División SS de Granaderos Rumana

Al producirse la caída de Rumanía en Agosto de 1944 y la posterior ocupación de la Unión Soviética al país con el beneplácito del sector monárquico del Rey Miguel I, la mayor parte de la población se sintió traicionada por lo sucedido y por lo tanto algunos decidieron tomar partido empuñando las armas. Así fue como nació la División SS de Granaderos Rumana “Rumanische” compuesta por voluntarios rumanos al servicio del Tercer Reich.

Ejército Nacional Rumano

La idea de crear una formación con voluntarios de Rumanía dentro de las Waffen-SS vino del Gobierno Nacional Rumano (GNR) en el exilio que por aquel entonces ubicaba su sede en la capital de Austria, Viena. Presidía este organismo el movimiento fascista de la Guardia de Hierro (también conocido como Legión de San Miguel Arcángel) y otras fuerzas políticas anticomunistas al frente de Horia Sima, quién el 20 de Septiembre de 1944 otorgó la autorización para dar de alta al Ejército Nacional Rumano (ENR).

Escudo de la División SS de Granaderos Rumana.

Sorprendentemente la mayor parte de los voluntarios fueron miembros de la Guardia de Hierro. Estos “legionarios” tal y como eran conocidos, habían sido perseguidos y encarcelados por el régimen militar del Conducator Ion Antonescu en 1941 con la ayuda del Ejército Alemán (Wehrmacht) y las SS que habían deportado a muchos a campos de concentración, incluyendo a Horia Sima que fue internado en el recinto de Buchenwald. Una vez traicionado Ion Antonescu por el Rey Miguel I que mandó ejecutarle, mantener a los legionarios en prisión ya no tuvo sentido y por tanto las autoridades del Tercer Reich los liberaron en 1944. Lo más lógico a partir de aquel momento hubiera sido que los legionarios se hubiesen marchado a hacer su vida después del maltrato recibido por los alemanes o simplemente haber permanecido al margen de la contienda al no sentir afinidad ni por el Eje ni por los soviéticos que ocupaban su país. No obstante y contra todo pronóstico, la Guardia de Hierro al completo decidió cooperar con entusiasmo con sus viejos opresores germanos a sabiendas de que la prioridad era salvar su patria del comunismo.

Inicialmente sólo se presentaron 70 legionarios de la Guardia de Hierro en la sede del Gobierno Nacional Rumano de Viena, a los que luego se sumaron 30 refugiados del Banato Serbio de Yugoslavia que ascendieron la cifra a 100. Por supuesto este bajo número inquietó a Horia Sima, quién inmediatamente tomó una serie de inteligentes medidas que incrementarían notablemente el reclutamiento. Básicamente las fuentes de enrolamiento fueron las siguientes:
-Los residentes rumanos en Alemania y territorios ocupados del Eje en Europa.
-Soldados, suboficiales y oficiales del Ejército Real Rumano que antes de la capitulación de Rumanía se encontraban realizando cursos o estudiando en academias militares alemanas.
-Refugiados y civiles que abandonaban Rumanía hacia el centro de Europa huyendo del Ejército Rojo.
-Desertores del Ejército Real Rumano descontentos con el Rey Miguel I.
-Prisioneros hechos por el Eje al Ejército Real Rumano.
-Presos de la Guardia de Hierro todavía sin liberar de campos de concentración.
-La minoría rumana de Hungría asentada en Transilvania que obtuvo la autorización del Gobierno de la Cruz Flechada del Primer Ministro Férenc Szálasi para enrolarse en cualquiera de las fuerzas armadas del Eje.
-Emigrados de Rumanía convencidos por una eficaz red de propaganda a través de ondas de radio, panfletos, etcétera.

Hubo un suceso increíble durante la fase de reclutamiento que engrosó considerable las filas del Ejército Nacional Rumano. Ocurrió el 19 de Octubre de 1944 cuando la 4ª División de Infantería del IV Ejército Real Rumano fue atacada entre Budapest y el Río Tisza por un asalto combinado del Ejército Alemán y el Ejército Húngaro. El general que dirigía a esta unidad, Platón Chirnoaga, cansado de ver como sus hombres morían como carne de cañón al servicio de los soviéticos, a quienes odiaban profundamente, decidió poner fin a aquella farsa y por tanto contactó con los mandos alemanes del frente, anunciando que iba a proceder a cambiarse de bando (con la condición de que sus hombres no fuesen tratados como prisioneros de guerra, sino como nuevos efectivos del Ejército Nacional Rumano tal y como se pactó a través de un representante de Horia Sima llamado Vasilie Iasinchi). Afortunadamente el Ejército Alemán cumplió con lo pactado porque al entregarse la 4ª División de Infantería al completo con el armamento y equipo intactos, sus más de 1.000 tropas pasaron a incorporarse al Ejército Nacional Rumano, incluyendo el general Platón Chirnoaga que además fue nombrado por Horia Sima nuevo Ministro de Defensa.

Lo sucedido con la 4ª División de Infantería Rumana fue un aliciente porque muchas otras unidades del Ejército Real Rumano desertaron para unirse a la causa del Ejército Nacional Rumano. Por ejemplo 119 soldados del 2º Regimiento de Caballería “Calarachis” se pasaron también al bando del Eje en una sola jornada. Gracias a todas estas deserciones y a otras fuentes de reclutamiento que superaron todas las expectativas previstas con creces, el Ejército Nacional Rumano acabó por reunir la sorprendente cifra de 12.000 voluntarios rumanos.

División SS Rumana

El Polígono de Instrucción de Döllesheim a las afueras de Viena fue el lugar escogido por el Ejército Nacional Rumano para iniciar su adiestramiento dentro del Campamento de Kaufholz junto al Regimiento de Granaderos SS Búlgaro, un destacamento de artillería antiaérea de la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) y el Regimiento SS de Caballería Cosaco. Una vez concluido el adiestramiento, los voluntarios rumanos juraron bandera ovacionando a Horia Sima como Jefe del Gobierno y a Adolf Hitler en calidad de Comandante Supremo las Fuerzas Armadas Alemanas (Heer), justo antes de ser el Ejército Nacional Rumano rebautizado y reconvertido en la División SS de Granaderos Rumana (Waffen Grenadier Division der SS Rumanische).

General Platon Chirnoaga pasando revista a los voluntarios rumanos de las Waffen-SS.

La División SS de Granaderos Rumana “Rumanische” fue la número 39 de las Waffen-SS, aunque nunca fue numerada a nivel oficial. Al mando del general transilvano Ernst Alfred Ludwig y luego del general Wilhelm Fortenbacher, el 3 de Noviembre de 1944 la Oficina Central Operativa de las SS (SS-Führung Hauptamt) creó el 1º Regimiento SS de Granaderos al frente del comandante Gustav Wegner que comenzó la instrucción con mal pie debido a que los voluntarios, a pesar de ser granaderos, fueron equipados como fusileros mediante el suministro de armamento ligero y un transporte compuesto por bicicletas en lugar de vehículos motorizados o caballos. Peor avituallado estuvo el 2º Regimiento SS de Granaderos porque no hubo fusiles para todos sus integrantes que tuvieron que ser empleados como ingenieros cavando zanjas y trincheras; mientras que el 3º Regimiento SS de Granaderos estuvo completamente desarmado. Jamás la división pudo reunir el organigrama previsto que teóricamente debía haber estado formado por seis batallones de granaderos y doce compañías, un regimiento de artillería, un batallón de fusileros y la plana mayor. Ante esta marcada ausencia de armas e incluso a veces de raciones, la Guardia de Hierro tuvo que levantar la moral organizando mítines, comidas, misas y cantos corales que resucitaron el espíritu combativo.

Uniformológicamente la División SS de Granaderos Rumana vistió a sus voluntarios con una mezcla de prendas del Ejército Real Rumano y las Waffen-SS. La oficialidad y un considerable número de soldados se ataviaron con uniformes rumanos consistentes en guerreras M1941 de cuatro bolsillos con solapa recta y sin fuelle a los que se suprimieron todos los símbolos monárquicos. Respecto al resto de la tropa, los hombres llevaron uniformes alemanes “feldgrau” que se caracterizaron por tener unos distintivos con la reja de la Guardia de Hierro cubierta por dos bayonetas cruzadas y una corona de robles en la divisa del cuello (aunque también podían optar por una cruz circular traspasado por dos lanzas junto a las runas SS), así como un escudo de la bandera nacional de Rumanía con las franjas diagonales azul, dorado y rojo con una inscripción que rezaba “Rumanien” para lucir en la bocamanga.

División SS de Granaderos Rumana “Rumanische”:
·Estado Mayor SS Divisionario
·1º Regimiento SS de Granaderos SS
·1st Batallón SS de Granaderos
-1ª Compañía SS de Granaderos
-2ª Compañía SS de Granaderos
-3ª Compañía SS de Granaderos
-4ª Compañía SS de Granaderos
·2nd Batallón SS de Granaderos
-5ª Compañía SS de Granaderos
-6ª Compañía SS de Granaderos
-7ª Compañía SS de Granaderos
-8ª Compañía SS de Granaderos
2º Regimiento SS de Granaderos
·1st Batallón SS de Granaderos
-1ª Compañía SS de Granaderos
-2ª Compañía SS de Granaderos
-3ª Compañía SS de Granaderos
-4ª Compañía SS de Granaderos
·2nd Batallón SS de Granaderos
-5ª Compañía SS de Granaderos
-6ª Compañía SS de Granaderos
-7ª Compañía SS de Granaderos
-8ª Compañía SS de Granaderos
3º Regimiento SS de Granaderos
·1st Batallón de Granaderos
-1ª Compañía SS de Granaderos
-2ª Compañía SS de Granaderos
-3ª Compañía SS de Granaderos
-4ª Compañía SS de Granaderos
·2nd Batallón SS de Granaderos
-5ª Compañía SS de Granaderos
-6ª Compañía SS de Granaderos
-7ª Compañía SS de Granaderos
-8ª Compañía SS de Granaderos
Regimiento SS de Artillería
Batallón SS de Fusileros

Batallas del Pomerania y Viena

A mediados de 1945 la División SS de Granaderos Rumana fue movilizada para combatir en el Frente Oriental ante el imparable avance del Ejército Rojo. El 1º Regimiento SS de Granaderos fue enviado al Río Oder para defender Berlín desde las fortificaciones de Pomerania; mientras que los 2º y 3º Regimientos SS de Granaderos permanecieron en las barricadas de Viena para defender la capital de Austria.

Soldados rumanos de la División SS de Granaderos Rumana formando en Döllesheim.

El 1 de Febrero de 1945 los 3.000 voluntarios del 1º Regimiento SS de Granaderos Rumano fueron desplegados en el Puente de Schwedt junto al Río Oder. Sobre esta posición, los rumanos se defendieron durante un mes de los ataques del Ejército Rojo hasta que el 3 de Marzo se replegaron hacia el interior de Pomerania para reponerse de las pérdidas sufridas; poco antes de ser la unidad rebautizada con el nombre de 103º Regimiento SS de Granaderos Rumano e incorporada a la 547ª División Volksgrenadier del III Cuerpo SS Panzer.

Desde Marzo hasta Abril de 1945, el 103º Regimiento SS de Granaderos Rumano combatió en Pomerania rechazando todos los ataques soviéticos. Solamente la ofensiva del Ejército Rojo desencadenada el 16 de Abril redujo considerablemente la fuerza de los rumanos durante los choques en la ciudad de Sttetin, lo que obligó a sus mandos a reorganizar nuevamente la unidad en el 103º Regimiento SS Destructor de Tanques Rumano debido a que la mayor parte de sus voluntarios se equiparon con armas anticarro Panzerfaust y destruyeron algunos blindados soviéticos.

A finales de Abril de 1945 la situación en Pomerania era tan grave, que algunos pelotones del 103º Regimiento SS Destructor de Tanques Rumano fueron desarmados por las Waffen-SS por miedo a que desertasen. De hecho la unidad protagonizó un incidente cuando unos voluntarios italianos a punto estuvieron de ser ejecutados a manos de los alemanes (habían sido acusados de estar borrachos y negarse a combatir), de no ser porque en última instancia un grupo de soldados rumanos intervino apuntando sus armas hacia los germanos y obligándoles a liberar a sus compañeros latinos. No obstante y a pesar de estos sucesos, los rumanos continuaron luchando contra los soviéticos, registrándose el último combate sobre Oranienburg el 23 de Abril.

Mientras tanto en Viena, los 2º y 3º Regimientos SS de Granaderos Rumanos entraron en contacto con las vanguardias del Ejército Rojo, aunque en mucha menor intensidad. Básicamente la responsabilidad de la lucha recayó en el 2º Regimiento SS de Granaderos, rebautizado como 1º Regimiento SS Destructor de Tanques Rumano, cuyos hombres defendieron con Panzerfaust los cuarteles de Döllersheim; al mismo tiempo en que los soldados del 3º Regimiento SS de Granaderos Rumano actuaban como fuerza auxiliar y de enlace. Durante el resto de la Batalla de Viena, la División SS de Granaderos Rumana combatió brevemente contra el Ejército Rojo, protagonizando algunos choques a las afueras de la ciudad hasta su disolución en Mayo de 1945.

Postguerra

Terminada la Segunda Guerra Mundial en Europa en Mayo de 1945, los voluntarios de la División SS de Granaderos Rumana se dirigieron a Alemania Occidental para rendirse a las tropas de Estados Unidos. Afortunadamente y a pesar de las reclamaciones de extradición por parte del Reino de Rumanía para juzgar a sus combatientes como traidores, los soldados estadounidenses (muchos de los cuales habían convivido con los rumanos en los campos de prisioneros alemanes entre 1941 y 1944) decidieron liberarlos para que se dispersaran como inmigrantes en varios países de Europa.

El Ejército Nacional Rumano o División SS de Granaderos Rumana “Rumanische” fue uno de los proyectos más interesantes llevado a cabo por las Waffen-SS dentro de su proyecto militar pan-europeo. A pesar de la escasa capacidad combativa de los rumanos debido a la carencia de armas y equipo a aquellas alturas del conflicto, su simple presencia causó pavor entre el Ejército Real Rumano al servicio de los Aliados debido al incesante goteo de deserciones que generó, lo que sin duda convirtió a la división en un eficaz instrumento de “guerra psicológica”.

 

Bibliografía:

-Carlos Caballero Jurado y Richard Landwer, El Ejército Nacional Rumano. “El ENR / La División rumana de las Waffen-SS”, García Hispán Editor (1997), p.157-182/183-214
-http://www.axishistory.com/index.php?id=2353