Heinkel He 280

 

Nombre: Heinkel He 280
Tipo: Caza
Nacionalidad: Alemania
Compañía: Ernst Heinkel Flugzeudwerke AG
Motor: Dos. Junkers Jumo 004A de 840 kg
Dimensiones: Envergadura= 12 m. Longitud= 10 ‘ 20 m. Altura= 3’ 19 m
Peso: Cargado= 5.200 kg. Vacío= 3.350 kg
Velocidad: Velocidad máxima= 817 km/h. Trepada inicial= 1.280 m/min
Alcance: 615 km
Techo de servicio: 11.400 m
Armamento: Tres cañones MG151/20 de 20 mm
Primer vuelo: 11 de Septiembre de 1940
Historia:

Aunque se hizo más conocido el Messerschmitt Me 262, el Heinkel He 280 se convirtió en el primer avión de reacción ideado por los alemanes en la Historia.

Heinkel He 280 en vuelo de pruebas.

Tanto los mandos del Tercer Reich como de la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) estaban obsesionados por una victoria rápida de la Guerra Relámpago (Blitzkrieg), lo que hizo que no mostraran ningún interés por los reactores ni los hicieran caso a pesar de lo avanzado de las investigaciones. Fue el ingeniero alemán Hans Von Ohain de la compañía Ernst Heinkel Flugzeudwerke AG, quién paralelamente al inicio de la Segunda Guerra Mundial se puso a desarrollar la fabricacón de un caza a reacción, algo que sin duda chocó en competencia con el proyecto secreto de Messerschmitt Me 262 de la empresa Messerschmitt Flugzeugwerke AG.

Inesperadamente nació el Heinkel He 280. Este avión que fabricó Heinkel era un aparato de construcción enteramente metálica con las alas curvadas en los bordes exteriores, timón de cola doble y tren de aterrizaje en forma de triciclo. Los dos motores Junkers Jumo 004 de 840 kilogramos de empuje lineal fueron instalados en una carlingas bajo cada ala. El prototipo inicial fue denominado Heinkel He 280 V1 y el primer vuelo lo realizó el 11 de Septiembre de 1940 como un planeador remolcado por un bombardero Heinkel He 111. Sin embargo no fue hasta 1941 cuando el piloto de pruebas Fritz Schäfer voló en el aeroplano con unos reactores centrífugos HeS 8 de 585 kilogramos de empuje lineal, siendo el resultado poco satisfactorio.

Para 1942 la dificultad de volar con el Heinkel He 280 era patente, por ello su manejo fue analizado en un combate simulado con un Focke Wulf Fw 190 que ganó con mucha facilidad el avión a reacción. A partir de entonces las pruebas con el Heinkel He 280 se fueron completando positivamente a lo largo de 1943. Entre los cambios sufridos se le acoplaron tres cañones MG151/20 de 20 milímetros y afustes subalares con capacidad para llevar dos bombas de 250 kilogramos. Se llegó a idear una variante del nuevo aparato a reacción, concretamente el Heinkel He 280B como bombardero medio y con capacidad para transportar hasta 1.000 kilogramos de bombas.

Un Heinkel He 280 a reacción aparcado en un aródromo de Alemania.

A pesar de que las características del avión eran buenas, la idea de seguir adelante con su producción se detuvo cuando Adolf Hitler pensó que podía ganar a los Aliados la guerra sin reactores. La orden del Führer fue una locura, pues cuando se reanudó el proyecto el Messerschmitt Me 163 Komet y Messerschmitt Me 262 fueron los elegidos para llevar a cabo la guerra a reacción, quedando a su vez el Heinkel He 280 abandonado como si el avión nunca hubiese existido.

 

Bibliografía:

Tony Wood, El Tercer Reich, Luftwaffe. “Messerschmitt Me 210 y Me 410 Hornisse”, Optima, p. 230
http://en.wikipedia.org/wiki/Messerschmitt_Me_210