33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne”

El “Ejército Multinacional” levantado por las Waffen-SS a lo largo de la Segunda Guerra Mundial incluyó un gran número de fuerzas de élite procedentes de diversas partes de Europa. Una de las más eficaces sin duda alguna fue la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne” integrada por voluntarios franceses que se alistaron con la intención de combatir al bolchevismo y que se verían envueltos en asombrosas gestas militares.

“Operación Bragation”

Originalmente el primer intento de las Waffen-SS por admitir ciudadanos de la Francia de Vichy en sus filas, tuvo lugar el 22 de Julio de 1942 cuando el Ministro de Exteriores Pierre Laval alcanzó un acuerdo con el Reichsführer Heinrich Himmler para la formación de una unidad tamaño batallón. Así fue como se instaló en París el Mando SS Francés (SS-Ersatzkommando Frankreich) que junto a la Policía Alemana (Kommando der Orpo) se encargó a partir de 1943 de llevar a cabo el reclutamiento bajo las dos condiciones siguientes:

Artículo 1º. Los franceses pueden enrolarse voluntariamente para combatir el bolchevismo fuera del territorio francés en las formaciones contruidas por el Gobierno alemán para ser agrupados en una unidad francesa.

Artículo 2º. Los que, perteneciendo a esta unidad, combatan efectivamente fuera del territorio nacional, se podrán beneficiar efectivamente de las ventajas previstas por las leyes y reglamentos para la Legión de Voluntarios Franceses contra el Bolchevismo.

Los candidatos a las SS de Francia tenían que superar las pruebas en el Centro de Reclutamiento de Sennheim en Alsacia y a continuación eran trasladados los soldados a la Escuela de Bad Tölz en Alemania y los oficiales a la Escuela de Posen-Treskau. A pesar de que las pruebas físicas de resistencia fueron muy duras (sólo 500 de los 1.500 aspirantes las superaron) y el idioma supuso un gran problema (se tuvo que recurrir a profesores francófonos suizos y luxemburgueses), finalmente los admitidos sumaron los 800 en Septiembre de 1943 y los 1.000 en Octubre, dando lugar al Batallón SS de Granaderos Francés.

Servidores de ametralladora de la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne”.

El Batallón SS de Granaderos Francés (previamente se intentó convertirlo en un Batallón SS de Artillería que no fructiferó debido a que los galos lo consideraron “innoble”), fue reubicado a inicios de 1944 en el Cuartel de Networschitz sobre el Protectorado de Bohemia-Moravia con el siguiente organigrama: 1st Batallón SS de Granaderos compuesto por las 1ª, 2ª y 3ª Compañías SS de Granaderos equipadas con armas cortas de mano y anticarros Panzerfaust. Al mando del teniente coronel Paul Gamory-Dubourdeau, el 30 de Junio de 1944 la unidad abandonó Chequia para internarse en Eslovaquia y ser desplegada al noroeste de Ucrania sobre Galitzia dentro de la 18ª División SS de Granaderos “Horst Wessel” que defendía la comarca de Sanok próxima a Lvov, precisamente por donde las columnas del Ejército Alemán y el Ejército Húngaro habían iniciado la retirada tras la ofensiva del Ejército Rojo dentro del marco de la “Operación Bragation”.

El 9 de Julio de 1944 el Batallón SS de Granaderos Francés recibió su bautismo de fuego cuando fue víctima de un potente bombardeo de artillería en sus posiciones sobre Sanok y de una incursión por parte de los partisanos comunistas en retaguardia que le ocasionaron las primeras bajas. Al día siguiente, el 10, la 1ª Compañía SS de Granaderos abandonó sus trincheras y la 2ª Compañía SS de Granaderos fue rodeada por francotiradores enemigos de los que milagrosamente consiguió escapar la jornada del 11 tras alcanzar el tendido ferroviario en dirección Cracovia. Sería en este sector donde el 13 de Julio las tropas francesas organizaron una épica carga a la bayoneta con la que rechazaron a los soldados soviéticos, una maniobra que facilitó a la 1ª Compañía SS de Granaderos efectuar el día 15 una marcha de 2 kilómetros sobre la retaguardia enemiga mediante la que liberaron a un grupo de alemanes que habían sido cercados y eliminaron a sus sitiadores.

Hasta el 19 de Julio de 1944 y tras más de cinco días de resistencia, el Batallón SS de Granaderos Francés tuvo que comenzar la retirada del ferrocarril Sanok-Varsovia después de haber encajado 130 bajas y haber provocado a los soviéticos más del triple de las propias. Así fue como los 800 supervivientes se refugiaron a unos 15 kilómetros de distancia en Mielec sin dejar de pelear en ningún momento porque la noche del 19 al 20 de Julio el Ejército Rojo reanudó su ofensiva. Defendiendo aproximadamente 60 hombres cada kilómetro de terreno, los franceses se aferraron al terreno y soportaron los potentes bombardeos de la artillería y los lanzacohetes Katyusha. Solamente un comunicado por radio que les avisó de que iban a ser rodeados, permitió a los últimos 300 galos escapar antes de tiempo y atrincherarse el 21 de Julio en la cercana población de Mokre. Desgraciadamente el respiro no se prolongó ni veinticuatro horas porque el 22 de Julio el Ejército Rojo volvió al ataque, aunque con una intensidad menor porque los rusos fueron rechazados, lo mismo que el día 23.

Como el 24 de Julio de 1944 el Batallón SS de Granaderos Francés había sido reducido a tan sólo 150 hombres, la unidad fue evacuada a Polonia y estacionada en Tarnow. Hasta ese momento las pérdidas habían sido de 840 bajas entre 130 muertos, 660 heridos y 50 desaparecidos (de los 20 oficiales habían fallecido 18); mientras que las condecoraciones repartidas se habían multiplicado a las 60 Cruces de Hierro, muchas a título póstumo. A raíz de esta experiencia, el Batallón SS de Granaderos Francés fue disuelto para integrarse en la Brigada SS Francesa de Granaderos “Charlemagne” que se estaba formando en Francia.

Formación

Oficialmente en Agosto de 1944 se autorizó el proyecto de crear la Brigada SS Francesa de Granaderos “Charlemagne” como la primera gran unidad gala de las Waffen-SS. Básicamente sus filas se nutrirían de tres cuerpos militares franceses ya existentes que combatían junto al Ejército Alemán (Wehrmacht) en el Frente del Este y a la Francia de Vichy contra la Resistencia Francesa. Se trató de la Legión de Voluntarios Franceses (LVF), el Batallón SS de Granaderos Francés y la Milicia Francesa (Milice Française), entre otras unidades menores.

Emblema de la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne”.

-Legión de Voluntarios Franceses (LVF): Compuesta por 2.000 efectivos al mando del comandante Jena Bridoux que habían combatido contra el Ejército Rojo sobre el Frente Oriental en la Batalla de Moscú y en la “Operación Bragation”, la legión fue reconvertida en el 57º Regimiento SS de Granaderos Francés el 10 de Agosto de 1944, ubicando su campamento en Saalesch, Polonia. Desgraciadamente la mayor parte de los voluntarios que hasta ese momento habían pertenecido al Ejército Alemán, no vieron con buenos ojos integrarse en una fuerza de élite como las Waffen-SS por tres motivos: primero porque muchos estaban cansados después de tres años de guerra; segundo porque tras la disolución de la Francia de Vichy las SS eran una organización ilegal según las nuevas autoridades; y por último las Waffen-SS tenían un carácter pagano mientras que los galos eran devotos cristianos católicos (precisamente a los miembros del Batallón SS de Granaderos Francés que se había constituido anteriormente, sus compatriotas de la LVF les acusaban de haberse germanizado demasiado y los calificaban de “franco-boches”). Este descontento llevó al estallido de un motín dentro del 57º Regimiento SS de Granaderos Francés, lo que obligó al antiguo coronel de la LVF, Edgard Puaud, a persuadir a sus hombres de que la lucha contra el comunismo no modificaría en nada su hoja de ruta; lo mismo que el capellán de la unidad, Mayol de Lupé, quién tranquilizó a los soldados asegurándoles que luchar junto a las Waffen-SS también era compatible con la cruzada cristiana contra el bolchevismo. Gracias a estas dos intervenciones el motín cesó y solamente 70 voluntarios se dieron de baja para regresar a Francia.

-Batallón SS de Granaderos Francés: Compuesto por 400 efectivos al mando del teniente Gamory Dobourdeau, cuyos hombres eran veteranos del Frente Oriental en 1944, fueron agrupados en el 58º Regimiento SS de Granaderos Francés.

Jóvenes recién incorporados a la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne” celebran en una calle de Francia el servicio que prestarán por su patria.

-Milicia Francesa (Milice Française): Compuesta por 4.000 paramilitares de las fuerzas del orden de la Francia de Vichy, fueron la principal fuente de voluntarios. Curiosamente y a pesar de que los alemanes eran reacios a admitir policías y milicianos en sus filas, los políticos nacionalistas Joseph Darnand y Henry Charboneau se entrevistaron con el general Gottlob Berger, de quién obtuvieron autorización para que los miembros de la Milicia Francesa fueran incluidos en las Waffen-SS después de una ceremonia en la ciudad alemana de Ulm donde se izó una gigantesca bandera de Francia.

-Otras formaciones que también aportaron voluntarios a las Waffen-SS fueron los trabajadores de la Organización Todt (OT) o los auxiliares del Cuerpo Motorizado Nacionalsocialista (NSKK) de la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe), cuyo personal fue incluido en un 90%. También se sumaron en la ciudad de Greifenberg numerosos marineros que servían en la Marina de Guerra Alemana (Kriegsmarine), afiliados fascistas del Movimiento Popular Francés (MPF) de Jaques Doriot y refugiados que se habían exiliado en Alemania. Respecto a los “no franceses” se enrolaron numerosos extranjeros como francófonos de Suiza liderados por el subteniente Heinrich Bueler y de la Valona en Bélgica al mando del teniente Fernand Rouleau. Hubo incluso unos pocos voluntarios de la Rusia Blanca y España, así como musulmanes del Norte de África, además de tres combatientes procedentes de Japón, uno de Thailandia, uno de Vietnam y un negro del África Ecuatorial.

Instrucción

Todo el entrenamiento de la Brigada SS de Granaderos Francesa “Charlemagne” recayó en el general alemán Gustav Krukenberg, mientras que el lugar de enseñanza dependió según el rango y la unidad. Por ejemplo los 55 oficiales recibieron adiestramiento en la Escuela SS de Granaderos Blindados “SS-Panergrenadier Schule” de Lauenburg, los suboficiales en la Escuela SS de Suboficiales Administrativos de Breslau, los soldados en los Batallones SS de Instrucción y Depósito de Granaderos de Greifenberg y Schwarnegast, los artilleros en la Escuela SS de Artillería II de Beneschau en Bohemia-Moravia, los artilleros antiaéreos en la Compañía SS de Instrucción y Depósito de Artillería Antiaérea de Munich, los ingenieros en la Escuela SS de Zapadores de Hradischko, los operadores de radio en el 5th Batallón SS de Instrucción y Depósito de Transmisiones de Sterzing en el Tirol del Sur, los sanitarios en el Batallón SS de Instrucción y Depósito Sanitario de Sttetin, los intérpretes en la Compañía SS de Instrucción y Depósito de Oranienburg, los granaderos en la Escuela SS de Cazacarros en Bukowan y los últimos reemplazos en los centros de Sennheim y Neweklau en Alsacia y Checoslovaquia respectivamente. Por último, una vez concluida la primera fase de prácticas, toda la brigada fue reunida en los campamentos de Bruss, concretamente en el Cuartel General de Wildflecken, un centro camuflado del que los Aliados nunca supieron acerca de su existencia.

Cartel de reclutamiento para la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne”.

Aproximadamente la Brigada SS de Granaderos Francesa “Charlemagne” al mando del general Edgard Puaud albergó 7.300 efectivos en sus inicios, cuyos se repartieron según el organigrama de la siguiente manera: los 57º y 58º Regimientos SS de Granaderos divididos en dos batallones de tres compañías de fusileros, una pesada, una de artillería y otra cazacarros; además de las Compañás SS de Plana Mayor, Zapadores, Transmisiones, Artillería Antiaérea, Sanidad, Veterinaria, Taller y Trabajo, incluyendo también las 1ª y 2ª Columnas SS Hipomóviles.

Todo un reto supuso para los instructores alemanes responsables de la Brigada SS de Granaderos Francesa “Charlemagne” tanto el adiestramiento de la unidad como la vida militar de cuartel de los franceses. Primeramente los enfrentamientos entre los antiguos miembros de la LVF y el Batallón SS de Granaderos Francés fueron constantes debido a la catolicidad de los primeros frente al paganismo de los segundos; exactamente igual que sucedía con las rencillas políticas internas porque un 30% de las soldados eran afiliados al Movimiento Popular Francés (MPF) de Jaques Doriot, otro 30% a Acción Francesa (AF) de Joseph Darnand y el restante 40% a partidos fascistas menores. A este problema se añadió la antigua cultura castrense del Ejército Francés que defendía los abusos de los mandos respecto a la tropa, algo que los alemanes prohibieron para imponer en su lugar un sistema igualitario que obligaba a los oficiales a tratar con respeto a los subordinados. También surgieron inconvenientes como el idioma porque los franceses tuvieron que aprender alemán y los agregados alemanes el francés; el armamento porque se entregaron subfusiles Beretta de origen italiano en lugar de los MP-40 que habían solicitado los galos; y el clima de lluvias torrenciales y nieve en el campamento que provocó la deserción de 200 soldados.

Procedencia de la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne:
-Legión de Voluntarios Franceses (LVF): Permiso Máximo = 1.200 / Permiso Mínimo = 1.200
-Batallón SS de Granaderos Francés: Permiso Máximo = 1.100 / Permiso Mínimo = 1.000
-Milicia Francesa (Milice Française): Permiso Máximo = 2.500 / Permiso Mínimo = 1.800
-Kriegsmarine: Permiso Máximo = 1.200 / Permiso Mínimo = 640
-Organización Todt / NSKK: Permiso Máximo = 2.300 / Permiso Mínimo = 2.000
-Prisioneros, trabajadores, civiles, etc: Permiso Máximo = 1.800 / Permiso Mínimo = 1.000
·Total: Permiso Máximo = 10.100 / Permiso Mínimo = 7.640

Curiosamente y mientras la 3ª Compañía SS de Fusileros Francesa, adscrita al 57º Regimiento SS de Granaderos Francés, realizaba su instrucción en Sennheim, Alsacia, fue movilizada la noche del 26 de Agosto de 1944 cuando un oficial alemán aseguró haber visto caer paracaidistas cerca de la zona. Realmente se trató de 100 guerrilleros de la Resistencia Francesa que emboscaron a los miembros de la 3ª Compañía SS de Fusileros Francesa liderada por el subteniente suizo Heinrich Hersche, la cual respondió al tiroteo enemigo y rodeó a los partisanos hasta que se rindieron. Aquel suceso que supuso el primer bautismo de fuego de la Brigada SS de Granaderos Francesa “Charlemagne”, también significó su primera victoria porque sin sufrir bajas los galos capturaron 100 prisioneros, de los que 30 sorprendentemente se enrolaron voluntarios en las Waffen-SS.

Rebautizada la Brigada SS de Granaderos Francesa “Charlemagne” como 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne” o “Carlomagno”, el 12 de Noviembre de 1944 se celebró su inauguración oficial. La ceremonia transcurrió con la apertura de un discurso que ofreció León Degrelle, líder del Partido Rexista de Bélgica; seguido por una misa oficiada por el capellán Mayol de Lupé y unas pocas palabras del dirigente fascista Joseph Darnand, del general alemán Gustav Krukenberg y del general francés Edgard Puaud; antes de tener lugar la jura de bandera a Francia y al Tercer Reich a las que prometieron lealtad los 8.000 efectivos de la división.

33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne”:
57º Regimiento SS de Granaderos Nº1
·Plana Mayor SS
·1st Batallón SS de Granaderos
-1ªCompañía SS de Fusileros
-2ªCompañía SS de Fusileros
-3ªCompañía SS de Fusileros
-4ªCompañía SS Pesada
·2nd Batallón SS de Granaderos
-5ªCompañía SS de Fusileros
-6ªCompañía SS de Fusileros
-7ªCompañía SS de Fusileros
-8ªCompañía SS Pesada
·Compañía SS de Cazacarros
·Compañía SS de Artillería
58º Regimiento SS de Granaderos Nº2
·Plana Mayor SS
·1st Batallón SS de Granaderos
-1ªCompañía SS de Fusileros
-2ªCompañía SS de Fusileros
-3ªCompañía SS de Fusileros
-4ªCompañía SS Pesada
·2nd Batallón SS de Granaderos
-5ªCompañía SS de Fusileros
-6ªCompañía SS de Fusileros
-7ªCompañía SS de Fusileros
-8ªCompañía SS Pesada
·9ª Compañía SS de Artillería
·10ª Compañía SS de Cazacarros
·33º Grupo SS de Artillería
·33º Grupo SS de Cazacarros
Compañía SS de Plana Mayor
Compañía SS de Zapadores
Compañía SS de Transmisiones
Compañía SS de Artillería Antiaérea
Compañía SS de Sanidad
Compañía SS de Veterinaria
Compañía SS de Taller
Compañía SS de Trabajo
1ª Columna SS Hipomóvil
2ª Columna SS Hipomóvil

Batalla de Pomerania

La partida de la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne” del Cuartel de Wildflecken se produjo el 17 de Febrero de 1945 en tren. Durante el trayecto los voluntarios ya fueron víctimas de la aviación soviética que bombardeó y ametralló los vagones causando las primeras 20 bajas entre los franceses que sumaron 7 muertos y 13 heridos. Por suerte y tras más de cinco días de viaje, el 22 de Febrero desembarcó el 33º Grupo SS de Cazacarros y el 57º Regimiento SS de Granaderos en la Estación de Hammerstein en Pomerania, seguidos poco después por el resto de fuerzas de la división que fue integrada dentro del XVIII Cuerpo de Montaña Alemán.

Inesperadamente el 25 de Febrero de 1945, el XIX Ejército Soviético del general Sergei Kolzov desencadenó una ofensiva contra el sector de la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne”, precedida por un durísimo bombardeo de artillería y lanzacohetes Katyusha. No obstante y a pesar de la superioridad numérica en infantería y blindados, los soldados franceses, equipados con simples armas cortas, rechazaron a los soviéticos y les destruyeron varios tanques T-34 como hizo el 57º Regimiento SS de Granaderos en Heinrichswalde y el 58º Regimiento SS de Granaderos en Barkenfelde.

Reagrupada la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Carlomagno” el 26 de Febrero en la Estación de Hammerstein junto a la 15ª División SS de Granaderos Letona “Lettische” y la 23ª División SS de Granaderos Holandesa “Nederland”, los franceses se apresuraron a defender la zona del ataque del III Cuerpo Blindado de Guardias Soviético desplegando al 58ª Regimiento SS de Granaderos en los alrededores del cercano pueblo de Barenwald y al 57º Regimiento SS de Granaderos en las afueras de las instalaciones ferroviarias, donde también se ubicó la Compañía SS de Artillería Antiaérea que acababa de llegar en tren esa mañana. Conocido el enfrentamiento como la Batalla de Hammerstein, los voluntarios galos pelearon con tenacidad destruyendo con sus anticarros Panzerfaust a numerosos tanques soviéticos hasta que al caer la noche tuvieron que abandonar la estación y replegarse hacia Neustettin tras haber sufrido 1.500 bajas entre 500 muertos (incluyendo 8 oficiales) y 1.000 desaparecidos (incluyendo 15 oficiales).

Con las primeras luces del 27 de Febrero de 1945, un total de 3.000 efectivos de la 33ª División SS de Granaderos “Charlemagne” llegaron a Neustettin bajo una intensa nevada para quedar integrados en el Cuerpo Von Tettau (Korpsgruppe Von Tettau) al mando del general Hans Von Tettau junto a las Divisiones de Granaderos Alemanas “Barwalde” y “Pommerland”, la 15ª División SS de Granaderos Letona “Lettische” y la 23ª División SS de Granaderos Holandesa “Nederland”. Por desgracia aquella misma tarde, el III Cuerpo Blindado de Guardias Soviético atacó Neustettin, por lo que la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Carlomagno” emprendió la retirada durante la madrugada del 28 mientras la 4ª Compañía SS Pesada y la Compañía SS de Artillería Antiaérea cubrieron la huida empleando ametralladoras MG-42, cañones de 50 milímetros y morteros, sufriendo en la acción 50 muertos.

Sin ser molestados, un total de 4.000 soldados de la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne” se atrincheraron el 29 de Febrero en las dos ciudades fortificadas de Belgard y Körlin. Allí permanecieron hasta que la noche del 3 al 4 de Marzo, el I Ejército Blindado de Guardias Soviético al mando del general Mikhail Katukov lanzó una ofensiva contra las dos plazas, poniendo bajo asedio ambas y apoderándose de un tren con refuerzos para los franceses que supuso la captura de gran parte del personal de zapadores, sanidad, veterinaria, taller, trabajo y las dos columnas hipomóviles. Sin embargo la tragedia no acabó ahí porque a las 23:00 horas de la noche del día 4, la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne” intentó romper el cerco por Belgard aprovechando la niebla y acampando en medio de la nieve. Lamentablemente como se habían desorientado durante el trayecto, nada más amanecer los franceses descubrieron para su sorpresa que se situaban en medio de un valle rodeados de cañones y tanques soviéticos. Inmediatamente los rusos abrieron fuego y provocaron una auténtica carnicería que se desarrolló con cientos de muertos abatidos por la espalda mientras intentaban escapar y torsos mutilados que saltaban por los aires. Aquel desastre francés que terminó con el aniquilamiento de casi todo el contingente francés y acabó con la vida del general Edgard Puaud, sería recordada en Francia como la “Matanza de Belgard”.

Soldados franceses de la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne” ocultos en un pozo de tirador con una ametralladora MG-42.

Comprendiendo que escapar de Belgard-Körlin era una tarea muy complicada y que el I Ejército Polaco acababa de facilitar el estrechamiento del cerco tras acudir en ayuda del I Ejército Blindado de Guardias Soviético; el nuevo general Jean Bassompierre que acababa de tomar el mando de la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne”, decidió que únicamente tenía dos opciones: quedarse y con total seguridad morir o intentar romper el cerco y quizá morir también. Por supuesto eligió la segunda y por eso los franceses, en compañía de la 15ª División SS de Granaderos Letona “Lettishce”, contraatacaron contra el perímetro más vulnerable polaco-soviético junto al Río Oder, cuyas aguas consiguieron cruzar en pontones para posteriormente echar a correr hacia los campos y los bosques. Únicamente 200 tropas francesas lograron alcanzar las líneas del Ejército Alemán porque el resto murió en combate o fue capturado, como por ejemplo le sucedió al mismo general Jean Bassompierre.

Muy escasos fueron los efectivos supervivientes de la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne” respecto a su plantilla original, motivo por el cual se hizo más necesaria que nunca su evacuación para impedir su disolución. El primer intento de huida lo protagonizó un contingente en dirección Neustadt que fue bombardeado por la aviación soviética sufriendo 150 bajas entre 50 muertos y 100 heridos; además de una pequeña sección de granaderos que fue aniquilada enteramente tras el hundimiento de su barco a manos de un submarino soviético sobre el Mar Báltico, estando entre los náufragos fallecidos el famoso capitán René André Obitz. Más suerte tuvieron los 600 franceses del 33º Grupo SS de Artillería que fueron evacuados vía marítima al puerto de Kolberg y otros cientos que se refugiaron en Greifenberg, llevándose consigo a miles de civiles alemanes e incluso prisioneros de guerra occidentales que preferían ser liberados por los Aliados y no por los soviéticos. Sin embargo la proeza más espectacular fue la protagonizada por 800 voluntarios galos que entre los días 8 y 9 de Marzo atravesaron a pie las ciudades de Falkenberg, Schlenzig, Petersfelde, Meseritz, Pinnov, Naterflitz, Woedlke y Zapplin hasta llegar a la costa del Mar Báltico exhaustos y hambrientos, para ser a continuación informados de que no podrían ser evacuados, por lo que de nuevo reanudaron la marcha otras 48 horas hasta que finalmente la jornada del 12 fueron rescatados en Dievenow y enviados al interior del Reich.

Kolberg fue la última posición de la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne” en Pomerania, la cual sostuvieron 200 franceses resistiendo el asedio al que habían sido sometidos en el puerto por el I Ejército Polaco. Afortunadamente y tras rechazar la oferta de rendición de los polacos, los días 18 y 19 de Marzo todos los galos fueron evacuados desde el Mar Báltico hacia Meseritz por la Marina de Guerra Alemana (Kriegsmarine). Gracias a la contribución de la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne” en Pomerania, el Eje pudo rescatar a 6.000 soldados alemanes y letones, y también a 26.000 civiles prusianos.

Campaña del Norte de Italia

A mediados de Marzo de 1945 el 1st Batallón SS de Granaderos Francés fue segregado de la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne” y enviado al norte de Italia. Estando al mando de Joseph Darnand, todos sus efectivos eran antiguos miembros de la Milicia Francesa (Milice Française) y veteranos antiguerrilleros, motivo por el cual fueron desplegados en los Alpes con la finalidad de combatir a los molestos partisanos comunistas que acosaban la retaguardia del Eje. Integrados en el Ejército Nacional Republicano (Esercito Nazionale Repubblicano) de la República de Saló, la zona de operaciones del 1st Batallón SS de Granaderos Francés fue el sector de Tirano en la Valtellina, muy cerca de la frontera con Suiza junto a la 28ª División SS de Granaderos Italiana “Italianische”, la 3ª Legión de Fronteras “Vetta d’Italia” y la Legión de Asalto “Tagliamento”; con la excepción de la Plana Mayor que se ubicó en la capital de Milán. Curiosamente y a partir de que el 1st Batallón SS de Granaderos fue estacionado en Italia, los voluntarios galos lucharían como una entidad de las fuerzas armadas italianas, vestirían los uniformes del Ejército Francés de Cazadores Alpinos “Chasseurs Alpins” e incluso recibirían la cordial visita del Duce Benito Mussolini que elogió su contribución a la causa fascista.

El 10 de Abril de 1945 el 1st Batallón SS de Granaderos Francés recibió su primer bautismo de fuego en Italia atacando y reconquistando los pueblos de Grosio y Grosseto tras eliminar a numerosos partisanos comunistas a costa de 13 franceses muertos. Desgraciadamente menos suerte tuvieron los miembros de la Plana Mayor cuando el 20 de Abril de 1945 el Ejército Estadounidense desencadenó la ofensiva del Río Po y asedió Milán, lo que forzó a los voluntarios franceses a luchar contra las tropas norteamericanas hasta ser la mayoría de ellos aniquilados. Precisamente, la misma propaganda en Estados Unidos, la cual creyó que acababan de combatir contra 600 franceses, una cifra exagerada, elogió la tenacidad de los galos y reconoció su valentía a pesar de estar en bandos distintos.

Los escasos supervivientes del 1st Batallón SS de Granaderos Francés emprendieron la marcha de Tirano el día 26 para ser emboscados por los partisanos comunistas en la localidad de Sesto y muchos de ellos caer muertos. Fue entonces cuando Joseph Darnand aconsejó a sus hombres marchar hacia la frontera con la neutral Suiza, una orden que fue revocada por el Secretario General del Partido Fascista Republicano (PFR), Alessandro Pavolini, quién obligó a los franceses a resistir en Bolzano. Por supuesto esta decisión fue un completo error porque a mitad del trayecto el 1st Batallón SS de Granaderos Francés fue interceptado y atacado nuevamente por partisanos, sufriendo los franceses 88 bajas entre 25 muertos, 60 heridos y 3 prisioneros. Únicamente unos pocos voluntarios galos consiguieron alcanzar Suiza; mientras que el resto no tuvieron más remedio que rendirse y confiar en el incierto destino.

Asedio de Berlín

Reducida la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne” al Regimiento SS de Granaderos Francés “Charlemagne”, sus filas se nutrieron de los supervivientes galos procedentes del Río Oder, Meckelemburgo y Dinamarca. Aproximadamente fueron 1.200 franceses, entre los que había 800 granaderos y 400 ingenieros, al mando del general Henri Fenet los que se reunieron en Neustrelitz de la siguiente manera: los 57th y 58th Batallones SS de Granaderos, el Batallón SS Pesado, la Compañía SS de Plana Mayor, la Compañía SS de Honores y el Batallón SS de Trabajo. Dicho organigrama a su vez quedó encuadrado en el III Cuerpo SS del general Felix Steiner junto a las 11ª División SS de Granaderos “Nordland”, 15ª División SS de Granaderos Letona “Lettishce I”, 23ª División SS de Granaderos Holandesa “Nederland”, 27ª División SS de Granaderos Belga Flamenca “Langemarck”, 28ª División SS de Granaderos Belga Valona “Wallonie”, Unidad SS Española “Ezquerra” y el Cuerpo SS Británico Libre “British SS Free Corps”.

Durante la estancia del Regimiento SS de Granaderos Francés en las fronteras de Alemania Oriental a lo largo de Abril de 1945, los voluntarios estuvieron sometidos a una insoportable tensión por los constantes avances del Ejército Rojo y los bombardeos de la aviación soviética. Precisamente un puñado de galos optó por la deserción, aunque la mayoría fueron descubiertos y ejecutados por sus compañeros; mientras que otros sin embargo se dedicaron a saquear y a realizar pillaje contra los civiles alemanes, lo que les valió ser castigados ante un pelotón de fusilamiento. Por suerte a mediados de mes, los franceses volvieron a recuperar la moral cuando los alemanes les entregaron equipo de última generación consistente en uniformes miméticos, modernos subfusiles Stg 44 e infinidad de anticarros Panzerfaust con suficiente munición para su último reto: la Batalla de Berlín.

A finales de 1945 los efectivos del Regimiento SS de Granaderos Francés “Charlemagne” comenzaron su viaje a la capital alemana a bordo de 9 camiones que fueron bombardeados por aviones soviéticos y estadounidenses, aunque afortunadamente sin lamentar pérdidas. Nada más llegar a las afueras de la ciudad, los voluntarios descendieron de sus vehículos y bordearon los canales de agua que previamente habían sido dinamitados por los zapadores alemanes. A pesar de que 100 franceses se perdieron por culpa de los tiradores y la artillería soviética, un primer grupo de 325 voluntarios consiguió infiltrarse en Berlín y refugiarse en el distrito de Neukölln. A continuación los mandos se alojaron en el Palacio de Deportes del Reich (Olympiastadion), donde recibieron un jugoso obsequio que los alemanes les habían dejado en formas de tabletas de chocolate, además de atraer la atención de los civiles berlineses que salieron a preguntarles qué estaban haciendo militares franceses en su ciudad. Finalmente unas horas después, la noche del 24 al 25 de Abril, el Ejército Rojo terminó de cerrar el cerco sobre Berlín, permaneciendo en su interior un total de 500 soldados galos.

Negativamente comenzó la Batalla de Berlín para el Regimiento SS de Granaderos Francés “Charlemagne” porque cuando la unidad fue desplegada a las afueras del Aeropuerto de Tempelhof, un tanque King Tiger alemán confundió a los franceses con soviéticos y abrió fuego contra ellos matando a 17 por error. Resuelta la confusión, el Regimiento SS de Granaderos Francés se atrincheró en las instalaciones aeropuertarias y rechazó a los rusos hasta en dos ocasiones mediante contraataques que estuvieron apoyados por los voluntarios escandinavos de la 11ª División SS de Granaderos “Nordland” y 100 niños de las Juventudes Hitlerianas. Sin embargo una vez las tropas soviéticas irrumpieron en el Aeropuerto de Tempelhof, los franceses se replegaron hacia la bifurcación del Ayuntamiento con la Avenida Sonnen Alle, donde el cabo Eugene Vaulot destruyó dos tanques T-34 a la altura de Neukölln; para a continuación seguir la retirada mientras eran perseguidos por los enormes blindados del modelo Stalin IS-2. Por suerte la mayoría de los franceses consiguió ocultarse en las posiciones fortificadas de la Plaza Hermannplatz, logrando detener el avance enemigo y pulverizando 14 tanques soviéticos.

Granaderos franceses de la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne” en Berlín.

Reorganizado el Regimiento SS de Granaderos Francés “Charlemagne” en el sector Ciudadela (Zitadelle) junto a la Estación de Anhalt, el grueso de la unidad se atrincheró en la boca del metro de Stadmitte y la Plana Mayor en la Ópera. Allí resistieron las embestidas del Ejército Rojo los días 27 y 28 de Abril sin ceder un palmo de terreno a costa de morir numerosos franceses, aunque también llevándose por delante al triple de soviéticos en las cuantiosas emboscadas que les tendieron sobre la Calle Puttkammerstrasse y la Plaza Belle-Alianze.

Sin duda la mayor acción protagonizada por el Regimiento SS de Granaderos Francés “Charlemagne” y también una de las más increíbles de la Segunda Guerra Mundial, tuvo lugar el 29 de Abril de 1945 cuando una columna acorazada soviética compuesta por tanques Stalin IS-2 y T-34 que circulaba sobre la Calle Wilhelmstrasse, fue interceptada por los franceses y lógicamente emboscada. Repentinamente decenas de hombres agazapados con sus Panzerfaust se asomaron de balcones y ventanas y descargaron una lluvia de acero contra los blindados, mientras los que estaban equipados con armas cortas comenzaron a disparar indiscriminadamente contra la infantería soviética que presa del pánico huyó despavorida en todas direcciones. Por si fuera poco los primeros carros en ser pulverizados fueron los primeros y posteriormente los intermedios de la fila, por lo que se generó un embotellamiento de tráfico que hizo imposible escapar al infierno. Gracias a esta hazaña bélica, la columna soviética entera fue aniquilada y 128 tanques rusos T-34 o Stalin IS-2 resultaron destruidos. Entre los condecorados por la proeza con la Cruz de Caballero estuvo el general Henri Fenet que fue herido levemente en la pierna, el sargento François Apollot, el enlace alemán Wihelm Weber y el cabo Eugene Vaulot, este último por haber destruido a seis de los carros. De hecho, la acción de la Calle Wihelmstrasse supuso el mayor heroico episodio táctico del Ejército Francés en la Segunda Guerra Mundial.

El 30 de Abril de 1945 fue una jornada simbólica para el 33º Regimiento SS de Granaderos Francés “Charlemagne” por ser el aniversario de la Batalla de Camerone librada en 1864, fecha en la cual la Legión Extranjera Francesa había luchando hasta el último hombre en México. Por esta razón y más motivados que nunca, los voluntarios franceses ocuparon las salas de la Cancillería y el Parlamento Alemán (Reichstag), además de las Calles Friedrichstrasse y Saarlandstrasse, rechazando uno tras otro todos los asaltos de los soviéticos, sin saber que a escasos metros bajo sus pies, Adolf Hitler acababa de suicidarse en el búnker.

Hasta el día siguiente del suicidio, el 1 de Mayo de 1945, los miembros del Regimiento SS de Granaderos Francés “Charlemagne” no se enteraron de la muerte de Hitler. Una vez fallecido el Führer, la lucha por la causa no tenía sentido, aunque sí por sobrevivir e intentar salir con vida de Berlín. Por dicho motivo los voluntarios se aprestaron a defender la Oficina de Seguridad del Reich (Reichsssicherheisthauptamt), mientras que otro grupo más reducido de 30 franceses que dirigía el mismo general Henri Fenet se atrincheraron en el Ministerio del Aire; consiguiendo en ambos casos repeler los ataques que el Ejército Rojo desencadenó infructuosamente en los dos edificios.

Caída la noche del 1 al 2 de Mayo de 1945, el Regimiento SS de Granaderos Francés “Charlemagne” comenzó la evacuación de Berlín. Primero lo intentó la guarnición de la Oficina de Seguridad del Reich (Reichsssicherheisthauptamt) que fue emboscada en las calles de la capital por los soviéticos y destruida en su mayor parte, falleciendo en el la lucha Eugene Valot y siendo capturados el general Gustav Krukenberg y el sargento François Apollot. Tampoco tuvo suerte la columna del Ministerio del Aire porque fue igualmente atacada y aniquilada, además de ser hecho prisionero el general Henri Fenet.

El 2 de Mayo de 1945 murió el último soldado francés de la Batalla Berlín, concretamente un cabo llamado Roger Albert-Brunet, quién había sido miembro de la Milicia Francesa y había destruido 4 tanques soviéticos durante la lucha; el cual cayó ante la bala de un soldado ruso borracho nada más rendirse. Fue así como con esta última acción, el 33º Regimiento SS de Granaderos Francés “Charlemagne” dejó de existir.

Huida hacia los Alpes

Fuera de Berlín e Italia también hubo otras unidades de la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne” que combatieron contra las tropas de Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Soviética intentando alcanzar la frontera con Suiza. Por ejemplo en el Regimiento de Depósito e Instrucción de Neustriliz, numeros voluntarios adscritos al Batallón SS de Trabajo tuvieron que pelear contra el Ejército Rojo en las instalaciones, antes de emprender la huida hacia Alemania Occidental y ponerse a salvo tras cruzar el Río Elba. Al mismo tiempo, los días 28 y 29 de Abril, la guarnición francesa de Carpìn al frente del comandante Jean Boudet-Gheusi, luchó intensamente contra los soviéticos hasta que todos sus efectivos escaparon a los Alpes y se rindieron al Ejército Británico.

Tropas SS de la 33ª División SS de Granaderos “Charlemagne”.

Bad Tölz fue la última batalla que protagonizó la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne”, en compañía de los jóvenes cadetes de la 38ª División SS de Granaderos “Nibelungen”, cuando el Ejército Estadounidense se presentó en la ciudad y atacó sus cuarteles. Milagrosamente y a pesar de la superioridad numérica de los norteamericanos, los franceses se retiraron de forma ordenada, causando serias bajas a sus enemigos a la altura de Wartenberg. Gracias a esta determinación, los estadounidenses fracasaron en sus intentos por capturar a los franceses y por tanto estos escaparon primero hacia Moosburg y luego cruzaron la frontera con Suiza.

Oficialmente el 3 de Mayo de 1945, los restos de la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne” se rindieron al 21º Grupo de Ejércitos Británico al mando del mariscal Bernard Montgomery. A partir de ese instante, la unidad francesa de las Waffen-SS fue disuelta y dejó de existir para siempre.

Postguerra

Trágico fue el destino de la mayor parte de los miembros de la 33ª División SS de Granaderos “Charlemagne” que se rindieron a los vencedores al término de la Segunda Guerra Mundial. Tanto los que capitularon ante la Unión Soviética, como los que lo hicieron a los Aliados Occidentales, encontrarían un futuro que sería la muerte, la cárcel o el castigo civil.

Inmediatamente muchos de los soldados de la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne” que se rindieron a los soviéticos, fueron asesinados en el acto por pura venganza de los rusos. El resto sin embargo fueron deportados a los gulags de Siberia, los cuales serían liberados a finales de 1945 para ser extraditados a Francia y ser procesados por colaboración con el enemigo (salvo la excepción del general Gustav Krukenberg que permanecería 5 años en el campo concentración hasta que las autoridades soviéticas le concedieron el perdón). Más suerte tuvieron los que se rindieron al Ejército Polaco, pues alegando los franceses su condición de polacos, fueron puestos en libertad sin cargo alguno (curiosamente en una ocasión unos polacos interrumpieron un fusilamiento cuando descubrieron que los galos a los que iban a matar llevaban crucifijos colgados al cuello).

Respecto a las tropas de la 33ª División SS de Granaderos “Charlemagne” que se rindieron a los Aliados Occidentales su destino no fue mejor. Por ejemplo el 7 de Mayo de 1945, el Ejército Estadounidense entregó a 12 prisioneros franceses a la 2ª División Blindada Francesa Libre. Curiosamente el famoso general Philippe Leclerc que lideraba la unidad, visitó a los cautivos a las afueras de la ciudad de Bad Reichenhall y se mofó de ellos diciendo que en lugar de vestir el uniforme francés preferían lucir el uniforme alemán; un comentario que uno de los prisioneros le reprobó con la siguiente frase: “Usted tampoco lleva el uniforme francés, sino el americano” (algo que era cierto). Fue entonces, cuando furioso por el atrevimiento del soldado, Leclerc ordenó fusilar a los 12 soldados, los cuales fueron puestos ante un piquete de ejecución y asesinados en el acto. Este claro crimen de guerra se mantuvo oculto dos años hasta que en 1947, un sacerdote llamado Maxime Gaume, quién había sido testigo del suceso junto a unos estupefactos soldados estadounidenses, denunciaron a las autoriades lo ocurrido, lo que a punto estuvo de hundir la carrera del general Lecrer de no ser porque a los pocos meses perdió la vida en un accidente aéreo sobre Argelia.

Prisioneros franceses de la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne” capturados por los Aliados.

Mientras tanto en Francia, todos los voluntarios de la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne” fueron procesados como criminales a pesar de que la Ley del 22 de Julio de 1943 aprobada por el Parlamento de Vichy les protegía. De forma ilegal hubo dos penas capitales: el general Jean Bassompierre y el comandante Joseph Darnand que fueron fusilados en contra de la opinión pública. Simultáneamente se condenó a 19 años de cárcel el general Henri Fene; además de castigos de entre 5 y 10 años a otros mandos menores como el capellán Mayol de Lupé. Afortunadamente el resto de miembros de la unidad fueron puestos en libertad en 1946 porque la 33ª División SS de Granadaderos Francesa “Charlemagne” nunca fue autora de crímenes de guerra, aunque sus veteranos no tuvieron derecho a pensiones o invalidez, ni siquiera los mutilados de guerra que subsistieron en la máxima pobreza, algunos viviendo en las bocas del metro como mendigos. Solamente cuando la República Federal Alemana comenzó a pagar los sueldos a los voluntarios franceses por su condición de antiguos miembros del Ejército Alemán, los veteranos por fin comenzaron a gozar de una vida digna. Otros sin embargo prefirieron exiliarse y desaparecer de la vida pública como por ejemplo hizo el general Jean Bridoux; e incluso en seguir sirviendo a su patria alistándose en el Batallón de Infantería de Ultramar (BILOM) de la Legión Extranjera para continuar la lucha contra el comunismo en la Guerra de Indochina de 1946 a 1954.

Transcurrida parte de la postguerra, la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne” comenzó a ser considerada en los medios militares e historiográficos como una unidad de élite de primer orden. Su defensa de Pomerania frente a un enemigo diez veces superior o la destrucción de los 128 tanques soviéticos en la Calle Wilhelmstrasse de Berlín, sin duda convirtieron a la 33ª División SS de Granaderos Francesa “Charlemagne” en una de las fuerzas más destacadas de la Historia de Francia y en una de las mejores del “Ejército Multinacional” de las Waffen-SS.

 

Bibliografía:

-Carlos Caballero Jurado, Carlomagno. “El crisol de la Charlemagne”, García Hispán Editor (2002), p.117-386
-Chris Bishop, Divisiones Waffen-SS. “33ª División SS Waffen Grenadier Charlemagne”, Libsa (2009), p.180-181
-Redacción Serga, 33.Waffen-Grenadier-Division der SS “Charlemagne” (1ª Parte), -Revista Serga Nº74 (2011), p.36-43
-Redacción Serga, 33.Waffen-Grenadier-Division der SS “Charlemagne” (2ª Parte), Revista Serga Nº75 (2011), p.36-41