Zveno

 

Aviones mixtos era lo poco que le quedaba a la Unión Soviética para completar la Fuerza Aérea Roja. Alemania inició su carrera con los Mistel compuestos que tantos éxitos militares le darían y la URSS de ninguna manera deseaba quedarse atrás.

El Proyecto Zveno autorizado por el mismo Iósif Stalin fue el nombre que se otorgó al desarrollo de un tipo de avión compuesto que incluyese en la misma estructura un bombardero fusionado con varios cazas. La función de este tipo de aparato era emplear al bombardero como transporte de los cazas, por supuesto ahorrando combustible y autonomía de vuelo, así pues, una vez sobre la zona de batalla u objetivo a bombardear, los cazas se desprendían encendienso sus motores para luchar de modo habitual. De esta manera los cazas podían alcanzar naciones enemigas activando el motor sobre estas o directamente sobre el objetivo, un verdadero incordio y sorpresa para los cazas enemigos.

Zveno en pleno vuelo sobre el Frente Oriental. Es un Tupolev BT-3 cargado con dos biplanos Polikarpov I-5 sobre las alas, dos monoplanos Mosca I-16 bajo las alas y un ala media Grigorovich I-Z bajo el fuselaje.

Desde el mismo año 1931 ya se experimentó en el proyecto Zveno construyéndose un bombardero bimotor Tupolev TB-1 con dos cazas de ala alta Tupolev I-4. Los resultados no superaron las expectativas y la Fuerza Aérea Roja desarrolló otras combinaciones, sufriéndo en las pruebas cuantiosos accidentes aéreos con pérdidas de cazas y bombarderos al estrellarse o romperse. Todo el acoplamiento de unos aviones sobre otros se hacía siempre mediante una rampa de madera y un pestillo de sujección en las cabinas. Pero finalmente con el inicio de la Segunda Guerra Mundial en 1939 se construyeron los Zveno definitivos. El más común era el Zveno-SPB (“Sostavnoi Pikiuryuschiy Bombardirovschik” o Bombardero en Picado Combinado) con un bombardero cuatrimotor Tupolev TB-3 con dos cazas monoplanos Mosca I-16 bajo las alas cargados cada uno con dos bombas Far-205 de 250 kilogramos. Otros fueron el Zveno-2 que incluía un Tupolev TB-3 más tres cazas biplanos Polikarpov I-5 sobre alas y fuselaje; el Zveno-3 con el Tupolev TB-3 más dos cazas Grigorovich I-Z; y el Zveno-5 con un Tupolev TB-3 y un sólo Grigorovich I-Z. El Zveno-6 era igual que el Zveno-SPB, sólo que este tenía los dos Mosca I-16 bajo la pala en fila y uno sobre otro. Pero sin duda el más espectacular era el Zveno Aviamatka consistente en un cuatrimotor Tupolev BT-3 con un total de cinco aviones: dos biplanos Polikarpov I-5 sobre las alas, dos monoplanos Mosca I-16 bajo las alas y un ala media Grigorovich I-Z por debajo del fuselaje.

Rumanía declaró la guerra a la Unión Soviética el 21 de Junio de 1941 e invadió Besarabia y Bukovina en dirección al corazón de Ucrania. Los soviéticos estratégicamente pensaron que como Rumanía quedaba lejos del radio de acción de la Fuerza Aérea Soviética, ese país sería un buen objetivo para las nuevas combinaciones de Zveno. Para ello 6 Zveno-SPB en 6 bombarderos Tupolev TB-3 junto a 24 cazas Mosca I-16 se trasladaron al aeródromo de Epatoria en Crimea, encuadrándose en la 62ª Briagada Aérea al mando del comandante Arseniy Shubikov que denominó al escuadrón “Circo de Shubikov” por las formas tan raras de los aviones. La primera misión fue el bombardeo de un depósito de combustible en Constanza con éxito que dejó sorprendidos a los rumanos al ver unos aparatos tan extraños. El 10 de Agosto de 1941 despegaron de Ucrania tres Zveno-SPB repartidos en tres Tupolev TB-3 con seis cazas Mosca I-16 armados con bombas de 250 kilogramos y depósitos subalares de 95 litros extra, es decir, cada bombardero llevando dos cazas, atacaron el Puente del Rey Carol I sobre el Río Danubio por el que circulaba un oleoducto de petróleo después de desprenderse los aviones a 1.800 metros de altura y a 35 kilómetros del objetivo, fallando todos con sus bombas y retirándose un Zveno por problemas técnicos. El segundo ataque sobre el Puente Rey Carol I el 13 de Agosto tuvo mucha más suerte porque de nuevo los tres Zveno-SPB tras dividirse en los seis cazas Mosca I-16 lograron 5 impactos de bomba sobre el puente al que causaron muchos daños en su estructura y en el oleoducto Ploiesti-Constanza, incluso en el camino de vuelta ametrallaron a ras de suelo a grupos de infantería rumana que se encontraron en Sulina. Los triunfos de los Zveno-SPB sobre objetivos rumanos continuaron, por ejemplo, el 17 de Agosto destruyeron un dique seco en Constanza junto al Mar Negro; el 28 de Agosto destrozaron un puente sobre el Río Dniéper perdiendo los soviéticos un Zveno-SPB por fuego antiaéreo; y el día 29 abatieron dos cazas rumanos Messerschmitt Bf 109 sin bajas propias.

Zvenos en acción sobre Rumanía. Los cazas Mosca I-16 se desprenden de la superestructura de los Tupolev BT-3.

Al comenzar 1942 y después de haber participado en 30 misiones de combate diferentes, los Zveno fueron retirados del servicio por su obsolez frente a la aviación del Eje y la pérdida del control aéreo. La URSS daría prioridad a aviones convencionales y más baratos de producir ante la escasez de prácticamente todo. De no haberse encontrado en condiciones tan desfavorables, los Zveno hubieron sido unos aviones muy útiles y sus hazañas más recordadas de lo que ya fueron.

 

Bibliografía:

Víctor Fernández Kuznetsov, Proyectos especiales soviéticos. Transporte aéreo a primera línea de fuego. Proyecto Zveno, Revista Serga Nº71 (2011), p.6-10
http://en.wikipedia.org/wiki/Zveno_project