Messerschmitt Bf 109

Nombre: Messerschmitt Bf 109
Tipo: Caza
Nacionalidad: Alemania
Compañía: Bayerische Flugzeugwerke
Motor: Uno. Daimler-Benz DB 605D de 12 cilindros en V a 2.000 CV
Dimensiones: Envergadura= 9′ 92 m. Longitud= 9′ 02 m. Altura= 3′ 40 m.
Peso: Cargado= 2.505 kg. Vacío= 1.900 kg
Velocidad: Velocidad máxima= 570 km/h. Trepada inicial= 1.000 m/min
Alcance: 725 km
Techo de servicio: 11.500 m
Armamento: 2 cañones Reintmall Borsig MG 131/13 de 13 mm y dos cañones Mauser MG 151 de 20 mm
Primer vuelo: 28 de Mayo de 1935
Historia:

El caza por excelencia de la Alemania Nacionalsocialista durante la Segunda Guerra Mundial fue el Messerschmitt Bf 109 que surcó los cielos de Europa y el Norte de África entre 1939 y 1945. Este formidable avión de combate que se convirtió en todo un icono de la Luftwaffe, fue el interceptor estándar del Tercer Reich y el mayor “as” con más derribos de la Historia de la Aviación.

Escuadrilla de cazas Messerchmitt Bf 109 Gustav con depósitos de combustible extras bajo el fuselaje vuelan sobre el Canal de la Mancha en 1942.

Hasta la década de 1930, la Compañía Bayerische Flugzeugwerke dirigida por el ingeniero Willy Messerschmitt que había estado orientada a la aeronáutica, no había podido sobresalir en su cometido como consecuencia de las cláusulas prohibitivas que el Tratado de Versalles había impuesto a Alemania al terminar la Primera Guerra Mundial. Solamente la llegada al poder de Adolf Hitler en 1933 y la fundación del Tercer Reich, facilitaron a esta empresa aeronáutica pleno respaldo político y económico a partir de 1934 para fabricar un avión de combate que se materializó en una veloz avioneta deportiva bautizada como Messerschmitt Bf 108. A raíz de este éxito de ingeniería, el Ministerio del Aire emitió un contrato con la firma para reconvertir a este último avión en un caza, que tras una serie de versiones denominadas V-3 y V-4, finalmente realizó su primer vuelo el 28 de Mayo de 1935 bajo el nombre de Messerschmitt Bf 109E Emil.

El caza Messerschmitt Bf 109 era un pequeño avión monoplaza de ala baja irregular enteramente metálica que poseía un motor Daimler-Benz DB 605D de 12 cilindros a 2.000 caballos de vapor accionado por una hélice tripala VDM que le confería una velocidad de 570 kilómetros por hora y una autonomía de 725 kilómetros (gracias a un tanque de gasolina de 400 litros bajo el asiento del piloto), así como una rápida aceleración y una ágil capacidad de ascensión y vuelo en picado. De igual forma, otras características que hicieron de este monoplano un aparato casi perfecto para la época fueron su cabina cerrada desplazable hacia atrás con una abertura en el parabrisas para filtrar y ventilar el aire (curiosamente el piloto disfrutaba de un cristal blindado de 60 milímetros de grosor y unas láminas laterales de aluminio de 8 milímetros), trenes de aterrizaje que se activaban automáticamente al tomar tierra (a excepción de la rueda trasera), una antena situada en la parte posterior del fuselaje que estaba unida por un cable hasta el borde de la deriva de cola, un almacén de primeros auxilios (que contenía tres botellas de oxígeno para el aviador, un equipo de radio, un botiquín médico y una brújula) y un poderoso armamento consistente en dos ametralladoras Reintmall Borsig MG 131 de 13 milímetros y dos cañones Mauser MG 151 de 20 milímetros.

Caza Messerschmitt Bf 109G Gustav finlandés en el Aeropuerto de Heilsinki en Junio de 1943.

Muchas fueron las variantes que surgieron a partir de la versión original del Messerschmitt Bf 109E Emil como por ejemplo el Messerschmitt Bf 109E-4 Emil convertido en cazabombardero para atacar las Islas Británicas (que tuvo un éxito prácticamente nulo). Acto seguido se fabricó el Messerschmitt Bf 109F Friedrich que pronto demostró ser un excelente caza a raíz de su mayor autonomía y mejoras aerodinámicas, el Messerschmitt Bf 109G Gustav que con su insuperable maniobrabilidad superó a todos los aparatos desplegados por el enemigo (además se le añadió una cúpula acristalada del modelo Galland que aportó al piloto una visibilidad total de los ángulos), el Messerschmitt Bf 109T Trop como variante tropical con filtros de arena para operar en el Desierto del Sáhara, y el Messerschmitt Bf 109K Karl que se volvió el modelo más veloz al alcanzar los 729 kilómetros por hora. Fuera de Alemania, algunos países produjeron el Messerschmitt Bf 109 durante la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría como la Compañía Avia en Checoslovaquia que lo rebautizó como S-99 y le equipó con un motor Jumo 211F o la Compañía Hispano en España que construyó el Messerschmit Bf 109G-2; mientras que otras naciones hicieron sus propias adaptaciones como Finlandia con el Messerschmitt Bf 109G-6, Suiza con el Messerschmitt Bf 109G-14 o Gran Bretaña con el HA-1112-M1L Buchón al que le incorporó una planta motriz Rolls-Royce Merlin. Sorprendentemente y gracias en parte a una producción sencilla y barata en las cadenas de montaje industriales, se llegaron a diseñar más de 35.00 cazas Messerschmitt Bf 109 (33.000 por el Tercer Reich y 2.000 por otros países).

Messerschmitt Bf 109:        Motor:                                                    Velocidad:
Me-109E Emil                     Daimler-Benz DB 601D                         570 km/h
Me-109F Friedrich              Daimler-Benz DB 605D                         628 km/h
Me-109G Gustav                Daimler-Benz DB 605A                         690 km/h
Me-109K Karl                      Daimler-Benz DB605ASCM/DCM        729 Km/h

Oficialmente el bautismo de fuego del Messerschmitt Bf 109 tuvo lugar en España durante la Guerra Civil Española que confrontó a la Segunda República contra el Bando Nacional. Al servicio de este último y formando parte de la 2ª Escuadrilla de la Legión Cóndor enviada por el Tercer Reich, el caza Messerschmitt Bf 109 combatió por primera vez defendiendo los cielos de Sevilla en 1936, antes de tomar partido en grandes cantidades durante la Batalla de Brunete que se libró a las afueras de Madrid en 1937. Al año siguiente, en 1938, los Messerschmitt Bf 109 obtuvieron el dominio del cielo durante la Batalla de Teruel y posteriormente durante la Batalla del Ebro, eliminando a los hasta entonces imbatibles cazas republicanos I-16 Mosca prestados por la Unión Soviética. Así fue como tras las ofensivas a Valencia y Cataluña, junto a las incursiones al centro de la Península Ibérica en 1939, el Messerschmitt Bf 109 se convirtió en el mayor “as” en sumar derribos de toda la Guerra Civil Española.

Pintura sobre un combate entre un Spitfire y un Messerchmitt Bf 109, el clásico duelo aéreo de la Segunda Guerra Mundial.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial en Septiembre de 1939 con la agresión de Alemania a Polonia, la intervención de los Messerschmitt Bf 109 fue casi nula porque la mayoría fueron concentrados en el oeste del país para defender su espacio aéreo de Francia y el Reino Unido. Por ejemplo los primeros derribos que se anotaron los Messerschmitt Bf 109 fueron contra numerosos bombarderos Wellington que sin éxito atacaron a dos cruceros en el Río Elba, así como contra cinco aviones Hampden que destruyeron en el Mar del Norte a finales de Septiembre; aunque sin duda el mejor resultado lo obtuvieron el 18 de Diciembre tras abatir a dieciocho bimotores Wellington. De hecho, hasta la primavera de 1940, los Messerschmitt Bf 109 habían derribado sobre Alemania Occidental a un total de 160 aviones británicos y franceses; una cifra que precisamente ampliaron durante la campaña de Noruega. No obstante, sería durante la invasión a Holanda, Bélgica y Francia entre Mayo y Junio de 1940, cuando los Messerschmitt Bf 109, repartidos en un total de veintisiete escuadrones, pulverizaron a todos los aparatos puestos en el aire por los Aliados (sólo en el Sedán abatieron a 90 aviones franceses y británicos sin apenas pérdidas propias), lo que convirtió a este monoplaza en el indiscutible dueño de los cielos de Europa.

La Batalla de Inglaterra librada en el verano de 1940 fue la mayor epopeya en la que intervinieron los Messeschmitt Bf 109 porque durante la campaña sobre Gran Bretaña los cazas alemanes encontraron dos enormes dificultades: en primer lugar no podían explotar del todo su ventaja táctica porque el consumo de gasolina durante los viajes de ida y vuelta sobre el Canal de la Mancha solamente les permitían operar unos 30 minutos sobre la capital de Londres; en segundo lugar se encontraron con el caza británico Spitfire que igualaba en calidad a su oponente (con la diferencia de que éste combatía en casa). Así fue como a pesar de ser un avión excelente y derribar numerosos cazas Spitfire y Hurricane a lo largo de Agosto, Septiembre y Octubre de 1940, el Messerschmitt Bf 109 fue derrotado en la Batalla de Inglaterra tras haber sufrido centenares de pérdidas y decenas de pilotos muertos o capturados.

Versión tropicalizada del Messerschmitt Bf 109T Trop para operar en el Mar Mediterráneo y África.

Cuando comenzó la campaña del Norte de África y el Mar Mediterráneo en 1941, los modelos tropicales de los Messerschmitt Bf 109 fueron enviados a este teatro de operaciones para escoltar a los bombarderos en picado Stuka primero contra Grecia y Creta; y luego para barrer del cielo a todos los cazas enemigos Spitfire, Hurricane y P-40 Warhawk sobre las arenas de Libia y Egipto mientras ejercían de apoyo táctico al Afrika Korps. También al iniciarse la “Operación Barbarroja” contra la Unión Soviética en Junio de 1941, los Messerschmitt Bf 109 aniquilaron a todos los cazas desplegados por la Fuerza Aérea Soviética, derribando en el aire o destruyendo en tierra a miles de aviones enemigos sin sufrir apenas pérdidas propias, lo que permitió a estos aparatos volar con una absoluta tranquilidad sobre Rusia y Ucrania, alcanzando los mayores récords de la Historia de la Aviación.

Numerosos fueron los operarios del Eje a los mandos del Messerschmitt Bf 109 que con su esfuerzo bélico apoyaron la causa de Alemania. El mayor de estos usuarios fue Hungría que con 606 Messerschmitt Bf 109 combatió intensamente contra la Fuerza Aérea Soviética en el Frente Oriental, seguida por Italia que con 303 cazas defendió de los anglo-norteamericanos la Isla de Sicilia y la Península Italiana, o Rumanía que con 204 unidades peleó en la Batalla de Stalingrado y Ucrania. También en menor medida otras naciones como Bulgaria utilizaron 164 Messerschmitt Bf 109 para operar contra la guerrilla comunista en Macedonia y Grecia, Finlandia con 162 aparatos para luchar sobre Carelia en la Guerra de Continuación contra la URSS, Eslovaquia con 63 para defender el espacio aéreo de Bratislava, Croacia con 50 para bombardear a los partisanos yugoslavos en los Balcanes, e incluso la neutral Suiza desplegó a 99 de estos aviones para defenderse de las incursiones realizadas erróneamente por los Aliados como por ejemplo sucedió en Zurich.

El declive del Messerschmitt Bf 109 se produjo entre 1942 y 1943 por dos razones: primeramente la industria soviética comenzó a desplegar un número muy superior de cazas que desequilibraron la balanza primero en la Batalla de Stalingrado y luego en la Batalla de Kursk; mientras que en el Norte de África los alemanes perdieron el control del cielo en Egipto, Libia y Túnez con la llegada masiva de los nuevos aviones de la Fuerza Aérea Estadounidense (USAF). A estos problemas hubo que añadir que un alto porcentaje de Messerschmitt Bf 109 tuvieron que ser enviados a la defensa aérea de Alemania cuando Estados Unidos comenzó a bombardear las principales ciudades, donde a pesar de abatir a millares de aviones enemigos y sobretodo a las fortalezas volantes B-17 y B-24 Liberator, la entrada en servicio del caza de largo alcance P-51 Mustang en 1944, hizo perder al monoplaza alemán la ventaja táctica sobre sus oponentes. A partir de entonces y salvo por algún éxito puntual en 1945 como la “Operación Bondenplatte” durante la Batalla de las Ardenas en que el Messerschmitt Bf 109 aniquiló a decenas de aviones enemigos en tierra, el caza tuvo que reservarse a las incursiones nocturnas o a la protección del territorio metropolitano tanto de los Aliados como de la Unión Soviética, hasta culminar sus últimos días en la Batalla de Berlín que propició el derrumbe final del Tercer Reich.

Messerchmitts Bf 109E Emil sobre las Islas Británicas durante la Batalla de Inglaterra. Fue digno rival de los Spitfire, pero su escasa autonomía le impidió sacar el máximo rendimiento. Arte digital.

Finalizada la Segunda Guerra Mundial en 1945, muchos fueron los países que continuaron operando con el Messerschmitt Bf 109 al otro lado del “Telon de Acero” como Checoslovaquia con 550 unidades o Yugoslavia con otras 73 para pacificar la convulsa Europa Oriental de postguerra. De igual forma en Oriente Medio, Israel adquirió 25 ejemplares que combatieron contra Egipto, Siria y Jordania durante la Guerra Árabe-Israelí al sur de Tel Aviv, derribando ocho aviones musulmanes (entre estos un viejo rival, concretamente un Spitfire jordano), a costa de perderse cinco Messerschmitt Bf 109. También España produjo 172 unidades de Messerschmitt Bf 109 que lucharon durante la Guerra de Sidi Ifni contra Marruecos entre 1957 a 1958, hasta su retirada definitiva del servicio en la década de 1970.

El Messerschmitt Bf 109 fue sin duda el caza ganador de la Segunda Guerra Mundial (y también de la Guerra Civil Española) por ser el aparato con más número de derribos contabilizados entre 1936 y 1945. De hecho, el mayor “as” de la contienda fue un piloto a los mandos de este monoplaza, concretamente Erich Hartmann que abatió a un total de 352 aviones enemigos. A raíz de este excelente pasado, el Messerschmitt Bf 109 tuvo el honor de ostentar el récord del mundo con el rango de mejor caza de la Historia de la Aviación.

 

Bibliografía:

-Tony Wood, El Tercer Reich, Luftwaffe. “Messerschmitt Bf 109”, Optima, p. 219-223
Editores de Altaya, Aviones de Combate de la Segunda Guerra Mundial. “Messerschmitt Bf 109: el arma de la Luftwaffe”, Altaya (2004), p.5-6
-Editores de Altaya, Aviones de Combate de la Segunda Guerra Mundial. “Nueve años en primera línea”, Altaya (2004), p.9-12
-Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial. “Protagonista: Messerschmitt Bf 109”, S.A.R.P.E. (1978), p.232-233