Fiat G.55 Centauro

 

Nombre: Fiat G.55 Centauro
Tipo: Caza
Nacionalidad: Italia
Compañía: Fiat
Motor: Fiat RA-1050 RC 58 Tifón a 1.100 CV
Dimensiones: Envergadura= 11′ 85 m. Longitud= 9′ 37 m. Altura= 3′ 13 m
Peso: Cargado= 3.718 kg. Vacío= 2.630 kg
Velocidad: Velocidad máxima= 630 km/h. Trepada inicial= 842 m/min
Alcance: 1.200 km
Techo de servicio: 12.700 m
Armamento: Tres cañones de 20 mm y dos ametralladoras Breda SAFAT de 12′ 7 mm
Primer vuelo: 30 de Abril de 1942
Historia:

Para finales de 1942 la marca italiana Fiat diseñó el caza Fiat G.55, avión que se caracterizó por un fuselaje muy estilizado y unas alas construidas en dos secciones con un recubrimiento exterior de aluminio y una estructura interior reforzada con largueros. A este experimento se le dotó de un motor Daimler-Benz DB-605A-1 de origen alemán que fue renombrado como Fiat RA-1050 RC 58 “Tifón Italiano”, el cual podía llegar hasta los 1.100 caballos de vapor accionado por una hélice tripala metálica Piaggio P.2001 de 3′ 05 metros de diámetro, situándose el radiador de refrigeración de aceite bajo el motor, mientras que la toma de aire refrigerada por agua bajo el fuselaje y el filtro de gases en un largo y estrecho colector de perfil cilíndrico en la parte izquierda. La cabina del piloto tenía un parabrisas blindado con la mira de puntería y una sección abatible que se abría hacia la derecha. El armamento fue de tres cañones de 20 milímetros, disparando uno de ellos a través del buje de la hélice y los otros desde las alas, mientras que disimuladamente otras dos ametralladoras Breda SAFAT de 12′ 7 milímetros se alojaban en el interior de las alas listas para abrir fuego.

Caza Fiat G.55 Centauro en vuelo.

Oficialmente el 30 de Abril de 1942 el Fiat G.55 hizo su primer vuelo con un notable éxito para los ingenieros que le acabaron bautizando con el nombre de “Centauro” en honor al animal mitológico medio caballo y humano. La primera versión en salir fue el Fiat G.55/O que montaba un cañón de 20 milímetros y cuatro ametralladoras Breda SAFAT de 12′ 7 milímetros, de la cual sólamente se fabricaron 16 unidades. Al mismo tiempo se diseñó el Fiat G.55/I con los tres clásicos cañones de 20 milímetros y las otras dos ametralladoras Breda SAFAT de 12′ 7 milímetros, construyéndose esta vez 15 unidades. Tras el Armisticio de Italia en Septiembre de 1943 , la compañía Fiat quedó bajo la tutela de la República Social Italiana, época durante la cual fabricó el Fiat G.55/II con cinco cañones de 20 milímetros; diseñando simultáneamente el Fiat G.55/S como un caza-torpedero con un afuste ventral para poder lanzar un torpedo al agua y hundir barcos enemigos. A partir del Fiat G.55 Centauro se pudo fabricar el Fiat G.56 con un nuevo motor Merlin, aunque sólamente se construyeron dos prototipos que se usaron en pruebas de vuelo y no en el combate. El problema que tuvo siempre el Fiat G.55 es que dependía de las importaciones alemanas de la compañía Daimler-Benz, por esta razón se construyeron muy pocos durante la Segunda Guerra Mundial. Únicamente se llegaron a producir 274 Fiat G.55 y otros 37 quedaron en proceso de fabricación.

Fiat G.55 Centauro en un aeródromo de italia como pieza histórica.

Curiosamente el Fiat G.55 fue el único avión de guerra italiano que nunca estuvo en servicio con la Real Fuerza Aérea Italiana (Regia Aeronautica), pues debido a la tardanza de su entrega entró exclusivamente en combate con la Aviación Nacional Republicana (Aeronautica Nazionale Reppublicana o ANR) de la República Social Italiana. El bautismo de fuego del Fiat G.55 fue en 1944 defendiendo los cielos de Roma. A medida que los Aliados avanzaban por Italia las tropas alemanas e italianas se concentraban en el norte del país, por eso entre 1944 y 1945 los Fiat G.55 protegieron las ciudades de Milán y Turín de las fortalezas volantes B-17 y B-24 Liberator norteamericanas. A principios de 1945 los Fiat G.55 dejaron de combatir por falta de combustible, aunque algunos pilotos de vez en cuando volaban tras realizar milagros en conseguir gasolina. Los últimos derribos tuvieron lugar el 25 de Abril de 1945 cuando el as del aire, Giulio Torresi, abatió con su Fiat G.55 Centauro un total de 3 bombarderos B-24 Liberator y un caza P-47 Thunderbolt estadounidenses.

Después de la Segunda Guerra Mundial entre 1946 y 1948 Italia vendió 28 Fiat G.55 a Argentina y otros 17 a Egipto.

 

Bibliografía:

Editores de Altaya, Aviones de Combate de la Segunda Guerra Mundial. “El Centauro italiano, Altaya (2004), p.45-46

Editores de Altaya, Aviones de Combate de la Segunda Guerra Mundial. “Apoyo aéreo italiano”, Altaya (2004), p.89-92
http://en.wikipedia.org/wiki/Fiat_G.55