King Tiger

Nombre: King Tiger
Nacionalidad: Alemania
Compañía: Henschel
Motor: Maybach HL 230 P30 a 700 CV
Longitud: 10′ 43 m
Anchura: 3′ 76 m
Altura: 3′ 15 m
Blindaje: 25-150 mm
Autonomía: 120 km
Velocidad: 35 km/h
Peso: 68 toneladas
Tripulación: 5
Armamento: Un cañón KwK 36 L/56 de 88 mm y dos ametralladoras MG-34 de 7′ 92 mm
Historia:

Desarrollo:

La Segunda Guerra Mundial fue sin duda el conflicto de los carros de combate por su importancia operacional decisiva en los campos de batalla. De entre todos los blindados producidos por las diferentes naciones que tomaron parte en el conflicto, incuestionablemente el King Tiger alemán fue el más poderoso y temido de todos los tanques.

Henschel fue la empresa de Kassel encargada de fabricar un tanque potente y robusto según las directrices del Ministerio de Armamento del Tercer Reich que supuestamente debía superar el hasta ahora invencible Tiger. Fue así como a partir de un anterior prototipo de este carro bautizado como VK 4503 H, se le añadió una torreta diseñada por la compañía Porsche en Stuttgart que era capaz de albergar cañones de hasta 150 milímetros. Tal cosa supuso una revolución dentro de la ingeniería de los vehículos acorazados, aunque los primeros ensayos resultaron un fiasco porque la estructura de dicha torreta producía un efecto de “caza-disparos” debido al pronunciado recorte en el borde inferior del frontal. Afortunadamente y tras rigurosas evaluaciones, este problema fue solucionado con un nuevo molde de acero que incrementó el blindaje de los 100 a los 180 milímetros de grosor y una inclinación de la superficie en los extremos frontal y vertical hasta proporcionar al conjunto una forma romboide preparada para generar un efecto rebote en los proyectiles. Con estas nuevas mejoras, acababa de nacer el Panzer VI o PzKpfw VI, también conocido como King Tiger o “Königstiger”.

Formación de King Tiger.

El King Tiger fue un tanque superacorazado con un blindaje de 150 milímetros de media y un peso de 68 toneladas. Movido por un motor Maybach HL 230 P30 a 700 caballos de vapor refrigerado por líquido y por un depósito de gasolina de 865 litros, el carro disponía de una excelente movilidad gracias a la supresión de las ruedas en el rodaje del trebolsillo en favor de una cadena de 80 centímetros que le facilitaba la circulación por nieve y parajes invernales. A esta mejora para el entorno natural, también se le añadió un sistema de inmersión bajo el agua mediante unas bombas acuíferas para mantenerse sumergido y un tubo de respiración Snorkel que proporcionaba oxígeno a los cinco tripulantes durante dos horas a cuatro metros de profundidad. Respecto al armamento del tanque, el King Tiger acopló un cañón 88/71 de 88 milímetros con obturador adaptado a la torreta, cuyo giro se hacía a través de un engranaje hidráulico (aunque como solía estropearse muy a menudo el artillero prefería manipular la manivela que precisaba 720 vueltas para los 360º); mientras que a nivel de municiones precisó de 86 proyectiles perforantes de 10′ 4 kilogramos capaces de penetrar 145 milímetros de coraza a 1.000 metros por segundo con una incidencia de 0º a 2.500 metros de distancia o bien 207 milímetros de blindaje con 0º de incidencia a 500 metros.

Pintura de un T-34 soviético destruido a manos del poderoso tanque King Tiger en el Frente del Este.

Bautizado como King Tiger o “Rey de los Tigres” por los Aliados, pronto quedó demostrado que el “Königstiger” a pesar de ser el tanque más temible de la Segunda Guerra Mundial, tenía cuantiosas limitaciones técnicas e industriales. Por ejemplo la marcada lentitud era su principal inconveniente porque no era capaz de avanzar a más de 40 kilómetros por hora en terrenos complicados, consumiendo todo su carburante a los 110 kilómetros en carretera y a los 85 kilómetros de recorrido en otros tipos de suelos, además de ser propenso a quedarse atascado en zonas blandas por su excesiva curvatura de 4’8 metros que lo hacía muy vulnerable a los ataques de aviación. Por si fuera poco, también su alto coste económico para la producción fue todo un contratiempo en un momento en que Alemania se encontraba al límite de la mayor parte de sus recursos. Precisamente por este último motivo, únicamente se fabricaron un total de 492 King Tiger (442 por Henschel y 50 por Porsche).

Segunda Guerra Mundial:

Oficialmente el primer bautismo de fuego del King Tiger tuvo lugar el 18 de Julio de 1944 durante la Batalla de Caén contra el Ejército Británico en Normandía, cuando algunas de estas moles dejaron fuera de combate a numerosos tanques ingleses entre las localidades de Troarn y Demouville. Simultáneamente en el Frente Oriental, los King Tiger entraron en acción defendiendo el oeste de Ucrania y el sur de Polonia durante la ofensiva del Ejército Rojo a Sandomierz-Lvov entre Baranov y el Río Vístula, así como el centro de Hungría durante la Batalla de Debrecen, donde destruyeron 121 tanques soviéticos T-34 y Stalin IS-2. Mientras tanto en el Frente Occidental, algunos King Tiger tomaron parte en la victoria de la “Operación Market-Garden” sobre Holanda y en la Batalla de Aquisgrán sobre la “Línea Sigfrido” pulverizando decenas de blindados Sherman del Ejército Estadounidense.

La Batalla de las Ardenas entre finales de 1944 y principios de 1945, fue el cénit de los King Tiger porque 150 unidades se abalanzaron hacia el interior de Bélgica y Luxemburgo, eliminando incontables tanques norteamericanos y destacando especialmente los 100 kilómetros recorridos por la columna acorazada del general Joachim Peiper hasta Le Gleize, antes de que los carros se quedaran sin combustible y tuvieran que ser abandonados a merced de los cazabombarderos de la aviación estadounidense. Tampoco en Hungría los King Tiger pudieron explotar su superioridad de fuego porque a pesar de pulverizar cientos de tanques soviéticos y piezas de artillería, los escasos medios disponibles propiciaron su debacle primero en el asedio a Budapest y luego durante la ofensiva del Lago Balatón.

King Tiger alemán del III Cuerpo SS en Holanda durante la “Operación Market-Garden”.

A últimos de Abril e inicios de Mayo de 1945, los últimos King Tiger supervivientes participaron en la campaña de Prusia Oriental, la ofensiva en torno al Ruhr, los combates por las Colinas de Seelow y en la lucha callejera por las ruinas de la capital durante la Batalla de Berlín. Terminada la Segunda Guerra Mundial, el King Tiger se convirtió sin duda alguna en el mejor tanque que tomó partido en la Segunda Guerra Mundial.

Versiones

PzKpfw King Tiger Ausf B

Únicamente existió una versión del King Tiger bautizada como PzKpfw King Tiger Ausf B. Fabricado como carro cazatanques, esta variante dispuso de una coraza frontal inclinada en la torreta, un peso de 72 toneladas y un potente cañón PaK 44 L/55 de 128 milímetros, capaz de disparar un proyectil perforante de 28’3 kilogramos con fuerza suficiente para atravesar el casco de un acorazado estadounidense.

 

Bibliografía:

-Roger Ford, Grandes Tanques del Mundo. “El Tiger II”, Libsa (2003), p.54-59
-Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial. “PzKfw VI B Königstiger”, S.A.R.P.E. (1978), p.1.984
-Roberto Hernández Martínez, Panzerkampfwagen Tiger Ausf B: El Rey de los Blindados, Revista WW2 GP Magazine Nº11 (2016), p.24-26
-http://es.wikipedia.org/wiki/Panzer_VI_K%C3%B6nigstiger