Focke-Achgelis Fa 223 “Drache”

Nombre: Focke-Achgelis Fa 223 “Drache”
Tipo: Helicóptero
Nacionalidad: Alemania
Compañía: Focke Achgelis
Motor: Bramo 323D-2 de 9 cilindros a 750 CV
Dimensiones: Envergadura= 24′ 50 m. Longitud= 12′ 22 m. Altura= 4′ 36 m
Peso: 3.180 kg
Velocidad: 182 km/h
Alcance: 437 km
Techo de servicio: 7.100 m
Armamento: Una ametralladora MG-15 de 7’92 mm y 2 dos bombas de 250 kg
Primer vuelo: 3 de Agosto de 1940
Historia:

Los helicópteros fueron una de las armas más peculiares desplegadas por los bandos contendientes en la Segunda Guerra Mundial. Entre algunos de los aparatos más destacados estuvo el Focke-Achgelis Fa 223 “Drache” al servicio del Tercer Reich, que no sólo llevaría a cabo exitosas operaciones de rescate durante la contienda, sino que además sería empleado por los vencedores hasta los mismos comienzos de la Guerra Fría.

La Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) compró en 1933 la patente de autogiros a España y más en concreto a su inventor Juan de la Cierva con la intención de fabricar un helicóptero para uso militar. Así fue como la Aerolína Civil “Lufthansa” se fijó en un prototipo fallido llamado Achgelis Fa 226 “Hornisse” (“Avispón”) que la Compañía Focke Achgelis poseía en el Aeródromo de Delmenhorst en la Baja Sajonia, donde a pesar de no servir para nada, fue remodelado y transformado en un nuevo helicóptero al que bautizaron como Focke-Achgelis Fa 223 “Drache (Dragón)”.

El Focke-Achgelis Fa 223 era un helicóptero con una forma de fuselaje tubular recubierto de acero soldado y tela que se organizaba en cuatro secciones consistentes en la carlinga acristalada para piloto y observador, el compartimento de carga, la cola de popa, y el alojamiento del motor Bramo 323D-2 de 9 cilindros a 750 caballos de vapor, del cual sobresalían dos estructuras sujetas por cables que almacenaban los rotores de tres palas de madera. Gracias a esta planta motriz y cuerpo aerodinámico, el aparado podía alcanzar una velocidad de 182 kilómetros por hora a 528 metros por minuto y ascender a un techo de servicio de 7.100 metros de altura.

Pintura de un Focke-Achgelis Fa 223 en misión de rescate sobre los Alpes de Baviera en Austria.

Bastante mal comenzó la carrera del Focke-Achgelis Fa 223 porque los dos primeros prototipos sufrieron los siguientes incidentes: el modelo Focke-Achgelis Fa 223 V1 se estrelló el 5 de Febrero de 1941 tras detenerse su motor en el aire y el Focke-Achgelis Fa 223 V2 (característico por un tener una ametralladora MG-15 de 7’92 milímetros) fue destruido durante un bombardeo contra la factoría por parte de la Fuerza Aérea Estadounidense (USAF). Mucho mejor le fue al Focke-Achgelis Fa 223 V3, también conocido como Focke-Achgelis Fa 223E, que transportaba un cañón de 75 milímetros mediante un cable; así como el Focke-Achgelis Fa 233 V11 que pilotó el aviador de pruebas Karl Bode y del que se rodó una película en Laupheim mientras hacía de grúa a una avioneta Fieseler Storch Fi 156 y al fuselaje de un caza Messerschmitt Bf 109. También surgieron otros ejemplares llamativos como el Focke-Achgelis Fa 223A adaptado para la guerra antisubmarina que era capaz de lanzar dos cargas de profundidad o dos bombas de 250 kilogramos; el Focke-Achgelis Fa 223B en versión reconocimiento con un depósito extra de combustible desechable con los que alcanzaba 700 kilómetros; el Focke-Achgelis Fa 223C acondicionado para tareas de salvamento; y el Focke-Achgelis Fa 223D con la misión de auxiliar a las tropas de montaña “gebirgsjäger” llevando avituallamiento a alta cota (lo que ahorraba el trabajo a un convoy animal de cincuenta mulas).

Justo al producirse el despliegue de los Focke-Achgelis Fa 223 “Drache” en la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe), dos helicópteros resultaron destruidos tras un bombardeo de la aviación estadounidense que pulverizó la Fábrica de Delmenhorst. A raíz de este ataque, la entrada en servicio no tuvo lugar hasta el 11 de Mayo de 1944 después de que un bombardero Dornier Do 217 se estrellase entre las localidad de Osnabrück y Oldenburg en Austria, donde un Focke-Achgelis Fa 223 de salvamento que acudió a la zona también acabó siniestrado, lo que obligó a enviar un segundo helicóptero a los mandos de los pilotos Karl Bode y Helmut Gerstenhauer que finalmente logró rescatar a las dos tripulaciones y llevarse en una red los restos tanto del avión como del primer aparato. A partir de entonces estas máquinas con aspas protagonizaron diversas misiones destacadas como el transporte de un motor de 1.012 kilogramos de un caza Focke Wulf Fw 190 o el rescate de unos militares en el Mont Blanc (la montaña más alta de Suiza). No obstante y pese a estas hazañas, la mala fortuna volvió a cubrir a dicho helicóptero cuando aviones norteamericanos redujeron a escombros la Fábrica de Laupheim y destrozaron a trece Focke-Achgelis Fa 223, un suceso que forzó a trasladar las cadenas de montaje al Aeropuerto de Tempelhof en Berlín (esperándose alcanzar la cifra de de 400 unidades mensuales).

Focke-Achgelis Fa 223 rescatando a la tripulación de un bombardero Dornier Do 17.

A finales de 1944, los Focke-Achgelis Fa 223 conformaron la primera escuadrilla de helicópteros del mundo bajo el nombre de 40º Escuadrón de Transporte “Transportstaffel 40 (TS/40)” que fue ubicada en la Base de Mühldorf de Baviera con seis unidades al mando del capitán Josef Stangl y doce expertos que recibieron instrucción en la Escuela Alpina de Fulpmes. Básicamente la misiones de los helicópteros del 40º Escuadrón de Transporte se redujeron a operaciones de rescate y reconocimiento en los Alpes despegando desde el Aeródromo de Airing; aunque también un aparato evacuó a personal militar del puerto de Danzig justo antes de ser ocupado por el Ejército Rojo. Incluso durante la Batalla de Berlín en 1945, un Focke-Achgelis Fa 223 resultó derribado por una pieza de artillería de las tropas soviéticas; mientras que en el norte de Alemania que estaba siendo invadida por los Aliados Occidentales, un piloto apellidado Schmid que deseaba tener un helicóptero personal, robó una de los últimos ejemplares disponibles y voló con éste hasta su casa de Wallern en Austria, donde él y su mujer lo ocultaron en un granero hasta que fue descubierto y requisado por soldados del Ejército Estadounidense.

Terminada la Segunda Guerra Mundial el 2 de Septiembre de 1945, un solitario Focke-Achgelis Fa 223 a los mandos del piloto Helmut Gerstenhauer, consiguió escapar de la parte oriental de Alemania ocupada por la Unión Soviética tan sólo cuatro días después, el 6 de Septiembre, viajando sobre media Europa y cruzando el Canal de la Mancha hasta rendirse en Gran Bretaña. A partir de entonces, algunas de las veinte unidades de Foche-Achgelis Fa 233 construidas por el Tercer Reich, operarían bajo el nombre de SE.3000 en Francia, así como también en Checoslovaquia e incluso uno en el Reino Unido (que sufriría un accidente sobre Beaulieu) hasta su retirada en servicio durante plena Guerra Fría en 1955.

 

Bibliografía:

-Calvo Mateo, Helicópteros en la Segunda Guerra Mundial. Proyectos y primeros vuelos operativos, Revista Serga Nº 73 (2011), p.47-54
-Tony Wood, El Tercer Reich, Luftwaffe, “Focke-Achgelis Fa 223 Drache”, Optima, p.159
-http://es.wikipedia.org/wiki/Focke-Achgelis_Fa_223