Kyushu J7W1 Shinden

 

Nombre: Kyushu J7W1 Shinden
Tipo: Caza
Nacionalidad: Japón
Compañía: Kyushu Hikoki K.K.
Motor: Uno. Motor radial Mitsubishi Ha-43 12 de 18 cilindros a 1.589 CV
Dimensiones: Envergadura= 11′ 11 m. Longitud= 9′ 66 m. Altura= 3′ 92 m
Peso: Cargado= 4.928 kg. Vacío= 3.645 kg
Velocidad: Velocidad máxima= 750 km/h. Trepada inicial= 750 m/min
Alcance: 850 km
Techo de servicio: 12.000 m
Armamento: Cuatro cañones de 30 mm y una bomba de 120 kg
Primer vuelo: 3 de Agosto de 1945
Historia:

Con la aparición de las superfortalezas volantes B-29 sobre los cielos de Japón, se precisó la necesidad de fabricar un caza capaz de hacer frente a la nueva amenaza y lo suficientemente rápido para atacar y evadirse de las doce ametralladoras de los cuatrimotores norteamericanos. Así nació el Kyushu J7W1 Shinden, también conocido como “Relámpago Perfecto”, un proyecto experimental cuya principal función debía ser evitar ser derribado por las formaciones de B-29 que hasta ese momento habían supuesto una sangría para la caza japonesa.

Kyushu J7W1 Shinden de la Fuerza Aérea Imperial.

Kyushu, nombre en honor a la segunda isla más grande de Japón, fue el nombre que recibió el experimento llevado a cabo por el ingeniero y capitán de corbeta Masayoshi Tsuruno a principios de 1943, cuando todavía ni siquiera los B-29 habían sido estrenados. Originalmente el Kyushu J7W1 Shinden se basó en el prototipo italiano SAI-Ambrosini SS.4 del ingeniero Sergio Stefanutti, un avión que nunca llegó entrar en acción al servicio de Italia, aunque sí llamó la atención de los japoneses porque sus prestaciones permitían la posibilidad de albergar un motor a reacción en un momento en que naciones como Alemania habían optado por apostar en este campo. Los bocetos iniciales del Kyushu J7W1 Shinden fueron diseñados por la compañía Watanabe Tekko-Jo a partir de tres planeadores, los cuales sufrieron tantos percances inesperados, que al final el proyecto pasó a la empresa Kyushu Hikoki K.K. que no terminó su primer monoplano hasta Junio de 1944. Trabajando a destajo y haciendo muchas horas extra los ingenieros encontraron todo tipo de dificultades en la construcción del Kyushu J7W1 Shinden debido a la falta de materiales con el mal curso de la guerra, a los retrasos en la entrega de equipos y a la problemática refrigeración del motor. En un principio se pensaron entregar 150 Kyushu J7W1 Shinden mensuales (120 en las factorías de Handa de Nakajima y 30 en las de Zasshonukama de Kyushude) que debían superar las 1.086 unidades entre Abril de 1946 y Marzo de 1947. No obstante, solamente se construirían dos Kyushu J7W1 Shinden ante la evidente falta de tiempo.

El Kyushu J7W1 Shinden fue el primer monomotor japonés de configuración “canard” (pato en francés), característico por tener la cabina adelantada a las alas del avión en V invertida y el motor en la cola del aparato. Precisamente su planta motriz radial Mitsubishi Ha-43 12 de 18 cilindros a 1.589 caballos de vapor se situaba en la proa del avión con una hélice de seis palas que le confería una impresionante velocidad de 750 kilómetros por hora. Otro aspecto llamativo era que disponía de un tren de aterrizaje triciclo y dos pequeñas ruedas auxiliares en los estabilizadores que impedían su fractura en el aterrizaje. También se le equipó con un armamento pensado en destruir la superestructura de los B-29 compuesto por un arsenal de cuatro cañones de 30 milímetros que disparaban 450 proyectiles por minuto y una pequeña bomba arrojadiza de 120 kilogramos.

Técnicos de Estados Unidos inspeccionando un Kyushu J7W1 Shinden capturado tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial. Algunos oficiales japoneses les acompañan para mostrarles su impresionante creación aeronáutica.

Oficialmente el primer vuelo del Kyushu J7W1 Shinden tuvo lugar con éxito el 3 de Agosto de 1945 a manos de su ingeniero Masayoshi Tsuruno. Durante los dos días siguientes, el 4 y 5, también se realizaron otros dos vuelos respectivamente con el mismo resultado satisfactorio. Sin embargo un día después, el 6 de Agosto, el triunfal éxito del Kyushu J7W1 Shinden quedó completamente ensombrecido en las mentes de los militares nipones a causa del lanzamiento de la primera bomba atómica sobre Hiroshima. A pesar de aquel importante suceso que llevó a la apertura de conversaciones para rendir Japón a los Aliados, Masayoshi Tsuruno continuó cumpliendo con su labor a lo largo de aquellas tensas semanas trabajando en el Kyushu J7W1 Shinden y anotando sus problemas como el tirón a estribor durante el despegue o las molestas vibraciones de la hélice.

Nada más terminar la Segunda Guerra Mundial, los dos únicos Kyushu J7W1 Shinden que se habían construido y estaban listos para entrar en combate, fueron entregados a los técnicos estadounidenses que se hicieron con el control de los aeródromos de Japón. Uno de los aparatos fue estudiado y desguazado en Estados Unidos; mientras que el otro se llevó como una auténtica joya de la aviación digna de ser expuesta y admirada en el Museo Nacional del Aire y el Espacio de Smithsonian de Washington.

 

Bibliografía:

Alfonso Casado, Kyushu J7W1 “Shinden”. El relámpago perfecto, Revista Serga Nº84, (2013), p.14-17
http://en.wikipedia.org/wiki/Kyushu_J7W