las Waffen-SS dejaron de ser un ejército compuesto de “Legiones Nórdicas” para convertirse en un ejército de “Legiones Extranjeras” sin importar la raza, etnia, nacionalidad o religión.

Campaña de los Balcanes

Musulmanes bosnios-croatas de la 13ª División SS de Montaña “Handschar” manejan en los Balcanes un cañón de 88 milímetros alemán.

El 6 de Abril de 1941 las Waffen-SS tomaron parte activa en la invasión de los Balcanes conocida como “Operación Marita”. Por ejemplo sobre Yugoslavia, la 2ª División SS Panzer “Das Reich” fue clave en la campaña porque uno de sus destacamentos, cuyos soldados embarcaron en una serie de botes de remo, cruzaron el Río Danubio a las afueras de Belgrado, lo que les facilitó entrar sin ser vistos en las calles de la capital y secuestrar a todos los miembros del Gobierno Yugoslavo. Al mismo tiempo en Grecia, la 1ª División SS Panzer “Leibstandarte” del general Sepp Dietrich aplastó a un conglomerado de tropas griegas, británicas y neozelandesas a la altura del Paso de Klidi, conquistó a continuación el Paso de Klissura y por último aniquiló el 20 de Abril al III Cuerpo Griego haciendo más de 11.000 prisioneros enemigos.

Ocupados los Balcanes, inmediatamente afloró en Yugoslavia una guerrilla partisana liderada por el mariscal Josip Tito que obligó a las Waffen-SS a dejar de lado sus perjuicios raciales y comenzar a levantar masivamente unidades de voluntarios “no arios”. Fue así como nació la 13ª División SS de Montaña Croata “Handschar” compuesta por voluntarios croatas, la 21ª División SS de Montaña “Skandenberg” por albaneses y kosovares, la 23ª División SS de Montaña Bosnia “Kama” por musulmanes bosnios y el 1º Destacamento SS Especial Serbio “Belgrado” por serbios y montenegrinos; cuyas tropas se distinguieron notablemente combatiendo contra los partisanos a lo largo de Serbia, Croacia, Bosnia-Herzegovina, Eslovenia, Albania, Kosovo y Macedonia. Simultáneamente las Waffen-SS se dedicaron a reclutar a alemanes étnicos de los Balcanes, los bautizados “volksdeutsches”, además de algunos mestizos germano-yugoslavos, a los cuales integraron en la 7ª División SS de Montaña “Prinz Eugen” que se convertiría en una fuerza de élite antipartisana.

Frente Oriental

Cuando el Eje inició la invasión de la Unión Soviética en la “Operación Barbarroja” el 22 de Junio de 1941, las Waffen-SS por primera vez tendrían una enorme participación con numerosos efectivos. Según su zona asignada el despliegue fue el siguiente: el Grupo de Ejércitos Norte incluyó a la 3ª División SS Panzer “Totenkopf” y a la 4ª División SS de Policía “Polizei”; el Grupo de Ejércitos Centro a la 2ª División SS Panzer “Das Reich”; el Grupo de Ejércitos Sur a las 1ª y 5ª Divisiones SS Panzer “Leibstandarte” y “Wiking”; y el Grupo de Ejércitos Finlandés a la 6ª División SS de Montaña “Nord”.

Jinetes y monturas de la 1ª División SS de Caballería Cosaca “Kosaken” en la URSS.

Operacionalmente la actuación de las Waffen-SS en la campaña de la URSS fue muy positiva en todos los sentidos. Por ejemplo la 2ª División SS Panzer “Das Reich” contribuyó a la destrucción de la bolsa de Minsk y la posterior conquista en la capital de Bielorrúsia; mientras que la 3ª División SS Panzer “Totenkopf” fue fundamental en la ocupación de Lituania, Letonia y Estonia, exactamente igual que la 4ª División SS de Policía “Polizei” en asediar Leningrado. Sin embargo el mayor éxito lo cosecharon en Ucrania las 1ª y 5ª Divisiones SS Panzer “Leibstandarte” y “Wiking” tras la captura de medio millón de soldados soviéticos en la bolsa de Kíev, lo que constituyó la mayor victoria de la Historia Militar hasta la fecha. No obstante y a pesar de los triunfos obtenidos, hubo también ciertos reveses como la casi aniquilación de la 6ª División SS de Montaña “Nord” en la Península de Kola que obligó a su repliegue de Finlandia; o durante la Batalla de Moscú a finales de 1941 que implicó la evacuación de las 2ª y 3ª División SS Panzer “Das Reich” y “Totenkopf” de las bolsas de Smolensko, Borodino y Demyansk, en esta última infligiendo una severa derrota al Ejército Rojo.

Mundializado el conflicto tras el ataque de Japón a Estados Unidos en Pearl Harbor a finales de 1941, las Waffen-SS ampliaron enormemente sus efectivos hasta los 200.000 hombres de cara a lo que se vislumbraba iba a ser una lucha que consumiría grandes recursos. Así fue como nacieron nuevas formaciones alemanas y de “volksdeutsches” de los Cárpatos como la 8ª División SS de Caballería “Florian Geyer” que combatió en la Batalla de Rzhev o la 9ª División SS Panzer “Hohenstaufen” que actuó como fuerza de guarnición en la costa de Francia. Respecto a las unidades extranjeras se levantaron la Brigada SS Flamenca “Langemarck” con voluntarios belgas flamencos que participaron en el asedio de Leningrado, la Brigada SS Valona “Wallonie” con voluntarios belgas valones que tomaron parte en el cruce del Río Don o la 1ª División SS de Caballería Cosaca “Kosaken” compuesta por jinetes cosacos y calmucos procedentes de las estepas del Don, Kubán, Terek y Calmucia que lucharon en la campaña del Cáucaso durante el verano de 1942.

Soldados alemanes y tanques Tiger de la 3ª División Panzer SS “Totenkopf” en la Batalla de Kursk.

Tras la derrota del Eje en la Batalla de Stalingrado que en Febrero de 1943 que modificó el curso de la Segunda Guerra Mundial en favor de los Aliados, las Waffen-SS agruparon a las 1ª, 2ª, 3ª y 5ª Divisiones SS “Leibstandarte”, “Das Reich”, “Totenkopf” y “Wiking” en el Cuerpo SS Panzer “SS-Panzer Korps” al que dotaron de los nuevos modelos de tanques Panther y Tiger. Esta fusión de fuerzas llevó a las Waffen-SS a reconquistar la ciudad de Kharkov causando un significativo revés al Ejército Rojo y posteriormente a la “Operación Ciudadela” que siguió con la Batalla de Kursk, donde el Cuerpo SS Panzer destruyó en una sóla jornada más de 300 tanques soviéticos en la Batalla de Prokhorovka. Desgraciadamente el desembarco de las tropas anglo-estadounidenses en Sicilia durante la “Operación Husky”, obligó a la intervención de las Waffen-SS en Italia, como por ejemplo hizo la 1ª División SS Panzer “Leibstandarte” desarmando a las unidades del Ejército Italiano que acababa de cambiarse al bando de los Aliados o la recién creada 16ª División SS de Granaderos “Reichsführer” que en el otoño de 1943 cubrió la retirada de las tropas alemanas de Cerdeña, Córcega y el sur de la Península Itálica. Simultáneamente en la URSS, el Cuerpo SS Panzer y la nueva 12ª División SS Panzer “Hitlerjugend” integrada por adolescentes de las Juventudes Hitlerianas; continuaron peleando primero en la cabeza de puente del Río Kubán, a continuación en la cuenca de los Donets y luego en las orillas del Río Dniéper, causando elevadas pérdidas a los rusos como por ejemplo sucedió en Zhitomir.

Ejército Multinacional

Aproximadamente más de 1 millón de soldados integraron las Waffen-SS durante la Segunda Guerra Mundial, de los cuales el 75% fueron extranjeros. Esta cifra sin duda aportó a la institución tanto por parte de sus simpatizantes como de sus detractores los apelativos de “Ejército Multinacional”, “Ejército Multirracial”, “Ejército Paneuropeo” e incluso “Ejército Internacional”.

Europa Oriental constituyó la región geográfica del mundo que más voluntarios aportó a las Waffen-SS. Por ejemplo en los Países Bálticos (Estonia, Letonia y Lituania) se levantaron las 15ª y 19ª Divisiones SS de Granaderos Letonas “Lettische I” y “Lettische II” con nacionalistas letones y unos pocos lituanos, los cuales fueron agrupados en el VI Cuerpo SS Letón “Lettische”; al mismo tiempo que más al norte se organizó la 20ª División SS de Granadieros Estonia “Estonische” con soldados estonios que deseaban librarse del yugo soviético. Simultáneamente en Rusia, Bielorrusia y Ucrania se crearon nuevas formaciones eslavas como la 14ª División SS de Granaderos Ucraniana “Galitzia” con independentistas ucranianos, la 29ª División SS Rusa “Russische” con rusos blancos y la 30ª División SS Bielorrusa “Weissruthenische” con nacionalistas bielorrusos y rutenos; además de unidades más exóticas como el XV Cuerpo SS de Caballería Cosaco “Kosaken” con jinetes cosacos de las estepas o la 1ª Brigada SS de Cazadores de Montaña Tártara “Tatarische” con tártaros de Crimea.

Tropas finlandesas de la 6ª División SS de Montaña “Nord” en el Ártico.

Europa Occidental fue la otra gran área geográfica en donde el fenómeno Waffen-SS adquirió un amplio apoyo. Solamente en los Países Bajos se crearon las 23ª y 34ª Divisiones SS de Granaderos Holandesas “Nederland” y “Landstorm Nederland” respectivamente con voluntarios holandeses; mientras que en Bélgica se levantaron la 27ª División SS de Granaderos Flamenca “Langemarck” con independentistas belgas flamencos y la 28ª División SS de Granaderos Valona “Wallonie” con belgas valones de origen francófono adscritos al Partido Rexista del general León Degrelle. Respecto a la Francia de Vichy que lideraba el Mariscal Philippe Pétain se organizó la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne” o “Carlomagno” con voluntarios galos y en Italia la 29ª División SS de Granaderos Italiana “Italianische” con fascistas italianos y militantes de los Camisas Negras de la República de Saló de Benito Mussolini. También la neutral España aportó la Unidad SS Española “Ezquerra” con miembros de la Falange, la ocupada Noruega al Batallón SS de Esquiadores Noruego “Norge” e incluso del Reino Unido nació el Cuerpo SS Libre Británico “British Free Corps” con antiguos prisioneros ingleses simpatizantes de la Unión de Fascistas Británicos (British Union of Fascists) que se unieron a la causa alemana.

Europa Central y los Cárpatos fueron otro foco importante de voluntariado dentro de las Waffen-SS. Por ejemplo Hungría fue la nación que más unidades aportó como la 22ª División SS de Caballería Húngara “Maria Theresa”, la 25ª División SS de Granaderos “Hunyadi I”, la 26ª División SS de Granaderos “Hunyadi II” y la 37ª División SS de Caballería “Lützow”, cuyas filas se nutrieron de anticomunistas magiares y afiliados al movimiento de la Cruz Flechada. Simultáneamente en la vecina Rumanía nació la División SS de Granaderos Rumana “Rumanische” con legionarios de la Guardia de Hierro y en Bulgaria el Regimiento SS de Granaderos Búlgaro “Bulgarische” con anticomunistas búlgaros. Otras formaciones curiosas fueron la 24ª División SS de Montaña “Kartsjäger” que se organizó entre las fronteras de Austria, Eslovenia e Italia como una fuerza mixta de austríacos, eslovenos e italianos, además de constituirse como unidad canina de perros; y la 31ª División SS de Granaderos “Böhmen und Mähren” levantada en Checoslovaquia con voluntarios “volksdeutsche” germanos, checos y eslovacos.

Asia fue el segundo continente que con más voluntarios contribuyó a la multinacionalidad de las Waffen-SS. Uno de los casos más famosos fue la Legión SS India Libre “Freies Indien” compuesta por miles de nacionalistas hindús al mando del político Chandra Bose que fue creada con la única intención de luchar por la independencia de la India respecto el Reino Unido. Al mismo tiempo fue organizado el Regimiento SS Turkestano “Turkestan” con voluntarios de Asia Central (Kazhakistán, Uzbekistán, Kirziguistán, Tayikistán, Turkmenistán, Afganistán, Pakistán, Sinkiang, Mongolia y Tannu Tuva) que lucharían para separarse de la URSS; mientras que en el Cáucaso se levantaron el Grupo SS Georgiano “Georgien” con soldados de Georgia, el Grupo SS Armenio “Armenien” con tropas de Armenia, el Grupo SS Azerí “Aserbaidschan” con musulmanes de Azerbayán y el Grupo SS Norcaucásicos “Nordkaukasien” con guerrilleros chechenos, ingusetios, daghestanos, osetios, cherkeses, balkares, abjasios, ciscaucásicos y otras tribus del Norte del Cáucaso.

Combatiente indonesio de la 34ª División SS de Granaderos “Landstorm Nederland”, originario de la colonia de las Indias Orientales Holandesas.

De lugares mucho más alejados de los frentes bélicos existieron también un número significativo de voluntarios en la Waffen-SS. Por ejemplo de África y Oriente Medio hubo varios árabes y algunos norteafricanos negros del Sahel; mientras que de Asia Oriental se enrolaron un grupo muy reducido de voluntarios procedentes de China, Japón, Thailandia, Indonesia y Nueva Guinea. Respecto a América se alistaron unos pocos aventureros de Cuba, Brasil, México, Honduras y Chile, siendo nativo de este último país el general Peter Hansen que lideraría una de las divisiones de granaderos. Simultáneamente con prisioneros de Norteamérica se intentó crear la Brigada SS Estadounidense “George Washington” con ciudadanos de Estados Unidos y la Commonwealth (Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica e Irlanda), aunque sus candidatos serían finalmente dispersados en otras unidades de la institución. Por último hubo ciertos voluntarios de los países ocupados como Grecia o Luxemburgo que se repartieron desigualmente en varias divisiones o de naciones neutrales como Portugal y Turquía en las que se aplicó el mismo método.

Fuera del ámbito extranjero, Alemania también continuó con su apuesta de ampliar las Waffen-SS con personal exclusivamente germánico. Fue así como nacieron la 10ª División SS Panzer “Frundsberg” como fuerza de guarnición blindada en Francia, la 17ª División SS de Granaderos “Götz Von Berlichingen” con alemanes étnicos de Alsacia y Lorena, la 18ª División SS de Granaderos “Horst Wessel” con voluntarios de la milicia de las SA, la 32ª División SS de Granaderos “30 Januar” con tropas de reserva y la 38ª División SS de Granaderos “Nibelungen” con cadetes de la Escuela Militar de Bad Tölz. Sin embargo la más llamativa de las nuevas formaciones fue la 36ª División SS de Granaderos “Dirlewanger” al mando del coronel Oskar Dirlewanger, la cual se haría tristemente popular por estar compuesta de antiguos presidiarios de todo Europa entre los que había asesinos, ladrones, violadores, pederastas, pirómanos, terroristas, cazadores furtivos, etcétera, quienes sembrarían el terror a lo largo de varios pueblos y aldeas del continente.

Batallas de Narva y Normandía

A inicios de 1944 la situación era muy delicada para el Eje y por tanto las Waffen-SS tuvieron que sacar el máximo partido a su rendimiento. Uno de los máximos ejemplos de ello fue la Batalla de la Bolsa de Korsun-Cherkassy, donde las 2ª y 5ª División SS Panzer “Das Reich” y “Wiking” fueron rescatada del cerco al que fueron sometidas por el Ejército Rojo gracias a la intervención en última instancia de la 28ª División SS de Granaderos Belga Valona “Wallonie” al mando del general León Degrelle, quién llegó a ser condecorado con la Cruz de Hierro tras sobrevivir a más de 50 combates cuerpo a cuerpo. Simultáneamente en la Batalla de Narva que se libraba en los Países Bálticos, las unidades 11ª División SS “Nordland”, 15ª y 19ª Divisiones SS de Granaderos Letonas “Lettische I y II”, 20ª División SS de Granaderos Estonia “Estonische”, 23ª División SS de Granaderos Holandesa “Nederland”, la 27ª División SS de Granaderos Belga Flamenca “Langemark” y la 28ª División SS de Granaderos Belga Valona “Wallonie” resistieron heroicamente las embestidas a los soviéticos provocándoles más de 500.000 bajas a costa de muy pocas propias, lo que salvó al Grupo de Ejércitos Norte de derrumbarse y favoreció el repliegue hacia la Península de Curlandia junto al Mar Báltico. Únicamente en el Ártico, concretamente en el sector de Laponia, la 6ª División SS de Montaña “Nord” y el Batallón SS de Esquiadores “Noruego” tuvieron ciertas dificultades en mantener la línea del frente en Finlandia. Al mismo tiempo en Italia, la 16ª División SS de Granaderos “Reichsführer” y la 29ª División SS de Granaderos Italiana “Italianische” rechazaron a las tropas anglo-americanas en la Batalla de Anzio; mientras en los Alpes el 24ª División SS de Montaña “Kartsjäger” aniquiló un gran cúmulo de formaciones partisanas ítalo-yugoslavas.

Voluntarios franceses de la 33ª División SS de Granaderos “Charlemagne”.

Cuando se produjo el desembarco de Normandía el 6 de Junio de 1944, la 12ª División SS Panzer “Hitlerjugend” fue la primera unidad de las Waffen-SS en entrar en contacto con las fuerzas desembarcadas y ser las protagonistas las Juventudes Hitlerianas en destruir varios tanques enemigos. Al día siguiente, el 7 de Junio, las 1ª y 2ª Divisiones SS Panzer “Leibstandarte” y “Das Reich” llegaron a los bosques típicos de arbustos en Normandía conocidos como los “bocages”, donde consiguieron frenar en seco el avance del Ejército Estadounidense hacia la Península del Contentín”; exactamente igual que hicieron las 9ª y 10ª Divisiones SS Panzer “Hohenstaufen” y “Frundsberg” al Ejército Británico del mariscal Bernard Montgomery en la Batalla de Caén. Entre las acciones más destacadas entonces estuvo la Batalla de Carentán que la 17ª División SS de Granaderos “Götz Von Berlichingen” protagonizó contra los paracaidistas norteamericanos o la destrucción por parte de la 10ª División SS Panzer “Frundsberg” de 100 tanques británicos y 3.600 soldados en el Río Odón. Sin embargo la proeza más espectacular fue la que realizó el tanquista Michael Wittman de la 1ª División SS Panzer “Leibstandarte”, quién al mando de un solitario blindado Tiger pulverizó en la Batalla de Villers-Bocage a 27 tanques ingleses y 30 vehículos blindados. No obstante y a pesar de estos éxitos, el Ejército Alemán terminaría siendo superado por el enemigo en la Batalla de Falaise y las Waffen-SS se verían obligadas a refugiarse en Bélgica.

Ofensivas de Hungría y las Ardenas

Al iniciarse la “Operación Bragation” que el Ejército Rojo desencadenó contra Bielorrusia en forma de una ofensiva gigantesca en Junio de 1944, las Waffen-SS fueron víctimas de grandes pérdidas en efectivos como las 3ª y 5ª Divisiones SS Panzer “Totenkopf” y “Wiking” en la retirada hacia Polonia, la 14ª División SS de Granaderos Ucraniana “Galitzia” en el sector de Brody-Tarnow, la 18ª División SS de Granaderos “Horst Wessel” en el Río Dniéster, la 33ª División SS de Grananderos Francesa “Charlemagne” en Bobr, la 29ª División SS de Granaderos Rusa en el Río Vístula y el Regimiento SS Turkestano “Turkestán” en Varsovia. Al mismo tiempo en los Balcanes, la guerrilla contra los partisanos yugoslavos se incrementó con la irrupción de las tropas soviéticas en Bulgaria y Macedonia, lo que implicó que las 7ª División SS de Montaña “Prinz Eugen”, 13ª División SS de Montaña Croata “Handschar”, 21ª División SS de Montaña Albanesa “Skandenberg” y 22ª División SS de Montaña Bosnia “Kama”, junto al XV Cuerpo SS de Caballería Cosaco “Kosaken”, llevaran gran parte del peso de la lucha en Kosovo, Belgrado, Bosnia-Herzegovina, Zagreb y el Frente de Sirmia. Algo más al norte en los Cárpatos, la División SS de Granaderos Rumana combatió en Transilvania contra el Ejército Real Rumano que se acababa de cambiar al bando de los Aliados tras la capitulación de Rumanía; y poco después, tanto en la Batalla de Debrecen como en el posterior asedio de Budapest, las 22ª División SS de Caballería Húngara “Maria Theresa”, 25ª y 26ª Divisiones SS de Granaderos “Hunyadi I y II” y la 37ª División SS de Caballería “Lützow”, resistieron casi hasta su aniquilación a los soviéticos, a los cuales también les causaron unas bajas enormes.

Fascistas italianos de la 29ª División SS de Granaderos Italiana “Italianische”

Tampoco en el Frente Occidental las cosas fueron mejores para las Waffen-SS porque tras el desembarco de los Aliados en Provenza durante la “Operación Dragoon”, las 6ª División SS de Montaña “Nord”, 17ª División SS de Granaderos “Götz Von Berlichingen”, 30ª División SS de Granaderos Bielorrusa “Weissruthenische” y el Grupo SS Azerí “Aserbaidschan” se replegaron hacia Alsacia y Lorena encajando graves bajas; exactamente igual que hicieron la Legión SS India “Freies Indien” y la 1ª Brigada SS de Cazadores de Montaña Tártara “Tatarische” combatiendo contra los “maquis” de la Resistencia Francesa hasta que se refugiaron en la “Línea Sigfrido”. Afortunadamente las cosas cambiaron a partir de otoño de 1944 en la “Operación Market-Garden” sobre los Países Bajos porque las 9ª y 10ª Divisiones SS Panzer “Hohenstaufen” y “Frundsberg”, en compañía de la 34ª División SS de Granaderos Holandesa “Landstorm Nederland”, emboscaron y aniquilaron totalmente a los paracaidistas británicos, estadounidenses y polacos libres sobre las zonas de lanzamiento de Arnhem, Nijmegen y Eindhoven. Sin embargo la acción más espectacular tuvo lugar durante la Batalla de las Ardenas entre finales de 1944 e inicios de 1945 cuando las 1ª, 2ª, 9ª y 12ª Divisiones SS Panzer “Leibstandarte”, “Das Reich”, “Hohenstaufen” y “Hitlerjugend”, irrumpieron en los bosques de Bélgica y Luxemburgo rompiendo temporalmente el frente enemigo con los nuevos blindados King Tiger en vanguardia, logrando hacer más de 13.000 prisioneros norteamericanos y destruyendo centenares de tanques enemigos, además de avanzar 100 kilómetros hacia Le Gleize como hizo el “Kampfgruppe SS Peiper” liderado por el comandante Joachim Peiper que sería condecorado por la increíble proeza.

Voluntarios hindús de la Legión SS India Libre “Freies Indien” en Francia.

Numerosas acciones cometidas por las Waffen-SS a lo largo de la Segunda Guerra Mundial mancharon en algunos sentidos su historial bélico por convertirse en brutales crímenes de guerra. Uno de los episodios más famosos fue la Matanza de Oradour-sur-Glane en Francia, donde un destacamento de la 2ª División SS Panzer “Das Reich” asesinó a 600 civiles franceses entre varones, mujeres y niños, además de incendiar a continuación el pueblo y destruir sus ruinas. También en Italia la 16ª División SS de Granaderos “Reichsführer” mató y torturó a cientos de ciudadanos italianos en ciudades como Marzabotto y Sant’Anna di Stazzema; mientras que los musulmanes de la 17ª División SS de Montaña Albanesa “Skandenberg” masacraron a miles de cristianos y judíos en Kosovo, exactamente igual que los del Grupo SS Azerí “Aserbaidschan” que eliminaron a decenas de polacos en Varsovia. Ni tan siquiera durante la Batalla de las Ardenas en Bélgica, la 1ª División SS Panzer “Leibstandarte” se libró de cometer crímenes de guerra como cuando el “Kampfgruppe Peiper” ejecutó a 70 soldados estadounidenses que se acababan de rendir en un episodio conocido como la Matanza de Málmedy. Sin embargo la unidad más sangrienta por excelencia fue la 36ª División SS de Granaderos “Dirlewanger”, una fuerza compuesta por antiguos presos y levantada con el único fin de represaliar en la retaguardia, la cual aniquiló a miles de judíos en Ucrania durante la Holocausto y posteriormente en el Levantamiento de Varsovia asesinó a centenares de polacos sobre el Barrio de Wola e incluso sus tropas violaron a infinidad de mujeres.

Últimas Operaciones

Voluntarios falangistas de la Unidad SS Española “Ezquerra” juran la bandera de España.

A comienzos de 1945 la situación de las Waffen-SS era crítica en todos los frentes. Por ejemplo en Hungría tal era la desesperación por revertir la situación que las 1ª, 2ª, 3ª, 9ª y 12ª Divisiones SS Panzer “Leibstandarte”, “Das Reich”, “Totenkopf”, “Hohestaufen” y “Hitlerjugend”, más la 16ª División SS de Granaderos “Reichsführer”, desencadenaron una alocada ofensiva en el Lago Balatón que fue rápidamente desarticulada por el Ejército Rojo en el sector de Nagykanisza-Kormend. A partir de entonces e incapaces los voluntarios de proseguir porque las Waffen-SS perdieron a sus últimas reservas de tanques, estas mismas divisiones, más las 27ª División SS de Caballería Húngara “Lützow”, la División SS de Granaderos Rumana “Rumanische” y el Regimiento SS de Granaderos Búlgaro “Bulgarische” se reorganizaron en Austria y defendieron Viena hasta la caída de la ciudad en manos de los soviéticos. Simultáneamente en la capital de Praga, la 5ª División SS Panzer “Wiking”, la 20ª División SS de Granaderos Estonia “Estonische” y la 29ª División SS de Granaderos Rusa “Russische” se enfrentaron a la Resistencia Checa hasta la capitulación de Checoslovaquia; mientras que la 29ª División SS Granaderos Italiana “Italianische”, la 24ª División SS de Montaña “Kartsjäger”, el XV Cuerpo SS de Caballería Cosaco “Kosaken”, la 1ª Brigada SS de Cazadores de Montaña Tártara “Tatarische”, el Regimiento SS Turkestano “Turkestan” y los Grupos SS Georgiano, Armenio, Azerí y Norcaucásico “Georgien”, “Armenien”, “Aserbaidschan” y “Nordkaukasien” lucharon en la ofensiva del Río Po contra los Aliados y los partisanos italianos hasta su completa rendición en los Alpes; exactamente igual que las 7ª División SS de Montaña “Prinz Eugen”, 8ª División SS de Caballería “Florian Geyer”, 12ª División SS de Granaderos Ucraniana “Galitzia”, 13ª División SS de Montaña Croata “Handschar”, 21ª División SS de Montaña Albanesa “Skandenberg” y 22ª División SS de Montaña Bosnia “Kama” depusieron las armas ante los yugoslavos en Eslovenia. Mientras tanto en el Frente Occidental, la 6ª División SS de Montaña “Nord”, la 17ª División SS de Granaderos “Götz Von Berlichingen”, la 30ª División SS de Granaderos Bielorrusa “Weissruthenische”, la 38ª División SS de Granaderos “Nibelungen” y la Legión SS India “Freies Indien” pelearon contra el Ejército Estadounidense en la frontera con Suiza antes de disolverse y entregarse sus miembros prisioneros; con la excepción de la 34ª División SS de Granaderos “Landstorm Nederland” que lo hizo en los Países Bajos al Ejército Holandés.

Soldado alemán de las Waffen-SS.

La Batalla de Berlín en Abril de 1945 fue la última gran gesta de las Waffen-SS en la Segunda Guerra Mundial porque reunió al mayor número de voluntarios de la contienda. Básicamente las unidades participantes fueron la 4ª División SS de Policía “Polizei”, 10ª División SS Panzer “Frundsberg”, 11ª División SS de Granaderos “Nordland”, 15ª División SS de Granaderos Letona “Lettische”, 23ª División SS de Granaderos “Nederland”, 27ª División SS de Granaderos Belgas Flamencos “Langemarck”, 28ª División SS de Granaderos Belgas Valones “Wallonie”, 32ª División SS de Granaderos “30 Januar”, 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne”, Unidad SS Española “Ezquerra” y el Cuerpo SS Libre Británico “British SS Free Corps”. Todos estos voluntarios internacionales se comportaron como auténticas fuerzas de élite asaltando a las tropas soviéticas, tendiendo trampas a las avanzadillas en las calles e inmovilizando los vehículos entre los escombros, tal y como hicieron un grupo de soldados de la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne” que en la jornada del 29 de Abril destruyeron a un total de 128 tanques rusos en la Calle Wilhelmstrasse. Al mismo tiempo los voluntarios holandeses, letones, flamencos, valones, españoles y británicos protagonizaron una heroica resistencia en torno a la Cancillería y el Reichstag, protegiendo el mismo búnker de Adolf Hitler, quién se quitaría la vida el 30 de Abril. Sólo una semana más tarde, el 8 de Mayo de 1945, Alemania se rindió y las Waffen-SS se disolvieron para siempre.

Postguerra

León Degrelle, comandante de la 28ª División SS de Granaderos Belga Valona “Wallonie”, fue de los voluntarios más condecorados.

Trágico fue el destino de los combatientes de las Waffen-SS al término de la Segunda Guerra en 1945. Todos aquellos voluntarios que fueron capturados por el Ejército Rojo como los rusos blancos, letones, húngaros, rumanos , finlandeses, etcétera, se los mató inmediatamente o se les deportó a los gulags de Siberia; mientras que aquellos ciudadanos con nacionalidad soviética que fueron capturados por los Aliados como los cosacos, georgianos, armenios, azerís, norcaucásicos, turkestanos o tártaros se los extraditó forzosamente a la URSS en la denominada “Operación Keelhaul” que había sido previamente pactada en la Conferencia de Yalta, por lo que sus víctimas sufrieron el mismo calvario. Similar futuro encontraron en los Balcanes los voluntarios croatas, bosnios, albaneses y serbios que fueron brutalmente ejecutados por los yugoslavos en la Masacre de Bleiburg. Simultáneamente en Europa Occidental, se desató una psicosis por parte de las nuevas autoridades y los grupos partisanos que torturaron y asesinaron a cientos de voluntarios franceses, italianos y belgas; y un número menor de holandeses, noruegos, daneses, luxemburgueses y británicos. Menos suerte tuvieron los estonios que se rindieron a la Resistencia Checa en Praga porque fueron quemados vivos en hogueras humanas, los árabes y africanos que se entregaron a las tropas coloniales francesas que fueron fusilados sobre el terreno o los indios capturados por los ingleses que hacinaron inhumanamente en las jaulas de un barco de carga que los llevó hasta la India para ser encerrados en la Fortaleza Roja de Delhi. Respecto a los voluntarios que no fueron asesinados o linchados, sufrieron largas penas de prisión en cárceles y campos de concentración, trabajo esclavo o la privación de derechos civiles. Solamente se salvaron de no ser procesados los alemanes, ucranianos, bielorrusos y suecos; los primeros por ser un ejército regular reconocido, los segundos porque fueron protegidos por gestiones del Vaticano, los terceros porque se les concedió el perdón a cambio de servir en la Legión Extranjera Francesa y los cuartos porque Suecia era neutral y los recibió como héroes al regresar a su patria.

Hasta finales del siglo XX las Waffen-SS pasaron desapercibidas en la historiografía porque todavía la Segunda Guerra Mundial era reciente y aún quedaba bastante información por documentar. Sin embargo al aproximarse el fin de la Guerra Fría en 1991 y posteriormente la entrada en el siglo XXI, las Waffen-SS adquirieron una importancia fundamental de cara al estudio del último conflicto mundial porque constituyeron el primer “Ejército Multinacional” que incluyó bajo una misma institución común a voluntarios de los cinco continentes, de los países de los dos bandos enfrentados, de las colonias, de naciones neutrales, etcétera. Este fenómeno único que además de hacerse realidad, algo ya difícil de por sí, también se haría popular porque la calidad multicultural de sus combatientes fue muy superior al resto de contendientes, tanto amigos como enemigos, protagonizó unas gestas bélicas espectaculares y a veces imposibles. Ante tales hechos, la existencia Waffen-SS fueron un suceso imprescindible para la comprensión del conflicto entre 1939 y 1945, y uno de los episodios más interesantes de la Historia Universal.

 

Bibliografía:

-Robin Lumsden, Historia Secreta de las SS. “La Waffen-SS en guerra”, la Esfera de los Libros (2005), p.355-405
-Editores de Time-Folio-Books, Hitler y el III Reich, las SS. “Capítulo 4 El ejército privado de Hitler”, Time-Folio-Books (2008) p.149-185
-Chris Bishop, Divisiones Waffen-SS. “Divisiones de Voluntarios”, Libsa (2009), p.134-162