Blenheim

Nombre: Bristol Blenheim
Tipo: Caza-bombardero
Nacionalidad: Gran Bretaña
Compañía: Bristol
Motor: Dos. Motor Bristol Mercury XV a 920 CV
Dimensiones: Envergadura= 17′ 7 m. Longitud= 12′ 11 m. Altura= 3 m
Peso: Cargado= 5.675 kg. Vacío= 3.677 kg
Velocidad: Velocidad máxima= 428 km/h. Trepada inicial= 469 m/min
Alcance: 1.810 km
Techo de servicio: 8.320 m
Armamento: Dos ametralladoras Lewis de 7’7 mm y 454 kg de bombas
Primer vuelo: 25 de Junio de 1936
Historia:

El Blenheim fue uno de los mejores cazabombarderos medios del Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial. Al servicio del Imperio Británico y todas las naciones de la Commonwealth, combatieron junto a los Aliados en todos los escenarios de Europa Occidental, Asia, África y Oriente Medio, incluso prestaron servicio en Finlandia durante la Guerra de Continuación, perdurando su operatividad hasta bien entrada la Guerra Fría.

Bajo el nombre de Tipo 142 “British First”, el Blenheim nació como un proyecto de crear un avión de pasajeros para una aerolínea civil a petición del magnate de prensa Lord Harold Rothermere que pretendía transportar de manera rápida por todo el mundo a altos ejecutivos de los medios de comunicación. No obstante y en cuanto el Ministerio del Aire de Londres se interesó por el aparato, las autoridades obligaron a la Compañía Bristol a cancelar su acuerdo y trasladar los prototipos a la Fuerza Aérea Real Británica (Royal Air Force o RAF) que tras rebautizarlo con la denominación Tipo 142M y aprobar su construcción mediante la Especificación B28/35, efectuó con éxito su primer vuelo de pruebas el 25 de Junio de 1936.

Bristol Blenheim de la RAF.

El Blenheim fue un bombardero bimotor de grueso fuselaje, alas de configuración media y morro acristalado adaptado para albergar al piloto y al observador. Se movía mediante un motor Bristol Mercury XV a 920 caballos de vapor y una hélice tripala que le proporcionaban una velocidad muy superior a los cazas de la época; aunque su un armamento era reducido al poseer una capacidad de 454 kilogramos de bombas y dos ametralladoras Lewis o Browning de 7’7 milímetros (situadas en el ala de babor y otra servoasistida por el tercer tripulante en la torreta dorsal).

La Compañía Bristol construyó un total de 4.422 bombarderos Blenheim durante la Segunda Guerra Mundial. A partir de las 1.552 unidades del Blenheim I original, se fabricaron 200 del Blenheim II que incorporaban un radar nocturno, más 3.367 del Blenheim IV que llevaban un grueso blindaje y cinco ametralladoras defensivas. También la Fábrica Fairchild Aircraft de Canadá diseñó su propia versión marítima bajo el nombre Bolingbroke del que se produjeron otras 676 unidades.

Oficialmente el Blenheim tuvo el honor de ser el avión escogido por el Reino Unido para llevar a cabo la primera misión militar de la Segunda Guerra Mundial cuando el 3 de Septiembre de 1939, coincidiendo con la declaración de hostilidades a Alemania, un solitario bimotor del 139º Escuadrón de Bombardero “Jamaica” efectuó un reconocimiento sin incidentes sobre el puerto de Wilhelshaven. Al día siguiente, el 4 de Septiembre, dos escuadrones de Blenheim atacaron el Estuario del Río Elba e impactaron con tres bombas al acorazado alemán Admiral Scheer, aunque el buque no sufrió ningún tipo daño porque todos los artefactos eran defectuosos y no explosionaron.

Escuadrón de Blenheim de la RAF.

Cuando Alemania invadió Francia en Mayo de 1940, los Blenheim que apoyaban al Cuerpo Expedicionario Británico encajaron grandes pérdidas a manos de los modernos cazas alemanes Messereschmitt Bf 109 y Messerschmitt Bf 110. Lo mismo sucedió en la Batalla de Inglaterra, así como en las misiones navales sobre el Mar del Norte, en el asedio a Malta o en las campañas del Norte de África, donde los Blenheim fueron derribados a centenares por los interceptores del Eje sin lograr grandes objetivos tácticos. De hecho el 13 de Agosto de 1940, once de los doce Blenheim que intentaron bombardear sin éxito la ciudad de Aalborg en Dinamarca resultaron abatidos; exactamente igual que decenas de estos bimotores en durante las operaciones sobre Grecia y Yugoslavia al ser incapaces de hacer frente a los cazas de la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe) y la Fuerza Aérea Real Italiana (Regia Aeronautica).

Otros escenarios bélicos donde los Blenheim destacaron mucho más notablemente fueron en el África Oriental bombardeando a las columnas del Ejército Italiano sobre Etiopía, o en Irak atacando a las guarniciones del Ejército Irakí sobre el Desierto de Mesopotamia dentro del contexto de la Guerra Anglo-Irakí. A raíz de aquellos triunfos, en Europa volvió a surgir el interés por los Blenheim y por eso mismo cincuenta de estos aparatos lanzaron una incursión sobre la ciudad de Colonia el 12 de Agosto de 1941, resultando derribados doce bimotores sin haber logrado causar grandes desperfectos. A partir de esta última experiencia, los Blenheim fueron siendo sustituidos progresivamente por cazabombarderos mucho mejores técnicamente como el Beaufighter o el Mosquito.

Blenheim aparcados en un aeródromo de Reino Unido.

Al estallar la Guerra del Pacífico en Diciembre de 1941 tras el ataque de Japón a Estados Unidos en Pearl Harbor, los Blenheim operativos en el Sudeste Asiático volvieron a sufrir grandes pérdidas a manos de los cazas Zero de la Fuerza Aérea Imperial Japonesa que derribaron a decenas de bimotores durante el expansionismo de Japón sobre las colonias occidentales de Malasia, Singapur y Sumatra en las Indias Orientales Holandesas (Indonesia). De hecho en el área comprendida entre Birmania y el Golfo de Bengala con la India, un total de 60 bombarderos Blenheim resultaron abatidos en la primera mitad de 1942.

Incapaces los Blenheim de hacer frente a los interceptores del Eje en Europa y en Asia, la mayoría de estos bombarderos fueron trasladados a zonas portuarias para realizar sencillas tareas de reconocimiento marítimo, o bien enviados como aviones de seguridad a Oriente Medio y Mesopotamia. No obstante y a pesar de su obsolencia técnica, otros países de la Commonwealth como Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica, así como las fuerzas aéreas en el exilio de la Francia Libre, Grecia y Polonia, incluyeron en sus escuadrones Blenheim que continuaron ejerciendo acciones de bombardeo sobre diversos objetivos en el Mar Mediterráneo, el Desierto del Sáhara y el Océano Pacífico.

Bombardero finlandés Blenheim durante la Guerra de Continuación en Finlandia.

Las potencias del Eje también contaron con Blenheim entre sus filas básicamente por dos motivos: los capturaron a la Fuerza Aérea Real Británica o los habían comprado al Reino Unido antes de la Segunda Guerra Mundial. Aquel fue el caso de Finlandia que tras adquirir 97 ejemplares de Blenheim, estos aparatos fueron utilizados durante la Guerra de Continuación contra la Unión Soviética, donde bombardearon al Ejército Rojo al norte de Rusia y la ciudad Leningrado, resultando en estas acciones derribados 37 bimotores a costa de haber abatido 8 aviones soviéticos. De igual forma y en mucho menor medida, cuando Croacia se separó de Yugoslavia operó con ocho Blenheim para acosar a las formaciones de partisanos comunistas en los Balcanes; mientras que la Italia Fascista se apoderó de tres ejemplares británicos con los que voló en el África Oriental; así como Rumanía que empleó a otras doce unidades capturadas que lucharon en el Frente Oriental.

Terminada la Segunda Guerra Mundial en 1945, los Blenheim fueron jubilados para siempre en el Reino Unido. No obstante y pese a ser unos aviones anticuados para la Guerra Fría, tanto Portugal como Turquía compraron algunos ejemplares como aparatos de entrenamiento y reconocimiento, aunque sería Finlandia la nación que finalmente los retiraría del servicio militar en 1956.

 

Bibliografía:

-Francis Crosby, Bombarderos. Guía Ilustrada de la A a la Z, “Bristol Blenheim”, Tikal (2010), p.60-61
-http://en.wikipedia.org/wiki/Bristol_Blenheim