B-25 “Mitchell”

Nombre: North American B-25 “Mitchell”
Tipo: Bombardero
Nacionalidad: Estados Unidos
Compañía: North American Aviation
Motor: Dos. Radial Wright R-2600-13 a 1.700 CV
Dimensiones: Enverdadura= 20′ 6 m. Longitud= 15′ 54 m. Altura= 4′ 8 m
Peso: Cargado= 16.365 kg. Vacío= 9.068 kg
Velocidad: Velocidad máxima= 442 km/h. Trepada inicial= 240 m/min
Alcance: 4.334 km
Techo de servicio: 7.252 m
Armamento: Un cañón de 75 mm, catorce ametralladoras Browning de 12′ 5 mm, 1.362 kg de bombas, un torpedo de 908 kilogramos y 8 cohetes HVAR
Primer vuelo: 19 de Agosto de 1940
Historia:

El B-25 Mitchell fue uno de los aviones más recordados en la Historia de Estados Unidos. Este aparato, que tuvo el honor de ser el bombardeo medio más construido de la Segunda Guerra Mundial, se haría popularmente conocido por ser el primero en operar desde la cubierta de un portaaviones tal y como sucedió durante el “Raid Doolittle” contra Japón en 1942.

Nacido del prototipo NA-40 ideado en 1930 por la compañía aeronáutica North American Aviation, el primer B-25 realizó su primer vuelo diez años después el 19 de Agosto de 1940 con éxito, lo que le valió ser aceptado entre las filas de la Fuerza Aérea Estadounidense (USAF). Curiosamente el bombardero recibió el apodo de Billy Mitchell, nombre en honor a Billy Mitchell, un coronel que ante un tribunal militar expuso la necesidad de apostar por el poder aéreo de Estados Unidos a través del bombardeo estratégico. El B-25 Mitchell era un bombardero de tamaño medio con fuselaje cuadrangular, doble cola, morro acristalado sobre la cabina y ala media con dos motores radiales cada una Wright R-2600-13 a 1.700 caballos de vapor. Su arsenal armamentístico era insuperable, ya que a nivel defensivo incluía un cañón de 75 milímetros, catorce ametralladoras Browning de 12’5 milímetros situadas cuatro en la proa, cuatro en burbujas laterales, dos en la torreta dorsal, dos en la torreta de popa y dos a cada lado del fuselaje; mientras que a nivel ofensivo podía transportar 1.362 kilogramos de bombas, un torpedo de 908 kilogramos y 8 cohetes HVAR aire-tierra.

B-25 Mitchell de la Fuerza Aérea Estadounidense (USAF).

Fueron construidos un total de 9.984 B-25 Mitchell por North American Aviation. Los dos primeros aviones diseñados fueron los 40 ejemplares del B-25A con depósitos extra de combustible y los 120 del B-25B con torretas defensivas retraíbles. En el caso del B-25C y B-25D la única diferencia existente fue la ubicación de las cadenas industriales, ya que el primero se fabricaba en Inglewood y el segundo en Dallas, exactamente 3.909 y 533 unidades respectivamente. El B-25G con 405 ejemplares construidos incorporaba un cañón de 75 milímetros con 21 proyectiles de cañón de 6’81 kilogramos; mientras que el B-25H con 1.000 unidades, simplemente suprimió dicho arsenal, todo lo contrario del B-25J con 4.300 aparatos diseñados al que se le añadieron 18 ametralladoras. Otras variantes fueron el B-25T con 954 unidades en versión transporte y el PBJ con otras 202 unidades adaptado para apoyar desembarcos anfibios.

Oficialmente la primera misión realizada por un B-25 Mitchell tuvo lugar en el Océano Pacífico el 24 de Diciembre de 1941, cuando uno de estos aviones hundió a un submarino japonés que surcaba las aguas en solitario. Pero sin duda la acción por la que el B-25 Mitchell se haría mundialmente famoso fue por el bombardeo de Tokyo el 18 de Abril de 1942. Esta operación conocida como “Raid Doolittle” en honor a su artífice, el coronel James Doolittle, consistió en transportar a 16 B-25 Mitchell a bordo del portaaviones USS Hornet hasta una distancia prudencial de las costas de Japón, desde donde despegaron hasta alcanzar y bombardear en una incursión rápida las ciudades de Tokyo, Yokohama, Nagoya, Kobe y Yokosuka, para luego tener volar a China casi sin combustible, lo que supuso la pérdida de todos los aviones y algunos de los tripulantes.

Bombarderos B-25 Mitchell sobre el portaaviones USS Hornet, antes de partir a bombardear Tokyo en su mítica misión del “Raid Doolittle”.

Al Norte de África los primeros 533 B-25 Mitchell, más tarde ampliados a 800, llegaron en Septiembre de 1942 para incorporarse en la Real Fuerza Aérea Británica (Royal Air Force o RAF), los cuales tuvieron tiempo de participar al siguiente Octubre en la Batalla de El-Alamein bombardeando las posiciones alemanas e italianas del Afrika Korps. Otro importante usuario de los B-25 por aquellas fechas fue Holanda con 318 aparatos que los utilizó para atacar objetivos japoneses en Indonesia, la China del Kuomintang con otros 180 que operaron en la Segunda Guerra Chino-Japonesa sobre el gigante asiático y Australia con otros 50 que empleó para bombardear a los nipones en Timor Oriental. La Unión Soviética también se hizo 886 B-25 Mitchell que fueron desplegados en el Frente Oriental, concretamente en el Mar Negro, el Cáucaso y Ucrania. Canadá contó con 164 B-25 Mitchell que realizaron operaciones marítimas en el Océano Atlántico, exactamente igual que Brasil con 75 ejemplares dedicados a la búsqueda antisubmarina. En menor medida la Francia Libre tuvo 29 B-25 Mitchell que volaron sobre el Mar Mediterráneo y la Polonia Libre un reducido número estacionados en Inglaterra.

Bajo las alas de Estados Unidos, los B-25 Mitchell causaron grandes estragos a las fuerzas del Eje durante casi cuatro largos años. El Afrika Korps fue víctima en 1943 de los B-25 Mitchell en Túnez y las fuerzas ítalo-germanas en Sicilia e Italia del Sur. Para 1944 los B-25 Mitchell procedentes de la India desbarataron los asedios japoneses en Imphal y Kohima; mientras que en Francia disolvieron las defensas en las playas para el desembarco de Normandia y abrieron el paso de las tropas norteamericanas hacia Alemania. Respecto a la Guerra del Pacífico el modelo PBJ del B-25 Mitchell fue clave a la hora de apoyar al Cuerpo de Marines (US Marines Corpos) en los desembarcos anfibios isla por isla de Saipán, Nueva Guinea, Filipinas, Iwo Jima y Okinawa.

Impresionante fotografía a color de un B-25 Mitchell atacando a los barcos japoneses en la costa de Nueva Guinea mientras una de las embarcaciones explosiona en pedazos.

Curiosamente el mismo año que terminó la Segunda Guerra Mundial, 1945, un B-25 Mitchell causó un susto imborrable a la ciudad de Nueva York después de que se estrellase accidentalmente contra las plantas 79º y 80º del rascacielos Empire State, lo que dejó 14 personas muertas y Manhattan cubierta de humo. Mientras tanto, los B-25 restantes de la USAF fueron siendo vendidos a países latinoamericanos como Colombia, Venezuela, México, Chile, Bolivia, Perú, Honduras, Cuba o la República Dominicana. Otras naciones fuera de América que se hicieron con B-25 Mitchell fueron Indonesia, España, Biafra o la República Popular de China, esta última después de capturar en 1949 todos aquellos que el Kuomintang había abandonado tras la victoria comunista en la Guerra Civil China. En el caso de Estados Unidos, algunos B-25 siguieron en servicio como transportes VIP, como por ejemplo el avión personal del Presidente Dwight Eisenhower. El último B-25 norteamericano retirado del servicio lo hizo el 21 de Mayo de 1960, mientras que a nivel militar el último en jubilarse fue un ejemplar indonesio en 1979.

Sorprendentemente, una vez finalizada la operatividad militar del B-25 Mitchell, muchos de estos aviones continuaron utilizándose como cámaras volantes para la industria cinematográfica más allá del siglo XXI. Con tales expedientes, incluyendo el insuperable “Raid Doolittle”, sin duda el B-25 Mitchell fue uno de los aviones estadounidenses con más récords en la Historia.

 

Bibliografía:

Francis Crosby, Bombarderos. Guía Ilustrada de la A a la Z, “North American B-25 Mitchell”, Tikal (2010), p.134-135
http://en.wikipedia.org/wiki/North_American_B-25_Mitchell