Wellington

 

Nombre: Vickers Wellington
Tipo: Bombardero
Nacionalidad: Gran Bretaña
Compañía: Vickers
Motor: Dos. Motor radial Bristol Pegasus XVIII a 1.000 CV
Dimensiones: Enverdadura= 26′ 2 m. Longitud= 19′ 68 m. Altura= 5′ 31 m
Peso: Cargado= 12.939 kg. Vacío= 8.424 kg
Velocidad: Velocidad máxima= 378 km/h. Trepada inicial= 320 m/min
Alcance: 4.104 km
Techo de servicio: 5.490 m
Armamento: Cuatro ametralladoras Browning de 7′ 7 mm y 2.043 kg de bombas
Primer vuelo: 15 de Junio de 1936
Historia:

Arthur Wellington, el general que venció a la Francia de Napoleón Bonaparte durante la Batalla de Waterloo en 1815, no se escapó de tener el honor de que bautizaran con su nombre a uno de los aviones que combatieron en la Segunda Guerra Mundial. El Wellington, fue el bombardero más construido por Gran Bretaña en el conflicto y uno de los más efectivos a la hora de atacar ciudades.

Vickers fue la compañía que ideó el Wellington tras responder a la Especificación B.9/32 del Ministerio del Aire cursada en 1932 que pedía un bombardero bimotor para la Real Fuerza Aérea Británica (Royal Air Force o RAF). El ingeniero elegido para ello que diseñó el Wellington fue Barnes Wallis, el cual pasó las pruebas de vuelo el 15 de Junio de 1936 con su prototipo y superó todas las expectativas en la famosa exhibición de Hendon.

Vickers Wellington sobrevolando Gran Bretaña.

El Wellington era un bombardero de ala media con fuselaje geodésico recubierto de una gran estructura de malla que absorbía los agujeros de las balas, las cuales salían por el otro lado sin causar graves daños. Tenía dos motores en cada ala radial Bristol Pegasus XVIII a 1.000 caballos de vapor; mientras que su armamento ofensivo se componía por 2.043 kilogramos de bombas y el defensivo por cuatro ametralladoras Browning de 7’7 milímetros situadas en la proa, popa, lateral derecho y lateral izquierdo.

Fueron construidos un total de 11.461 Wellington por Vickers, apodados a veces como “Wimpy” en honor al personaje de dibujos animados Wellington Wimpy. A la primera versión, llamada originalmente K4049 y más tarde rebautizada como Wellington Mk I, se le añadió una pequeña rueda retráctil bajo la cola; mientras que al Wellington Mk IA una torreta Nash & Thompson y al Wellington Mk IC dos ametralladoras extra. El Wellington Mk II tuvo dos motores Rolls-Royce Merlin X, el Wellington III un ametralladora dúplex en la cola, el Wellington Mk IV una planta motriz Pratt & Whitney Twin Gasp, el Wellington Mk IV un radio-navegante Gee, el Wellington Mk VIII un foco lumínico antisubmarino Leigh, el Wellington X nuevos carenados en los motores, el Wellington Mk XI un radar ASV, el Wellington Mk XII un torpedo, el Wellington Mk XIII un radar ASV Mark II y el Wellington Mk XIV unos cohetes RP-3.

Bombardero Wellington en un aeródromo.

Oficialmente el bautismo de fuego de los Wellington tuvo lugar el 4 de Septiembre de 1939, solo un día después de entrar Gran Bretaña en la Segunda Guerra Mundial, cuando 14 de estos bombarderos lanzaron el primer bombardeo sobre Alemania, concretamente contra el puerto de Wilhelmshaven sin éxito. Menos suerte tuvieron aún el 18 de Diciembre un grupo de 10 Wellington, los cuales resultaron derribados y 3 más dañados gravemente por cazas alemanes tras un ataque sobre Wilhelmshaven y Schilling. Tal experiencia, obligó al Commando de Bombarderos (Bomber Command) a convertir sus Wellington en bombarderos exclusivamente nocturnos.

La noche del 25 al 26 de Agosto de 1940, dos escuadrones de 95 Wellington bombardearon por primera vez la capital alemana de Berlín como represalia por los ataques aéreos sobre Londres, una operación en la que se perdieron 5 bombarderos a costa de que el Tercer Reich cambiase su estrategia respecto a la Batalla de Inglaterra a favor de los británicos. De manera muy distinta un buen número de Wellington participaron en la campaña del Norte de África como bombarderos diurnos con la misión de acosar las líneas de suministros del Afrika Korps en Libia y Egipto; mientras que otros volaron en Grecia para defender al país de la invasión perpetrada por Italia. Algunos Wellington también se convirtieron en rastreadores de buques enemigos y destructores de minas submarinas mediante unos aros metálicos de 14’63 metros que lanzaban al mar y que gracias a su magnetismo lograban hacer explosionar a todos los artefactos bajo el agua. Precisamente mediante este método un Wellington logró hundir su primer navío alemán el 6 de Julio de 1942.

Auxiliares instalando bombas a un Wellington.

Básicamente la tarea de los Wellington en la Segunda Guerra Mundial fue la de actuar como bombardero nocturno en diversas ciudades del Eje. Por ejemplo el 30 de Mayo de 1942 un total de 599 Wellington causaron la destrucción de la ciudad de Colonia, el 25 de Junio de 1942 otros 55 aparatos bombardearon Bremen y el 8 de Octubre de 1943 acabaron con Hannover. También sobre el Sudeste Asiático los Wellington procedentes de la India acabaron con diversas ciudades ocupadas por Japón. El último bombardeo protagonizado por Wellington tuvo lugar el 13 de Marzo de 1945 sobre la Italia de la República de Saló que se saldó con la destrucción de Treviso tras arrojar 1.816 kilogramos de bombas del modelo “cookie”.

Hubo otros usuarios del Wellington en la Segunda Guerra Mundial que recibieron el avión en grandes cantidades. Por ejemplo la Polonia Libre y la Checoslovaquia Libre, ambas en el exilio, operaron con el Wellington sobre la franja marítima entre el Mar del Norte y el Golfo de Vizcaya; exactamente igual que las fuerzas aéreas de Canadá, Australia y Nueva Zelanda. Por otro lado Sudáfrica utilizó a los Wellington como radares en busca de submarinos alemanes sobre las costas de Ghana, la Francia Libre para bombardear a la Francia de Vichy en el área de Provenza y Grecia para defenderse de la invasión italiana.

Wellington rodeado por un aro detector de minas busca artefactos alemanes en un puerto británico. Algunos barcos pueden verse medio hundidos en la rada.

Finalizada la Segunda Guerra Mundial, los Wellington todavía continuaron siendo fabricados durante un mes más hasta el 13 de Octubre de 1945 en que el último aparato salió de fábrica. De 1946 en adelante los Wellington siguieron en activo como aviones de entrenamiento y transporte hasta 1950.

 

Bibliografía:

Francis Crosby, Bombarderos. Guía Ilustrada de la A a la Z, “Vickers Wellington”, Tikal (2010), p.146-147
http://en.wikipedia.org/wiki/Vickers_Wellington