Shturmovik II-2

Nombre: Shturmovik II-2
Tipo: Bombardero en picado
Nacionalidad: Unión Soviética
Compañía: Ilyushin
Motor: Uno. Motor Mikulin Am-38F a 1.720 CV
Dimensiones: Enverdadura= 14′ 6 m. Longitud= 11′ 65 m. Altura= 4′ 17 m
Peso: Cargado= 6.360 kg. Vacío= 4.525 kg
Velocidad: Velocidad máxima= 410 km/h. Trepada inicial= 416 m/min
Alcance: 765 km
Techo de servicio: 6.000 m
Armamento: Dos cañones de 23 mm y una ametralladora de 12’7 mm, ocho cohetes, dos bombas de 250 kg o 192 bombetas PTAB de 2′ 5 kg
Primer vuelo: 12 de Octubre de 1940
Historia:

La Unión Soviética tuvo la desventaja de poner en el aire aviones siempre inferiores al Tercer Reich a lo largo de toda la Segunda Guerra Mundial. De todos los aparatos desplegados por la Flota Aérea Roja en el Frente Oriental, el mayor logro de la ingeniería rusa fue el bombardero en picado Shturmovik Il-2 que por con una fortaleza y poder destructor similar al Stuka de la Luftwaffe, pasaría a la Historia de la Aviación Soviética en el siglo XX.

Bombardero en picado Shturmovik II-2.

Con la introducción de los bombarderos en picado en las fuerzas aéreas de algunas potencias como Alemania, Estados Unidos, Gran Bretaña o Japón, también la Unión Soviética precisó de un aparato de este tipo ante la cada vez mayor tensión en Europa. Así fue como la Oficina Central de Diseño Soviética (TskB) presionó a algunas de las empresas estatales de aeronáutica para la construcción urgente de un cazacarros volador, siendo elegido en 1938 un prototipo llamado BSh-2 que había diseñado el famoso ingeniero Sergei Ilyushin, el cual fue pronto rebautizado como “Bronirovanni Shturmovik” o “Avión de Ataque Blindado”, más conocido como Shturmovik Il-2.

El Shturmovik Il-2 era un monoplaza biplano de dos alas ligeramente diseñadas en forma de gaviota invertida y con una estructura completamente acorazada al poseer un blindaje contra proyectiles de 20 milímetros que recubría la panza, la cabina del piloto, el motor, los tanques de combustible, el sistema de refrigeración y las bodegas de bombas (solamente dejaba desprotegido el asiento del copiloto que tenía unas posibilidades de morir siete veces mayor que su compañero). El único problema de esta coraza era que reducía mucho la velocidad y la autonomía del avión, algo que ni siquiera podía solucionar su motor de hélice tripala Mikulin Am-38F a 1.720 caballos de vapor, lo que le hacía muy fácilmente interceptable y vulnerable a los cazas enemigos. De hecho, todos estos inconvenientes solamente fueron compensados tanto a nivel defensivo como ofensivo porque el cazabombardero poseía uno de los arsenales más extensos de la Segunda Guerra Mundial que incluía dos cañones de 23 milímetros, una ametralladora trasera de 12’7 milímetros, lanzagranadas DAG-10, dos bombas de 250 kilogramos o 192 bombetas antitanque PTAB de 2’5 kilogramos.

Ataque en picado con cohetes de los Shturmovik II-2.

La Unión Soviética construyó un total de 36.183 unidades de Shturmovik Il-2 desde que el primer prototipo efectuó su vuelo de pruebas con éxito el 12 de Octubre de 1940. Una vez el aparato estuvo en las cadenas montaje, no surgieron muchas variantes del avión, aunque las más destacadas fueron las siguientes: el Shturmovik Il-2 TsKB-57P artillado con cañones ShVAK de 20 milímetros, el Shturmovik Il-2 NS-37 armado con seis bombas de 100 kilogramos, el Shturmovik Il-2T equipado con un torpedo antibuque, el Shturmovik Il-2m3 al que se le suprimió la cabina del copiloto, el Shturmovik Il-2I que fue diseñado como versión de caza blindado y el Shturmovik Il-2U que tuvo una función exclusiva de entrenamiento en la retaguardia.

Cuando se produjo la invasión de Alemania a la Unión Soviética el 22 de Junio de 1941, las 249 unidades de Shturmovik Il-2 de la Flota Aérea Roja se vieron sorprendidas por la muy superior Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) que destruyó a la mayoría de estos cazabombarderos tras resultar pulverizados en sus aeródromos o abatidos en el aire sin tener apenas oportunidad de combatir durante la “Operación Barbarroja”. Respecto a las industrias de los Shturmovik Il-2 que en aquellos instantes se hallaban a escasos kilómetros del Frente Oriental, hubieron de ser desmanteladas en cuestión de horas y todas sus cadenas de montaje trasladadas a los Montes Urales, lo que suspendió durante dos meses la producción del aparato y retrasó su despliegue algo más de un año. De hecho se tuvo que esperar hasta el 19 de Noviembre de 1942, para que en plena Batalla de Stalingrado las formaciones de Shturmovik Il-2 lograsen el control del cielo durante la ofensiva del Ejército Rojo contra los III y IV Ejércitos Rumanos en los flancos que dejaron embolsado al VI Ejército Alemán entre la ciudad y el Río Volga (al que acosaron mediante incursiones hasta Febrero de 1943).

Escuadrón de Shturmovik II-2 sobre una ciudad.

La Batalla de Kursk librada entre el 5 y 16 de Julio de 1943 fue la mayor gesta protagonizada por los Shturmovik Il-2. A pesar de que durante las primeras horas de la lucha muchos de estos cazabombarderos sufrieron bajas muy elevadas en sus respectivos aeródromos a manos de los aviones alemanes, pronto se recuperaron de las pérdidas iniciales y contraatacaron sobre la 9ª División Panzer a la que destruyeron 70 tanques, además de dejar fuera de combate a una parte considerable de los blindados de la 17ª División Panzer. Sin embargo el mejor éxito conseguido por los Shturmovik Il-2 fueron las incursiones contra a la 3ª División Panzer a la que pulverizaron 270 de sus tanques y mataron a 2.000 soldados.

A medida que avanzaba la Segunda Guerra Mundial, el Shturmovik Il-2 se convirtió en uno de los aviones más devastadores para neutralizar objetivos en tierra, solamente superado por el bombardero en picado alemán Stuka e igualado por el bimotor germano Henschel Hs 129. Habitualmente la maniobra de ataque de los Shturmovik Il-2 era la de formar un círculo sobre el objetivo y uno a uno ir todos los aparatos descolgándose para soltar sus bombas y cohetes sobre los tanques enemigos. De igual forma, otra de las tácticas más comunes de estos cazabombarderos era atacar las columnas blindadas sobrevolando por encima del recorrido de los carros mientras los aviones zigzagueban y desprendían a lo largo de cien metros varios racimos de 192 bombetas anticarro PTAB que causaban la devastación entre sus oponentes. Respecto a posiciones fijas como búnkers y nidos de ametralladoras, los Shtumovik Il-2 llevaban a cabo bombarderos en picado estándar como hacía el Stuka de la Luftwaffe; aunque contra vehículos convencionales y concentraciones de tropas, solían volar en grupos de ocho a doce aparatos disparando a cinco metros a ras del suelo.

Durante el resto de la Segunda Guerra Mundial en el Frente Oriental de Europa, los Shturmovik Il-2 se comportaron como auténticos cazadores de tanques, vehículos y piezas de artillería a lo largo de varias campañas como en la reconquista de Ucrania, la “Operación Bragation” contra Bielorrúsia, la invasión de Rumanía y Hungría, el ataque a Carelia contra Finlandia, la irrupción en los Países Bálticos, la ofensiva sobre Prusia Oriental y finalmente en la Batalla de Berlín. Hasta ese momento, el mejor piloto a bordo de un Shturmovik Il-2 había sido el voluntario armenio Nelson Stepanyan que en 239 misiones destruyó 80 tanques y 600 vehículos, además de derribar 27 aviones, aunque un buen día su aparato fue inesperadamente derribado y el aviador perdió la vida tras recibir el disparo de un barco alemán en Letonia.

Pintura que muestra dos Shturmovik II-2 bombardeando con cohetes una columna de vehículos alemana en el Frente del Este.

Otros países de la Internacional Comunista (Komintern) que operaron con el Shturmovik Il-2 fueron la República Federal Socialista Yugoslavia que al frente del Mariscal Josip Tito dispuso de algunos de estos aparatos para llevar a cabo su particular lucha con Croacia; mientras que la Mongolia Exterior también contó entre sus filas con el cazabombardero para lanzar incursiones contra la vecina Mongolia Interior en el Lejano Oriente. Precisamente en esta última campaña en la que también participó la Unión Soviética invadiendo Manchuria después de declarar hostilidades a Japón durante la “Operación Tormenta de Agosto” en el verano de 1945, los Shturmovik volvieron a destacarse por su capacidad destructora pulverizando tanques, vehículos y posiciones defensivas de la infantería que propiciaron el derrumbe del Ejército Imperial Japonés.

Terminada la Segunda Guerra Mundial el 2 de Septiembre de 1945, los Shturmovik Il-2 permanecieron al servicio de la Unión Soviética hasta la fecha 1950, cuando los países del Pacto de Varsovia adquirieron este aparato para ejercer labores de seguridad tal y como hicieron Polonia, Checoslovaquia, Hungría y Bulgaria. También Corea del Norte compró a la URSS algunos Shturmovik Il-2 que utilizó durante la Guerra de Corea de 1950 a 1953 para bombardear objetivos de Estados Unidos y las Naciones Unidas en Corea del Sur y el Paralelo 38º.

Oficialmente los últimos Shturmovik Il-2 fueron retirados del servicio activo militar por Yugoslavia y Bulgaria en 1954. Hasta ese momento, este avión se había distinguido como uno de los bombarderos en picado y cazacarros más mortíferos de la Segunda Guerra Mundial y sin duda alguna en el mejor aparato puesto en el aire por la Unión Soviética.

 

Bibliografía:

-Francis Crosby, Bombarderos. Guía Ilustrada de la A a la Z, “Ilushyn Il-2 Shturmovik”, Tikal (2010), p.112-113
-http://en.wikipedia.org/wiki/Ilyushin_Il-2