Hudson

Nombre: Lockheed Hudson
Tipo: Bombardero
Nacionalidad: Estados Unidos
Compañía: Lockheed
Motor: Dos. Motor radial Wright GR-1820-G-102A a 1.000 CV
Dimensiones: Envergadura= 19′ 96 m. Longitud= 13′ 51 m. Altura= 3′ 61 m
Peso: Cargado= 7.945 kg. Vacío= 45.280 kg
Velocidad: Velocidad máxima= 396 km/h. Trepada inicial= 493 m/min
Alcance: 3.154 km
Techo de servicio: 7.625 m
Armamento: Cuatro ametralladoras de 7’7 mm y 635 kg de bombas
Primer vuelo: 10 de Diciembre de 1938
Historia:

El bombardero Hudson fue uno de los pocos aviones de este tipo que perduró toda la Segunda Guerra Mundial prestando un excelente servicio a los Aliados Occidentales. Construido por Estados Unidos antes del inicio de las hostilidades, acabó operando en el Reino Unido durante la “Guerra Relámpago” o “Blitzkrieg”, combatió posteriormente en el Norte de África y la Guerra del Pacífico, e incluso destacó como un formidable cazador de submarinos durante la Batalla del Atlántico.

Ante la necesidad del Imperio Británico de poseer un avión capaz de operar en todo su extenso litoral realizando misiones de patrulla y navegación aérea, el Ministerio del Aire del Reino Unido sacó a concurso un proyecto para tal fin que curiosamente suspenderían todas las marcas nacionales. Sería entonces cuando desde el extranjero, curiosamente la Compañía Lockheed de Estados Unidos, presentó un prototipo basado en el aparato civil Lockeed Modelo 10 que se había hecho muy popular debido a que en el pasado había sido pilotado por el famoso aviador Howard Hughes y también a que había transportado al Primer Ministro Neville Chamberlain a la Conferencia de Munich de 1938. Así fue como la Fuerza Aérea Real Británica (Royal Air Force o RAF) solicitó un total de 250 unidades de este bimotor a Norteamérica que desde entonces sería bautizado como Hudson.

Lockheed Hudson de la Fuerza Aérea Estadounidense (USAF).

El Hudson era un monoplano de ala media y doble cola con un fuselaje de sección elíptica y una proa en forma de morro acristalado (pensada para defenderse de los cazas y disponer de una mejor visión del objetivo a la hora de lanzar las bombas) que se movía mediante dos motores de pistón radiales Wright GR-1820-G-102A a 1.000 caballos de vapor, cuya superficie alar además contaba con modernos flaps “fowler” adaptados a pistas cortas. Respecto a su armamento, el bombardero poseía un arsenal defensivo de cuatro ametralladoras de 7’7 milímetros situadas delante, en la torreta dorsal y en dos en las escotillas lateral y ventral; y uno ofensivo consistente en una bodega con capacidad para 635 kilogramos de bombas.

La Compañía Lockeed construyó un total de 2.941 bombarderos Hudson, aunque sólo 810 operarían al servicio de Estados Unidos tal y como hicieron los 490 ejemplares del Hudson A-29 dedicados al transporte, los 300 del Hudson AT orientados a la instrucción y los 20 del Hudson AT-18 adaptados para la caza submarina. Curiosamente fue Gran Bretaña la nación que más utilizó a estos aviones como las 401 unidades del Hudson I con características tropicales, las 70 del Hudson II con propelentes de mayor velocidad, las 1.228 del Hudson III con un cañón retráctil ventral, las 409 del Hudson V con motores Pratt & Whitney, las 450 del Hudson VI en versión enlace y las 384 del Hudson A.29A con mayor espacio para albergar tropas.

Hudson de la Fuerza Aérea Real Británica (RAF).

Cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial, el Hudson se convirtió en el primer avión del Imperio Británico en abatir un avión de la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe), concretamente un Dornier Do 18 sobre el Estrecho de Jutlandia el 8 de Octubre de 1939. Lamentablemente al año siguiente, en Mayo y Junio de 1940, los bombarderos Hudson demostraron ser muy vulnerables a los cazas alemanes tanto en la invasión de Francia como en la posterior evacuación del Cuerpo Expedicionario Británico de las playas de Dunkerque. De hecho el 13 de Agosto de 1940, se produjo una tragedia aérea con un Hudson después de que uno de estos aparatos adquiridos por Australia se estrellase accidentalmente a las afueras de Canberra, falleciendo nueve pasajeros, entre ellos los tres ministros australianos Geoffrey Austin, Valentine Fairbairn y Henry Gullet.

A partir de 1941, los Hudson fueron desplegados en el Aeródromo de Aldergrove situado sobre el Uslter en Irlanda del Norte para concentrarse exclusivamente en la Batalla del Atlántico. Gracias a que la mayoría de estos bimotores fueron equipados con un nuevo radar de superficie aire-agua capaz de detectar sumergibles, el 27 de Agosto fue interceptado a las afueras de Islandia el submarino alemán U-570 que tras ser ametrallado en varias ocasiones, acabó rindiéndose a los buques de la Marina Real Británica (Royal Navy). Precisamente mediante este tipo de tácticas de acoso, los Hudson hundirían en el Océano Atlántico hasta un total de veinticinco submarinos de la Marina de Guerra Alemana (Kriegsmarine).

Pintura en la que se muestra el ataque de un Hudson sobre un submarino alemán durante la Batalla del Atlántico.

Al estallar la Guerra del Pacífico el 7 de Diciembre de 1941 tras el ataque de Japón a los Aliados Occidentales sobre diversos objetivos del Sudeste Asiático, un Hudson hundió en Khota Baru al carguero japonés Awazisan Maru mientras se encontraba desembarcando tropas en Malasia. Al mismo tiempo, Australia compró 132 ejemplares de Hudson con los que protegió su cielo patrio del Imperio Japonés, la China del Kuomitang otros tantos para defender su espacio aéreo dentro del contexto de la Segunda Guerra Sino-Japonesa, y Nueva Zelanda unos pocos que empleó durante los bombarderos a la Isla de Vella Lavella.

Los Estados Unidos que habían sido los creadores del Hudson, obtuvieron su primer triunfo el 1 de Marzo de 1942 cuando hundieron al submarino alemán U-656 cerca de la Isla de Terranova. Al cabo de tres meses, el 7 de Julio, otro Hudson destruyó al sumergible U-701 junto al Cabo Hatteras; mientras que Canadá que acababa de hacerse con cincuenta unidades de este bimotor, el 31 de Julio echó a pique al submarino U-754 en las inmediaciones de la Estación de Yarmouth. También otros países se distinguieron en las misiones navales con los Hudson como por ejemplo Brasil que adquirió veintisiete unidades para patrullar las aguas del Mar Caribe, así como Sudáfrica en la vigilancia del Cabo de Buena Esperanza, u Holanda como parte de las fuerzas aéreas libres con base en Australia.

Imagen de un Hudson sobrevolando la Gran Pirámide en Egipto.

Durante el resto de la Segunda Guerra Mundial, los Hudson fueron empleados en bombardeos estratégicos sobre las ciudades situadas al norte de Alemania e incluso en la devastadora incursión nocturna sobre el casco urbano de Colonia. También otros muchos Hudson llevaron a cabo diversas misiones tácticas sobre el Norte de África, el Mar Mediterráneo, Birmania e Italia hasta la victoria final de los Aliados en 1945.

Terminada la Segunda Guerra Mundial el 2 de Septiembre de 1945, los Hudson continuaron operativos como aviones de entrenamiento en Estados Unidos, Gran Bretaña y la Commonwealth. Mientras tanto otros países como Portugal, Irlanda, Israel y Trinidad y Tobago, utilizaron a los Hudson en función de transporte militar hasta bien entrada la Guerra Fría en la década de 1950.

 

Bibliografía:

-Francis Crosby, Bombarderos. Guía Ilustrada de la A a la Z, “Loockheed Hudson”, Tikal (2010), p.124-125
-http://en.wikipedia.org/wiki/Lockheed_Hudson