Heinkel He 162

Nombre: Heinkel He 162
Tipo: Caza
Nacionalidad: Alemania
Compañía: Heinkel
Motor: Uno. BMW-003 a 7’85 Newton
Dimensiones: Envergadura= 7′ 2 m. Longitud= 9′ 5 m. Altura= 2′ 6 m
Peso: Cargado= 2.800 kg. Vacío= 1.600 kg
Velocidad: Velocidad máxima= 900 km/h. Trepada inicial= 1.405 m/min
Alcance: 975 km
Techo de servicio: 12.040 m
Armamento: Dos cañones MG 151 de 20 mm
Primer vuelo: 24 de Octubre de 1944
Historia:

A finales de 1944 Alemania había sido la primera nación de la Historia en diseñar aviones a reacción que generaron una auténtica revolución tecnológica dentro de la Segunda Guerra Mundial. Cazas como el Messerschmitt 262 y el Messerschmitt 163 Komet o los bombarderos Arado Ar 234 Blitz, fueron una sorpresa tremenda para los Aliados al no tener medios para hacerlos frente. Solamente la escasez de recursos, los pocos aparatos producidos y la superioridad enemiga impidieron la explotación exitosa de estos aviones, lo que forzó a la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) a la necesidad de crear un interceptor más fiable, destructivo y barato de construir que los anteriores bajo el nombre de Heinkel He 162.

Caza Heinkel He 162.

Caza Heinkel He 162.

Urgentemente en Septiembre de 1944, una comisión del Ministerio del Aire de Berlín presidida por el comandante Siegfried Knemeyer sacó a concurso el diseño de un pequeño reactor en el que participaron empresas como Arado que presentó al prototipo Arado Ar 580, la Blohm & Boss que mostró al BV-210 y la Junkers que expuso al Junkers Ju FE 123, aunque finalmente terminaría ganando la compañía aeronáutica Heinkel con el Heinkel He 162. Conocido primero como “Spatz” o “Gorrión” y luego como “Salamandra”, hasta el 25 de Septiembre no se le bautizó con el nombre de “Volksjäger” o “Caza del Pueblo” porque la mayor parte de sus futuras tripulaciones fueron elegidas entre los miembros de las Juventudes Hitlerianas, tal y como pactaron el mariscal del aire Hermann Goering con el líder de la juventud alemana Arthrur Axmann. De hecho, mientras los voluntarios comenzaron su instrucción con planeadores de madera en el Aeródromo de Trebbin; el 24 de Octubre de 1944 el Heinkel He 162 con matrícula VI+IA 200001 realizó su primer vuelo en Viena a los mandos del capitán Gotthold Peter (solamente 69 días después de la firma del contrato, lo que supuso un récord en la Historia de la Aviación). A pesar de que la prueba resultó ser un éxito, un segundo intento acabó con un Heinkel He 162 estrellado a causa de la mala calidad del pegamento que despegó una de sus partes vitales tras haber alcanzado los 840 kilómetros por hora. A partir de entonces se tuvieron que subsanar los fallos buscando adhesivos más resistentes y realizando entrenamientos más duros para controlar la inestabilidad del caza tanto en los despegues como en los aterrizajes, así como en las maniobras bruscas. Afortunadamente a inicios de Enero de 1945, un total de 320 Heinkel He 162 habían sido construidos (más 800 en cadenas de montajes) y un considerable número de pilotos adiestrados en la Academia Nº6 de Vuelo de Neuenmarkt y Weidenberg.

Fábrica subterránea de Heinkel He 162 en Hinterbrühl, Austria.

Fábrica subterránea de Heinkel He 162 en Hinterbrühl, Austria.

A nivel de estructural, el caza Heinkel He 162 supuso un avión revolucionario en cuanto en líneas de diseños aeronáuticos de la época. Su fuselaje monocasco de cono de madera moldeada se caracterizaba por disponer de la cabina justo por encima del morro, acabar su cuerpo tubular en un timón de doble cola con planos a la deriva y tener unas alas con aletas dobladas hacia abajo en el bordo que fueron bautizadas como “Orejas de Lippisch” en honor a su ingeniero Alexander Lippisch. Respecto a sus dos motores a reacción del modelo BMW-003 de 800 kilogramos con empuje lineal, uno se alojaba sobre el mismo aparato de manera muy vistosa y el otro en la posición ventral asimétrica. Por último, otra de las novedades del avión fueron el asiento eyectable a 30 metros de altura en caso de derribo, un rueda fija retráctil en el frontal, un medidor de velocidad en la proa y un armamento de dos cañones MG 151 de 20 milímetros.

Oficialmente en Febrero de 1945, los reactores Heinkel He 162 fueron desplegados en el 1º Escuadrón de Caza ubicado en el Aeródromo de Marienehe al norte de Alemania para detener la ofensiva de Estados Unidos y Gran Bretaña que acababan de comenzar la invasión del Tercer Reich. Aquel mismo mes, el Heinkel He 162 al mando del comandante Herbert Ihlefeld consiguió su primera victoria derribando un caza aliado sobre Kirchheim Unter Tech en Württemberg. Poco después, el 19 de Febrero, otro Heinkel He 162 manejado por el piloto Günther Kirchner se enfrentó a dos cazas británicos Typhoon, logrando abatir a uno de ellos, aunque el otro interceptó y ametralló al reactor alemán hasta destruirle por completo (lo que constituyó la única baja de este modelo en combate con otro aparato). Sin embargo los duelos aéreos no fueron las únicas misiones de los Heinkel He 162 porque el 21 de Abril un grupo de reactores dispararon y pulverizaron varios vehículos aliados cerca de la costa del Mar del Norte. Mientras tanto, el resto de Heinkel He 162 continuaron con sus particulares cacerías sobre Alemania, Austria y Dinamarca como sucedió el 26 de Abril con el derribo de un nuevo caza aliado y el 4 de Mayo de 1945 cuando el teniente Rudolf Schmitt abatió a un Typhoon británico sobre el puerto de Rostock.

Curiosamente poco antes de terminar la Segunda Guerra Mundial el 5 de Mayo 1945, tropas del Ejército Británico ocuparon un aeródromo alemán en el que capturaron 45 cazas Heinkel He 162 aparcados sobre la pista. Sorprendido por la forma de aquellos aviones tan peculiares, un imprudente piloto inglés se subió a la cabina de uno de los reactores y se dedicó a tocar varias palancas hasta que por culpa de una torpeza accionó el asiento eyectable, saliendo despedido 30 metros de altura y estampándose posteriormente contra el suelo, en cuya superficie perdió la vida. De aquella extraña manera el Heinkel He 162 abatió al último piloto aliado del conflicto.

Fotografía durante una reconstrucción del siglo XXI de dos Heinkel He 162 en vuelo.

Fotografía durante una reconstrucción del siglo XXI de dos Heinkel He 162 en vuelo.

Finalizada la Segunda Guerra Mundial en 1945, un total de tres Heinkel He 162 fueron enviados a Reino Unido para estudio, lo mismo que dos a Estados Unidos, dos a la Unión Soviética, uno a Francia y uno Canadá. Gracias a las investigaciones de postguerra y a las buenas impresiones sobre este aparato, el Heinkel He 162 se convertiría en el precursor de muchos de los cazas de la Guerra Fría y otros conflictos en los siglos XX y XXI.

 

Bibliografía:

Redacción Serga, Heinkel He 162. Un Reactor para las Juventudes Hitlerianas, Revista Serga Nº103 (2016), p.51
Tony Wood, El Tercer Reich, Luftwaffe, “Heinkel He 162”, Optima, p. 194-196
https://en.wikipedia.org/wiki/Heinkel_He_162