Corsair F4U

 

Nombre: Corsair F4U-1
Tipo: Caza embarcado
Nacionalidad: Estados Unidos
Compañía: Vought
Motor: Uno. Motor radial Pratt & Whitney R-2800-8W de 18 cilindros de 2.000 CV
Dimensiones: Enverdadura= 12′ 49 m. Longitud= 10′ 21 m. Altura= 4′ 72 m
Peso: Cargado= 6.653 kg. Vacío= 3.365 kg
Velocidad: Velocidad máxima= 305 km/h. Trepada inicial= 881 m/min
Alcance: 1.630 km
Techo de servicio: 11.250 m
Armamento: Seis ametralladoras Colt Browning de 12′ 7 mm, dos bombas de 250 kg, cohetes HVAR
Primer vuelo: 29 de Mayo de 1940
Historia:

A principios de 1939 la Flota Estadounidense (US Navy), necesitaba urgentemente un poderoso caza naval embarcado que destacase por su fiabilidad. La companía Vought y su jefe ingeniero Rex Biesel a partir de entonces empezaron a fabricar un caza llamado XF4U-1. Tras un año de trabajo, en Mayo de 1940 los primeros proyectos volaron, escogiéndose al XF4U-1 como el avión solicitado por la flota al que se dió el nombre de F4U-1 Corsair, de hecho el aparato no sólo superó los requisistos exigidos, sino que los rebasó con creces.

Corsair F4U con bombas subalares de 454 kilogramos.

El Corsair destacaba por unas curiosas alas en forma de gaviota invertida que lo convertían en un temido avión en el ataque en picado a imitación del Stuka alemán, pues cada sección alar disfrutaba de una toma de aire que regulaba el flujo de refrigeración del sobrecompresor y su sistema de aceite. El nuevo Corsair sería un modelo revolucionario, pero hasta bien entrado 1942, no saldría la variante definitiva, el Corsair F4U-1A. Dicho Corsair poseía un motor Pratt & Whitney R-2800-8W de 18 cilindros a 2.000 caballos de vapor con una hélice tripala Hamilton-Standard, planta motriz que se permitía tener un tanque de combustible extra lanzable en la parte ventral con capacidad para 604 litros más. La forma de burbuja de la cabina acristalada daba al piloto una mejor visibildad, ya que se ayudaba de unos refuerzos montados bajo el piloto conocidos como “bridcage”. La sofisticación de sus trenes de aterrizaje alargados más de lo normal y adaptados para asfalto y tierra hacían al aparato aún más perfecto, sobretodo al gancho retráctil para aterrizar en portaaviones. El armamento utilizado por el Corsair eran seis ametralladoras en las alas Colt Bowning M2 de 12′ 7 milímetros y dos bombas subalares de 454 kilogramos, además podía albergar opcionalmente cohetes de ataque a tierra HVAR junto con las bombas en las alas.

Las primeras versiones del Corsair F4U-1 se incorporaron en los Escuadrones VF-12 y VF-17 de la flota; mientras el Escuadrón VF-124 se integró en el Cuerpo de Marines (Marine Corps). Nada más darse de alta el avión se habían fabricado 584 aparatos. A partir de ahí saldrían nuevas variantes, como por ejemplo el F4U-1D para la Real Fuerza Aérea Británica (Royal Air Force o RAF) y la Real Fuerza Aérea Neozelandesa (Royal New Zeland Air Force); o el F4U-7 construido por la compañía gala Aéronavale que dotó de Corsair a la Fuerzas Aéreas Francesas Libres del general Charles De Gaulle. Se fabricó un Corsair nocturno llamdado F4U-2 y también el F2G como prototipo experimental. Se intentó llegar a los 2.300 caballos de vapor con las versiones F4U-4 y F4U-5, las cuales superaron los 740 kilómetros por hora. Las últimas variantes fabricadas fueron los Corsair AU-1 y F4U-6 que participaron en la Guerra de Corea y operaron en la Guerra Fría.

Portaaviones de la US Navy espera que se pose un Corsair F4U sobre la cubierta.

Oficialmente la primera experiencia bélica que tuvo el Corsair fue en la Batalla de Guadalcanal en Febrero de 1943, donde obtuvo muy buenos resultados contra el poderoso caza japonés Zero. Precisamente en Guadalcanal quedó descubierta una característica muy buena del Corsair que no se habían fijado los ingenieros, esta era que el aparato servía perfectamente tanto como avión de ataque a tierra, como en el picado o en los bombardeos tácticos, de hecho en esta batalla se le equiparon con bombas y cohetes HVAR que destruyeron muy efectivamente piezas antiaéreas japonesas, posiciones defensivas y vehículos.

A partir de 1943 el Corsair se fue introduciendo en escuadrillas británicas de la RAF, despegando desde Australia para atacar las bases japonesas en las Indias Orientales Holandesas o la Isla Nicobar cerca de la India. Sobre Europa el Corsair se destacó en los helados fiordos de Noruega, siendo lanzados sus aparatos desde el portaaviones británico HMS Victorious para tirar sus bombas al acorazado alemán Tirpitz, al cual dejaron fuera de combate varios meses con tres impactos, todo eso a costa de perder sólamente 5 Corsair.

Cazabombardero Corsair en un aeródromo de Tarawa.

Desde finales de 1943 en el Frente del Pacífico los Corsairs norteamericados pudieron haberse distinguido en el ataque que el almirante Chester Nimitz llevó a Filipinas, pero el combustible se lo impidió provocando el aterrizaje de estos en los portaaviones USS Essex y USS Bunker Hill, sin embargo esta misma escuadra se dirigió a Nueva Guinea en Abril de 1944, donde los estadounidenses gracias a estos aviones lograron el absoluto control aéreo. Uno de sus pilotos fue August Lindbergh, famoso por hacer sin paradas la ruta Nueva York-París en 1927 y conocido por el nombre de “Águila Solitaria” gracias a sus elevados derribos con el Corsair. El año 1945 fue el más movido para el Corsair, pues cientos de ellos se distinguieron en la Batalla del Golfo de Leyte atacando barcos enemigos y en el apoyo terrestre a la posterior invasión de Filipinas. Los Corsair utilizaron ese año bombas de napalm en las defensas bajo tierra de la isla japonesa de Iwo Jima para hacer salir a los soldados nipones, un mes después realizaron la misma operación en Okinawa. Los días finales de la Segunda Guerra Mundial los Corsairs tuvieron la misión de bombardear bases y aeródromos en Japón hasta el fin de las hostilidades. Asombrosamente aquel último año 1945 de la guerra, destruyó a 2.140 aviones enemigos a costa sólamente de 200 Corsair derribados. Tanto miedo tuvieron los japoneses que lo denominaron “Muerte silbante”.

Después de la Segunda Guerra Mundial el Corsair sería utilizado durante la Guerra de Corea (1950-1953) apoyando con éxito a los marines del general Douglas McArthur contra las tropas de Corea del Norte. En ese conflicto no se mostraron inferiores en ningún momento e incluso se llegaron a fabricar dos versiones más para los combates. Tras acabar la Guerra de Corea en 1953 la Flota Estadounidense usó al Corsair como avión de entrenamiento, aunque otros muchos fueron vendidos a Argentina como aviones embarcados, aunque a otros países como Francia, Guatemala, Honduras y Corea del Sur. Se construyeron 12.571 aparatos en el siglo XX, 8.645 de ellos en la Segunda Guerra Mundial.

Vuelo en formación de dos Corsair F4U sobre el Océano Pacífico.

Sorprendentemente en 1969, el Corsair sería uno de los aviones principales de la Guerra Honduras-Guatemala, más conocido como “Guerra del Fütbol”, tras ser provocada por un resultado no deseado de un partido de fútbol entre las dos selecciones nacionales. Durante esa guerra, tanto Guatemala como Honduras, tenían mayoritariamente en sus fuerzas aéreas a Corsairs. Estos dos rivales se enfrentarían en los cielos guatemaltecos y hondureños. Uno de los primeros derribos que hubo fue un P-51 hondureño a manos de un Corsair guatemalteco, curiosamente los aviones compañeros en el Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial en 1969 combatían entre ellos. Pero el hecho más sorprendente, es que el último derribo del Corsair en la Historia fue precisamente el de otro Corsair de la fuerza aérea opuesta. Sin duda alguna el Corsair F4U no pudo tener un final y una despedida mejor del servicio militar.

 

Bibliografía:

Editores de Altaya, Aviones de Combate de la Segunda Guerra Mundial. “El Corsair: un caza para los marines”, Altaya (2004), p.11-12
Editores de Altaya, Aviones de Combate de la Segunda Guerra Mundial. “Un destacado caza de combate”, Altaya (2004), p.21-24
Santiago Rivas y Juan Carlos Cicalesi, Cuadernos de Aviación Histórica, “”La Guerra del Fútbol””, Campomas (2004), p.2-15
Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial. “Vought F4U Corsair”, S.A.R.P.E. (1978), p.2100-2.101