Yak-3

Nombre: Yakolev Yak-3
Tipo: Caza
Nacionalidad: Unión Soviética
Compañía: Yakolev OKB
Motor: Uno. Klimov VK-105PF2 de 12 cilindros en V a 1.240 CV
Dimensiones: Envergadura= 9′ 20 m. Longitud= 8′ 50 m. Altura= 3′ 8 m.
Peso: Cargado= 2.692 kg. Vacío= 2.105 kg
Velocidad: Velocidad máxima= 567 km/h. Trepada inicial= 185 m/ min
Alcance: 648 km
Techo de servicio: 10.400 m
Armamento: Dos ametralladoras Berezin UBS de 12’7 mm y un cañón ShVAK de 20 mm
Primer vuelo: 12 de Abril de 1941
Historia:

A inicios de 1943 la Unión Soviética todavía no contaba con un caza cien por cien fiable para hacer frente a los excelentes interceptores de la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe). El Yak-3 fue el aparato idóneo para este cometido porque desde su entrada en servicio como parte de la Flota Aérea Roja, se convirtió en un avión que destacaría dentro del contexto del Frente Oriental.

El Yak-3 era una caza que tomó la forma de uno de sus antecesores, el Yak-1 que había sido diseñado por la Compañía Yakolev OKB, el cual fue reconvertido en un monoplaza de una superficie alar bastante más reducida, con unas dimensiones más pequeñas y con un peso algo más ligero. El resultado fue un avión cuyo fuselaje de sección mixta tubular estuvo construido enteramente de duralumino (salvo la parte delantera que fue metalizada); mientras que las alas fueron moldeadas con madera y resina, lo que sumado a un timón de cola que albergaba una ranura articulada en función de su resistencia estructural, otorgaba al conjunto una gran maniobrabilidad. De hecho otras de las características que hicieron único a este ingenio, fue su elevada velocidad de 648 kilómetros por hora gracias a un motor Klimov VK-105PF2 de doce cilindros en V a 1.240 caballos de vapor accionado por una hélice tripala con dos entradas de aire en la raíz de las alas, así como una cabina de alta visibilidad con apertura central de cristal trasero blindado y una rueda retráctil bajo la cola. Respecto al armamento, el caza fue equipado con un cañón ShVAK de 20 milímetros que sobresalía en el extremo del buje de la hélice, además de dos ametralladoras Berezin UBS de 12’7 milímetros por encima del fuselaje y una pequeña bomba bajo la panza (esta última opcional).

Cazas soviéticos Yakolev Yak-3. Arte digital.

Todos los 4.848 cazas Yak-3 producidos por la Unión Soviética, tuvieron la suerte de ser fabricados en las industrias y cadenas de montaje de los Montes Urales, lejos del alcance de los aviones Luftwaffe, concretamente en la Fábrica 286 de la Serie “Zavod”. Sería en este lugar donde surgieron las primeras cien unidades de una versión experimental con un motor Klimov VK-107A, así como una segunda variante con un motor Klimov VK-108 que le confirió una velocidad de 745 kilómetros por hora a 6.000 metros de altitud. A partir de estas experiencias de diseño aeronáutico, fueron inventados los Yak-3V y Yak-3PD con una planta motriz Klimov VK-106 de turbocompresor y equipados con cabina presurizada; así como el Yak-3UTI (padre del futuro caza Yak-11) o los Yak-3RD y Yak-3D que sirvieron como aeroplanos de pruebas para cohetes. Incluso en ocasiones se mejoró el armamento del aparato como por ejemplo con la subvariante Yak-3T que se dotó de un cañón N-37 de 37 milímetros y dos piezas menores en las alas del modelo B-20S; o el Yak-3P con otros tres cañones Berezin de 20 milímetros.

Oficialmente el bautismo de fuego del Yak-3 tuvo lugar durante la Batalla de Kursk, donde el 16 de Julio de 1943 un escuadrón de dieciocho de estos cazas retaron a veinticuatro cazas alemanes Messerschmitt Bf 109 y Focke Wulf Fw 190, entablándose a continuación un duelo en el que resultaron abatidos dieciocho aparatos germanos y sólo uno de los aviones rusos. Una vez difundida esta noticia entre las fuerzas aéreas del Eje, los mandos de la Luftwaffe recomendaron a sus pilotos que evitasen los combates a menos de 5.000 metros de altitud, pues según los expertos a partir de esa altura, los Yak-3 perdían su ventaja de movilidad y era mucho más fácil interceptarlos y derribarlos.

Yakolev Yak-3 sobrevolando la URSS durante la Segunda Guerra Mundial.

Entre 1943 y 1944, los cazas Yak-3 operaron en misiones de escolta de los bombarderos en picado Ilyushin Il-2 y los bimotores Petlyakov Pe-2 hacia diversos objetivos terrestres del Frente Oriental, aunque a veves también se adelantaban a las formaciones y atacaban los aeródromos enemigos para destruir al mayor número de cazas aparcados y de ese modo reducir la respuesta de la Luftwaffe. No obstante y pese a que las victorias de los Yak-3 aumentaban, también las bajas se multiplicaron porque en cuanto superaban los 4.000 metros de altura, era muy sencillo destruirlos tal y como demostraron los pilotos de Messerschmitt Bf 109 y Focke Wulf Fw 190. A raíz de las enormes pérdidas sufridas frente a los cazas alemanes, el Yak-3 finalmente fue reservado a apoyar a la infantería del Ejército Rojo en Ucrania, Bielorrúsia, Prusia Oriental, Polonia y los Países Bálticos.

Fuera de la Unión Soviética, otra nación que tuvo el Yak-3 entre sus filas fue Polonia cuando la Escuadrilla de Caza “Warszawa” que luchaba al lado de la Internacional Comunista (Komintern), se equipó con estos aviones para combatir en el Frente Oriental y contribuir a la liberación de su patria que permanecía ocupada por el Tercer Reich. También la Escuadrilla de Caza “Niemen-Normandie” conformada por pilotos de la Francia Libre del general Charles De Gaulle, peleó contra el Eje en Rusia y Ucrania, derribando hasta un total de 119 aparatos alemanes, lo que valió a dichos voluntarios ser admitidos en el Desfile de la Victoria de París volando por encima del Arco de Triunfo y que todos sus cazas de origen ruso les fuesen regalados a sus respectivos aviadores como gesto de agradecimiento por parte de Iósif Stalin.

Un caza Yakolev Yak-3 realiza un duelo en el aire contra un caza alemán Focke Wulf Fw-190 Dora 9. Arte digital.

Hasta el año 1945, los cazas Yak-3 continuaron combatiendo al Tercer Reich durante la Batalla de Berlín que culminó con la capitulación de Alemania; además de durante la “Operación Tormenta de Agosto” que implicó una ofensiva contra Japón a través de Manchuria, Mongolia y las Islas Kuriles. Terminada la Segunda Guerra Mundial el 2 de Septiembre de 1945, todos los Yak-3 fueron retirados del servicio después de haber estado tan sólo dos años operativos, lo que no impidió que en este breve espacio de tiempo fuese considerado el mejor caza de la Unión Soviética.

 

Bibliografía:

-Editores de Altaya, Aviones de Combate de la Segunda Guerra Mundial, “Yak-3: un temible caza soviético”, Altaya (2004), p.41-42
-Editores de Altaya, Aviones de Combate de la Segunda Guerra Mundial, “De narigudo a asesino”, Altaya (2004), p.81-84

-http://en.wikipedia.org/wiki/Yakovlev_Yak-3