Messerschmitt Bf 110

Nombre: Messerschmitt Bf 110
Tipo: Caza-bombardero
Nacionalidad: Alemania
Compañía: Bayerische Flugzeugwerke
Motor: Dos. Daimler-Benz DB601N de 12 cilindros en línea a 1.175 CV
Dimensiones: Envergadura= 16′ 25 m. Longitud= 12′ 10 m. Altura= 3′ 50 m
Peso: Cargado= 7.000 kg. Vacío= 4.500 kg
Velocidad: Velocidad máxima= 560 km/h. Trepada inicial= 687 m/min
Alcance: 775 km
Techo de servicio: 10.000 m
Armamento: Dos cañones Oerlikon MG-FF de 20 mm, cuatro ametralladoras MG-17 de 7’92
mm, una MG-15 de 7’92 mm, 2 bombas ETC500 de 500 kg y dos bombas ETC50 de 50 kg
Primer vuelo: 12 de Mayo de 1936
Historia:

El Messerschmitt Bf 110 fue el mejor caza bimotor con que contó Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. A pesar de estar en inferioridad técnica frente a la mayor parte de interceptores desplegados por los Aliados, sus buenas prestaciones en otros aspectos como bombardero o aparato nocturno, lo convirtieron en un excelente avión al servicio del Tercer Reich.

Escuadrón de cazabombarderos alemanes Messerchmitt Bf 110 sobre Francia.

Bajo el concepto de “caza total” o “Zerstörer (destructor)” ideado por el ingeniero Wilhelm Messeschmitt en 1935, la Compañía Bayerische Flugzeugwerke presentó un aparato de dos motores Daimler-Benz (alojados en grandes góndolas) con dos colas, doble timón y una cabina alargada de dos plazas (para el piloto y un asiento trasero para el radio-ametrallador) que efectuó su primer vuelo el 12 de Mayo de 1936. Una vez testado, el aparato sufrió una serie de modificaciones porque le añadieron dos motores nuevos Daimler-Benz DB601A (luego sustituidos por Daimler-Benz DB601N) dotados de un moderno sistema de inyección con un radiador, unos sofisticados trenes de aterrizaje plegables con puertas abatibles, unas antenas y equipos de radio que sobresalían en la parte inferior del fuselaje trasero y un armamento compuesto por una carga de 50 a 500 kilogramos de bombas, cuatro ametralladoras MG-17 de 7’92 milímetros en el morro y una MG-15 en el cabina del artillero de atrás.

Generalmente el Messerschmitt Bf 110 fue considerado un cazabombardero lento y de poca maniobrabilidad, pero con una inmejorable precisión para el ataque contra objetivos terrestres que le situó como uno de los mejores aviones para este tipo de funciones, solamente por detrás del bombardero en picado Stuka. Así fue como la Compañía Bayerische Flugzeugwerke construyó un total de 6.170 unidades de Messerschmitt Bf 110, de los que siendo la primera versión el Messerschmitt Bf 110B-1, pronto le siguió el Messerschmitt Bf 110C con el motor Daimler-Benz DB601A, el Messerschmitt Bf 110C-A como cazabombardero ligero, el Messerschmitt Bf 110C-4 como avión de reconocimiento o el Messerschmitt Bf 110C-5 con mejoras en la planta motriz y el armamento. Más adelante surgiría el Messerschmitt Bf 110D con dos depósitos auxiliares de combustible y dos bombas de 500 kilogramos, el Messerschmitt Bf 110D-3 orientado a la defensa de buques y convoyes marítimos, el Messerschmitt Bf 110F impulsado por dos potentes motores Daimler-Benz DB601F de 1.350 caballos de vapor y equipado con un parabrisas antibalas de 57 milímetros de grosor, el Messerschmitt Bf 110F-4/U1 con dos cañones MK 108 de 30 milímetros, el Messerschmitt Bf 110G con motores Daimler-Benz DB605 y finalmente los Messerschmitt Bf 110G-2 y Messerschmitt Bf 110G-4 reconvertidos en cazas nocturnos.

Messerschmitt Bf 110 de la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe).

Cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial el 1 de Septiembre de 1939 con la invasión de Alemania a Polonia, los Messerschmitt Bf 110 recibieron su bautismo de fuego anotándose 78 victorias contra la Fuerza Aérea Polaca y acosando a las columnas en retirada del Ejército Polaco. Al año siguiente, en 1940, los Messerschmitt Bf 110 protegieron el norte de Alemania de las incursiones de la Fuerza Aérea Real Británica (Royal Air Force o RAF), derribando un gran número de aparatos; mientras que durante la campaña de Noruega, comenzaron a sufrir las primeras bajas como en el ataque al Aeródromo de Oslo-Fornebu donde fueron abatidos dos de estos bimotores por los cazas noruegos, o en el Aeródromo de Stavenger-Sola sobre el cual dos cazabombarderos colisionaron como consecuencia del mal tiempo y resultaron pulverizados. No obstante y salvo por estos incidentes, los Messerschmitt Bf 110 se desenvolvieron bien como por ejemplo el 13 de Junio de 1940 al defender con éxito el acorazado alemán Scharnhost, abatiendo algunos bombarderos en picado Skua.

Al producirse la invasión del Ejército Alemán a Francia, Bélgica y los Países Bajos en la primavera de 1940, un total de 320 cazabombarderos Messerschmitt Bf 110 tomaron parte en la campaña y también en las incursiones sobre el Cuerpo Expedicionario Británico durante la evacuación de Dunkerque, siendo abatidos a lo largo de la lucha 80 de estos bimotores (aunque tras haber destruido 174 aviones enemigos). Similares pérdidas cosecharon los 237 Messerschmitt Bf 110 que participaron en la Batalla de Inglaterra, como por ejemplo ocurrió el 15 de Agosto de 1940 al ser derribados 30 bimotores a manos de los muy superiores cazas Spitfire y Hurricane (siendo las bajas totales de estos cazabombarderos durante el “Blitz” de un total de 223 unidades, incluyendo el pilotado por el líder nacionalsocialista Rudof Hess que fue hecho prisionero).

Dos Messerchmitt Bf 110 tropicalizados ofrecen escolta a la flota italiana en un puerto de África.

Con el traslado de la Segunda Guerra Mundial al Mar Mediterráneo en 1941, los Messerschmitt Bf 110 se distinguieron durante la invasión de Yugoslavia, Grecia y Creta (en esta última fueron derribados doce cazabombarderos); así como en la campaña de Oriente Medio apoyando a Irak y bombardeando a las columnas de la Legión Árabe enviada por Transjordania sobre el Desierto de Mesopotamia. Al mismo tiempo, los Messerschmitt Bf 110 escoltaron a los convoyes de la Marina Real Italiana (Regia Marina) que navegaban entre Sicilia y el Norte de África; mientras que protegieron las rutas de camiones sobre el Desierto del Sáhara que abastecían a las fuerzas ítalo-germanas del Afrika Korps en Libia y Egipto. También al iniciarse la “Operación Barbarroja” contra la Unión Soviética, los Messerschmitt Bf 110 acompañaron al Grupo de Ejércitos Norte y al Grupo Ejércitos Centro en su avance hacia Leningrado y Moscú; aunque al año siguiente, en 1942, proporcionaron apoyo aéreo al Grupo de Ejércitos Sur en su ofensiva sobre Ucrania y el Cáucaso, donde destacó destruyendo numerosos tanques soviéticos soltando una pequeña bomba sobre su estructura.

A partir de la Batalla de Stalingrado en 1943, comenzó el declive de los Messerschmitt Bf 110 que poco a poco fueron siendo sustituidos en el Frente Oriental de Rusia por los nuevos modelos de Stuka y el moderno bimotor Henschel Hs 129, aunque todavía continuarían demostrando su poder en Túnez y Argelia tras derribar numerosos cuatrimotores estadounidenses B-17 y B-24 Liberator. Desde entonces, los Messerschmitt Bf 110 fueron convertidos en cazas nocturnos con los que abatieron de noche a la increíble cifra de 2.751 bombarderos británicos Lancaster, Halifax, Stirling, Wellington, etcétera, sobre las diversas incursiones que llevaron a cabo sobre las ciudades del Tercer Reich y otros países de la Europa Ocupada.

Otros usuarios del Messerschmitt Bf 110 fueron diversos países del Eje como por ejemplo Italia que contó con un escuadrón para la defensa de Sicilia y posteriormente para proteger los cielos de la República de Saló. También Rumanía y Hungría operaron con Messerschmitt Bf 110 en el Frente Oriental, Irak durante la Guerra Anglo-Irakí bombardeando al Ejército Británico entre Fallujah y Bagdad, o Croacia acosando a los partisanos comunistas en Yugoslavia. Finalizada la Segunda Guerra Mundial en Mayo de 1945, los Messerschmitt Bf 110 que se habían rendido al enemigo, fueron retirados del servicio militar activo por los Aliados.

 

Bibliografía:

-Tony Wood, El Tercer Reich, Luftwaffe, “Messerschmitt Bf 110, Optima, p. 224-226
-Editores de Altaya, Aviones de Combate de la Segunda Guerra Mundial, “El Caza Total Messerschmitt Bf 110”, Altaya (2004), p.21-22
-Editores de Altaya, Aviones de Combate de la Segunda Guerra Mundial, El cazador cazado, Altaya (2004), p.41-44