Ofensiva del Sarre

Justo al comenzar la Segunda Guerra Mundial en Septiembre de 1939 con la invasión de Alemania a Polonia, en el Frente Occidental el Ejército Francés atacó por la espalda al Tercer Reich. Esta inesperada intervención de Francia que se conoció como la ofensiva del Sarre, fue el único intento de los Aliados por conquistar territorio alemán a inicios del conflicto.

Plan de Francia

Francia se había planteado atacar la frontera occidental de Alemania mucho antes de la Segunda Guerra Mundial, en Mayo de 1939, con la finalidad de aliviar la presión germana en Polonia con motivo del Pacto de Asistencia Militar Franco-Polaco. Entre las zonas seleccionadas como posible objetivo estuvieron el Río Rin, el Río Mosela y los Vosgos, aunque finalmente el Ejército Francés se decantó por la línea comprendida entre Spicheren y Hornbach sobre la región minera del Sarre.

Coincidiendo con el primer día de invasión alemana a Polonia, el 1 de Septiembre de 1939, Francia inició la evacuación de los civiles sobre la futura zona de operaciones del Sarre, concretamente entre el Río Mosela y el Palatinado; mientras que a la jornada siguiente, el 2, se cerraron todos los puestos fronterizos, se interrumpió el tráfico ferroviario y se suspendieron los permisos militares. A partir de entonces el IV Ejército Francés al mando del general Edouard Réquin fue concentrando frente al Sarre al V Cuerpo con la 9ª División Motorizada y la 23ª División de Infantería; y al XX Cuerpo con la 4ª División de Tropas Coloniales y las 11ª y 21ª División de Infantería. A estas unidades se añadieron de forma autónoma las 34ª y 42ª Divisiones de Infantería y el 20th Batallón Blindado; además de la Fuerza Expedicionaria Británica del general John Vereker Gort con la 21ª División de Infantería.

Aproximadamente los Aliados desplegaron un total de 320.000 efectivos entre 300.000 franceses y 20.000 británicos con 2.400 tanques y 4.700 piezas de artillería.

Ejército Aliado:
IV Ejército Francés
·V Cuerpo Francés
-9ª División Motorizada Francesa
-23ª División de Infantería Francesa
·XX Cuerpo Francés
-4ª División de Tropas Coloniales
-11ª División de Infantería Francesa
-21ª División de Infantería Francesa
·Unidades Autónomas
-34ª División de Infantería Francesa
-42ª División de Infantería Francesa
-20th Batallón Blindado Francés
·Fuerza Expedicionaria Británica
-21ª División de Infantería Británica

Plan de Alemania

Alemania no quería ser la culpable de una guerra contra Francia y por eso Adolf Hitler prohibió al Ejército Alemán (Wehrmacht) hacer la más mínima penetración dentro de territorio francés, aunque sí autorizó defenderse a nivel local en caso de producirse un ataque galo contra los propios germanos. Tal posibilidad suponía en verdadero quebradero de cabeza para los alemanes porque la fortificada “Línea Sigfrido” había quedado muy desguarnecida debido a que la mayor parte de las Fuerzas Armadas Alemanas (Heer) se hallaban operando en Polonia. Por esa mismo, en caso de producirse una ofensiva francesa a gran escala, los alemanes únicamente disponían para defenderse de 17 divisiones, 10 de las cuales eran de reservistas, agrupadas en torno al I Ejército Alemán del general Erwin Von Witzleben, una cifra insuficiente para repeler un ataque en el Sarre.

Aproximadamente el Ejército Alemán desplegó 100.000 soldados y 100 piezas de artillería.

Ofensiva del Sarre

El 4 de Septiembre de 1939 dio comienzo la invasión de Francia a Alemania cuando la 42ª División de Infantería Francesa cruzó la demarcación fronteriza franco-germana. Sin encontrar ningún tipo de resistencia porque los escasos defensores alemanes prefirieron replegarse, los franceses avanzaron 6 kilómetros hacia el interior hasta ser frenados por culpa de las minas y trampas explosivas en caminos y carreteras que provocaron las primeras bajas a los galos. Casi al mismo tiempo, algo más al norte sobre la región de Launstroff, otra columna francesa atravesó la frontera penetrando unos 10 kilómetros en territorio enemigo y ocupando la localidad de Creutzwald, antes de acampar el día 7 frente a Sierck-les-Bains.

Tanque Renault FT-17 francés cruzando la frontera con Alemania.

Tanque Renault FT-17 francés cruzando la frontera con Alemania.

Oficialmente a las 3:50 horas de la madrugada del 9 de Septiembre de 1939, se inició la gran ofensiva del IV Ejército Francés sobre el Tercer Reich. Todo comenzó al amanecer mediante el cruce del Río Sarre a través de botes de remo, puentes artificiales de pontones, flotadores impermeables de paja o hierba seca y rampas sobre barcazas de duraluminio que permitieron el paso a los soldados y tanques por debajo de las 18 toneladas de peso. Una vez en la orilla opuesta, el primer contingente galo penetró 5 kilómetros en el sector de Sarreguemines; mientras que el siguiente equipado con vehículos Renault, Citroën y Rosengard, expulsó a los pocos militares alemanes del área de Omersviller, tomando el nexo de unión entre Brenschelbach y Peppenkum, y despejando el trayecto hacia Utwiller. Simultáneamente al norte, los tanques Renault R-35 y FT-17 del 20th Batallón Blindado Francés y las tropas inglesas de la 21ª División de Infantería Británica entraron en Blies y tras una marcha de 7 kilómetros tomaron Bliesbrück, donde cuatro blindados galos fueron destruidos en una breve escaramuza.

Soldado francés en una ciudad del Sarre.

Soldado francés en una ciudad del Sarre.

Repentinamente el 10 de Septiembre, el I Ejército Alemán protagonizó un pequeño contraataque sobre el pueblo de Apach que fracasó porque al cabo de unas horas los franceses recuperaron la localidad. Dos días más tarde, el 12 de Septiembre, se realizó el máximo avance del Ejército Francés en Alemania cuando sus vanguardias alcanzaron la línea defensiva en torno a Bübingen, Hinterwald, Uberwald y el Bosque de Warndt, además de ocupar la localidad de Brenschelbach que costó la muerte a 9 franceses (1 oficial, 1 suboficial y 7 soldados). Hubo incluso un breve enfrentamiento junto a la frontera de Luxemburgo que terminó con la voladura del Puente de Schengen.

Al producirse la invasión de la Unión Soviética a Polonia el 17 de Septiembre de 1939 en coalición con el Tercer Reich, se terminó de dar el golpe de muerte al Ejército Polaco y por tanto a aliviarse la concentración del Ejército Alemán en el Frente Oriental para en seguida comenzar a desviar divisiones hacia el Frente Occidental. Este inesperado suceso que sorprendió a los Aliados, forzó al Ejército Francés a suspender las operaciones de progreso en el Sarre y adoptar una actitud meramente defensiva.

Tanques franceses en el Bosque de Warndt.

Tanques franceses en el Bosque de Warndt.

Desde finales de 1939 en adelante, el IV Ejército Francés se dedicó exclusivamente a mantener las posiciones ganadas en el Sarre atrincherando a sus tropas. A partir de entonces los soldados franceses fueron víctimas de los francotiradores alemanes ocultos, los golpes de mano de patrullas avanzadas y las trampas explosivas en el suelo, llegando la 34ª División de Infantería Francesa a desactivar 12.173 minas (10.032 antipersona y 2.141 anticarro). Mientras tanto al otro lado de la “Línea Sigfrido”, fueron estacionándose nuevas divisiones alemanas de la recién invadida Polonia, lo que cada vez más alejó las posibilidades de éxito del Ejército Francés, cuyos mandos decidieron aceptar la derrota y ordenar la retirada el 30 de Septiembre.

Resultado

El Ejército Francés abandonó el Sarre el 5 de Octubre de 1939 para volver a refugiarse tras la seguridad de la “Línea Sigfrido” en Francia. Diez días más tarde, el 16 de Octubre, el grueso del Ejército Alemán avanzó sobre las zonas perdidas en Septiembre que nuevamente fueron recuperadas por el Tercer Reich. Únicamente las ciudades de Forbach y Orethal resistieron en manos de los franceses hasta que finalmente las dejaron atrás a mediados de Noviembre de 1939 para entregárselas a los alemanes.

Francia sufrió un total de 847 bajas entre 80 muertos, 105 heridos y 689 prisioneros, además de resultar destruidos 4 tanques.

Alemania sufrió 666 bajas entre 310 muertos y 356 heridos, además de ser 11 aviones derribados.

La ofensiva del Sarre efectuada por Francia fue la primera derrota terrestre de los Aliados Occidentales frente al Tercer Reich. Esta operación que desde el principio estuvo condenada al fracaso por no perseguir un objetivo claro, hubiese tenido un resultado bien distinto de haberse planteado con meses de antelación como una campaña de invasión a nivel general contra Alemania y no contra una región concreta con la que ni siquiera se sabía qué hacer. Tal cosa sin duda obligó al Ejército Francés a pasar a la defensiva en el Frente Occidental, cuando verdaderamente había tenido una oportunidad real de modificar la Segunda Guerra Mundial.

 

Bibliografía:

-Alfonso Casado, Operación Sarre. El Ataque Francés sobre Alemania en Septiembre de 1939 ¿Una oportunidad perdida?, Revista Serga Nº101 (2016),p.41-46
-https://en.wikipedia.org/wiki/Saar_Offensive