Messerschmitt Bf 109

 

Nombre: Messerschmitt Bf 109
Tipo: Caza
Nacionalidad: Alemania
Compañía: Bayerische Flugzeugwerke
Motor: Uno. Daimler-Benz DB 605D de 12 cilindros en V a 2.000 CV
Dimensiones: Envergadura= 9′ 92 m. Longitud= 9′ 02 m. Altura= 3′ 40 m.
Peso: Cargado= 2.505 kg. Vacío= 1.900 kg
Velocidad: Velocidad máxima= 570 km/h. Trepada inicial= 1.000 m/min
Alcance: 725 km
Techo de servicio: 11.500 m
Armamento: 2 cañones Reintmall Borsig MG 131/13 de 13 mm y dos cañones Mauser MG 151 de 20 mm
Primer vuelo: Principios de Septiembre de 1935 ( se ignora la fecha exacta )
Historia:

A causa del Tratado de Versalles la compañía Bayerische Flugzeugwerke dirigida por el ingeniero Willy Messerschmitt entró en los años 30 del siglo XX sin mucho éxito debido a que el Tratado de Versalles le impedía fabricar cualquier avión de combate. Una vez llegó Adolf Hitler al poder las cosas cambiaron porque la compañía tuvo pleno respaldo político y económico a partir de 1934 para diseñar cualquier avión de combate que deseara. Bayerische Flugzeugwerke se estrenó fabricando la avioneta deportiva Messerschmitt Bf 108 Taifun, todo un éxito, sin embargo los ingenieros comprendieron que podían llegar más lejos y construir un caza a partir de esa avioneta mucho mejor. Así fue como nació el Messeschmitt Bf 109.

Escuadrilla de cazas Messerchmitt Bf 109 Gustav con depósitos de combustible extras bajo el fuselaje vuelan sobre el Canal de la Mancha en 1942.

Durante la Guerra Civil Española (1936-1939), los primeros prototipos del Messerschmitt Bf 109 sufrieron diversas versiones operativas como el V-3 y V-4 que fueron sustituidos por el más moderno aparato Messerschmitt Bf 109E Emil. El caza contaba con un motor Daimler-Benz DB 605D de 12 cilindros a 2.000 caballos de vapor accionado por una hélice tripala VDM. La costrucción del avión de ala baja irregular era enteramente metálica, consistiendo el armamento en dos ametralladoras Reintmall Borsig MG 131 de 13 milímetros, más dos cañones Mauser MG 151 de 20 milímetros. Su cabina cerrada era desplazable hacia atrás con una abertura en el parabrisas para filtrar y ventilar el aire, disfrutando el piloto de la protección blindada en el parabrisas con 60 milímetros de grosor y unas láminas laterales de aluminio de 8 milímetros. Los trenes de aterrizaje se activaban automáticamente al tomar tierra, a excepción de la rueda trasera de cola. La autonomía del avión era de 725 kilómetros gracias a un tanque de 400 litros de gasolina detrás del asiento del piloto. La antena se situaba en la parte trasera del fuselaje unida por un cable hasta el borde de la deriva de cola. Por último disponía de un almacén tras el fuselaje que guardaba tres botellas de oxígeno para el piloto, un equipo de radio, un botiquín de primeros auxilios y una brújula. Sin duda el Messerschmitt Bf 109 se convertiría en uno de los mejores cazas de la Segunda Guerra Mundial gracias a su pequeño tamaño, rápida aceleración, elevada velocidad de ascensión y en picado, así como su sencilla y barata producción.

El primer Messerschmitt de importancia fue el Me Bf 109E Emil, del cual salió la subvariante en 1940 del Me Bf 109E-4 Emil, un caza-bombardero para atacar las Islas Británicas que tuvo un éxito fue casi nulo. Tras el Emil apareció el Me Bf 109F Friedrich, uno de los mejores cazas gracias a su autonomía y mejoras aerodinámicas. Con el Friedrich salió también el Me Bf 109 Trop, la versión tropical del caza para la campaña del Norte de África. En 1942 se dió a conocer el Me Bf 109G Gustav, un excelente avión muy maniobrable capaz de plantar cara a todos los cazas aliados, construyéndose simultáneamente con el Gustav una versión de cúpula acristalada Galland con extensa visibilidad llamada Me Bf 109G-10. La última versión germana fue el Me Bf 109K Karl, aunque se estrenó cuando la situación era desfavorable a la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) y no pudo dar de sí sus excelentes cualidades. Tras la guerra se siguieron fabricando aviones Me Bf 109 en Checoslovaquia, por ejemplo la compañía Avia construyó la variante S-99 con un motor Jumo 211F. Finlandia fabricó también el Me Bf 109G 6, Suiza el Me Bf 109G-14 y la compañía Hispano Aviación de España el Me Bf 109G-2. Gran Bretaña consiguió la mejor variante del Messerschmitt Bf 109, se trataba del HA-1112-M1L Buchón, cuya característica principal fue la incorporación del motor Rolls-Royce Merlin.

Messerschmitt Bf 109:          Motor:                                                     Velocidad:
Me-109E Emil                        Daimler-Benz DB 601D                         570 km/h
Me-109F Friedrich                 Daimler-Benz DB 605D                         628 km/h
Me-109G Gustav                   Daimler-Benz DB 605A                          690 km/h
Me-109K Karl                        Daimler-Benz DB605ASCM/DCM          729 Km/h

La primera misión del Messerschmitt-109 fue en España durante la Guerra Civil Española al ser desembarcados en Cádiz el primer lote de aparatos al servicio del bando nacional y muchos de ellos encuadrados en la Legión Cóndor. La primera vez que operó fue en Sevilla, aunque tuvo poca participación en 1936. En 1937 el Messerschmitt dió cuenta de sus buenas dotes durante la Batalla de Brunete, meses más tarde pondría en peligro a toda la caza republicana al barrer los cielos de Aragón en la Batalla de Teruel. Su acuación más práctica en la guerra de España sería en la Batalla del Ebro, gracias al Me Bf 109 los nacionales consiguieron el domino aéreo. Otras participaciones del caza alemán en España serían la ofensiva contra Cataluña y el asedio de Madrid. Al terminar la guerra en 1939 el Me Bf 109 consiguió ser el caza que más victorias tuvo en el conflicto español.

Combate entre un Spitfire y un Messerchmitt Bf 109, el clásico duelo aéreo de la Segunda Guerra Mundial.

Cinco meses después de la guerra en España, empezó la Segunda Guerra Mundial tras la invasión alemana de Polonia. Durante la campaña polaca el Messerschmitt Bf 109 tuvo una participación muy nula, ya que la mayoría de aparatos se concentraban en el oeste para interceptar aviones franceses y británicos. Mientras se llevaba a cabo la invasión polaca, numerosos bombarderos Wellington británicos atacaron a dos cruceros en el Río Elba; pero los Me Bf 109 respondieron derribando a muchos de ellos. A finales de Septiembre atacaron el mismo sitio bombarderos Hampden, pero de nuevo los veteranos cazas abatieron a cinco de ellos. Pero la mejor victoria la conseguirían el 18 de Diciembre al derribar 18 Wellingtons. Tan buenos fueron los resultados que en la Navidad de 1939 a 1940 Alemania vendió Messeschmitt Bf 109 a la Unión Soviética que los rusos por esas fechas utilizaron contra Finlandia en la Guerra Ruso-Finesa. Hasta la primavera de 1940 los cielos de la frontera franco-alemana fueron lugar de escaramuzas, derribando los Me Bf 109 un total de 160 aviones franco-británicos. Para Mayo de 1940 los Messeschmitt consegurían importantes éxitos en la invasión de Francia y los Países Bajos, de hecho un total de 27 escuadrones daban protección a los bombarderos y Stukas que atacaban las posiciones francesas, siendo el triunfo más importante en un ataque de aviones franco-británicos sobre los puentes del Sedán, donde se cobraron 90 aparatos enemigos. A partir de ese momento el Me Bf 109 se convertiría en el único dueño del aire hasta el Armisticio francés.

Durante la Batalla de Inglaterra el Messeschmitt Bf 109 no pudo dar todo de si mismo debido a la falta de combustible para sobrevolar las Islas Británicas mucho tiempo, ya que sólo tenía autonomía de 30 minutos sobre los cielos británicos. En ese escenario se enfrentó a su peor enemigo, el Spitfire de la Fuerza Aérea Británica (Royal Air Force o RAF). Centenares de Me Bf 109 se perdieron y el mismo número de cazas británicos más o menos, aunque la victoria fue de Gran Bretaña.

Versión tropicalizada del Messerschmitt Bf 109 para operar en el Mar Mediterráneo y África.

En 1941 empezó la campaña del Norte de África y el Mar Mediterráneo, donde centenares de Messerschmitt Bf 109 de versión tropical fueron enviados a Libia. Los cielos libios y egipcios fueron testigos de grandes combates aéreos entre Messerchmitt Bf 109 contra Spitfires y Hurricanes británicos; una táctica del Me Bf 109 era hacer de escolta a los Stukas para que soltaran sus bombas sobre los objetivos, algo que permitió a los alemanes mantener un ligero control aéreo sobre el cálido Desierto del Sáhara. En verano de 1941 comenzaba la Operación Barabarroja y con esta la invasión de la Unión Soviética; lugar en el cual durante los dos primeros años los Messerschmitt Bf 109 pulverizarían a miles de cazas sin apenas ellos sufrir bajas, de hecho los pilotos alemanes siempre pudieron volar tranquilamente esos años consiguiendo los mayores éxitos y récords en la caza de la Historia de la Aviación.

A lo largo del conflicto Alemania vendió Me Bf 109 a sus aliados. Por ejemplo Japón recibió cantidades considerables de Me Bf 109 para la investigación aeronáutica. Rumanía y Hungría también fueron equipados con estos cazas que usaron en el Frente del Este, obteniendo muy buenos resultados. Bulgaria utilizó el aparato para defender sus costas marítimas con el Peloponeso de aviones británicos. En menor medida Finlandia voló Me Bf 109 para llevar su guerra en el Mar Báltico, España en su Escuadrilla Azul para atacar Leningrado, Eslovaquia para proteger la capital de aviones americanos y Croacia para interceptar a la guerrilla yugoslava en los Balcanes. Incluso la neutral Suiza usó el Messerschmitt Bf 109 para defenderse de los raids aéreos que efectuaban los norteamericanos por equivocación de vez en cuando contra el país helvético.

Entre 1942 y 1943 los Messeschmitt Bf 109 fueron perdiendo el control aéreo en el Norte de África debido a la llegada de los nuevos cazas estadounidenses; mientras que en Rusia tras la Batalla de Kursk los soviéticos pusieron gran número de aparatos en los cielos que poco a poco fueron desestabilizando a la caza alemana. Los años 1943 y 1944 fueron de gran intensidad para el Messeschmitt Bf 109 cuando la Fuerza Aérea Estadounidense (United States Air Force o USAF) comenzó sus bombardeos sobre Alemania y Europa. El primer año de combates fue muy exitoso para el Me Bf 109 que consiguió derribar miles de fortalezas volantes B-17 y B-24, pero el segundo resultó desastroso debido a la entrada en servicio del caza P-51 Mustang americano que derribó cazas alemanes a centenares. Una de las soluciones fue usar al Me Bf 109 como caza nocturno o estratosférico, así como fotógrafo para el reconocimiento aéreo. Al llegar 1945 la caza alemana fue desbordada en todos los frentes al mismo tiempo que se producía la caída alemana hasta el colapso total en la Luftwaffe, momento en el cual el Messerschmitt dejó de luchar para siempre.

Messerchmitts Bf 109 Emil sobre las Islas Británicas durante la Batalla de Inglaterra. Fue digno rival de los Spitfire, pero su escasa autonomía le impidió sacar el máximo rendimiento.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial muchos fueron los países que se hicieron con el Messerschmitt Bf 109. Checoslovaquia lo adquirió como un aparato fundamental de su fuerza aérea, aunque le cambió el nombre por el de S-99, siendo muchos cazas fueron vendidos a Israel en 1949, los cuales lucharon contra los aviones árabes en las Guerras Árabe-Israelís. Suiza, Yugoslavia y Finlandia siguieron utilizando el Messerschmitt para entrenarse, mientras que Gran Bretaña lo adoptó para experimentos. España fue el país que más empleó el Messerschmitt Bf 109, ya que sirvieron en el Ejército Español hasta 1965, muchos en la Guerra de Sidi Ifni contra Marruecos. Entrados la década de los 70, el Messerschmitt Bf 109 se convirtió en una pieza de museo y admiración para el mundo entero. Hasta entonces se habían construído nada menos que 35.000 aparatos.

El Messerschmitt Bf-109 fue el caza ganador de la Segunda Guerra Mundial, no por sus cualidades, pues eran muy inferiores a otros aparatos, sino por ser el avión que mayor número de aeroplanos enemigos derribó a lo largo del conflicto. La victoria más grande del Messerchmitt Bf 109 fue la del piloto Erich Hartmann que abatió 352 aviones enemigos durante toda la guerra. Precisamente sólo el Messerschmitt Bf 109 llegó a las 300 victorias aéreas, ningún avión en el conflicto ni en la historia del siglo XX superaron este número. Con este impecable historial sin duda alguna el Messerschmitt Bf 109 fue el caza campeón de la Segunda Guerra Mundial.

 

Bibliografía:

Tony Wood, El Tercer Reich, Luftwaffe. “Messerschmitt Bf 109”, Optima, p. 219-223
Editores de Altaya, Aviones de Combate de la Segunda Guerra Mundial. “Messerschmitt Bf 109: el arma de la Luftwaffe”, Altaya (2004), p.5-6
Editores de Altaya, Aviones de Combate de la Segunda Guerra Mundial. “Nueve años en primera línea”, Altaya (2004), p.9-12
Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial. “Protagonista: Messerschmitt Bf 109”, S.A.R.P.E. (1978), p.232-233