Baltimore

 

Nombre: Martin Baltimore
Tipo: Bombardero
Nacionalidad: Estados Unidos
Compañía: Martin
Motor: Dos. Motor radial Wright R-2600-19 Cyclone a 1.600 CV
Dimensiones: Enverdadura= 18′ 66 m. Longitud= 14′ 8 m. Altura= 5′ 41 m
Peso: Cargado= 10.260 kg. Vacío= 7.018 kg
Velocidad: Velocidad máxima= 491 km/h. Trepada inicial= 381 m/min
Alcance: 1.530 km
Techo de servicio: 7.106 m
Armamento: Cuatro ametralladoras de 7 mm y 908 kg de bombas
Primer vuelo: 14 de Junio de 1941
Historia:

Ningún avión tenía Estados Unidos adaptado para combatir en un clima desértico durante la década de los treinta del siglo XX. Como la Segunda Guerra Mundial en 1941 se extendió al Desierto del Sáhara, la Fuerza Aérea Estadounidense (USAF) comprendió que si el país entraba en el conflicto necesitaría de un avión capaz de combatir en escenario tan duro como el Norte de África y el Mar Mediterráneo. Fue entonces cuando después de efectuar un vuelo de prueba el 14 de Junio de 1941, la compañía Martin presentó el Baltimore.

Martin Baltimore de la Fuerza Aérea Estadounidense (USAF).

Probablemente a la hora de su construcción los ingenieros no lo imaginaron, pero el monoplano bimotor Baltimore se construyó con un fuselaje muy estrecho con tal de ganar en profundidad, lo que hacía muy difícil la movilidad dentro del aparato en caso de emergencia para los cuatro miembros de la tripulación compuesta por el piloto, navegador, artillero superior y operador de radio. Los dos motores de grandes dimensiones situados en cada ala eran radiales Wright R-2600-19 Cyclone de 14 pistones a 1.600 caballos de vapor y su armamento un conjunto de cuatro ametralladoras de 7 milímetros en las dos alas, la torreta dorsal y posición ventral, además de una capacidad de 908 kilogramos de bombas.

De los 1.575 Baltimore que se construyeron salieron únicamente cinco versiones. La primera fue el Baltimore I que tenía dos motores radiales más potentes Wright R-2600-A5B y la segunda el Baltimore II que estaba artillado con ametralladoras Vickes de 7’7 milímetros. Siguieron a estos el Baltimore III con una torreta hidráulica construida por Boulton Paul, el Baltimore IV con motores Wright de 1.700 caballos de vapor y el Baltimore V con ametralladoras de 12′ 7 milímetros.

Baltimore de la Real Fuerza Aérea Británica (RAF).

Trágico fue el comienzo operativo de los Baltimore en 1941, cuando del primer grupo de 400 aviones de este tipo comprados por Gran Bretaña, se perdieron 41 accidentalmente sobre el Mar Mediterráneo. Los que llegaron a Egipto se integraron en la Fuerza Aérea del Desierto Occidental (Western Desert Air Force) y combatieron a los alemanes e italianos en batallas como las de Gazala, Mersa Matruh o El-Alamein y lanzaron incursiones desde la Isla de Malta contra los convoyes enemigos. Cuando Estados Unidos se sumó a la campaña del Norte de África, utilizó a los Baltimore en Túnez al igual que lo hicieron las fuerzas aéreas de Australia, Canadá y Sudáfrica. Poco después los Baltimore fueron usados en la invasión de Sicilia y en la posterior campaña de Italia bombardeando ciudades y objetivos en tierra. Precisamente la Italia Cobeligerante al servicio de los Aliados encuadró a Baltimore para enfrentarse a la República de Saló, exactamente igual que las fuerzas en el exilio griegas volaron este avión en incursiones contra las fuerzas alemanas que ocupaban Grecia y la Francia Libre contra las posiciones de la Francia de Vichy en Córcega y Provenza.

Un Baltimore soltando una bomba sobre la ciudad italiana de Sulmona.

Antes de que terminase la Segunda Guerra Mundial, la mayoría de Baltimore fueron retirados del frente para dedicarse a tareas de transporte. Al finalizar el conflicto Reino Unido volvió a utilizar los Baltimore contra los guerrilleros independentistas de Kenya y Turquía compró algunos como aparatos de vigilancia aérea. El último Baltimore fue jubilado en Estados Unidos el 23 de Diciembre de 1949.

 

Bibliografía:

Francis Crosby, Bombarderos. Guía Ilustrada de la A a la Z, “Martin Baltimore”, Tikal (2010), p.127
http://en.wikipedia.org/wiki/Martin_Baltimore