MIG-3

Nombre: MIG-3
Tipo: Caza
Nacionalidad: Unión Soviéica
Compañía: Mikoyan Gurevitch
Motores: Uno. Mikulin AM-38 de 1.600 CV
Dimensiones: Envergadura= 10′ 20 metros. Longitud= 8′ 26 m. Altura= 3′ 50 m
Peso: Cargado= 3.350 kg. Vacío= 2.595 kg
Velocidad: Velocidad máxima= 640 km/ h. Trepada inicial= 54′ 2 m/ min
Alcance: 1.250 km
Techo de servicio: 12.000 m
Armamento: Tres ametralladoras, dos ShKAS de 7’62 mm y una UBS de 12’7 mm
Primer vuelo: 5 de Abril de 1940
Historia:

El caza MIG-3 fue la gran apuesta de la Unión Soviética con vistas a afrontar en el cielo la Segunda Guerra Mundial. A pesar de las energías depositadas en este interceptor, desde el mismo inicio de la “Operación Barbarroja” el aeroplano demostró estar en condiciones de inferioridad técnica frente a sus enemigos, lo que obligó a la Flota Aérea Roja a relegarle a misiones secundarias durante el resto de la conflagración en el Frente Oriental.

Caza soviético MIG-3. Arte digital.

La Unión Soviética precisó en la década de 1930 la posesión de un caza de ala baja de tamaño medio para poder competir con los aviones que desarrollaban el resto de potencias en Europa. Así fue como la Compañía Mikoyan Gurevich diseñó tres prototipos equipados con un motor Mikulin AM-35 a los que denominó como I-200, cuyo primer vuelo efectuado el 5 de Abril de 1940 batió todos los récords previstos en velocidad tras alcanzar los 645’5 metros por hora. No obstante y a pesar del éxito, el proyecto se retrasó debido a algunos errores como el recalentamiento de la cabina, hasta que finalmente en Enero de 1941 el aparato estuvo listo bajo el nuevo nombre de MIG-3, del cual se llegarían a fabricar 3.222 unidades.

El MIG-3 fue un caza con alas recubiertas de planchas de duraluminio y madera mediante las que podía ascender a elevadas altitudes de hasta 12.000 metros, e incluso hacerlo a grandes velocidades gracias a una planta motriz Mikulin AM-38 de 1.600 caballos de vapor con una hélice tripala unida a un radiador ventral bajo el fuselaje que mantenía una temperatura adecuada para el piloto en el interior de la cabina. A estas excelentes cualidades, se añadían unos peculiares trenes de aterrizaje retráctiles con manual de emergencia, así como un arsenal comprendido en tres ametralladoras (dos ShKAS de 7’62 milímetros y una UBS de 12’7 milímetros).

Cuando el 22 de Junio de 1941 el Eje invadió la Unión Soviética en la “Operación Barabarroja”, la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) recibió un informe en el que se anunciaba que tres de sus aviones, concretamente un Henschel Hs 126, un Dornier Do 215 y un Junkers Ju 86, acababan de ser derribados por un interceptor de origen desconocido. El autor de esta hazaña se trató del MIG-3 que tuvo el honor de convertirse en el primera caza soviético en abatir aviones alemanes dentro del contexto de la Segunda Guerra Mundial en el Frente Oriental.

Cazas MIG-3 a las afueras de Moscú durante el invierno de 1941.

Durante la “Operación Barbarroja” entre Junio y la Navidad de 1941, los MIG-3 demostraron ser muy inferiores tecnológicamente a los cazas alemanes Messerschmitt Bf 109 tanto en maniobrabilidad como en sistema de puntería, por lo que se vieron obligados a utilizar una táctica consistente en volar a muy elevada altura para descender contra los bombarderos desde arriba y evadirse rápidamente entre las nubes. Este tipo de ataques fueron muy habituales durante la defensa de la capital en la Batalla de Moscú, en la escolta de convoyes de la Marina Real Británica (Royal Navy) sobre el Océano Glacial Ártico hasta el puerto de Múrmansk y en la campaña del Cáucaso.

“Caballo Salvaje” fue el apodo que el MIG-3 se ganó entre los aviadores de la Flota Aérea Roja debido a su inestabilidad en el aire. De hecho, solamente el piloto Alexander Pokrishkin sacó partido de este interceptor al conseguir derribar algunos cazas germanos Messerschmitt Bf 109. Lamentable su escasa viabilidad técnica, llevaron a la retirada de estos aparatos del Frente Oriental para ser relegados a tareas de seguridad e instrucción hasta el final de la Segunda Guerra Mundial en 1945. Hasta ese momento el palmarés del MIG-3 era de 69 victorias, la mayoría bombarderos.

 

Bibliografía:

-Editores de Altaya, Aviones de Combate de la Segunda Guerra Mundial, “MIG 3: Un caballo salvaje”, Altaya (2004), p.17-18
-Editores de Altaya, Aviones de Combate de la Segunda Guerra Mundial, “Un efímero caza de altura”, Altaya (2004), p.33-36
-http://en.wikipedia.org/wiki/Mikoyan-Gurevich_MiG-3