Swordfish

Nombre: Swordfish
Tipo: Torpedero
Nacionalidad: Gran Bretaña
Compañía: Fairey / Blackburn Aircraft Company
Motor: Uno. Motor Bristol Pegasus IIIM3 de 9 cilindros a 690 CV
Dimensiones: Enverdadura= 13′ 87 m. Longitud= 10′ 87 m. Altura= 3′ 76 m
Peso: Cargado= 3.409 kg. Vacío= 1.900 kg
Velocidad: Velocidad máxima= 222 km/h. Trepada inicial= 200 m/min
Alcance: 1.658 km
Techo de servicio: 5.029 m
Armamento: Dos ametralladoras de 7′ 7 mm, 681 kg de bombas, una mina de 681 kg y un torpedo de 450 mm
Primer vuelo: 17 de Abril de 1934
Historia:

Muy escasos aviones de la “Era de Entreguerras” sobrevivieron industrial y operativamente a la Segunda Guerra Mundial. Los pocos que lo consiguieron, tuvieron la particularidad de no ser biplanos, salvo por la increíble excepción del torpedero Fairey Swordfish, más popularmente conocido como “Pez Espada”.

Fairey Swordfish de la Royal Navy.

A lo largo de la década de 1930, la Compañía Fairey estuvo probando una serie de torpederos biplanos para servir en la Marina Real Británica (Royal Navy) hasta que por mera casualidad dio con un proyecto fallido llamado “Stringbag” al que bautizaron como Swordfish. Este prototipo que bajo la denominación de TRS (Torpedo Spotter Reconneissance) realizó su primer vuelo el 17 de Abril de 1934 con un resultado positivo, llevó al Ministerio del Aire del Reino Unido a hacer una solicitud inicial de 86 unidades en 1936, una cifra que sorprendentemente se amplió a los 600 aparatos en 1939, los cuales fueron repartidos en un total de doce escuadrones alrededor de todas las Islas Británicas.

Hubo tan sólo cuatro versiones de Swordfish de los 2.391 biplanos construidos, siendo los 692 primeros producidos por la Compañía Fairey y los 1.699 restantes por la Compañía Blackburn Aircraft Company. De todas estas unidades, las cuatro variantes tenían en común un motor radial Bristol Pegasus IIIM3 de 9 cilindros a 690 caballos de vapor y un armamento compuesto por dos ametralladoras Lewis o Vickers de 7’7 milímetros (en el morro y asiento trasero del copiloto) y una capacidad para un torpedo de 450 milímetros, una mina de 681 kilogramos o varias bombas subalares. El primero de la serie fue el Swordfish I, un biplano metálico y cubierto de tela que podía ser lanzado desde catapultas en cruceros. A éste le siguió el Swordfish II que estaba protegido con más metal en la parte inferior de las dos alas para albergar cohetes explosivos; mientras que al Swordfish III se le instaló un radar ASV entre los soportes fijos del tren de aterrizaje. Finalmente el Swordfish IV fue creado en Canadá para servir en la Fuerza Aérea Real Canadiense (Canadian Royal Air Foce o CRAF), con la característica de que poseía una cabina hermética a diferencia de sus antecesores. Respecto al servicio a bordo de buques que no fuesen portaaviones, todos los Swordfish dedicados a la lucha antisubmarina fueron adaptados para aterrizar sobre una cubierta de 122 metros en barcos de carga (con espacio para guardar cuatro aparatos) y sobre otra cubierta de 140 metros en los petroleros (con sitio para tres).

Escuadrón de Swordfish sobre el portaaviones HMS Ark Royal.

Básicamente el Mar Mediterráneo se convirtió en el teatro principal de operaciones de los Swordfish a lo largo de toda la Segunda Guerra Mundial. Su primer bautismo de fuego tuvo lugar el 20 de Julio de 1940 cuando unos biplanos procedentes del portaaviones HMS Eagle efectuaron un bombardeo sobre Tobruk en Libia, hundiendo a los dos destructores italianos Nembo y Ostro, y dañando al carguero Sereno. Sin embargo la mayor gesta de los Swordfish sucedió la noche del 11 de Noviembre de 1940 después de que treinta torpederos que habían despegado del portaaviones HMS Ilustrious, atacasen el puerto italiano de Tarento y hundiesen al acorazado Conte di Cavour y dañasen a los dos acorazados Littorio y Caio Dulio, además del crucero Goritzia y a los dos destructores Libecio y Passagno (todo ello a costa de tan sólo dos biplanos derribados con dos pilotos muertos).

Fuera del Mar Mediterráneo, los Swordfish también sirvieron en el Océano Atlántico escoltando a convoyes, buscando submarinos enemigos e incluso en una ocasión bombardearon la ciudad de Dakar en Senegal para intimidar a las autoridades de la Francia de Vichy. Otra de sus hazañas ocurrió la noche del 26 de Mayo de 1941 cuando un grupo de veinte Swordfish procedentes del portaaviones HMS Ark Royal neutralizaron con un torpedo el timón del acorazado alemán Bismarck, lo que permitió a los navíos de superficie alcanzarlo al día siguiente y hundirle. Menos suerte tuvieron los Swordfish durante la “Operación Donnerkeil” porque los días 11 y 12 de Febrero de 1942 fracasaron a la hora de dar caza a los acorazados alemanes Scharnhorst, Gneisenau y Prinz Eugen, resultando todos los torpederos derribados y trece de los dieciocho pilotos muertos.

Lanzamiento de un torpedo por un Fairey Swordfish.

Durante el resto de la Segunda Guerra Mundial, los Swordfish participaron en diversos teatros del conflicto como ataques contra los barcos alemanes anclados en Noruega, ofreciendo escolta en el Océano Índico o luchando contra los navíos de la Marina Imperial Japonesa en el Océano Pacífico. También el Swordfish fue el único biplano británico que tomó partido en el desembarco de Normandía; mientras que Australia y Holanda lo emplearon en algunas misiones sobre las Islas Salomón y Nueva Guinea; al mismo tiempo que Italia y España los utilizaron como aparatos de investigación a partir de los modelos capturados o internados a los Aliados Occidentales.

Finalizada la Segunda Guerra Mundial, todos los Swordfish fueron retirados del servicio la Marina Real Británica el 21 de Mayo de 1945. Hasta ese momento su hoja de servicios había sido impecable para un biplano que erróneamente muchos creyeron anticuado y que demostró estar a la altura en uno de los episodios más difíciles del siglo XX.

 

Bibliografía:

-Francis Crosby, Bombarderos. Guía Ilustrada de la A a la Z, “Fairey Swordfish”, Tikal (2010), p.88-89
-http://en.wikipedia.org/wiki/Fairey_Swordfish