Heinkel He 177

 

Nombre: Heinkel He 177 “Greif”
Tipo: Bombardero
Nacionalidad: Alemania
Compañía: Ernst Heinkel Ag
Motor: Dos. Daimler-Benz DB-610 de 12 cilindros en V a 2.950 CV
Dimensiones: Envergadura= 31′ 44 m. Longitud= 20′ 4 m. Altura= 6′ 39 m
Peso: Cargado= 31.000 kg. Vacío= 16.800 kg
Velocidad: Velocidad máxima= 490 km/h. Trepada inicial= 260 m/min
Alcance: 5.500 km
Techo de servicio: 8.000 m
Armamento: Tres ametralladoras de 7′ 92 mm, tres ametralladoras de 13 mm, dos cañones de 20 mm, 1.000 kg de bombas, dos misiles Henschel HS 293 o FX-1400 o un misil V-1
Primer vuelo: 19 de Febrero de 1939
Historia:

Si Alemania hubiese precisado de un bombardero estratégico en la Segunda Guerra Mundial, ése hubiera sido el Heinkel He 177 “Greif”. Así lo previó la compañía Arado en 1938, hasta que el Ministerio del Aire intervino en el proyecto con la absurda ilusión de que el avión debía de hacer las funciones tanto de un bombardero pesado como de un bombardero en picado, algo que sin duda estropeó un proyecto que de antemano auguraba el éxito. Fue entonces cuando aparecieron los problemas con el primer vuelo del aparato el 19 de Febrero de 1939, fecha desde la cual se estrellarían por fallos mecánicos en el motor los seis prototipos de Arado. Cosechado el fracaso, la empresa Heinkel empezó a rediseñar el avión con nuevos prototipos que sí fueron aceptados por el Ministerio del Aire, aunque se caracterizarían por ser bombarderos propensos a los accidentes y a los que muy usualmente solían incendiárseles los motores en vuelo de crucero. Aquellos inconvenientes convirtieron al Heinkel He 177 en el “avión maldito” de la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe).

Heinkel He 177 de la Luftwaffe en vuelo.

El Heinkel He 177 era un bombardero de ala alta con un grueso fuselaje tubular capaz de albergar a seis tripulantes y una gran cantidad de armamento pesado que variaba desde los 2.000 kilogramos de bombas a dos misiles teleguiados Henschel HS 293 o FX-1400 o incluso un misil intercontinental V-1; todo ello protegido por seis ametralladoras de entre los 7’92 y 13 milímetros repartidas en el morro, colo, vientre y dorsal, así como por dos cañones de 20 milímetros. Con sus dos motores de Daimler-Benz DB-610 de 12 cilindros en V invertida de 2.950 caballos de vapor alcanzaba una velocidad de 490 kilómetros por hora y un descenso casi en picado de 640 kilómetros por hora que convertía al bombardero en un adversario temible a la hora de atacar grandes objetivos como ciudades.

Desde que los seis primeros prototipos del Heinkel He 177A-0 de la empresa Arado se estrellasen, la compañía Ernst Heinkel Ag fabricó algunas nuevas subvariantes que pocos fallos pudieron suplir. Una de estas fueron las 826 unidades del Heinkel He 177A-5 con el fuselaje más grande y las 170 del Heinkel 177A-1 con novedosas mejoras construidas nuevamente por Arado. Poco después vinieron las 615 unidades del Heinkel He 177A-3 con una aerodinámica que le proporcionó más estabilidad en vuelo, así como el prototipo fallido del Heinkel He 177B que contó con un cañón de 15 milímetros sin llegar a volar nunca. El total de Heinkel He 177 puestos en servicio por la Luftwaffe fue de 1.169 aparatos.

Aeródromo de la Luftwaffe atestado de Heinkel He 177 “Greif”.

Durante la Segunda Guerra Mundial la vida del Heinkel He 177 fue breve. Todo comenzó en la Batalla de Stalingrado, entre 1942 y 1943, cuando algunos Heinkel He 177 fueron utilizados para lanzar suministros sobre el VI Ejército Alemán cercado en la ciudad, siendo derribados 7 de dichos aparatos en un total de 13 misiones. También en el Frente Oriental un total de 90 Heinkel He 177 sirvieron a mediados de 1944 como bombarderos tácticos contra objetivos del Ejército Rojo en Rusia y Ucrania. Sin embargo la mayoría de Heinkel He 177 fueron usados como bombarderos estratégicos en la “Operación Steinbock”, una serie de bombardeos nocturnos contra Londres durante la primera mitad del año 1944 consistentes en vuelos a gran altura sobre Inglaterra para luego picar suavemente contra la capital británica. Numerosos civiles en Londres murieron bajo las bombas de los Heinkel He 177, de los cuales únicamente fueron derribados 4 de los 35 aparatos que tomaron parte.

Dibujo que representa a dos Heinkel He 177 “Greif”.

Otras de las funciones de los Heinkel He 177 en la Segunda Guerra Mundial fue el reconocimiento aéreo, misiones antibuque en el Océano Atlántico y su empleo como plataforma de lanzamiento de misiles contra el Reino Unido. Terminada la Segunda Guerra Mundial, Francia adquirió dos Heinkel He 177 y Gran Bretaña uno para someterlos a pruebas. No obstante, la vieja “maldición” del aparato tendente a los accidentes, desaconsejaron construir más Heinkel He 177.

 

Bibliografía:

Tony Wood, El Tercer Reich, Luftwaffe. “Heinkel He 177”, Optima, p. 188-189
Francis Crosby, Bombarderos. Guía Ilustrada de la A a la Z, “Heinkel He 177”, Tikal (2010), p.110-111