Hellcat

Nombre: Grumman Hellcat
Tipo: Caza-bombardero
Nacionalidad: Estados Unidos
Compañía: Grumman Aircraft Company
Motor: Uno. Pratt and & Whitney R-2800-10W Double Wasp radial de 12 cilindros en estrella a 2.000 CV
Dimensiones: Envergadura= 13′ 08 m. Longitud= 10′ 20 m. Altura= 3′ 99 m
Peso: Cargado= 5.714 kg. Vacío= 4.190 kg
Velocidad: Velocidad máxima= 620 km/h. Trepada inicial= 900 m/min
Alcance: 1.680 km
Techo de servicio: 11.370 m
Armamento: Seis ametralladoras Browning M2 de 12’7 mm, 3 bombas de 227 kg y 6 cohetes HVAR de 127 mm
Primer vuelo: 26 de Junio de 1942
Historia:

Las derrotas de Norteamérica frente a Japón a comienzos de la Guerra del Pacífico, llevaron a la Flota Estadounidense (US Navy) a solicitar de urgencia la construcción de un aparato capaz de hacer frente a los hasta ahora invencibles cazas Zero. Así fue como la Compañía Grumman ideó el Hellcat, un interceptor y bombardero táctico de doble función que causaría grandes estragos al Imperio Japonés.

Grumman Hellcats sobrevolando el Océano Pacífico.

Ante la necesidad de reelevar a los cazas Grumman XF6G que eran prácticamente inservibles contra los Zero, en Mayo de 1942 un grupo de ingenieros modificó uno de estos monoplanos al que bautizaron como Hellcat F6F-3, al cual le añadieron un fuselaje de amplia sección transversal que iba encogiendo en forma de pera con una serie de reforzamientos sobre la parte trasera, además de encajarle bajo la panza un ala baja cantilever de construcción enteramente metálica (a excepción de las superficies de control que estaban recubiertas de tela) e instalarle un motor radial Pratt and & Whitney R-2800-10W Double Wasp de 12 cilindros en estrella a 2.000 caballos de vapor con una hélice tripala Hamilton Standard de 3′ 98 metros de diámetro que podía canalizar el flujo del aire con una toma subdividida en tres compartimentos: los laterales para la refrigeración y el central para el carburador. También la cabina sufrió cambios porque se protegió con un blindaje muy superior al de otros cazas gracias a un robusto cristal con un excelente visor de puntería Mk.8 y un radar APS-4 para las misiones nocturnas; así como los trenes de aterrizaje al adaptarse un sistema de recogida en dos sectores centrales de las alas bastante separados del fuselaje, lo que aportaba una estabilidad adecuada en tierra, siendo la rueda de cola retráctil de un novedoso material de caucho macizo escamoteado en 26′ 6 centímetros de diámetro. Respecto su capacidad de vuelo, el avión gozaba de una bodega de 890 litros, incluyendo los depósitos extra alojados en el encastre de las alas de 330 litros, más el depósito opcional externo lanzable de 567 litros ; al mismo tiempo en que se dotaba de un armamento comprendido en seis ametralladoras Browning M2 de 12′ 7 milímetros, tres bombas de 227 kilogramos y 6 cohetes HVAR, aunque en ocasiones podía incluso transportar una poderosa bomba de 900 kilogramos. Por último y como su uso estaba pensado para operar en portaaviones, el aparato albergó un gancho de apontaje en la parte trasera del fuselaje y en sus alas se construyeron unos semiplanos exteriores plegables que se recogían en la sección central alar y que por tanto quedaban establecidos de manera vertical para ahorrar espacio en los hangares de los navíos.

La Compañía Grumman construyó un total de 12.270 Hellcat que salieron de las cadenas de montaje ubicadas en la Fábrica Bethpage de Nueva York (siendo el avión de Estados Unidos que mensualmente más rápidamente se produjo en la Segunda Guerra Mundial). De todas estas unidades, casi un tercio, concretamente 4.420 ejemplares, fueron los Hellcat F6F-3 originales, antes de que se ampliaran a subvariantes de cazas nocturnos denominados Hellcat F6F-3E y Hellcat F6F-N. Posteriormente surgió el Hellcat F6F-5 con muchas mejoras que incluyeron una mejor aerodinámica, alerones autorregulables y un sistema de inyección de agua que incrementó su potencia en 200 caballos de vapor; además de diseñarse poco después la variante del Hellcat F6F-5N como avión nocturno al servicio de Gran Bretaña y el Hellcat F6F-5P equipado con cámara para el reconocimiento fotográfico.

Pintura de un combate aéreo en el que un Hellcat derriba a un caza japonés Zero.

Oficialmente en Agosto de 1943, los Hellcat recibieron su bautismo de fuego en la Segunda Guerra Mundial tras derribar durante ese mes un total de 35 aviones japoneses sobre el Océano Pacífico Central; éxito que también repitieron en Octubre al abatir a otros 27 sobre el Atolón de Wake; el 23 de Noviembre al acabar con 17 más durante la Batalla de Tarawa en las Islas Gilbert; y el 4 de Diciembre al liquidar a los últimos 18 sobre el Atolón de Kwajalein. De hecho aquel mismo otoño, las victorias de los Hellcat eran tantas que las tripulaciones de los portaaviones pujaban por ver cuál de los buques destruía más aviones nipones, estando la lista encabezada de la siguiente manera: primero el USS Essex con 55 triunfos y luego el USS Bunker Hill con 39. Al año siguiente, en 1944, los Hellcat lanzaron dos incursiones contra la Isla de Truk que dejaron 50 aparatos japoneses convertidos en ceniza durante el raid del 17 de Febrero y otros 20 en el ataque del 29 de Abril; mientras que al tener lugar la Batalla de Saipán sobre las Islas Marianas el 11 de Junio, abatieron a 142 aeroplanos enemigos a costa de tan sólo 11 pérdidas propias. No obstante, el mejor papel jugado por los Hellcat fue en la Batalla del Mar de Filipinas el 20 de Junio de 1944, donde en tan sólo una jornada derribaron a 139 aviones japoneses (entre estos 60 cazas Zero) a cambio de únicamente haber sido destruido uno de los aparatos estadounidenses en un episodio bautizado como “tiro al pavo en las Marianas”, aunque durante el enfrentamiento todos los cazabombarderos se quedaron sin gasolina y cayeron el mar (lo que supuso la pérdida de todo el escuadrón de Hellcat).

A inicios de 1945, los Hellcat llevaron a cabo una serie de incursiones contra la Isla de Formosa pulverizando a 350 aviones japoneses a costa de resultar abatidos 30 aparatos propios. Igualmente se distinguieron apoyado a las tropas del Ejército Estadounidense en la invasión de las Filipinas y en la Batalla de Iwo Jima; además de volar hasta el mismo Japón para derribar sobre los cielos de Tokyo a 320 aparatos nipones después de haberse perdido unos 80 Hellcat. Inmediatamente después a estas acciones, los Hellcat fueron esenciales para interceptar a los kamikazes y destruirlos antes de que alcanzasen los portaaviones de la Flota Estadounidense durante la Batalla de Okinawa, logrando abatir hasta un total 250 aviones suicidas sobre las Islas Ryûkyû. Respecto a las últimas fases del conflicto, los Hellcat acabarían con más de 800 aparatos nipones sobre el espacio aéreo de Japón; e incluso durante la firma de la paz a bordo del acorazado USS Missouri el 2 de Septiembre de 1945, varios cientos de estos cazas sobrevolaron en formación dibujando la “V” de “victoria” en el cielo a lo largo de toda la Bahía de Tokyo.

Aviones embarcados Hellcats con las alas recogidas en un portaaviones. Al fondo uno de los Grumman se dispone a aterrizar sobre cubierta.

Terminada la Segunda Guerra Mundial en 1945, los cazabombarderos Hellcat sirvieron en otras fuerzas aéreas como las de Gran Bretaña, Paraguay, Argentina, Uruguay y Francia, empleándolos esta última durante la Guerra de Indochina de 1946 a 1954 contra objetivos de la guerrilla comunista del Vietminh sobre Vietnam, Laos y Camboya. Una vez retirados del servicio en 1955, los récords del Hellcat como parte de la Fuerza Aérea Estadounidense resultaron ser imbatibles porque generó hasta un total de 307 pilotos “ases” (superó a todos los aparatos norteamericanos) y derribó un total de 5.000 aviones enemigos (el mayor cazador de la Guerra del Pacífico).

 

Bibliografía:

-Editores de Altaya, Aviones de Combate de la Segunda Guerra Mundial. “El F6F Hellcat: un caza formidable”, Altaya (2004), p.51-52
-Editores de Altaya, Aviones de Combate de la Segunda Guerra Mundial. “El rey de la caza embarcada”, Altaya (2004), p.101-104
-http://en.wikipedia.org/wiki/F6F_Hellcat