Heinkel He 111

 

Nombre: Heinkel He 111
Tipo: Bombardero
Nacionalidad: Alemania
Compañía: Ernst Heinkel Ag
Motor: Dos. Junkers Jumo 211F-2 de 12 cilindros a 1.350 CV
Dimensiones: Envergadura= 22′ 60 m. Longitud= 16′ 40 m. Altura= 4 m
Peso: Cargado= 14.000 kg. Vacío= 7.720 kg
Velocidad: Velocidad máxima= 415 km/h. Trepada inicial= 150 m/min
Alcance: 1.200 km
Techo de servicio: 7.800 m
Armamento: Un cañón MG FF de 20 mm, tres ametralladoras MG Rheinmetall de 7′ 92 mm y 5 bombas de 250 kg o 2 torpedos
Primer vuelo: 24 de Febrero de 1935
Historia:

Bombarderos Heinkel He 111 en formación.

Muy probablemente fuera el bombardero más efectivo de la Guerra Civil Española y la Segunda Guerra Mundial. El Heinkel He 111, a pesar de su vulnerabilidad frente a los cazas, pasaría a la Historia por su capacidad destructora sobre objetivos en tierra.

De mano de los hermanos Siegfried Günter y Walter Günter, jefes de la compañía Ernst Heinkel AG, nació el Heinkel He 111 como avión de pasajeros de la empresa Lufthansa para aviación civil y vuelos comerciales. Tras realizar su primer vuelo el 24 de Febrero de 1935, el Heinkel He 111 fue admitido dentro de la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) con muy buenas expectativas. para servir como bombardero táctico.

El Heinkel He 111 era un avión de grandes dimensiones que se caracterizaba por sus alas alargadas y anchas de estructura elíptica, lo mismo que su cola. El morro se encontraba totalmente acristalado en forma de cúpula donde se situaban los pilotos en la parte superior y el ametrallador tumbado en la zona inferior. La plana motriz principal del Heinkel He 111 eran dos motores carenados situados en cada ala Junkers Jumo 211F-2 de 12 cilindros a 1.350 caballos de vapor accionados por una hélice tripala VDM y con unas entradas de aire en la parte frontal. El armamento del Heinkel He 111 consistía en tres ametralladoras Rheintmetall MG de 7’92 milímetros en el morro, la parte trasera y la zona ventral; un cañón MG FF de 20 milímetros en la parte superior bajo una cúpula abierta acristalada sobre el fuselaje; y además disponía de una capacidad para llevar hasta 5 bombas de 250 kilogramos, dos torpedos, cohetes Henschel Hs 293 o incluso un misil V-1.

Fueron construidos un total de 7.300 Heinkel He 111 durante su vida operativa. El primer prototipo fue el Heinkel He 111V1 con dos motores BMW VI, seguido por el Heinkel He 111B-1 y Heinkel He111B-2, los cuales salieron de la fábrica de Oranienburg para participar en la Guerra Civil Española, llevando ambos motores Daimler-Benz DB 600C. Para 1937 salió a la luz el Heinkel He 111D con unas nuevas alas de borde recto y con los motores definitivos del aparato, los potentes Junkers Jumo 211F-2. El Heinkel He 111P-1 fue de similares características que su antecesor, disfrutando de una construcción masiva en las cadenas de montaje. La serie Heinkel He 111H fue usada como remolcador, mientras que las subvariante Heinkel He 111H-6 equipada con dos torpedos para el bombardeo naval, el Heinkel He 111H-11 con cinco bombas de 250 kilogramos y el Heinkel He 111H-22 con un misil V-1 bajo la panza que disparaba desde Europa hacia Londres. Una de las últimas versiones fue el Heinkel He 111Z Zwilling, un excelente remolcador de blancos aéreos y aparato experimental.

Grupo de Heinkel He 111 sobre el Mar Mediterráneo, uno de ellos con colores tropicales africanos. Arte digital.

Inicialmente los Heinkel He 111 fueron utilizados en vuelos civiles o comerciales, aunque ya en tiempos de paz el Tercer Riech aprovechó dicho avión para investigar en vuelos secretos a Gran Bretaña, Francia y la Unión Soviética realizando reconocimientos fotográficos de su orografía. No obstante, su bautismo de fuego lo recibió en 1937 cuando numerosos Heinkel He 111 combatieron en la Guerra Civil Española dentro de la Legión Cóndor que luchaba al lado de la España Nacional de Francisco Franco contra la II República Española. Sobre la Península Ibérica los Heinkel He 111 participaron en las batallas de Brunete, Teruel y la contraofensiva del Ebro, así como en los bombardeos urbanos de Madrid, Guernica, Barcelona, Valencia y Menorca.

Nada más iniciarse la Segunda Guerra Mundial, los Heinkel He 111 se destacaron en la campaña de Polonia bombardeando Varsovia y destruyendo infraestructuras y ferrocarriles con sus bombas. Durante las operaciones de Noruega, Holanda, Bélgica y Francia, incluyendo la evacuación británica de Dunkerque, los Heinkel He 111 siguieron cosechando éxitos eliminando objetivos tácticos en tierra o navíos en retirada.

Panorámica superior de la ciudad de Londres siendo bombardeada por un Heinkel He 111 durante la Batalla de Inglaterra. Abajo puede verse la cuenca industrial del Río Támesis.

A principios del verano de 1940 dio comienzo la Batalla de Inglaterra, operación en la cual los Heinkel He 111 fueron responsables de incursiones con torpedos y bombas sobre el Canal de la Mancha, en donde hundieron numerosos barcos británicos y amenazaron seriamente a los convoyes que circulaban por las líneas de aprovisionamiento hacia el Reino Unido. Sin embargo en los ataques sobre los aeródromos enemigos y las metrópolis los Heinkel He 111 sufrieron cientos de pérdidas en el aire por culpa de los cazas Spitfires y Hurricanes de la Real Fuerza Aérea Británica (Royal Air Force o RAF), ya que los cazas Messerschmitt Me 109 no podían escoltarles mucho tiempo hasta Londres debido a su poca autonomía de combustible. Por dicho motivo, a principios del otoño de 1940, los Heinkel He 111 se utilizaron para el “Blitz”, es decir, el bombardeo nocturno contra ciudades británicas. En esta serie de raids los Heinkel He 111 consiguieron devastar grandes ciudades como Londres, Dover, Manchester, Liverpool, Coventry o Belfast, entre otras, matando a decenas de miles de civiles británicos.

Desde mediados de 1941 los bombardeos en Gran Bretaña cesaron para que los Heinkel He 111 pudieran dedicarse a otros frentes como Grecia, Yugoslavia, Creta o el Norte África. En la Unión Soviética muchas ciudades rusas como Moscú, Leningrado, Kíev, Kharkov, Sevastopol o Voronezh sufrieron los desperfectos de los Heinkel He 111. También en el Mar Mediterráneo el puerto africano de Tobruk y La Valetta, capital de la Isla de Malta, resultaron destruidos casi en su totalidad.

Auxiliares de tierra del Afrika Korps cargan bombas en la bodega de un Heinkel He 111.

Una actuación muy famosa de los Heinkel He 111 fue la destrucción en 1942 de la ciudad de Stalingrado en la Unión Soviética, ya que dentro del territorio urbano no quedó casi ningún edificio en pie después de haber sido la urbe bombardeada durante seis largos meses. No obstante fue precisamente en Stalingrado donde el Heinkel He 111 entró en declive tras la ofensiva rusa y los nuevos tipos de caza empleados por los soviéticos como el Yak-3. A partir de 1943 los Heinkel He 111 perdieron el control aéreo en Europa y empezaron a sufrir bajas primeramente en Túnez, siguiendo luego por Sicilia y después en Italia por culpa de la aparición de los cazas P-51 Mustang y P-47 Thunderbolt estadounidenses. Para 1944 los Heinkel He 111 se emplearon para bombardear a los Aliados que habían desembarcado en Normandia y después se utilizaron en la ofensiva de las Ardenas. Curiosamente los Heinkel He 111 fueron los primeros portadores de los misiles V-1 que lanzaban desde Holanda o Alemania contra la población civil de Londres y Amberes. Durante 1945, el último año de la guerra, los Heinkel He 111 apenas tuvieron participación militar, salvo realizar labores de transporte, debido al colapso inevitable de la Luftwaffe.

Terminada la Segunda Guerra Mundial, los Heinkel He 111 dejaron de fabricarse en Alemania, aunque rápidamente otros países compraron la licencia o se hicieron con algunos de los aparatos capturados. Por ejemplo Francia construyó algunos Heinkel He 111 bajo licencia de las industrias SINCASO y China continuó utilizándolos en la Guerra Civil China contra las fuerzas comunistas de Mao Tse-Tung. Estados Unidos, Gran Bretaña, Turquía y Checoslovaquia sometieron algunos ejemplares a evaluaciones, aunque no los incluyeron en sus fuerzas aéreas. Por último fue España la nación que más gozó de los servicios del Heinkel He 111 construidos por la empresa CASA, los cuales estuvieron en servicio hasta 1956, llegando a particiar en la Guerra de Sidi Ifni contra Marruecos en donde fueron utilizados para bombardear a los rebeldes rifeños en el Desierto del Sáhara.

Tres Heinkel He 111 volando en formación sobre la Unión Soviética. Año 1943.

Sin duda alguna, tras el impresionante historial del Heinkel He 111, puede decirse que dicho aparato se convirtió en el mejor bombardero de Alemania durante la Segunda Guerra Mundial.

 

Bibliografía:

Tony Wood, El Tercer Reich, Luftwaffe. “Heinkel He 111”, Optima, p. 180-184
Francis Crosby, Bombarderos. Guía Ilustrada de la A a la Z, “Heinkel He 111”, Tikal (2010), p.108-109