Invasión de Francia, Bélgica, Holanda y Luxemburgo

 

Muy posiblemente el hecho que cambió la Segunda Guerra Mundial y decidió su desarrollo en la mayor parte del conflicto, fuera la invasión del Tercer Reich a Europa Occidental que acabó en la conquista alemana de Francia, Bélgica, Holanda y Luxemburgo.

<<Drôle de Guerre>>

Antes de comenzar la Segunda Guerra Mundial, el Ejército Francés ante el mundo era visto como la mejor fuerza armada de la Tierra. No obstante la opinión pública se equivocaba, pues además de ser uno de los más numerosos, era el que peores mandos y tácticas tenía en Occidente. La idea de la guerra para Francia era “ante el ataque defenderse”, como había sucedido en la Primera Guerra Mundial. Los franceses habían olvidado las palabras de su gran Emperador Napoleón Bonaparte que decía que “la mejor defensa es el ataque”.

Francia confiaba para la defensa en la Línea Maginot, una muralla que se extendía desde la ciudad de Basilea junto a Suiza hasta Longuyon en Luxemburgo. La construcción de la Línea Maginot consistía en miles de búnkers subterráneos con galerias y pasadizos, hasta 5 kilómetros en algunos casos, que se intercomunicaban con torretas giratorias automáticas y elevadores para municiones, todo ello precedido de zanjas anticarro, trampas, minas, pozos de tiradores, etcétera. La monumentalidad de la Línea Maginot poseía hasta viviendas bajo tierra para los soldados e incluso cines, con salas de teatros y todo tipo de lujos. Sin embargo tenía un fallo, el acomodamiento de los soldados en su interior, sin apenas ver la luz del Sol, había conformado en su psicología una realidad que no era la real y una pasividad generalizada.

Durante el tiempo que pasó desde la invasión de Polonia hasta la campaña francesa, nadie hizo absolutamente nada por detener a Hitler. Tanto ingleses como franceses se dedicaron a ocultarse tras la Línea Maginot, cuando una invasión a Alemania en aquellas fechas les hubiese aportado probablemente la victoria. Pero en el recuerdo estaba la Primera Guerra Mundial de 1914-1918, y todo el mundo esperaba acabar con Alemania mediante el bloqueo naval y la antigua guerra de trincheras. Mientras tanto las únicas acciones de envergadura fueron las de lanzar millones de octavillas sobre el Reich instando inúltilmente a la sublevación contra Hitler. Este periodo fue conocido como la “Drole de Guerre (Guerra de Broma)”.

Londres al igual que París había empezado a movilizar sus ejércitos. A Francia envió el Cuerpo Expedicionario Británico, repitiendo la misma experiencia de 1914. Sin embargo a diferencia de la Gran Guerra las fracturas entre Reino Unido y Francia era muy grandes. Los franceses habían sido obligados a ir a la guerra cuando se declararon hostilidades al Reich. Nadie quería combatir, la desmoralización reinaba en el Ejército Francés y la población se lanzaba a las calles mediante protestas y huelgas con el fin de alcanzar la paz. Los franceses, de costumbre democrática y republicana, no entendían como podían ir a la guerra por un problema entre un totalitarismo como Alemania y una nación autocrática como Polonia. Si los polacos sucumbían ante los alemanes a los franceses les daba igual. Los ingleses por su parte más acostumbrados a las aventuras bélicas no se tomaron tan mal el nuevo conflicto, pero tampoco bien, pues había un salto enorme entre la ilusión de 1914 y el “vamos a regañadientes” de 1939.

A principios de 1940 era cierto que el Ejército Francés era el mejor de Europa, aunque sólamente si se comparaba en superioridad númerica y con determinadas armas. Pero lo cierto es que su visión de la guerra era de las más anticuadas del mundo. Los franceses pensaban que el nuevo conflicto se ganaría haciendo que los alemanes se desangraran en una inmensa línea de trincheras al igual que en la Gran Guerra, para luego envolverles con una carga de la caballería como si estuvieran en el siglo XIX. En ningún momento contaron con que 1940 era una época de movimientos y que las armas defensivas habían perdido poder frente a las ofensivas. Los tanques Somua y Madagascar, superiores a los Panzer alemanas en blindaje y cañón, no fueron aprovechados porque se los usaba simplemente como escolta a la infantería en lugar de emplearlos como elemento de ruptura y envolvente en coordinación con la aviación. Nadie jamás escuchó al general Charles De Gaulle que antes del conflicto subrayó la importancia del tanque como punta de vanguardia en los ejércitos modernos, prácticamente se rieron de él y lo pagarían caro. Tampoco el ejército se preocupó de la aviación, teniendo esta rama un gran número de aviones, pero todos anticuados, incluso el mejor caza Dewoitine D.520 era muy inferior a los cazas alemanes e italianos. Otro problema eran los mandos y la estructura interna del Ejercito Francés, en aquellos instantes muy podrida a causa de la desigualdad entre oficiales y soldados, algo que provocaba que los segundos viesen a los primeros como enemigos más que como jefes por el mal trato que les daban (a veces torturas), con lo cual la desobediencia y los motines estarían garantizados si las cosas se ponían feas en el frente.

Pensada para una defensa, la colocación del Ejército Francés al mando supremo del general Maurice Gamelin fue muy errónea. Las fuerzas armadas galas se dividieron de la siguiente manera: el I Grupo de Ejércitos paralelo a la frontera Bélgica entre el Mar del Norte y el Río Mosa; el II Grupo de Ejércitos entre las Ardenas y la frontera con Luxemburgo; el III Grupo de Ejércitos Idefendiendo la Línea Maginot en Alsacia y Lorena; y el Ejercito de los Alpes paralelo a la frontera con Italia desde Suiza hasta el Mar Mediterráneo. Había más de 2.000.000 de soldados franceses y 1.225 aviones repartidos en 1.050 cazas y 175 bombarderos. Entre la tropa estaban los coloniales procedentes de Marruecos, Argelia, Senegal, Túnez, Chad y el África Negra.

Gran Bretaña al igual que en la Primera Guerra Mundial envió al Cuerpo Excedicionario Británico al mando del general Lord Gort, que ya comunicó a Londres sus dudas sobre sus aliados franceses. Pronto se trasladó al Cuerpo Expedicionario Británico II del general Alan Francis Brooke, muy inferior en número. Eran un total de 13 divisiones, 2 de ellas de Escocia. Con casi 400.000 soldados disponían los británicos apoyados por 400 aviones de la Real Fuerza Aérea Británica (RAF o Royal Air Force) con 180 cazas y 220 bombarderos, además de haber 300 tanques y 5.000 vehículos.

Bélgica una vez más sería el país de paso de los alemanes para invadir Francia como había ocurrido en la Guerra Franco-Prusiana del siglo XIX y en la Gran Guerra. Para su defensa Bélgica tenía 22 divisiones con 600.000 hombres y una fuerza aérea de 192 aviones absoletos, todo ello comandado por el general Édouard Van Der Bergen. Sin embargo contaba con el más inexpugnable fuerte de Europa: la Fortaleza de Eben-Emael.

Holanda entraba dentro de los planes alemanes de conquista y apenas había tenido tiempo el país para preparar la defensa, salvo el control de sus canales para inhundar zonas por debajo del nivel del mar. El Ejército Holandés del general Henry Winkelman poseía 10 divisiones y 3 brigadas, todas muy inferiores en comparación con su enemigo. Las fuerzas sumaban los 280.000 soldados, 700 cañones, 6 tanques, 32 vehículos armados y 145 aviones.

Luxemburgo apenas tenía ejército para defenderse. En el país la única fuerza armada era el Cuerpo Voluntario Luxemburgués del general Emille Speller con sólo 400 soldados del Ducado y una caballería de 12 jinetes y 12 caballos.

Polonia Libre, nación exiliada en Londres, prestó la 1ª División Polaca Libre y la 2ª División Polaca Libre de Fusileros, ambas al mando del general Wladyslaw Sikorski, sumando 50.000 polacos.

La Chequia en el exilio de París proveyó al Ejército Francés su 1ª División Checa Libre con 1.000 hombres al mando del general Sergej Ingr.

Canadá como miembro de la Commonwealth desplegó la 1ª Brigada Canadiense.

Juntando todos los ejércitos de Francia, Reino Unido, Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Canadá, Polonia Libre y Chequia Libre, sumaban 3.450.000 soldados, 3.383 tanques, 13.974 cañones y 3.000 aviones.

Fuerzas Aliadas:

+I Grupo de Ejérctos Francés (General Gaston Billote)
·I Ejército
-Cuerpo de Caballería: 2ª División Mecanizada Ligera y 3ª División Mecanizada Ligera.
-3º Cuerpo: 1ª División Marroquí y 2ª División Norteafricana.
-4º Cuerpo: 32ª División de Infantería.
-5º Cuerpo: 5ª División Norteafricana y 101ª División de Infantería.
-7º Cuerpo Belga: 2ª División de Cazadores de las Ardenas y 8ª División de Infantería.
·II Ejército (General Charles Huntziger)
-10º Cuerpo: 3ª División Norteafricana, 5ª División de Caballería Ligera, 55ª División de Infantería y 71ª División de Infantería.
-18º Cuerpo: 1ª División de Infantería Colonial y 41ª División de Infantería.
-Reserva: 2ª División de Caballería Ligera, 5ª División de Caballería Ligera y 1ª Brigada de Caballería.
·VII Ejército (General Henri Giraud)
-1º Cuerpo: 1ª División Mecanizada Ligera y 25ª División Motorizada.
-16º Cuerpo: 9ª División Motorizada.
-Reserva: 21ª División de Infantería, 60ª División de Infantería y 68ª División de Infantería.
·IX Ejército (General André Corap)
-2º Cuerpo: 4ª División Ligera de Caballería y 5ª División Motorizada.
-11º Cuerpo: 1ª División Ligera de Caballería, 18ª División de Infantería y 22ª División de Infantería.
-41º Cuerpo: 61ª División de Infantería, 102ª División de Fortaleza y 3ª Brigada Spahi.
-Reserva: 4ª División Norteafricana, 53ª División de Infantería y 1ª División Checa Libre.

+Cuerpo Expedicionario Británico (General Lord Gort)
-1º Cuerpo: 1ª División de Infantería, 2ª División de Infantería y 48ª División de Infantería “South Midland”.
-2º Cuerpo: 3ª División de Infantería, 4ª División de Infantería y 50ª División de Infantería “Northumbrian”.
-3º Cuerpo: 42ª División de Infantería “East Lancashire” y 44ª División de Infantería “Home Countries”.
-Reserva: 5ª División de Infantería, 12ª División de Infantería, 23ª División de Infantería y 46ª División de Infantería.

+Cuerpo Expedicionario Británico II (General Alan Francis Brooke)
-52ª División de Infantería Escocesa “Lowland”
-155ª Brigada de Infantería
-156ª Brigada de Infantería
-157ª Brigada de Infantería
-1ª Brigada Canadiense

+Ejército Belga (General Édouard Van Den Bergen)
-1º Cuerpo: 1ª División de Infantería, 4ª División de Infantería y 7ª División de Infantería.
-2º Cuerpo: 6ª División de Infantería, 11ª División de Infantería y 14ª División de Infantería.
-3º Cuerpo: 1ª División de Cazadores, 2ª División de Infantería y 3ª División de Infantería.
-4º Cuerpo: 9ª División de Infantería, 15ª División de Infantería y 18ª División de Infantería.
-5º Cuerpo: 12ª División de Infantería, 13ª División de Infantería y 17ª División de Infantería.
-6º Cuerpo: 5ª División de Infantería, 10ª División de Infantería y 16ª División de Infantería.
-Cuerpo de Caballería: 1ª División de Caballería y 2ª División de Caballería.

+Cuerpo Voluntario Luxemburgués (General Emile Speller)
-Guardia Ducal.
-Policía Nacional.

+II Grupo de Ejércitos Francés (General André Gaston Pretellat)
·III Ejército (General Charles Condé)
-Cuerpo Colonial: 2ª División de Infantería, 51ª División Escocesa “Highlanders” y 56ª División de Infantería.
-6º Cuerpo: 26ª División de Infantería y 42ª División de Infantería.
-24º Cuerpo: 51ª División de Infantería.
-42º Cuerpo: 20ª División de Infantería y 58ª División de Infantería.
-Reserva: 3ª División de Caballería Ligera, 6ª División Norteafricana, 6ª División Colonial, 6ª División de Infantería, 7ª División de Infantería y 8ª División de Infantería.
·IV Ejército (Generañ Edouard Réquin)
-9º Cuerpo: 11ª División de Infantería y 47ª División de Infantería.
-20º Cuerpo: 52ª División de Infantería y 82ª División Africana.
-Reserva: 1ª División Polaca Libre y 45ª División de Infantería.
·V Ejército (General Victor Bourret)
-8º Cuerpo: 24ª División de Infantería y 31ª División de Infantería.
-12º Cuerpo: 16ª División de Infantería, 35ª División de Infantería y 70ª División de Infantería.
-17º Cuerpo: 62ª División de Infantería y 103ª División de Infantería.
-43º Cuerpo: 30ª División de Infantería.
-Reserva: 44ª División de Infantería.

+III Grupo de Ejércitos Francés (General Gaston Billote)
·VIII Ejército (General Emile Laure)
-7º Cuerpo: 13ª División de Infantería y 27ª División de Infantería.
-13º Cuerpo: 19ª División de Infantería, 54ª División de Infantería, 104ª División de Infantería y 105ª División de Infantería.
-44º Cuerpo: 67ª División de Infantería.
-45º Cuerpo: 57ª División de Infantería, 63ª División de Infantería y 2ª División Polaca Libre de Fusileros.

+Ejército Holandés (General Henri Winkelman)
-1º Cuerpo: 1ª División de Infantería y 2ª División de Infantería.
-2º Cuerpo: 3ª División de Infantería y 4ª División de Infantería.
-3º Cuerpo: 5ª División de Infantería y 6ª División de Infantería.
-4º Cuerpo: 7ª División de Infantería y 8ª División de Infantería.
-Reserva: División Ligera, División “Peel”, Brigada A, Brigada B y Brigada C.

+Ejército Francés de los Alpes (General René Orly)
-14º Cuerpo: 64ª División Alpina y 66ª División Alpina.
-15º Cuerpo: 65ª División Alpina y 2ª División Colonial.
-Reserva: 8ª División Colonial.

Plan Amarillo

La experiencia de Alemania en la Primera guerra Mundial y en la Guerra Franco-Prusiana cuando sus tropas cruzaron las Ardenas, había derivado en una larga lucha de desgaste con muchísimos muertos. Francia confiaba en sus defensas y en la guerra de desgaste para vencer a Alemania, pero aquello no era 1914, sino 1940, Adolf Hitler no estaba dispuesto a quedarse sentado en una trinchera, el lema era siempre avanzar, es decir, la “Guerra Relámpago (Blitzkrieg)”.

El Plan Schileffen era la clásica táctica que había ideado Alemania para invadir Francia, operación diseñada en el siglo XIX por el general Alfred Schlieffen. Helmuth Von Moltke ya la puso en práctica en 1914 con la invasión a través de Bélgica, ofensiva que fracasó al quedar parada ante las puertas de París en la Batalla del Marne. Sin embargo en 1940 el Plan Schlieffen sufrió modificaciones gracias a un proyecto del general Erich Von Manstein, que propuso el Plan Manstein, en el cual el Ejército Alemán (Wehrmacht) tendría que avanzar por la ruta Amberes-Bruselas-Namur para caer sobre Dyle en Francia y aislar al ejército franco-británico por el Mar del Norte. En un principio la idea de Manstein no tuvo éxito entre los militares alemanes, los generales Alfred Jodl y Walther Von Brautisch se lo rechazaron, sin embargo la impresión de Hitler fue muy positiva. Gracias a que un avión alemán Messerschmitt Bf 108 Taifun se estrelló en Bélgica el 10 de Enero de 1940 con un boceto de la invasión alemana que los belgas encontraron, el plan original hubo de modificarse y posiblemente eso cambió la Historia. Ese accidente consiguió que Hitler se saliera con la suya y el plan de Manstein fuese revisado. El 17 de Febrero de 1940 Manstein presentó el programa ante Adolf Hitler y al fundador de la Blitzkrieg, general Heinz Guderian, haciendo que ambos se decantaran por la posibilidad de avanzar por las Ardenas a través del Río Mosa, siguiendo el Plan Manstein. Oficialmente la planificación de Europa Occidental se dictaminó de la siguiente manera: El Grupo de Ejércitos A atacaría en Bélgica y Luxemburgo por las Ardenas y el Mosa; el Grupo de Ejércitos B invadiría Holanda; y el Grupo de Ejércitos C se detendría frente a la Línea Maginot para distraer fuerzas francesas. Hitler finalmente aprobó la estratégia de Manstein denominada Plan Amarillo. Si Alemania había estado a punto de extinguirse años antes en Francia, esta vez llevaría a cabo su tan esperada venganza de manera especial.

El despliegue estratégico de la Wehrmacht se hizo con el Grupo de Ejércitos A frente a Holanda, el Grupo de Ejércitos B frente a Bélgica y el Grupo de Ejércitos C frente a la Línea Maginot. En ese momento la Wehrmacht se encontraba dividida en 137 Divisiones (118 de infantería 10 Panzer, 7 motorizadas, 2 de paracaidistas y 1 de caballería, etcétera…), fuerzas menores que su enemigos, pero completas en regimientos y batallones a diferencia de los franceses. Había 3.350.000 tropas con 2.445 tanques (Panzer I, II, III y IV) y 7.378 cañones. La Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe), disponía de 3.479 aviones repartidos en 1.400 cazas (Messerschmitt Bf 109 y Messerschmitt Bf 110), 1.450 bombarderos (Heinkel He 111, Dornier Do 17 y Junkers Ju 88), 350 bombarderos en picado Stukas, 267 transportes Junkers Ju 52 y 12 hidroaviones Heinkel He 59.

Sin nadie saberlo, Italia también hacia sus planes precipitados. Aunque Benito Mussolini no sabía que su amigo Hitler iba a invadir Europa Occidental, tenía una operación secreta para atacar los Alpes Franceses desde el Norte de Italia en caso de que Alemania se lanzase al vecino galo. Sin embargo el equipo italiano era muy pobre dado el caso de guerra y el país debería mostrarse neutral antes de tomar cualquier medida. Por eso, tanto Mussolini como el Rey Víctor Manuel III, esperarían el desarrollo de los acontecimientos antes de lanzar sus soldados contra los Alpes.

Italia disponía del Grupo de Ejércitos Oeste desplegado ante los Alpes Occidentales al mando del Príncipe Umberto de Saboya. Esta fuerza se caracterizaba por tener 32 divisiones (26 de infantería y 6 aplinas), 3 agrupaciones alpinas, dos agrupaciones rápidas y un regimiento alpino independiente, todo ello dividido en 193 batallones (113 de infantería, 47 alpinos, 28 de Camisas Negras y 5 de Bersaglieri). Las tropas comprendían 312.500 hombres (12.500 oficiales y 300.000 soldados) con un armamento de 30 tanques, 2.949 piezas de artillería (19 pesadas, 1.008 medias y 1.922 ligeras), 4.271 ametralladoras, 3.151 morteros (664 de 81 milímetros y 2.487 de 45 milímetros) y 5.163 fusiles ametralladoras.

Fuerzas del Eje:

+Grupo de Ejércitos A (General Gerd Von Rundest)
·IV Ejército (General Günter Von Kluge)
-2º Cuerpo: 12ª División de Infantería, 32ª División de Infantería y 62ª División de Infantería.
-5º Cuerpo: 211ª División de Infantería, 251ª División de Infantería y 263ª División de Infantería.
-8º Cuerpo: 8ª División de Infantería, 28ª División de Infantería, 87ª División de Infantería y 267ª División de Infantería.
-15º Cuerpo: 5ª División Panzer y 7ª División Panzer “Fantasma”.
·XII Ejército (General Wilhelm Von List)
-3º Cuerpo: 3ª División de Infantería, 23ª División de Infantería y 52ª División de Infantería.
-6º Cuerpo: 16ª División de Infantería y 24ª División de Infantería.
-18º Cuerpo: 5ª División de Infantería, 21ª División de Infantería, 25ª División de Infantería y 1ª División de Montaña.
·XVI Ejército (General Ernst Busch)
-7º Cuerpo: 36ª División de Infantería y 68ª División de Infantería.
-13º Cuerpo: 15ª División de Infantería, 17ª División de Infantería y 10ª División de Infantería.
-23º Cuerpo: 34ª División de Infantería, 58ª División de Infantería, 76ª División de Infantería y 26ª División de Infantería.
·Panzergruppe Kleist (General Ewald Von Kleist)
-14º Cuerpo: 2ª División Motorizada, 13ª División Motorizada y 29ª División Motorizada.
-19º Cuerpo: 1ª División Panzer, 2ª División Panxer y 10ª División Panzer.
-41º Cuerpo: 6ª División Panzer y 8ª División Panzer.
·Reserva (General Georg Stumme)
-14º Cuerpo: 6ª División de Infantería, 9ª División de Infantería, 4ª División de Infantería, 27ª División de Infantería, 71ª División de Infantería y 73ª División de Infantería.

+Grupo de Ejércitos B Alemán (Genral Fedor Von Bock)
·VI Ejército (General Walter Von Reichenau)
-16º Cuerpo: 4ª División de Infantería, 33ª División de Infantería, 3ª División Panzer y 4ª División Panzer.
-4º Cuerpo: 15ª División de Infantería y 205ª División de Infantería.
-11º Cuerpo: 7ª División de Infantería, 211ª División de Infantería, 253ª División de Infantería y 31ª División de Infantería.
·XVIII Ejército (General George Von Klucher)
-10 Cuerpo: Regimiento SS “Leibstandarte Adolf Hitler”, 227ª División de Infantería y 1ª División de Caballería.
-26 Cuerpo: 256ª División de Infantería, 254ª División de Infantería y División SS “Der Führer”.
-Reservas: 207ª División de Infantería, 208ª División de Infantería, 225ª División de Infantería, 526ª División de Infantería, 9ª División Panzer, 7ª División Aerotransportada “Fallschirmjäger” y 22ª División Tierra-Aire.

+Grupo de Ejércitos C Alemán (General Ritter Von Leeb)
·I Ejército (General Friedrich Dollman)
-12º Cuerpo: 75ª División de Infantería, 93ª División de Infantería y 258ª División de Infantería.
-24º Cuerpo: 252ª División de Infantería, 257ª División de Infantería, 262ª División de Infantería y 268ª División de Infantería.
-30º Cuerpo: 79ª División de Infantería y 95ª División de Infantería.
-37º Cuerpo: 215ª División de Infantería y 246ª División de Infantería.
-Reserva: 94ª División de Infantería y 98ª División de Infantería.
·VII Ejército ( General Erwin Von Witzleben )
-25º Cuerpo: 555ª División de Infantería y 557ª División de Infantería.
-33º Cuerpo: 554ª División de Infantería y 556ª División de Infantería.

+Grupo de Ejércitos Oeste Italiano (Príncipe Umberto de Saboya)
·I Ejército (General Pietro Pintor)
-2º Cuerpo: 4ª División de Infantería “Livorno”, 33ª División de Infantería “Acqui”, 36ª División de Infantería “Forlì” y 4ª División Alpina “Cuneense”.
-3º Cuerpo: 3ª División de Infantería “Ravenna” y 6ª División de Infantería “Cuneo”.
-15º Cuerpo: 5ª División de Infantería “Cosseria”, 37ª División de Infantería “Módena” y 44ª División de Infantería “Cremona”.
-Reserva: 7ª División de Infantería “Lupi di Toscana”, 16ª División de Infantería “Pistoia”, 22ª División de Infantería “Cacciatori delle Alpi”, 5ª División Alpina “Pusteria”, 1º Regimiento Bersaglieri y Regimiento de Caballería “Monferrato”.
·IV Ejército (General Alfredo Gozzoni)
-1º Cuerpo: 1ª División de Montaña “Superga”, 24ª División de Infantería “Pinerolo” y 59ª División de Montaña “Cagliari”.
-4º Cuerpo: 2ª División de Montaña “Sforzesca” y 26ª División de Montaña “Assietta”.
-Cuerpo Alpino: 1ª División Alpina “Taurinense”, Grupo Alpino “Levanna” y 3º Regimiento Alpino.
-Reserva: 11ª División de Infantería “Brennero”, 58ª División de Infantería “Legano”, 2ª División Alpina “Tridentina”, 4º Regimiento Bersaglieri y Regimiento de Caballería “Nizza”.

El Tercer Reich ataca Occidente

A las 4:00 horas del 10 de Mayo de 1940 decenas de aviones alemanes de la Luftwaffe aparecieron sobre Holanda, concretamente en la ciudad de La Haya en Holanda, y la bombardearon repentinamente. Con las ruinas llameantes de la urbe que había visto nacer los Derechos Internacionales del Hombre con el famoso Tribunal de la Haya, empezaba la invasión de Europa Occidental.

Avión de transporte alemán Junkers Ju 52 soltando paracaidistas Fallschirmjäger sobre Holanda el 10 de Mayo de 1940.

Momentos después del bombardeo inicial en Holanda, 250 aviones de transporte Junkers Ju 52 soltaron paracaidistas de la 7ª División Aerotransportada al mando del general Kurt Student sobre los puentes de Moerdijk y Dordrecht, además del aeródromo de Waalhaven. Los enfrentamientos con la infantería holandesa fueron cruentos, pero al final los alemanes se hicieron con sus objetivos.

Si los primeros asaltos con paracaidistas aquel 10 de Mayo sobre Holanda y Bélgica habían sido de un éxito rotundo, los alemanes no dejarían de sorprender. La nueva innovación fue emplear 12 hidroaviones alemanes Heinkel He 59 que amerizaron sobre el Río Maas en el centro de Rotterdam, desde donde bajaron 150 soldados para desplegarse por la ciudad, algo que lograron únicamente en las afueras. La Marina Holandesa desde los canales contraatacó con el destuctor Van Galen y los cañoneros Flores y Johan Mauritius Van Nassau, y aunque su fuego naval causó estragos a los paracaidistas, la Luftwaffe los hizo poner en reirada con sus bombas soltadas sobre el río remontando hacia el mar. Al final de los primeros asaltos en suelo holandés había 5.000 alemanes de la 22ª División de Infantería y la 7ª División Aerotransportada, llevados todos en planeadores DFS-230.

Aterrizaje de paracaidistas germanos en suelo holandés.

Bélgica y Holanda se convirtieron en un campo aéreo de tiro de la Luftwaffe en aquellas horas, ya que una buena parte de aeródromos belgas y holandeses fueron atacados para destruir a las fuerzas aéreas de estos dos países en tierra. Curiosamente la Luftwaffe en esos primeros instantes no molestó ni a ingleses ni a franceses. Todo formaba parte de un plan premeditado, pues quería sacar a las fuerzas franco-británicas del Norte de Francia para atraerlas a Bélgica y Holanda, de este modo el ataque al Sedán previsto para días más tarde podría rodearles y encerrarles. Esta primera parte de la trampa consiguió sus objetivos, ya que instantáneamente los franceses movieron 41 divisiones junto a todo el Cuerpo Expedicionario Británico para socorrer a sus aliados belgas y holandeses entre la línea Dyle-Amberes-Namur. Todo salía a la perfección.

Fortaleza de Eben Emael

Eben-Emael era la fortaleza más inexpugnable de Europa en aquellos instantes. Compuesta por una muralla, bajo el suelo se constituía por galerías de hormigón y acero protegidas por barreras anticarros y cúpulas de artillería giratoria, además de infinidad de búnkers y casamatas con ametralladoras y pozos de tirador. Eben-Emael con su guarnición de 1.200 hombres era más segura que cualquier punto fuerte de la Línea Maginot o Sigfrido en 1940.

Coincidiendo con la invasión de Bélgica, el asalto a Eben-Emael comenzó a las 4:30 horas de la noche cuando 85 paracaidistas reunidos en 11 planeadores DFS-230 arrastrados por otros 11 transportes Junkers Ju 52 aterrizaron silenciosa y magistralmente sobre las murallas y techos del que se vanagloriaba como fuerte más poderoso de Europa. Apenas tuvieron tiempo las baterías antiaéreas de apuntar a los aviones, pues los paracaidistas al salir de los aparatos se despleglaron fugazmente por el interior de la fortaleza abriendo fuego contra los guardias. En seguida las casamatas y torretas fueron tomadas y los defensores encañonados. Todas las cúpulas de artillería giratoria fueron voladas con cargas de explosivo huecas y las piezas menores neutralizadas con lanzallamas a través de ventiladores.

A la vez que se tomaba Eben-Emael, tres grupos con 73 paracaidistas, los llamados “Fallschirmjäger” aterrizaron sobre los puentes belgas de Vroenhoven, Kannes y Veldwezelt, que conquistaron fácilmente, para abrir el paso a los carros de vanguardia y que así tuviesen vía libre para desperdigarse por Bélgica.

Infantería belga marcha a defender su patria de la invasión.

Sobre las 5:00 horas la Luftwaffe lanzó un bombardeo masivo contra Bélgica que destruyó 53 aviones belgas aparcados en tierra. Al mismo tiempo el Grupo de Ejércitos A empezó a cruzar la frontera con Bélgica y un terrible ataque se desencadenó en la demarcación internacional. La punta de lanza fue el VI Ejército Alemán que quedó detenido cuando el puente que iba hacia Amberes fue volado con explosivos, por lo que tuvieron que iniciar los zapadores tareas de reparación. El Panzergruppe Kleist por su parte arrolló las defensas francesas por el Sur con un ataque de más de 200 Panzer apoyados por cazabombarderos en picado Stukas. Entre la confusión causada por el Panzergruppe Kleist una división de caballería francesa tuvo que ponerse en retirada.

Mientras tanto los combates en la Fortaleza de Eben-Emael continuaban. En poco tiempo la fortaleza exterior fue asegurada y los defensores belgas se replegaron a los sótanos y subterráneos esperando un milagro, pero los alemanes finalmente entraron y los desalojaron. Los que salían de escondites eran barridos por los Stukas que durante todo el dia sobrevolaron el castillo dando escolta a los paracaidistas. Un belga hubo de asomarse caída la noche con una bandera blanca para indicar que capitualaban.

La fortaleza de Eben-Emael se rindió la noche del 10 al 11 de Mayo con 1.200 soldados belgas, habiendo sufrido sólamente los alemanes 6 muertos y 19 heridos.

Invasión de Holanda

Realmente las principales operaciones sobre Holanda comenzaron el 11 de Mayo de 1940, cuando la ofensiva se llevó también por tierra al cruzar el Grupo de Ejércitos B la frontera holandesa por Gennep. Como en Bélgica el dia anterior, el golpe fue demoledor y la infantería rápidamente se hizo con las ciudades de Brandenburgen y Vegel, ambas con todos sus puentes intactos.

Cañón de 37 milímetros alemán siendo usado como cobertura por soldados de la Wehrmacht en Holanda.

Al mismo tiempo que se producía la invasión por tierra, más paracaidistas alemanes aterrizaron en el aeródromo de Ockenburg donde fueron sometidos a un intenso fuego, incluso las tripulaciones de los aparatos tuvieron que tomar parte en los enfrentamientos. En el aeropuerto de Ypenburg atacaron 13 aviones transportes alemanes, sin embargo el fuego antiaéreo holandés derribó 11 de estos aparatos provocando una masacre antes de que llegaran al suelo, fracasando de ese modo la misión. En el único sitio que tuvieron suerte los alemanes ese día fue en el aeródromo de Valkenburg que tomaron apenas sin problemas.

El puente de Maastrich fue reparado ese día, por este pasó el Grupo de Ejércitos A que tomó la ciudad belga de Tongres. La caballaría francesa estableció contacto con los alemanes del Panzergruppe Kleist, aunque se tuvo que retirar rápidamente cuando se enteraron de que sus enemigos habían tomado la primera línea defensiva. Al final del día los alemanes rompieron el frente central por Bélgica, eso hizo empezar a moverse al grueso del ejército francés y británico a través de la frontera belga.

En las primeras horas del 12 de Mayo la Luftwaffe bombardeó los aeropuertos holandeses de Begen, Schipol, Haastede, Koody, Sosterberg y Hilversun. Para intentar tomar los alemanes el aeródromo de Valkenburg que el día antes les había costado tantos muertos, fue necesario pasar de largo el aeropuerto con los aviones en dirección al mar para luego regresar y atacar por sopresa, de esa manera consiguieron hacerse con el objetivo. Unos 120 paracaidistas Fallschirmjäger saltaron al Sur del aeropuerto de Katwijk Aan Zee tomando las instalaciones, sin embargo la pista blanda hizo que los aviones Junkers Ju 52 se quedaran incrustados en el barro al aterrizar en la pista. Más suerte tuvieron las fuerzas acorazadas que desde la frontera germano-holandesa penetraron por la línea Grebbe-Peel, bordeando los canales de agua que inútilmente inhundaron varios diques.

Sobre Bélgica los progresos alemanes continuaban paralelos a los Países Bajos. Jamás hubiesen pensando los franceses que las Ardenas, a las que consideraban una barrera natural de bosques infranqueables, fueran atravesables por ejércitos, no obstante los Panzer podían circular sobre estas sin problemas gracias a las nuevas tecnologías blindadas adaptadas a todo tipo de terreno. Sin esperarlo, las tropas del Tercer Reich cargando por las Ardenas ocuparon la ciudad de Bouillon el 13 de Mayo y entraron por primera vez en territorio francés a ambos lados del Río Mosa y el Sedán, tomando Dinant. Una vez que los alemanes alcanzaron el Mosa, los franceses dispararon con toda su artillería desde la otra parte, por lo que los germanos solicitaron un bombardeo de Stukas que duró cinco horas. Concluido el bombardeo de Stukas en el Mosa, los alemanes del Regimiento Gross Deutschland empezaron a cruzar el río en botes de goma, lanchas neumáticas y fuerabordos blindados. Al llegar a la orilla rodearon los búnkers enemigos y ante este acto los franceses se rindieron en masa. Los bombarderos en picado Stukas volvieron rociando de bombas a las tropas francesas y destruyeron varios de sus tanques, poco después se libró una batalla de carros de combate donde la táctica de los Panzer alemanes se impuso sin problemas venciendo a los franceses. Aseguradas todas las orillas, los zapadores construyeron en tiempo récord puentes flotantes por los que rápidamente circuló el grueso del Ejército Alemán que sin oposición se adentraba en Bélgica camino de Francia.

La ciudad holandesa de Rotterdam en llamas tras el bombardeo de la Luftwaffe.

A las 13:30 horas del 14 de Mayo un grupo de 92 bombarderos alemanes Heinkel He 111 sobrevolaron la ciudad holandesa de Rotterdam. El objetivo de los aviones era bombardear su puente si no veían banderitas rojas como solicitaron a la población. Un total de 36 de los aparatos vieron las banderas y se retiraron, en cambio los otros 56 no las distinguieron y soltaron su carga de bombas. La destrucción fue devastadora en Rotterdam, muriendo más de 900 civiles holandeses y quedando sin casa 78.000 personas.

Debido a la masacre de Rotterdam, Holanda amedentrada y ante el temor de más represalias, no tuvo más remedio que pedir la paz incondicional. La Reina Guillermina de Orange huyó al exilio de Londres y los alemanes sin encontrar más disparos ocuparon todo el país. Holanda había dejado de existir en el mapa europeo y se convertía en territorio del Reich.

Invasión de Bélgica y Luxemburgo

Si la noticia de rendición de Holanda el 14 de Mayo había caído como un jarro de agua fría en las líneas franco-británicas, peor fue cuando a las 17:00 horas de la tarde las 55ª y 71ª Divisiones Francesas se lanzaron a la ofensiva contra los alemanes, ya que el asalto terminó en fracaso porque la Wehrmacht rodeó a las tropas francesas y destruyó por completo a las dos divisiones.

El 15 de Mayo los británicos cubrieron la zona de Lovaina hasta Namur, y los franceses la zona de Bresckens al Río Escalda y Wavre. Durante toda la noche los belgas y franceses estuvieron retirándose desde la línea del Río Escalda a Namur, mientras los alemanas avanzaban sigilosos entre la oscuridad. Un general llamado Erwin Rommel, jefe de la 7ª División Panzer, diezmó a la 1ª División Blindada Francesa cerca de Philippeville donde se rindieron los franceses por miles. Al mismo tiempo unidades acorazadas del Grupo de Ejércitos A rompieron en dos partes las defensas galas y arrollaron a la 2ª División Blindada Francesa.

Todavía aquel 15 de Mayo los franco-británicos creían que el objetivo alemán era el mismo Plan Schlieffen de la Primera Guerra Mundial, y que la invasión hacia Francia vendría paralela a la costa o por Amberes. Por esa razón sobre aquel área desplegaron 50 divisiones en profundidad contra sólo unas pocas alemanas que se habían clavado al terreno sin avanzar para disimular. El resto del Ejército Alemán se volcaba sobre el las Ardenas donde las defensas eran infinitamente menores para rodear al enemigo por la espalda y destruirlo. No fue hasta la noche cuando los franceses se dieron cuenta de lo que sucedía, demasiado tarde. En el Alto Mando Francés el pánico cundió y todos se echaron la culpa unos a otros por los errores cometidos, incluso el Presidente de la nación, Paul Reynaud, cometió la torpeza de comunicar a Londres: “¡Estamos derrotados, hemos sido vencidos!”.

Avance alemán en Bélgica durante 1940.

Un día triste fue el 16 de Mayo cuando varios soldados de las Waffen-SS Totenkpof ametrallaron a 100 prisioneros británicos indefensos del 2º Regimiento de los Royal Norfolk en las afueras de Le Paradis. Crímenes como este se cometerían por ambos bandos en la campaña. Por ejemplo los franceses ejecutaron ilegalmente a 20 pilotos alemanes derribados y en Abbeville fusilaron a 21 personas, la mayoría belgas, acusadas de deserción. Y es que cada vez eran más frecuentes las deserciones de soldados o el derrotismo de civiles franceses, que en contadas ocasiones encontraban la muerte a manos de oficiales de la vieja escuela.

Imparables, los alemanes avanzaron el 17 de Mayo más de 90 kilómetros a través del Sedán. La 7ª División Panzer de Rommel capturó allí a más de 10.000 prisioneros franceses y 100 tanques. Durante las jornadas hicieron prisionero al general francés del VIII Ejército Henry Giraud, que accidentalmente encontraron unos motoristas alemanes huyendo junto a un grupo de civiles. El día 18 el Grupo de Ejércitos A de la Wehrmacht atravesó el Canal de Sambre-Oise conquistando las ciudades de San Quintín y Peronne; tomando ese mismo dia Rommel el bastión de Cambrai. Al llegar el 19 los alemanes se encontraron con al antiguo campo de Batalla del Somme de la Primera Guerra Mundial, pero aquella vez fue diferente, pues en este caso los franceses y británicos fueron vencidos al momento.

Al final del día 19 el mariscal Philipe Pétain fue nombrado viceprimer ministro del Gabinete Francés debido al estado de crisis en el que se encontraba Francia. El general Maxime Weygand asumió el mando del Ejército Francés que en aquel momento ya no contaba con reservas. La situación en esos instantes era crítica. Los franceses se rendían en masa sin apenas combatir y la desmoralización era enorme, sobretodo bajo el efecto sonoro de las Stukas que causaron graves trastornos a la psicología de los militares. Por si fuera poco grupos del ilegalizado Partido Comunista Francés comenzaban a boicotear el esfuerzo bélico para contribuir a la derrota de su propio país, siguiendo órdenes de Moscú por el Pacto de Amistad Germano-Soviético entre Iósif Stalin y Hitler. A este malestar en menor medida contribuyeron algunos grupos conservadores, aunque la extrema derecha se declaró sin éxito a favor de luchar contra el invasor hitleriano.

Después de diez días de combate, el 20 de Mayo, el Ejército Belga se desangraba en una línea defensiva que iba desde la ciudad de Oudenaarde hasta Terneuzen. Durante el día cayó la ciudad francesa de Amiens, mientras que a las 19:00 horas los alemanes entraron en el importante nudo ferroviario de Abbeville. Por la noche un batallón alemán llegó al Canal de la Mancha junto a la costa del Mar del Norte, cerrando de ese modo la pinza con todos los ejércitos franceses, británicos y belgas que quedaron embolsados sin escapatoria. Bajo este gran logro el Plan Manstein había finalizado, a Alemania le quedaba sólamente destruir los restos de los ejércitos enemigos atrapados en la red.

Un contraataque británico se efectuó el 21 de Mayo cuando 74 tanques Matilda se lanzaron a la ofensiva contra la 7ª División Panzer de Rommel en la zona de Cambrai. Los carros de combate sufrieron una primera pérdida por el camino, pero al establecer contacto con los alemanes les destruyeron 9 tanques Panzers. La situación cambió cuando blindados franceses S-35 SOMUA confundieron a los ingleses y abrieron fuego contra ellos, al darse cuenta ambos aliados fue demasiado tarde, pues los alemanes respondieron duramente aprovechando el despiste y destruyeron todos los tanques franco-británicos.

Entre el 22 y 23 de Mayo los ejércitos franceses y británicos se pusieron en retirada hacia los puertos de Calais, Boulogne y Dunkerque. Mientras se retiraban los alemanes les persiguieron tras cruzar el Río Aa expandiéndose por Bélgica, el Norte de Francia y Luxemburgo donde invadieron el diminuto país sin problemas debido a su poco numeroso ejército. Para apoyar la retirada británica, el VII Ejército francés contraatacó en Arras a los alemanes, allí los detuvieron durante un día, aunque no pudieron aguantar mucho más, pero ni así la acción ayudó mucho a los ingleses.

Stukas sobre Francia.

Los Stukas bombardearon violentamente el 24 de Mayo las ciudades de Courtai y Menin donde se situaban importantes fuerzas del Ejército Belga, poco después los alemanes lanzaron un enorme ataque en un intento de acabar con Bélgica de una vez por todas. El 25 las líneas belgas se rompieron y los alemanes se colaron por la brecha a las 7:00 atravesando el Canal de Mandel y enlazando con todas las cabezas de puente. El Rey de Bélgica Leopoldo III comunicó entre los días 26 y 27 a los aliados que su país ya no podía aguantar mucho más debido a la falta de reservas. Para fastidiar aún más la situación el puerto de Boulogne más cercano para escapar fue tomado por los alemanes, lo mismo que Calais a manos de la 2ª División Panzer. El mensaje del Rey llegó también a manos alemanas, pero Hitler sólo aceptaba una rendición incondicional. Leopoldo sin ver otra solución tuvo que capitular.

A las 4:00 horas del 28 de Mayo de 1940, Bélgica se rindió ante Alemania, las tropas de la Wehrmacht ocuparon el país y el Rey Leopoldo III fue encarcelado junto a medio millón de soldados belgas que pasaron a los campos de prisioneros. Bélgica, junto a Holanda y Luxemburgo, habían desaparecido para engrosar la geografía del Tercer Reich.

Evacuación de Dunkerque

Antes de la rendición de Bélgica desde Gran Bretaña se había puesto en marcha la Operación Dynamo, es decir, la máxima evacuación posible de las tropas británicas, francesas y belgas que pudiesen salvarse de la bolsa.

Como los alemanes inexplicablemente se detuvieron en una línea que iba desde el puerto de Gravelinas a Nieuport, haciendo contacto en un triángulo por tierra con Veurn y Bergues, en ese corto espacio de 50 kilómetros los británicos y suplementos de polacos libres tendrían que arreglárselas para escapar. Estableciendo cañones antitanque en puntos concretos y algunas trincheras improvisadas, milagrosamente aguantarían hasta que se completase la evacuación.

Para la operación se dispusieron todo tipo de embarcaciones como acorazados, transportes, transatlánticos, barcos de vapor, destructores y cañoneras, además de variopintas naves civiles como gabarras, transbordadores, veleros, etcétera, incluso 10 cargueros holandeses que habían escapado de los Países Bajos. Un total de 1.000 navíos muy diferentes. Al mando de tal escuadra naval estaba el vicealmirante Bertram Ramsay, mientras que del perímetro de seguridad se encargaría Ronald Adam. Los británicos contarían también con el apoyo de 16 grupos de la RAF en Inglaterra, la cual se volcaría en la operación para escoltar a los navíos. Toda esta fuerza de rescate operaría en torno a dos vías marítimas: La Ruta Calais que partía de Dunkerque hasta el puerto de Dover a lo largo de 37 millas naúticas; mientras que la Ruta Y salía de Dunkerque hacia los muelles ingleses de Woodwin y Kawinte Buoy a lo largo de 87 millas naúticas. El objetivo era salvar en un principio a 45.000 hombres, pero la suerte sonreiría a los ingleses porque traerían muchos más, tanto fue la improvisión debido al número de rescatados, que se hubieron de improvisar en el puerto principal de Dover unos muelles artificiales con 50 boyas de amarre.

Cuadro de tropas británicas y francesas evacuadas en Dunkerque bajo el potente fuego enemigo y la impotencia de los barcos ingleses.

Entre el 27 y 28 de Mayo se llevaron a cabo los mayores ataques contra el puerto de Dunkerque, pues 850 aviones de la Luftwaffe, de los cuales 300 eran bombarderos y 550 cazas, bombardearon la ciudad portuaria arrasándola de punta a punta. Los Heinkel He 111 hundieron al barco de vapor inglés Aden y los Stukas al transporte francés Cote d’Azur que estaba repleto de tropas. Coincidiendo con esa tragedia se produjo otra, en esta ocasión con 80 prisioneros británicos que se rindieron tras intentar escapar a Dunkerque, los cuales fueron fusilados en la aldea de Wormhout por guardias de las Waffen-SS pertenecientes a la élite del Leibstandarte Adolf Hitler. La única noticia buena esos dos días es que escaparon vía marítima 25.492 soldados.

Fuera de Dunkerque, el 29 de Mayo de 1940, el grueso de la Wehrmacht terminó de destruir en la bolsa de Lille a 24 divisiones francesas, de las cuales tres eran blindadas, tres motorizadas, dos de caballería y 16 de infantería. Una catástrofe militar enorme para Francia como no había tenido desde las Guerras Napoleónicas en la retirada de Rusia de 1812.

El mismo dia del desastre francés de Lille, en Dunkerque se evacuaron a 47.310 hombres hacia Inglaterra. Durante el transbordo el submarino alemán U-62 hundió al destructor británico HMS Grafton y el U-30 torpedeó y hundió también al otro destructor HMS Wakeful. Simúltaneamente a las 16:00 horas la Luftwaffe hundió al destructor HMS Grenade y arrasó la ciudad destruyendo muelles, diques y bidones de combustible que dibujaron extensas columnas de humo. En estos combates se produjeron los primeros duelos aéreos de envergadura entre los cazas Messerschmtt Bf 109 alemanes y los Spitfire británicos.

Se rescataron otros 53.000 hombres de Dunkerke el 30 de Mayo, pero ocurrió la desgracia del hundimiento del destructor francés Bourrasque al chocar con una mina submarina magnética que explotó y lo envió al interior de las aguas con más de 1.200 hombres a bordo, todos se ahogaron.

Una pequeña batalla aérea se produjo el 31 de Mayo cuando atacó la Luftwaffe de nuevo Dunkerque, la Royal Air Force lanzó un contraataque con Hurricane y los nuevos cazas Spitfire, al mismo tiempo los Messerschmitt Bf 109 germanos se unieron a la lucha; siendo las pérdidas británicas de 28 aviones y las alemanas de 17 aparatos. Ese día los bombarderos alemanes Dornier Do 17 y Heinkel He 111 hundieron dos barcos de transporte británicos, mientras que un ataque conjunto de los submarinos U-23 y U-26 hundieron al destructor francés Sirocco. Aunque las pérdidas navales fueron terribles, ese último dia de mes se batió récord en las evacuaciones con más 68.000 hombres sacados de Europa.

El primer día de Junio, 64.000 hombres lograron escapar de Dunkerque. La Luftwaffe hundió a los destructores británicos HMS Keith, HMS Basilisk y HMS Havant, además del destructor francés Le Foudroyant.

Al llegar el 2 de Junio la situación se había hecho insostenible en las playas, los soldados se lanzaban al agua nadando tras los barcos, otros se desesperaban en la arena y algunos eran amenazados por las pistolas de los oficiales. Los bombardeos eran insoportables, especialmente las sirenas de los Stukas que provocaron más de una crisis nerviosa, y la moral estaba por los suelos. Mientras un mundo se venía abajo en el corazón británico, los alemanes sedientos de victoria cerraron el corredor de Dunkerque a pocos kilómetros entre el puerto y Nieuport, ya no había escapatoria. A pesar de todo delante de sus narices 64.500 hombres más fueron evacuados.

Toma de Dunkerque por parte de la Wehrmacht.

El 3 de Junio la Marina Británica (Royal Navy) rescató a los últimos 60.000 hombres, el resto se quedó en las playas viendo como marchaban los barcos perdiéndose en la lejana mar. Todavía un último y valiente destructor, el HMS Skikari, se acercaría a la playa para recoger a unos cuantos rezagados. Cuando la silueta del HMS Skikari despareció en el horizonte, ningún navío más vendría a por los malafortunados de Dunkerque. Gran Bretaña había sufrido una de las peores humillaciones de su Historia.

Coincidiendo con la última evacuación de Dunkerque, la Luftwaffe no molestó a los ingleses porque tenía otro objetivo ese dia: París. Sin nadie esperarlo, varias decenas de aviones alemanes lanzaron bombas sobre la capital francesa causando 254 muertos civiles. Ante este terror y el producido por la derrota en Dunkerque ese dia, el Gobierno Francés abandonó París y se trasladó provisionalmente a Tours, mientras que el Cuartel General lo hizo en Briare. La capital además fue declarada “ciudad abierta”.

Los alemanes entraron triunfales en Dunkerque el 4 de Junio de 1940. Más de 40.000 soldados británicos hicieron prisioneros, además cayó en sus manos un impresionante botín: 2.472 cañones, 63.879 camiones, 100 tanques, 20.548 motos y 500.000 toneladas de suministros que habían abandonado. Por si fuera poco Gran Bretaña había perdido en el mar la catastrófica cifra de 235 barcos de varios tipos, sufriendo la Royal Navy una de las peores crisis de su existencia tras la Batalla de Cartagena de Indias con España en 1741. La batalla aérea también otorgó la victoria a la Luftwaffe con 132 pérdidas propias frente a 177 aparatos derribados de la RAF. La única buena noticia es que Reino Unido había salvado a 338.872 soldados ingleses, franceses, polacos libres y belgas que marcharon hacia Inglaterra, aunque como dijo Winston Churchill poco después: “Las guerras no se ganan con evacuaciones”.

Invasión de Francia

Acabada la evacuación de Dunkerque y expulsados los británicos del continente, la batalla por Francia pudo proseguir. La situación alemana quedaba dividida positivamente en dos alas de la siguiente manera: Mitad del Grupo de Ejércitos A se concentraba a la izquierda de la Línea Maginot empujando hacia el Somme; mientras que la otra mitad se situaba de cara a la Normandia Oriental con la 7ª División Panzer de Rommel en cabeza. Con esta demarcación los alemanes tenían posibilidad de rodear Francia hasta los Pirineos en dos vertientes paralelas bordeando el Canal de la Mancha y la frontera con Suiza.

Toda la estrategia francesa se hubo de replantear, aunque lo único que podían hacer los galos era retrasar lo inevitable para firmar un armisticio en las mejores condiciones posibles. Para defenderse idearon construir en todos los caminos hacia París las llamadas “posiciones erizo”, unos emplazamientos ocultos en bosques y pueblos con cañones antitanque que debían retrasar y molestar el avance alemán. Se trajeron para ello algunas divisiones de refresco de los Alpes y las colonias de África, lo que incrementaron las divisiones galas a 66 en total.

Tanque Somua S-35 francés siendo destruido por el cañón de un Panzer alemán en el Somme.

Inesperadamente el 5 de Junio de 1940, una cortina de fuego artillero y Stukas, acompañada por un avance blindado de los Panzer, se produjo a lo largo de los caminos hacia París. El III Grupo de Ejércitos Francés detuvo el ataque alemán por la retaguardia, mientras que el VII Ejército Francés lo hizo por el centro. En esa primera embestida los alemanes sólo consiguieron hacerse con la ciudad de Ailette. Pero al llegar el 6 de Junio una columna alemana rompió los “erizos” del X Ejército Francés y pudo a avanzar de nuevo hasta que otra vez fue detenida por más “erizos”. Hasta ese momento los “erizos franceses” funcionaban.

Los alemanes se dieron cuenta de la táctica francesa el 7 de Junio, por lo que en vez de avanzar se pusieron a castigar y rebasar los “erizo” únicamente. Cerca del Río Sena, a unos pocos kilómetros del Somme, los franceses lanzaron una contraofensiva con una división blindada, dos de caballería y una de infantería. Pensaban que los alemanes estarían ocupados eliminando “erizos”, pero el resultado fue un desastre cuando tuvieron que retirarse hostigados por la Wehrmacht poco después.

A las 17:30 horas del 7 de Junio en Normandia, la 7ª División Panzer de Erwin Rommel entró en el aeropuerto francés de Ménerval, acto seguido se hizo con la ciudad termal de Farges y poco después se adentró en el bosque de Bray cortando la carretera de Dieppe a París. El nombre de la 7ª División Panzer de Rommel cambió cuando los franceses y británicos la apodaron la “División Fantasma”, cosa que a los alemanes les pareció bien. Poco a poco Hitler empezó a fijarse en el general que la dirigía, nadie sabía en aquel momento que Erwin Rommel se convertiría años después en uno de los mejores militares de la Historia.

El 8 de Junio Rommel recibió la orden de hacerse con toda Normandia. La División Fantasma atravesó el Río Andelle por Signy haciéndose con la ciudad de Elbeuf. El principal objetivo de Rommel era hacerse con Ruán, pero al llegar a la desembocadura del Río Sena tuvo que ocuparse de varias unidades británicas que opusieron resistencia, aunque al final del día los cañones de 88 milímetros machacaron a los ingleses que se rindieron en seguida.

Alemanes de la 4ª División SS “Polizei” se enfrentan a las posiciones “erizo” de los franceses.

Apenas hubo actividad el 9 de Junio, pero el 10 se produjo un gran progreso alemán. Nada más empezar el dia la División Fantasma conquistó Ruán, a las 7:30 horas entró en la ciudad de Barentin y a las 9:30 en Yveot. El dia siguió y Rommel avanzó a toda velocidad por Normandia tomando el pueblo de Dalles. Por la tarde la División Fantasma puso rumbo a Saint-Valéry con tres tanques de avanzada a la cabeza dirigidos por el propio Rommel, de repente uno de los Panzer estalló en llamas por el disparo de un cañón francés, entonces Rommel hizo maniobrar los dos tanques mientras varios proyectiles franceses casi mataron al general, por suerte no pasó nada, así que finalmente varios fogonazos de los Panzers bastaron para destruir al cañón francés.

Para comienzos del 10 de Junio, la situación era más que crítica. Con todo el Ejército Francés en retirada, más de 5 millones de civiles procedentes de París y las zonas ocupadas por los alemanes, se unieron a las columnas en retirada de los soldados. Ricos y pobres huían, desde carros estirados por asnos y mulas, hasta coches de lujo cargados de colchones. El tráfico se colapsó y todas las unidades francesas quedaron inmovilizadas prácticamente por culpa de esa inesperada avalancha de civiles aterrorizados. Los saqueos por parte de los soldados franceses no faltaron incluyendo robos masivos y alguna violación. Las tropas coloniales musulmanas y africanas abandonaron las unidades para asaltar a los civiles y sembrar el terror. Occidente se venía abajo.

Aprovechando el caos, los alemanes irrumpieron a través de Argonne, Soissons, Reims y cruzaron el Río Marne adentrándose en Champaña sin oposición.

Italia entra en guerra

Lunes 10 de Junio, todo seguía igual de mal en Francia ante la tragedia que se le venía encima. Pero lo cierto es que todavía podía ser peor. El Ministro de Asuntos Exteriores italiano, Galeazzo Ciano, convocó en el Palacio Chigi de Roma al embajador británico, Sir Percy Loraine, y al embajador francés, François Poncet. Formalmente Ciano les comunicó que Italia declaraba la guerra a sus dos países. La reunión no fue tensa a pesar de un acto de tal magnitud, curiosamente los tres interlecutores se dieron la mano educadamente y se despidieron cordialmente.

A las 18:00 horas de aquel del 10 de Junio de 1940, Benito Mussolini a las expresiones de “¡Duce, Duce!” lanzadas por los manifestantes de la Plaza del Palacio Venecia de Roma, exclamó elocuentemente: “Combatientes de tierra, de mar y del aire. Camisas Negras de la Revolución y de las Legiones, hombres y mujeres de Italia, del Imperio y del Reino de Albania. La declaración de guerra ya ha sido confirmada a los embajadores de Gran Bretaña y de Francia”. En efecto, tras una ovación de las escuadras fascistas, el Imperio Italiano se encontraba en guerra con los Imperios Británico y Francés.

Desde el 11 de Junio las tropas italianas muy superiores en número, lanzaron pequeñas escaramuzas en los Alpes, incluso fue conquistado un fuerte francés en lo alto de un pico. Como todo el grueso del Ejército Francés se concentraba e torno a París, en los Alpes únicamente habían 83.000 hombres repartidos en 65 grupos de artillería y 46 batallones convencionales, entre los que abundaban tiradores (tiralleurs).

Alpinos italianos tomando posiciones en los Alpes en Junio de 1940.

Churchill tembloroso por la nueva situación con la entrada en guerra de Italia viajó en su avión Flamingo escoltado por 11 cazas Hurricane a Tours, Francia, para discutir la crisis con los líderes franceses. La entrevista con Pétain, Weygand y Reynaud fue muy tensa, únicamente le dió la razón el general Charles De Gaulle respecto a la cuestión de resistir a ultranza. La mayoría prefería buscar la paz. Derrotado, Churchill regresó a Inglaterra con las manos vacías. La alianza entre Francia y Reino Unido estaba rota.

Como venganza por la declaración de guerra, el 12 de Junio, un grupo de bombarderos británicos Whiteley sobrevolaron las ciudades italianas de Génova y Turín arrojando 36 bombas de 50 toneladas. Su objetivo fue dañar la fábrica Fiat 25 de Turín, pero no lo consiguieron porque las bombas explotaron en una barriada obrera matando a 14 civiles. Las bombas de Génova no provocaron muertos.

Caída de París

Saint-Valéry en Normandia fue conquistada por la División Fantasma el 12 de Junio. Al entrar los alemanes en la ciudad recibieron a miles de prisioneros franceses, ingleses y escoceses, estos últimos se identificaron como no británicos debido al tenso nacionalismo entre Escocia y Reino Unido. Por la tarde los hombres de Rommel tomaron el puerto de Fécamp donde fueron recibidos gustosamente por la población, ofreciendo por la noche la banda de música de la División Fantasma un concierto en el paseo marítimo a los transeúntes.

Las alas del Ejército Alemán en el avance hacia París se hicieron con Champagne el 13 de Junio, cruzaron también el Río Sena, conquistaron Evreux y pusieron en retirada al VII Ejército Francés y a la 1ª División Checa Libre. Al mismo tiempo la Wehrmacht inexplicablemente se lanzó hacia Alsacia y Lorena cargando frontalmente desde la Línea Maginot. Aunque esto pareciese absurdo, ya que los alemanes la habían rodeado invadiendo Bélgica y Francia estaba a punto de capitular, la idea de Hitler con esta ofensiva no fue más que propaganda política para humillar a los franceses. Asombrosamente y casi sin bajas, los alemanes atravesaron la Línea Maginot, ya que los franceses estaban totalmente desmoralizados y se negaban a luchar. Sin problemas fueron tomados todos los puntos duros como la Fortaleza de Langres por la 1ª División Panzer del general Erwin Von Witzleben, así como las localidades de Estrasburgo, Karlsruhe, Saarbrücken, etcétera.

Panzers invadiendo una ciudad francesa arrasada por la lucha.

Con el trágico cúmulo de acontecimientos el 13 de Junio el Gobierno se trasladó a la más segura Burdeos. Allí el mariscal Philipe Pétain fue nombrado Primer Ministro para salvar la situación en Francia, aunque ya nada podía hacerse.

Finalmente el 14 de Junio de 1940, las tropas alemanas de la Wehrmacht entraron en París. La capital se declaró ciudad abierta y todo el Ejército Francés la abandonó a su suerte huyendo hacia el Sur en un “sálvese quién pueda”. Las botas de los soldados alemanes sonaron por todas las calles de París sufriendo Francia una de las mayores vergüenzas que había tenido a lo largo de su Historia.

Negociaciones

Nuevas avanzadillas italianas profundizaron en los Alpes el 15 de Junio, estableciendo tiroteos con los franceses en el Alto Guil. Mussolini impaciente de lanzar una ofensiva aprobó la Orden 1.061 con el fin de conquistar extensas regiones de la zona alpina antes de que Francia se rindiese.

A mediados de Junio el todo el gabinete político que consiguió escapar de Burdeos por la proximidad de los alemanes estableció la nueva capital en la ciudad de Vichy. Al día siguiente, el 16, el Primer Ministro Philipe Pétain presentó su dimisión ante el Gabinete de Guerra francés, sin embargo fue elegido para formar nuevo Gobierno una vez que todo acabara para Francia.

Mientras Francia se consumía en intrigas políticas, los británicos supervivientes intentaban ser evacuados desde los puertos de Brest y Cherburgo en la denominada Operación Ariel. La catástrofe naval más grande de la campaña de Francia se produjo el 17 de Junio cuando el transatlántico británico HMS Lancastria fue hundido por aviones alemanes Dornier Do 17 llevándose 6.000 vidas al fondo del mar.

Aspecto decadente de los últimos combatientes franceses y coloniales marroquís.

Philipe Pétain contactó el día 17 con el llamado Caudillo de España, Francisco Franco, y el Papa Pío XII del Vaticano, para que ambos llevaran a cabo el arbitraje sobre las negociaciones de rendición con Alemania e Italia. Madrid envió al diplomático Félix Lequerica de la Falange, partido filofascista, que inició las conversaciones.

El día 18 por la mañana, Rommel con su División Fantasma tomó la ciudad de Renner ocupando prácticamente casi toda Bretaña y asediando Cherburgo. A las 15:15 horas Rommel envió un mensaje de rendición a la guarnición del puerto, los franceses no lo acepataron y los Stukas y la artillería bombardearon las instalaciones portuarias. El rechazo fue para extraer al mayor número de tropas posibles, esa tarde se evacuaron 32.584 soldados británicos, franceses, canadienses y polacos libres, sin embargo tres barcos franceses fueron hundidos al chocar con minas submarinas, fueron la corbeta Amiens, el carguero Maurice Eugene y el remolcador Provençal. Finalmente la rendición de Cherburgo se hizo efectiva a las 17:00 horas cuando la División Fantasma entró en la ciudad sin haberse cobrado ninguna víctima civil por suerte, ya que Rommel lo dispuso todo para que no le sucediera nada a la población. La División Fantasma terminó su acción en Francia ese dia, sus bajas durante toda la campaña fueron de 682 muertos, 1.646 heridos y 296 desaparecidos.

La principal prioridad de los alemanes tras la caída de París y Normandia era hacerse con la Francia central y meridional. El 19 de Junio la Wehrmacht se estableció en el Sur del Río Loira conquistando las ciudades de Rochefort, Saunmur y Tours.

Batalla de los Alpes

Algo inesperado sucedió entre los días 19 y 20 de Junio cuando Hitler a punto de llegar a un acuerdo con los franceses, acordó en Munich con Mussolini que Alemania no firmaría un armisticio con Francia hasta que Italia no terminase las operaciones. Esto suponía una contradicción, ya que el Duce no había ordenado lanzar una ofensiva general confiando en que los franceses se rindiesen. Sin embargo con la decisión de Hitler no podía defraudarle para poder sentarse en la mesa de los vencedores y reclamar beneficios. Por lo tanto y sin las tropas italianas esperarlo, se ordenó una gran ofensiva contra todos los Alpes Occidentales.

Al amanecer del 20 de Junio la artillería italiana abrió un intenso fuego contra los Alpes acompañado de un intenso bombardeo de 285 aviones de la aviación fascista, todos modelo Fiat BR-20 y Sparviero 79, contra los fuertes galos y aeródromos cercanos. A continuación la infantería italiana avanzó sobre unas durísimas condiciones ambientales de frío, lluvia y nieve sobre altas cumbres. Los principales combates tuvieron lugar en la línea entre Germanasca y Pellice, donde los italianos sufrieron bajas a manos de tiradores franceses, aunque finalmente gracias a las expertas tropas de montaña alpinas lograron romper las defensas galas y conquistar el pueblo de Abriès. La División Motorizada Trieste con las Divisiones Tridentina y Taurinese abrieron una brecha en el Valle de Isère, tomando la Fortaleza de Bourg Saint Maurice y haciéndose con el control de la localidad del Pequeño San Bernardo. En el frío Glaciar de Rocciamelone los Camisas Negras junto a tropas alpinas se hicieron con Bessans, Lanslebourg y Thermignon, extendiéndose por el Valle de Arc.

Tropas italianas toman un fuerte francés de los Alpes en donde izan orgullosos la bandera del Reino de Italia

Entre los días 20 y 21 los alemanes realizaron un movimiento de pinza en los Vosgos que se cerró en 48 horas. Finalmente el 22 de Junio cuando la bolsa de los Vosgos estuvo blindada y compacta, más de 400.000 soldados franceses que habían quedado atrapados se rindieron a los alemanes. A partir de entonces el Ejército Francés había dejado de existir. Los últimos restos militares franceses resistían únicamente en los Alpes contra los italianos, los cuales recogían el testigo de las tropas alemanas que acababan de concluir sus operaciones, para tener el honor de dar el golpe de gracia final a Francia.

La ofensiva italiana prosiguió con relativo éxito el 22 de Junio, aquel dia la División Cunnese ocupó el Valle de Ubaye, la División Forlí el Puerto de Magdalena y la División Acqui el pueblo de Larche. Al dia siguiente, el 23 de Junio, los alpinos de la División Pusteria lograron un impresionante avance de 4 kilómetros, escalando con éxito las zonas altas de Tinea a más de 2.500 metros de altitud. Al mismo tiempo la División Módena se desplegó por la Riviera sin encontrar oposición. Conseguida esa ruptura del frente, el avance fue rápido: La División Cosseria invadió el importante puerto costero de Mentón, la División Livorno se hizo simúltaneamente con Isola, mientras que la División Ravenna ocupó el Valle de la Roja con el Alto Vesubie junto a los pueblos de Roquebilliè y Fontan. Uno de los objetivos más famosos en caer fue la Fortaleza de Traversette, a la que rindieron con honores. Hasta ese momento los italianos habían avanzado 5 millas.

Armisiticios de Compiègne y Villa Incisa

El 24 de Junio de 1940 los altos mandos franceses se reunieron en París con los alemanes para revisar las actas de rendición, el mariscal Wilhelm Von Keitel presentó las condiciones a Philippe Pétain que aceptó sin más.

La rendición se llevó a cabo en el mismo vagón donde se firmó la derrota alemana de la Primera Guerra Mundial, también en la misma región, Compiègne. Asistieron a la ceremonia el mismo Hitler, el jefe de la Luftwaffe Hermann Goering, el Ministro de Exteriores Joachim Von Ribbentrop, el almirante Erich Raeder y los generales Keitel y Brautisch. Los franceses aceptaron los términos y firmaron la paz, poniendo fin a la resistencia en todo el país galo. A continuación se destruyó el vagón, justo antes de Hitler fotografiarse ante una estatua que decía: “Aquí, el 11 de Noviembre de 1918, sucumbió el criminal orgullo del Imperio Alemán, derrotado por los pueblos libres que él había tratado de esclavizar”. Las tornas ahora cambiaban y Francia definitivamente se rendía perdiendo la guerra.

Prisioneros belgas marchan al cautiverio en Alemania.

Con Italia la paz se firmó en Villa Incisa, cerca de Roma. La rendición se pactó a las 0:35 horas del 25 de Junio de 1940, estando presente el general italiano Pietro Badoglio y el general francés Charles Huntziger.

Algunos franceses no se creyeron los armisticios y siguieron resistiendo en la Línea Maginot hasta el 30 de Junio, exactamente en las Fortalezas de Colmar y Mühlhausen. Los alemanes hubieron de llevar a unos oficiales franceses enviados por Pétain que al final les convencieron de la realidad.

Consecuencias

Las tropas alemanas desflilaron por París bajo la recelosa mirada de la población una vez hubo finalizado la campaña. Lo más hunillante ocurrió cuando los soldados de la Wehrmacht pasaron bajo el Arco de Triunfo como un siglo antes lo hizo Napoleón Bonaparte. Adolf Hitler en persona se presentó en la ciudad para ver su maravillosa conquista. En sólo seis semanas Alemania había conquistado Francia, Bélgica, Holanda y Luxemburgo, además de haber vencido prácticamente a Gran Bretaña y dañado gravemente a las fuerzas libres polacas y checas. Al fin el pueblo alemán había llevado a cabo la tan esperada venganza de la Primera Guerra Mundial.

Francia se dividió en dos partes: del Paso de Calais hasta el Golfo de Vizcaya, incluyendo París, fue ocupada por Alemania. Lyon y Grenoble pasaron a estar bajo ocupación italiana. Entre las anexiones figuró Alsacia y Lorena para Alemania; Córcega, Niza y Saboya para Italia. Luxemburgo se unió al Tercer Reich, Bélgica se ocupó en exclusiva militarmente y Holanda se convirtió en títere. En las colonias la Indochina fue entragada a Japón y parte de Camboya a Thailandia.

El VI Ejército alemán entre triunfal en París. Junio de 1940.

Nació en Europa la Francia de Vichy con el Mariscal Philipe Pétain a la cabeza, consistente en un nuevo Estado francés de inspiración fascista al que se concedió la independencia a cambio de que se uniera al Eje. Gracias al error inglés de atacar a la flota francesa en Mers-el-Kebir, Argelia, la Francia de Vichy con las colonias de Marruecos, Argelia, Túnez, África Central, Djibuti, Siria, Líbano, Guayana, Madagascar, Reunión e Islas de San Pierre y Miquelón se encontraron en guerra contra Londres y en alianza con el Reich.

Los franceses en el exilio de Londres formaron la Francia Libre bajo mando del general Charles De Gaulle. Este creó un ejército de fuerzas francesas libres y instó a la oposición en Francia, naciendo la Resistencia Francesa. Pero fracasó al buscar seguidores, ya que únicamente se unieron a De Gaulle las colonias de África Ecuatorial, Martinica y archipiélagos del Océano Pacífico como Tahití.

Tendría Francia que esperar hasta el 25 de Julio de 1944, cuatro años más tarde, para volver a librarse de los alemanes, esta vez gracias a la intervención de Estados Unidos.

Pérdidas

Aliados:

Francia resultó la potencia más castigada en la invasión, tuvo 120.000 muertos y más de 2.000.000 de hombres cayeron prisioneros. Las pérdidas materiales fueron de 2.000 tanques destruidos y más de 500 aviones derribados, además de importantes navíos hundidos.

Gran Bretaña sufrió el mayor desastre militar de su Historia. Los caídos ascendieron a 68.111 bajas británicas. Las pérdidas materiales eran catastróficas, un total de 236 barcos fueron hundidos, 451 aviones derribados, 300 tanques destruidos, 2.472 cañones eliminados y 90.000 vehículos perdidos (63.879 camiones y 20.548 motocicletas).

Bélgica sufrió 7.000 muertos en la invasión y 200.000 prisioneros.

Holanda tuvo 4.716 muertos, de los cuales 2.559 eran civiles y 2.157 militares, entre los que se encontraban 1.957 soldados del ejército de tierra, 125 de la Marina y 75 de la aviación. Hubo también casi 300.000 prisioneros.

La Polonia Libre encajó 1.400 muertos y 4.500 heridos.

Eje:

Alemania la vencedora, tuvo 27.074 muertos y 18.384 desaparecidos. La Luftwaffe perdió unos 700 aviones en combate. Todo eso no fue nada en comparación con lo que sufrieron los derrotados.

Italia tuvo 1.247 muertos, exactamente los “1.000″ que había predicho Benito Mussolini para sentarse en la mesa con los vencedores.

Bibliografía:

Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial, S.A.R.P.E. (1978), p.114-180
Jacques Pirenne, Historia Universal, “Flandes”, Éxito (1961) p.271-276
David Fraser, Rommel, el Zorro del Desierto, Esfera de los Libros (2004) p.193-243
Winston Churchill, La II Guerra Mundial Volumen 1, El camino hacia el desastre. “La Batalla de Francia”, Planeta Deagostini (1959), p.278-315
Paco Martínez Canales, Fallschirmjäger Paracaidistas alemanes en la Segunda Guerra Mundial, Revista Serga Nº41 (2006), p.36
Robert Wernick, Hitler y el III Reich, La Guerra Relámpago. “El paso de los Panzer”, Time-Folio-Books (2008) p.124-167
http://www.panzertruppen.org/ww2/1940/paisesbajos.html
http://www.panzertruppen.org/ww2/1940/ardenas.html
http://www.panzertruppen.org/ww2/1940/somme.html
http://www.panzertruppen.org/ww2/1940/dunkerke.html
http://www.panzertruppen.org/ww2/1940/francia.html
http://en.wikipedia.org/wiki/Italian_invasion_of_France