Halifax

Nombre: Halifax
Tipo: Bombardero
Nacionalidad: Gran Bretaña
Compañía: Handley Page
Motor: Cuatro. Motor radial Bristol Hercules de 14 cilindros a 1.615 CV
Dimensiones: Envergadura= 31′ 75 m. Longitud= 21′ 82 m. Altura= 6′ 32 m
Peso: Cargado= 30.872 kg. Vacío= 17.706 kg
Velocidad: Velocidad máxima= 454 km/h. Trepada inicial= 229 m/min
Alcance: 3.194 km
Techo de servicio: 7.320 m
Armamento: Nueve ametralladoras de 30 mm y 6.583 kg de bombas
Primer vuelo: 25 de Octubre de 1931
Historia:

Históricamente el Lancaster se convirtió en una leyenda de la Aviación Británica tras ser recordado como el bombardero por excelencia de Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial. No obstante y pese a esta injusta fama, contemporáneamente existió otro avión de similares características e incluso mucho más versátil que representó el cuatrimotor Halifax.

La Compañía Handley Page fue la empresa aeronáutica responsable del Halifax, un enorme cuatrimotor de fuselaje rectangular y doble cola que voló por primera vez el 25 de Octubre de 1931 bajo la denominación P.13/36. Según la versión, las características técnicas de este aparato variaron enormemente porque por ejemplo el Halifax I tenía cuatro motores Rolls-Royce Merlin XX a 1.390 caballos de vapor (a los que se suprimieron los amortiguadores de llamas del escape), se le añadió una torreta Boulton Paul y se le amplió su capacidad de combustible; mientras que el Halifax II fue un ejemplar totalmente distinto que nació en forma de dos subvariantes: el Halifax IIA con morro de cristal y un motor Rolls-Royce Merlin XXII a 1.460 caballos de vapor ubicados en carenados aerodinámicos, más el Halifax IIA con derivas rectangulares que le permitían alcanzar 32 kilómetros por hora más en velocidad que sus antecesores. Acto seguido surgió el Halifax III que se construyó con cuatro motores radiales Bristol Hercules de 14 cilindros a 1.615 caballos de vapor, un radar H2S situado en una burbuja bajo el fuselaje y una rueda de popa retráctil; así como el Halifax IV con 31’76 metros de envergadura en las alas, el Halifax V en versión de reconocimiento marítimo, el Halifax VI reconvertido en transporte militar, el Halifax VII adaptado para lanzar paracaidistas, el Halifax VIII modificado para llevar una pesada carga y el Halifax IX capaz de arrastrar con una cuerda planeadores Glider o Horsa.

Halifax de la Fuerza Aérea Británica.

El Halifax tuvo el honor de ser el primer bombardero cuatrimotor de la Segunda Guerra Mundial en soltar sus bombas sobre Europa, una acción que protagonizaron un grupo de seis aviones de este modelo adscritos del 35º Escuadrón de Bombardero después de atacar la noche del 11 de Marzo de 1941 la ciudad de Le Havre sobre Francia. Este tipo de incursiones estratégicas serían igualmente repetidos por formaciones de Halifax sobre las industrias de Berlín, Essen, Renania y el Ruhr que sufrieron considerables daños a manos de los cuatrimotores ingleses entre 1941 y 1943. De hecho solamente en la ciudad de Colonia, una escuadrilla de 131 bombarderos Halifax causaron importantes destrozos en el casco urbano y mataron a miles de personas.

Hacia 1943 los Halifax fueron usados como bombarderos pesados, por lo menos hasta que la entrada en escena del Lancaster, un cuatrimotor mucho más potente y resistente a los cazas alemanes, hizo que el aparato de la Compañía Handley Page fuese relegado a tareas secundarias en el conflicto. Así fue como el Reino Unido, junto a las fuerzas aéreas de Australia y Canadá, contaron con numerosos Halifax para determinadas funciones como el reconocimiento, la detección antisubmarina, el envío de agentes a la Resistencia Francesa, la guerra electrónica contra radares enemigos, investigación meteorológica o transporte de tropas. También algunos Halifax en 1944 participaron en el desembarco de Normandía arrastrando con cuerdas a los planeadores Horsa con comandos británicos; mientras que otros fueron empleados para suministrar armas a la Resistencia Polaca del “Armia Krajowa” durante el Levantamiento de Varsovia. Los Halifax incluso protagonizaron una serie de ataques contra el acorazado Tirpitz anclado en un fiordo de Noruega, una misión que terminó en un completo fracaso porque 12 de los 34 cuatrimotores adscritos al 4º Grupo Aéreo fueron derribados por las baterías antiaéreas del buque alemán.

Bombardero Halifax en vuelo. Su parecido con el Avro Lancaster era casi un reflejo.

Terminada la Segunda Guerra Mundial en 1945, el Halifax continuó sirviendo durante una década más en la Fuerza Aérea Real Británica (Royal Air Force o RAF) hasta 1955. Otros ejemplares, también fueron utilizados para usos militares o civiles por países como Francia, India, Pakistán, Egipto, Sudáfrica, Noruega y Suiza. Curiosamente, el último Halifax sería retirado del servicio activo por la Fuerza Aérea Pakistaní en 1961.

Según el historial de los Halifax, se batieron récords tanto de carácter positivo como negativo para el avión. Por ejemplo de los 6.176 bombarderos construidos, fueron destruidos 1.884 cuatrimotores (el 30% del total), aunque llevaron a cabo 82.773 salidas y arrojaron 224.207 toneladas de bombas durante la Segunda Guerra Mundial.

 

Bibliografía:

-Francis Crosby, Bombarderos. Guía Ilustrada de la A a la Z, “Handley Page Halifax”, Tikal (2010), p.102-103
-http://en.wikipedia.org/wiki/Handley_Page_Halifax