Fiat G.55 Centauro

Nombre: Fiat G.55 Centauro
Tipo: Caza
Nacionalidad: Italia
Compañía: Fiat
Motor: Fiat RA-1050 RC 58 Tifón a 1.100 CV
Dimensiones: Envergadura= 11′ 85 m. Longitud= 9′ 37 m. Altura= 3′ 13 m
Peso: Cargado= 3.718 kg. Vacío= 2.630 kg
Velocidad: Velocidad máxima= 630 km/h. Trepada inicial= 842 m/min
Alcance: 1.200 km
Techo de servicio: 12.700 m
Armamento: Tres cañones de 20 mm y dos ametralladoras Breda SAFAT de 12’7 mm
Primer vuelo: 30 de Abril de 1942
Historia:

El Fiat G.55 Centauro fue el mejor caza construido por la Italia Fascista durante la Segunda Guerra Mundial. A pesar de que esta interceptor se erigió como un avión muy superior a los que Estados Unidos o Gran Bretaña tenían desplegados en el teatro de operaciones del Mar Mediterráneo, su entrada tardía en servicio solamente le permitió participar en la defensa aérea de la República de Saló entre 1944 y 1945.

A finales de 1942, la Compañía Fiat diseñó el caza Fiat G.55 Centauro con unas excelentes características que incluían un fuselaje muy estilizado, unas alas de doble sección con un recubrimiento exterior de aluminio y estructura interior reforzada con largueros, y una cabina con parabrisas blindado en la mira de puntería y sección abatible hacia la derecha. Este avión que destacó por ser aerodinámico y veloz, se movía mediante un motor Daimler-Benz DB-605A-1 de origen alemán (rebautizado como Fiat RA-1050 RC 58 “Tifón Italiano”) a 1.100 caballos de vapor accionado por una hélice tripala metálica Piaggio P.2001 de 3’05 metros de diámetro, cuyo radiador de refrigeración de aceite se situaba bajo la planta, la toma de aire refrigerada por agua bajo la panza y el filtro de gases a lo largo de una estrecho colector de perfil cilíndrico en la parte izquierda. Respecto a su armamento, el interceptor se dotó de tres cañones de 20 milímetros (ubicados dos en las alas y uno en el buje de la hélice), dos ametralladoras Breda SAFAT de 12’7 milímetros y dos bombas de 160 kilogramos.

Caza italiano Fiat G.55 Centauro en vuelo.

El 30 de Abril de 1942, el Fiat G.55 Centauro realizó su primer vuelo de pruebas con éxito, lo que llevó a la Compañía Fiat a iniciar su producción industrial en serie, construyéndose hasta un total de 349 aviones (aunque 37 quedarían en proceso de fabricación por falta de tiempo). De todos estos aparatos, la primera versión fueron los dieciséis ejemplares del Fiat G.55/O con un cañón de 20 milímetros y cuatro ametralladoras Breda SAFAT de 12’7 milímetros, a las que siguieron las quince unidades estándar del Fiat G.55/I, así como el Fiat G.55/II con cinco piezas de 20 milímetros, el Fiat G.55/S con un afuste ventral para poder albergar un torpedo anti-buque, y finalmente el Fiat G.56 con un motor Merlin (del que sólo se diseñaron dos unidades que jamás se emplearon).

Oficialmente el bautismo de fuego del Fiat G.55 Centauro tuvo lugar durante la época de la República de Saló como parte de la Aviación Nacional Republicana (Aeronautica Nazionale Reppublicana o ANR), cuando varios de estos interceptores defendieron los cielos de Roma en 1944 derribando algunos bombarderos B-17 de la Fuerza Aérea Estadounidense (USAF). A continuación los Fiat G.55 Centauro integraron el 2º Grupo Aéreo como parte de las 4ª, 5ª y 6ª Escuadrillas de Caza “Gigi Trei Osei”, “Diavoli Rossa” y “Gamba di Ferro”, al frente de las cuales protegieron el espacio aéreo de Piamonte, Pavía, Brescia, Verona, Parma, Varese y el Lago Garda, en donde consiguieron eliminar algunos monoplanos Spitfire y P-51 Mustang. Desgraciadamente al año siguiente, en 1945, la mayoría de aviones Fiat G.55 Centauro permanecieron en tierra ante la carencia de gasolina, aunque los pocos que volaron participaron en duelos sobre Milán y Turín, destacando especialmente el “as” Giulio Torresi que el 25 de Abril derribó a cuatro aparatos estadounidenses, entre los que se contabilizaron tres bombarderos B-24 Liberator y un caza P-47 Thunderbolt.

Fiat G.55 Centauro en un aeródromo de Italia.

Terminada la Segunda Guerra Mundial en 1945, un total de treinta Fiat G.55 Centauro fueron vendidos a Siria y diecisiete a Egipto. También Argentina adquirió cuarenta y seis ejemplares, de los cuales algunos contribuyeron al golpe de Estado contra el general Juan Domingo Perón en la Base de Punta Indo en 1951. Respecto a las setenta y cinco unidades que todavía estaban operativas en la Fuerza Aérea Italiana, serían retiradas del servicio activo en 1965.

 

Bibliografía:

-Editores de Altaya, Aviones de Combate de la Segunda Guerra Mundial, “El Centauro italiano, Altaya (2004), p.45-46
-Editores de Altaya, Aviones de Combate de la Segunda Guerra Mundial, “Apoyo aéreo italiano”, Altaya (2004), p.89-92
-http://en.wikipedia.org/wiki/Fiat_G.55